viernes, 8 de marzo de 2019

RESEÑA:"ALGUNAS MUJERES", Mary E. Wilkins Freeman



Editorial La Isla de Siltolá


Fuente: @undine.von.reinecke

 Datos del libro

  • Editorial:  La Isla de Siltolá
  • Colección:  Narrativa
  • Medidas: 140×210
  • Páginas: 148
  • ISBN: 978-84-17352-14-1
  • Año de edición: 2018

Sinopsis de la editorial


En estos relatos aparecen solteronas de vida apacible, ancianas pobres que prefieren su libertad a un retiro acomodado, mujeres ricas de estricta honorabilidad y terco orgullo, jóvenes abandonadas el día de su boda, grajeras de armas tomar, poetisas sentimentales, cantantes de iglesias pueblerinas. Hay aquí historias tristes y divertidas, pero, sobre todo, un retrato delicioso de la vida.

Relatos:


1. Una monja de Nueva Inglaterra.
2. La rebelión de mamá.
3. Una poetisa.
4. Una cantante de pueblo.
5. La caridad equivocada.
6. Billy y Susy.
7. Una victoria de la humildad


Hoy ocho de marzo se celebra el día internacional de la mujer, me ha parecido oportuno reseñar este título que nos ofrece la editorial Isla de Siltolá, pues los relatos que en él aparecen, elegidos con mucho tino, están todos protagonizados por mujeres, es más, la escritora podría haber protagonizado uno de ellos, como ejemplo de mujer singular para su época, como veremos más adelante.

Fuente: Tele13



RECOMENDACIÓN MUSICAL PARA ESTE LIBRO


Compositora: Cécile Chaminade (París 1857/ Montecarlo 1944)



Lo que Undine opina del libro


Llegué por pura casualidad a este libro. No conocía a la autora y el título me sonaba a biografías (“Algunas mujeres”). Fue un encuentro fortuito, de esos mágicos que suceden cuando un lector visita librerías. Tomé el libro en mis manos y comencé a leer las palabras que la editorial dedicaba al texto. No tuve duda alguna, era “uno de esos libros”, se vino conmigo.

Fuente: Goodreads
Debo decir, que no acostumbro a leer relatos uno tras otro, los voy leyendo aquí y allá, y sin ningún orden. Pero no ha sido así con esta recopilación, pues su lectura es tan cautivadora, que se hace imposible soltarlo. La autora te llama y te dice: “lector, ¿dónde vas?, espera que te presento a otra amiga. Por eso, queridos lectores, os aconsejo dejar una tarde libre para disfrutar de Louisa, Sarah, Betsey, Candance, Harriet, Charlotte, Melissa, Mrs. Drew y Delia.

Me diréis, ¿Quiénes son estas mujeres? Pues, bien, ellas son espíritus vivos que Mary E. Wilkins freeman plasmó en sus relatos. Y digo vivos, porque todos ellos reflejan el colorido y la realidad de aquellas mujeres que poblaban Nueva Inglaterra a de finales del siglo XIX. Seres sencillos en apariencia, pero tan complejos como cualquier ser humanosobre la Tierra.Todas ellas difieren en edad, posición, educación y circunstancia, pero también, al leer cada uno de los relatos, vemos que a todas une un mismo nexo, un corazón luchador, un alma arrojada que pugna por liberarse y alzarse con el triunfo, el más importante, ser PERSONA.

Fuente: Goodreads
Aunque la intención de la autora es reivindicar el alma femenina  y un lugar respetable para la mujer en la sociedad, no por ello se ensaña con sus personajes masculinos, a quienes trata con indulgencia y mucha ironía, pese a sus debilidades y culpas. Los declara víctimas de la educación defectuosa imperante, aunque no sufran las consecuencias de ella, al contrario que las mujeres. Un claro ejemplo de ello lo podemos leer en el relato, “La rebelión de mamá”, en una conversación entre Sarah Penn y su hija:


<Mamá –dijo- ¿no te parece muy mal que papá vaya a construir un nuevo granero, con lo mucho que necesitamos una casa decente para vivir? (…) Aún no te has enterado de que somos mujeres, Nanny Penn –dijo- . Aún no conoces lo bastante a los hombres. Un día de estos lo averiguarás y entonces comprenderás que sólo sabemos lo que los hombres deciden que sepamos, y eso cuando les conviene; y que son como la Providencia y que no hay que quejarnos de ellos más que lo que nos quejamos del tiempo>

Otro aspecto que destaca en sus relatos, es la mezquindad y la pasividad encubierta que muestra la sociedad, esa sociedad que presume de una moral intachable,  como nos dice en, “Una cantante de pueblo”:

<Hay personas sencillas y bienintencionadas que parecen disponer de aguijones solo para los de su propia especie; no los ponen para otros”>

Pese a todo, la mirada observadora de la escritora dibuja un panorama optimista, donde las mujeres siempre resultan triunfadoras, no como las lectoras hubieran querido en su tiempo, pero sí moralmente. Sus relatos son un panfleto, una llamada al levantamiento pacífico, con la única arma que esos seres sencillos tenían: la voluntad.

Y todo ello presentado con una prosa de un lirismo enternecedor, quién no se turba al leer:

 <Los árboles mostraban todas sus hojas y soplaba un pesado viento del sur que murmuraba entre las hojas nuevas. La gente se dio cuenta de ello, porque era la primera vez ese año que los árboles susurraban al viento.>

Animaos a leer estos relatos. Nadie que se atreva a hacerlo, quedará libre del humor y la simpatía que la autora imprime en cada uno de ellos; ni del impacto emocional resultante de la lectura.


Sinopsis de cada relato


Una monja de Nueva Inglaterra:


Louisa Ellis, una mujer que está entrando en la edad madura, huérfana y sin nadie en el mundo, se ha pasado los últimos quince años de su vida esperando a que volviera su prometido de Australia, donde éste esperaba hacer fortuna. A su regreso, Louisa prepara su ajuar como hace todo en su vida, de manera metódica y cuidada, sin dejar que nada, ni nadie se interponga. Poco antes de su boda escucha una conversación entre su prometido y la muchacha más bonita del lugar.

La rebelión de mamá

Sarah Penn lleva casada con Adoniram Penn cuarenta años. Cuando contrajeron matrimonio, el señor Penn prometió construir una bonita casa para su esposa, pero han transcurrido los años, han tenido dos hijos y enterrado otros tantos, y siguen viviendo en la misma casa, casi una choza. Aunque gozan de prosperidad, Adoniram sólo vive para su hacienda, no piensa más que en su próximo granero, que está construyendo en el emplazamiento donde debería estar la casa soñada por Sarah. Todo cambiará cuando la hija de ambos contraiga matrimonio, pues Sarah aprovecha que su marido emprende un viaje para tomar una decisión.


Una poetisa


Betsey es una señorita que luce canas. Vive sola en la casa que heredó de su padre al fallecer éste. Con pocos recursos, se alimenta gracias al pequeño huerto que trabaja, donde planta más flores que hortalizas. Pero Betsey es poetisa, todo el mundo lo sabe y eso colma su vida. Cuando una vecina que ha perdido un hijo le encarga un poema en honor a éste, su vida cambiará para siempre.


Una cantante de pueblo


Candance Whitcomb ha sido durante cuarenta años solista en el coro de su iglesia, cuando se encuentra en plenas facultades y de manera insospechada, es sustituída por la joven Alma Way, novia de su sobrino. Candace no se lo toma nada bien, y cada vez que hay oficio y la coral comienza a cantar, al llegar el solo del salmo, Candance canta más alto que Alma y toca el órgano que tiene en su casa, solapando así a la nueva solista. Todo el pueblo está muy enfadado con ella y mandan al pastor de la iglesia a hablar con ella.


La caridad equivocada


Harriet y Charlotte son dos hermanas, que al llegar a la edad  anciana,  una se ha quedado sorda y la otra ciega. Viven de la caridad de sus vecinos y de los frutos de su huerto. Pero un día, las almas generosas de la población deciden hacer algo más por ellas.


Billy y Sussy


Melissa Abbot y la señora Drew son dos hermanas de mediana edad, la primera soltera, la segunda viuda tras un año de matrimonio. Viven en casas adosadas y pasan sus días de manera armoniosa en común hermandad. Hasta que un día, la preciosa Mira Holmes, a quién su novio ha abandonado y que sufre mucho por ello, les regala dos gatitos idénticos. Esto causará una gran conmoción en la relación de las hermanas.


Una victoria de la humildad


Es el día de la boda de Delia Cadwell, pero el novio no se presenta. Al parecer, se ha enamorado de una bonita muchacha más joven. Delia no pierde la compostura y decide rehacer su futuro. Consigue un nuevo trabajo de profesora en un pueblo vecino y continúa con su vida. Mientras, toda la población critica al exprometido de ésta, que parece que va a contraer matrimonio con la muchacha que rompió su relación. Pero algo sucede que Delia no ha previsto.



La autora por la editorial

Fuente: Brittanica.com


Fuente: miviaje.com
Mary Eleanor Wilkins Freeman (Randolph, Massachusetts, 1852 - Metuchen, Nueva Jersey, 1930) nació en Nueva Inglaterra, en el seno de una familia puritana que le procuró una estricta y represiva educación religiosa cuya huella puede apreciarse en muchos de sus temas y personajes. Cultivó especialmente el relato breve, a menudo ambientado en su tierra natal, de cuya vida privada nos ofrece un íntimo retrato. Pero su auténtico reino es el alma humana, especialmente la de la mujer.

Más sobre la autora


Fuente: Alamy.es
Mary E. Wilkins Freeman y su familia se mudaron a Brattleboro, Vermont en 1867. Allí se graduó en la Brattleboro High School, asistió al Seminario Mount Holyoke durante un año y continuó su educación en el Seminario Glenwood de la Sra. Hosford. 
Toda su familia, ella incluída, tuvieron que mudarse a Randolph en 1873, cuando el negocio de su padre fracasó. Completó su formación de manera autodidacta, leyendo muchos autores de calidad como: Charles Dickens, Edgar Allen Poe, Nathaniel Hawthorne y Leo Tolstoy. Y a autoras como: Sarah Orne Jewett y Harriet Beecher Stowe. Es entonces cuando comenzó a escribir historias sobre personajes de Nueva Inglaterra con su amiga Evelyn Sawyer.

Fuente: Amazon
En 1883, cuando ambos padres habían muerto, regresó a su lugar de nacimiento en Randolph para vivir con amigos. Comenzó a escribir poesía religiosa, aunque esta poesía nunca llegó a publicarse. Ese mismo año publicó en un periódico de Boston su primera historia para adultos: "Una familia sombría". Su mejores trabajos datan entre 1880/1890.
En 1892, Mary E. Wilkins, conoció al Dr. Charles Manning Freeman en Metuchen, Nueva Jersey, con quien se casaría el 1 de enero de 1902. Allí, en Metuchen, se construyeron una casa para establecerse. La escritora fue considerada una celebridad local, usando dicha localidad como escenario de algunas de sus novelas.
Su esposo se convirtió en alcohólico y drogadicto, siendo ingresado en el Hospital Estatal de Nueva Jersey para los Locos de Trenton en 1920. Aunque no publicó muchas más obras durante la década de 1920, en abril de 1926, Freeman fue honrada por la Academia Americana de Artes y Letras, convirtiéndose en la primera ganadora de la Medalla William Dean Howells de narrativa, y fue una de las primeras mujeres elegidas para el Instituto Nacional de Artes y Letras.
Falleció el 15 de marzo de 1930 y está enterrada en el cementerio de Hillside en Plainfield, Nueva Jersey. 

Fuentes biográficas:
http://www.njwomenshistory.org/discover/biographies/mary-e-wilkins-freeman-2/
https://americanliterature.com/feminist-literature-study-guide

Su Obra:
Fuente: Wikipedia
Freeman ha sido catalogada como una escritora de ámbito "colorista regional", una escritora de Nueva Inglaterra del período posterior a la Guerra Civil, cuyo talento principal reside en representar las peculiaridades de su comarca. Esto parece menospreciar su trabajo, pues ciertamente, ella dibuja la vida en Nueva Inglaterra; sin embargo, lo más significativo es la forma en que se mueve más allá de lo regional, para ofrecer un enfoque psicológico de los conflictos femeninos en el cambio de siglo. 
Los principales temas de la obra de Freeman iluminan aspectos de su vida. Lo más sorprendente de su trabajo, es el eco inquietante de dos voces interiores: una voz que clama por un vuelo rebelde, otra voz que se aferra a la seguridad del hogar. Las heroínas de los cuentos de Freeman, incluso mientras se rebelan, luchan con este conflicto
A menudo se la ha comparado con escritores masculinos como Henry James, gran cuentista y con Mark Twain, por su uso del dialecto local; esto indica lo increíble que resulta lo poco conocida que es su obra más allá de EEUU.

Sobre su legado estilístico, yo no puedo dejar de pensar en Willa Cather, en mi opinión, la influencia de Mary E.  Wilkins Freeeman sobre la Cather es notable, ambas plasman la poesía de su interior de forma similar, dando a conocer lo que veían a su alrededor, y las dos son dignas representantes del realismo literario de su tiempo.
Para terminar, comentar que su producción consta de una docena de volúmenes de cuentos cortos y algunas novelas. Pero sus trabajos más valorados son: las dos primeras colecciones de relatos:  "A Humble Romance and Other Stories"(1887),  "A New England Nun and Other Stories" (1891),  y la novela, "Pembroke"(1894).

Undine von Reinecke ♪

6 comentarios:

  1. Yo relatos leo poquitos también pero de vez en cuando me apatecen. Y estos parecen de lo más interesantes, además de mujeres...que siempre es un plus ;)

    Tomo nota del título y de su autora, que tampoco conocía.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras!! De entre estos relatos, La rebelión de la madre, es especialmente agudo y muy cómico, creo que imprescindible para todo lector curioso.
      Un beso y hasta muy pronto

      Eliminar
  2. No conocía el libro y de hecho juraría que no tengo ningún libro de esta editorial (en cuanto termine este mensaje me voy a echarle un vistazo a su catálogo). A mí sí me gustan los relatos/cuentos, y los de autores clásicos los disfruto especialmente porque son como pequeñas perlas de la época que abarcan muchos aspectos que, por cotidianos, a veces se escapan en novelas de mayor envergadura. Apuntado (como todo lo que traigas al blog, lo veo venir de lejos... jajaja).

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Seguro que es recíproco, de hecho, ya tengo apuntadísima la saga que reseñaste el día 8. Esto es lo bueno entre lectores insaciables, que nos contagiamos lecturas :) No dejes de buscar estos relatos, son verdaderamente bonitos y representativos de esas primeras mujeres.
      Un beso

      Eliminar
  3. No conocía el libro y reconzxo reconozco que tampoco a la autora. Me parecen relatos muy interesantes y me gusta lo que cuentas del estilo, bonito y cuidado pero sin recargar.
    Me ha parecido también muy original y acertado lo de incluir una música que vaya con la lectura.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras!! Un placer dar a conocer estos trabajos de escritoras que deberían ser más conocidas por su elegancia y calidad. Y un placer también leerte por mi nueva casa, que es la tuya.
      Un abrazo

      Eliminar