viernes, 21 de junio de 2019

RESEÑA: "EXTRANJEROS, BIENVENIDOS", BARBARA PYM



Fuente: @undine.von.reinecke Instagram


Ficha Técnica:


Autor: Barbara Pym

Traductora: Irene Oliva Luque

Número de páginas: 200

Formato: 20 x 12,5 cm

ISBN: 978-84-17109-67-7

Primera edición: 17 de junio de 2019

PVP: 19,90 €


Sinopsis de la Editorial:


Cuando Barbara Pym murió en 1980, dejó una cantidad considerable de material inédito. Entre éste, una novela temprana, Extranjeros, bienvenidos, de 1936, y «Encontrando una voz», el único documento escrito en el que Pym habla acerca de su carrera como escritora y de los orígenes de su personalidad literaria. En Extranjeros, bienvenidos, una joven pareja, formada por Cassandra Marsh-Gibbon y su egocéntrico marido escritor, Adam, se ve sacudida por la llegada de un misterioso húngaro a su pueblo. Cassandra, una de las primeras «mujeres excelentes» que tan bien supo retratar Pym, buscará en la huida de su monótona vida y en la figura del extranjero la realización de las hipócritas palabras de su marido: « ¿Sabes que para mí eres mucho más que una excelente ama de casa?».



«Pym posee una mirada y un oído singulares para plasmar aquellos aspectos conmovedores de la cotidianidad.» Philip Larkin.



Primera propuesta musical para el libro:


Benny Goodman Quartet - Moonglow (1936)


Lo que Undine piensa del libro:



Fuente: Wikipedia
Conocí a Barbara Pym allá por el año 2009 con la publicación en España de Jane y Prudence (1953). Se la publicitaba como la nueva Jane Austen, motivo suficiente para interesarme por esta autora en aquella etapa de mi vida en la que las literatas británicas invadían mi biblioteca particular con asiduidad. A ese primer título de la que era para mí una escritora desconocida le siguió en 2010  A Glass of Blessings (1958), traducido en España como Los hombres de Wilmet. Tuve que esperar hasta 2016 para que Gatopardo Ediciones comenzara su celebración a la autora editando alguno de sus títulos más famosos y se desatara lo que ya conocemos como “la fiebre Pym”, para  que pudiera continuar disfrutando de la obra de esta escritora que vino a mi vida para no irse jamás, y con la que he pasado momentos tan hilarantes como emotivos y a veces algo tristes, también hay que decirlo.

Esta semana pasada terminó la FLM 2019 y como broche de oro a una edición que se recordará siempre como la que batió todos los récords de ventas y visitantes, tuve la gran fortuna de llevarme el que debió ser uno de los primeros ejemplares de Extranjeros, bienvenidos, el último título que Gatopardo Ediciones nos trae a los lectores fieles a la gran autora británica. Un título éste que la escritora no vio publicado en vida, puesto que se editó póstumamente en 1987. 

Barbara y Hilary 
Fuente:  barbara-pym.org (The Barbara Pym Society)
No esperé mucho para comenzar su lectura. Salí del parque del Retiro, tomé el autobús que me llevaba hasta mi casa, mandé un whatsapp a una amiga, y comencé a leer Extranjeros, bienvenidos con la seguridad de que sería una experiencia tan grata como la de llegar a casa tras muchos años de ausencia.


La novela comienza de este modo:

< Cassandra, querida –dijo la señora Gower, sonriente-, siempre tan puntual. – Se inclinó hacia delante y rozó con los labios la mejilla de Cassandra.Ésta respondió con un gesto similar, aunque con cierta torpeza, dado que la señora Gower era una mujer grande y resultaba bastante difícil alcanzar su mejilla. -Siempre trato de ser puntual –contestó Cassandra con otra sonrisa, pese a que el tono apagado y uniforme de su voz denotaba que eran muchas las veces que había hecho ese comentario.- Es usted un dechado de virtudes, hija mía –añadió afectuosamente la señora Gower, mientras se acomodaban en el sofá.Cassandra suspiró, aunque no lo bastante fuerte para que su interlocutora lo oyese. Sabía que era un dechado de virtudes porque la gente se lo decía a todas horas. A sus veintiocho años, era una mujer alta y rubia, no exactamente guapa, pero sí atractiva y elegante. Esa tarde lucía un traje de tweed azul de buen corte. El sombrero y los zapatos, más que modernos, eran cómodos y prácticos. Siempre se podía confiar en que Cassandra no vestiría algo que desentonase con el lugar en que se encontraba en ese momento.>

Sí, queridos lectores, esta es nuestra mujer excelente de la novela que hoy nos ocupa, Cassandra. Una adorable mujer de veintiocho años casada desde hace cinco  con Adam Marsh-Gibbon, caballero que nos lo define Barbara Pym de este modo:

 < (…) de buena posición económica que había escrito unos pocos poemas y unas cuantas novelas que habían pasado desapercibidas.>

El matrimonio lleva una vida tranquila y cómoda en  Up Callow, un pueblecito de Shropshire, gracias en gran medida al capital que Cassandra aportó en el momento de la boda, pero que puso a los pies del marido por sentirse afortunada al convertirse en su esposa.

Tras esos cinco años de matrimonio el entusiasmo del primer enamoramiento ha desaparecido, dando lugar a una vida rutinaria y poco satisfactoria para nuestra protagonista, aunque no para Adam, que vive mimado por ella consintiéndole, y dándole todo capricho como si de un niño mimado se tratara.

La vida de Cassandra transcurre ocupándose de la casa, adelantándose a las necesidades de Adam y atendiendo los compromisos  sociales que la vida en la campiña inglesa suele regalar.

Y así nos hemos encontrado a nuestra mujer excelente de hoy en la primera escena de la novela, disfrutando de una de esas simpáticas reuniones  para tomar el té que tanta admiración nos causa a los entusiastas del mundo british, como es mi caso. En ella conoceremos a algunos de los personajes que pasan por nuestra historia, similares a los protagonistas de muchas comedias de situación propias de la novela inglesa de todos los tiempos,  que la gran Jane Austen puso de moda, y antes que ella sus grandes mentoras.

De este modo, nos presenta a la señora Gower, una viuda de mediana edad, que regresó a Shropshire tras fallecer su marido diez años atrás; la señora Wilmot, esposa del rector de la parroquia, que esperaba una vida más sofisticada e importante de su matrimonio; Jennie Wilmot, hija mayor del rector que con diecinueve años regresa del colegio para ayudar a su madre en las labores familiares, y que vive impresionada con la imagen del guapo y exitoso escritor Adam Marsh-Gibbon, celebridad de la localidad y marido de Cassandra.

¿Veis lo que os comentaba? Son figuras cotidianas y eternas  conocidas para los que hemos leído títulos como La Abadía de Northanger (Jane Austen), o Las Torres Barchester (Anthony Trollope), por poner dos ejemplos, eso sí, llevados al siglo XX, que hacen de comparsa y arropan a la heroína de la novela en su historia personal. Porque, ¿qué sería de ellos y de sus insulsas vidas sin alguien de quien ocuparse?

Barbara (St. Hilders, 1934)Fuente: barbara-pym.org 
En esta primera reunión nos enteraremos de muchas cosas importantes que imprimen carácter a los habitantes del Up Callow y a la población per sé: las acciones parroquiales, consejos para el jardín, el progreso en la novela del marido de Cassandra, etc., pero la principal de todas es la llegada a la localidad de un nuevo vecino que alquila la villa de Holmwood, y como si del Netherfield  Park de Orgullo y prejuicio se tratara, todos los ojos de la población viven pendientes de descubrir quién será el nuevo arrendatario.

La vida en Up Callow continúa mientras esperan la llegada del nuevo vecino, y ya se está preparando la próxima reunión que convocará a las principales parejas de bridge en casa del rector. Allí conoceremos al resto de personajes importantes  que protagonizan el elenco de nuestra novela: la señorita Angela Gay, una solterona de 30 años amargada por la falta de pretendientes, cuya necesidad de encontrar marido hace que cualquier soltero huya de ella pese a ser muy bonita; el señor Gay, tío de Angela, también él un solterón de cincuenta y tantos años que pretendió en su juventud casarse con alguna guapa heredera, meta que no consiguió; el  señor Paladin, ayudante del rector, esperanza del mundo eclesiástico, y el mejor partido por el momento en Up Callow, todo el mundo quiere casarlo; y por último, el rector Wilmot, conciencia de la población y un gran aficionado al críquet.

Todas estas almas, y las anteriormente mencionadas, pasan sus días ocupados en sus pequeñas metas personales, interaccionando entre ellos de manera muy cómica, y teniendo como referentes al matrimonio Marsh-Gibbon orgullo y envidia de todos ellos a partes iguales, por ser un matrimonio modelo y él la celebridad de Up Callow.

Pero para Cassandra no todo se resume en eso, ella tiene una misión: hacer la vida de su marido más fácil, anticiparse a sus deseos, e incluso convencerlo de cuáles son estos. Y todo ello para intentar ella misma sentirse feliz, pues la apatía y la soledad han anidado en su corazón. Las reuniones sociales no la llenan, necesita amor y atención, formar una verdadera familia, realizarse como esposa, mujer y persona. Toda una osadía en 1936.

Y es justo en este momento, cuando la paciencia de Cassandra está poniéndose más a prueba que nunca, justo entonces entra en escena un atractivo y enigmático personaje, Stefan Tilos, el nuevo vecino ocupante de Holmwood.

Quiso la suerte que la primera persona en toparse con él fuera la solterona de la localidad, Angela. Viendo ésta la oportunidad de echar el lazo a un posible candidato que la rescate de su soltería, organiza una reunión en casa de su tío para presentarlo a  la sociedad del lugar. Pero, como dijera Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Y el húngaro cae rendido a los pies de Cassandra, pese a su marido pseudo famoso y a sus pies grandes calzados con zapatones, como apunta la celosa y envidiosa Angela Gay.

Esta situación es evidente para los habitantes de Up Callow, quienes observan con prudencia y no poco asombro como la idolatrada Cassandra, ejemplo de esposa modelo en la población, acepta los halagos de su nuevo enamorado bajo la mirada permisiva de su marido. ¿Será Stefan Tilos la respuesta a las esperanzas amorosas de Cassandra? ¿Caerá nuestra heroína en las redes de la tentación romántica? ¿Será Adam consciente del peligro que corre su matrimonio? ¿Acaso le importa perder a su esposa?

Todo ello y mucho más podéis descubrirlo en Extranjeros, bienvenidos, la comedia romántica del verano. Pero mientras tanto os contaré lo que la novela me ha trasmitido.

Quiero resaltar primeramente mi completa sorpresa con respecto a la impresión tan  favorable que la lectura de la novela me ha causado. Me explico, sabía que me agradaría, que lo pasaría divinamente leyendo el libro, como siempre me ocurre con las obras de Barbara. Pero lo que no podía imaginar es que me encontraría con la autentica Barbara Pym, la genuina; esa primera persona que somos todos antes  de que la vida nos coloque en el sitio que nos tiene asignado.

Fuente: Undine von Reinecke
La frescura y optimismo que sus páginas rezuman nos anuncian que estamos ante una novela de juventud. Escrita en 1936, cuando Barbara Pym contaba con veintitrés años de edad y la vida aún no la había aleccionado contra los caprichos del destino, los desengaños amorosos, las traiciones femeninas, ni los rechazos editoriales, por lo que la esperanza y la fe en el ser humano están todavía muy presentes en todo el libro, siendo el resultado una comedia romántica al más dulce estilo de esas novelas de entreguerras que tanto nos gustan y que tan bien sabían escribir su compatriotas, entre ellos  Angela Thirkell, de quién hace pocas semanas reseñé Fresas silvestres editado también por Gatopardo Ediciones. 

No pensemos por ello que la originalidad de la obra está en entre dicho, no. En Extranjeros, bienvenidos encontramos ya a la Barbara Pym que todos conocemos, la sagaz observadora de las debilidades humanas, la tenaz escritora de cómicas situaciones límites que ponen en ridículo al más inteligente  de sus personajes, la crítica escritora que apunta la pobre vida de la mujer, e incluso se atreve a insinuar de pasada pasiones prohibidas entre féminas, y a comentar con ese humor que la caracterizará ya siempre, lo precaria de la educación de la mujer con respecto al hombre:

< Hasta el rector admiraba las obras de Adam, no tanto por las ideas expresadas en ellas, que sonaban vagamente wordsworthianas, como porque eran aptas para que las leyeran sus hijas. Las consideraba tal vez un poco complejas para su comprensión, pues el rector menospreciaba la inteligencia femenina, pero al menos no era necesario esconderlas, como tantas de las novelas que se escribían hoy en día. >

Nos topamos con una historia de argumento sencillo, pero creíble; un relato de pasiones humanas cotidianas sacadas de la realidad y plasmadas en papel para satirizar la vida, el amor, el matrimonio, y las instituciones establecidas. Y todo ello bañado con mucho humor, presente en diálogos desternillantes y escenas tan cómicas, que sacarán una sonrisa al más serio de los lectores. No puedo dejar de mencionar el pasaje en el que el señor Paladin intenta esconderse de Angela, la solterona de Up Callow. Acordáos de mí cuando leáis esta escena. Yo imagino a David Tennant en el papel de acosado galán.

Me diréis entonces, qué diferencia esta obra de, por ejemplo, Mujeres excelentes. Muy sencillo: su heroína.

Cassandra tiene un don que ninguna otra de sus mujeres excelentes tendrá en el futuro, el poder de controlar las cosas con su inteligencia, obstinación, y eso sí, con un poco de suerte.  Las mujeres excelentes de las más famosas novelas de Barbara Pym no brillarán tanto. Las tratará con mimo, las excusará en sus defectos y hará que las adoremos. Pero no las dotará como a Cassandra de múltiples virtudes que las salven de sus vidas. Cassandra representa para mí el alter ego de la Pym en su estado de juventud, una sagaz e inteligente mujer, que vive en una sociedad regida por el varón, pero que se sabe capacitada para dominar con su inteligencia cualquier situación aprovechando las debilidades de éste. Prueba de ello son los diálogos y reflexiones que la protagonista mantiene durante toda la novela, y que me apena no poder reflejar aquí, pues la longitud de los mismos es tal que casi tendría que transcribir la novela entera.

Pero, Extranjeros, bienvenidos, no es sólo una sátira social que divierte a los lectores.  Es también un estudio pormenorizado y diseccionado de las relaciones de pareja dentro del matrimonio. Barbara Pym analiza con perspicacia y madurez la vida de unos cónyuges: su comienzo ilusionado, su tedio tras el primer amor, la rutina que aplasta los sueños románticos... Alecciona al lector contra el error de crear y alimentar ídolos de barro, para descubrir un buen día que son personas comunes que no llenan nuestra existencia. Nos da la fórmula para combatir el mal de amores y restaurar lo que un día fue una gran pasión, que es básicamente lo que todos ya conocemos: “En el amor y en la guerra todo vale”. Un tanto arriesgada e ingenua la receta, pero como os decía, la Pym sólo tenía veintitrés años cuando escribió la novela.

Quiero señalar lo mucho que me gustan los personajes que aparecen en la historia. Todos ellos muy auténticos, reflejo de la realidad que la autora vivió. Los masculinos son cercanos a los que construirá en el futuro, aunque no tienen esa pizca de mezquindad que les caracterizará en las novelas posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Fuente: Undine von Reinecke
Los femeninos no llegan al grado de sofisticación y complejidad que veremos en Amor no correspondido o en Como los ángeles; aún no han sufrido desengaños graves, ni han pasado penurias inolvidables.

Pero a todos ellos, hombres y mujeres,  les dará finales felices, se cumplirán sus deseos, como Anne Hathaway diría en la película La joven Jane Austen encarnando el papel de la gran escritora.

Extranjero, bienvenidos, es pues una simpática y romántica historia escrita para divertir y satisfacer a un público que aún no estaba preparado para recibir verdades. Unas realidades que años más tarde iría reflejando paulatinamente al ritmo de las experiencias que la vida le iba dando a la autora, y que siempre reflejaba con la sonrisa dibujada en la cara, aunque el corazón lo tuviera compungido. 

Para finalizar la reseña quiero hacer mención del interesantísimo anexo que Gatopardo Ediciones incluye en la presente edición de Extranjeros, bienvenidos. Es una entrevista  radiofónica concedida por Barbara Pym para la BBC, grabada el 8 de febrero de 1978, y emitida el 4 de abril del mismo año, dos años antes de fallecer la escritora.

En ella nos habla del oficio de escritor. De su decisión de dedicarse a la literatura tras leer un libro de Aldous Huxley. Del agradecimiento que siente por autores de los que bebió,  como Elizabeth von Arnim, Ivy Compton-Burnett, Anthony Trollope, y claro está, Jane Austen de la que diría:

< Es obvio que todo el que lee y adora a Jane Austen intentará escribir con su misma economía del lenguaje o incluso mirar a sus personajes con la misma imparcialidad que ella, pero eso es lo más lejos a lo que puede llegar cualquier “influencia”>

De todos ellos aprendió, de todos ellos tomó algo prestado adaptándolo a su mundo y sus experiencias. Pero, lo que sin duda alguna más me ha emocionado es leer sus sentimientos con respecto a los años que pasó sin que ninguna editorial quisiera publicar sus libros. Las palabras de agradecimiento hacia Philip Larkin y Lord David Cecil, que sacaron del olvido su obra rescatándola del baúl de los recuerdos:

< Me pregunto a cuántos otros novelistas les han dicho de repente que su trabajo ya no se lleva o no se vende, y no han tenido nunca la suerte de recibir los generosos elogios que yo recibí de las personas adecuadas en el momento adecuado.>

Para generosidad la de Barbara Pym, acordándose de sus compañeros escritores. Sin duda, un acto de humildad.

Y finalizo ya, pues no quiero quitaros el placer de leer las emotivas palabras que aparecen en la transcripción de la grabación para la BBC, y lo hago como con el comienzo  de su disertación:

< Me he preguntado a veces si los novelistas prefieren ser recordados por lo que han dicho o por haberlo dicho de un modo particular, con una voz inconfundible. >

Ella tenía claro cuál era su sueño como escritora, el cual consideraba inalcanzable, pero yo como una de sus lectoras más fieles puedo afirmar: “Sí, Miss Pym, la reconocería entre todos los escritores del mundo." 

Undine von Reinecke ♪




Segunda propuesta musical para el libro


Glenn Miller & His Orchestra - Moonlight Serenade 



La autora por la editorial:


Fuente: barbara-pym.org (The Barbara Pym Society)
Barbara Pym (1913-1980) nació en Oswestry, Shropshire. Se licenció en literatura inglesa en St. Hilda’s College, en Oxford. En la Segunda Guerra Mundial prestó servicio en el Cuerpo Auxiliar Femenino de la Armada británica. Posteriormente trabajó en el Instituto Internacional Africano de Londres. A lo largo de su vida escribió varias novelas, entre las que destacamos Mujeres excelentes (1952), Jane y Prudence (1953), Un poco menos que ángeles (1955), Los hombres de Wilmet (1958), Amor no correspondido (1961), Murió la dulce paloma (1978) y A Few Green Leaves (1980). Tras su muerte, en 1980, se publicó su diario, A Very Private Eye (1985).

Junto con Elizabeth Taylor está considerada una de las escritoras inglesas más importantes de la segunda mitad del siglo xx.


Barbara Pym por Undine:

Os adjunto el link de la Asociación Barbara Pym, una sociedad internacional que se dedica a conservar y promulgar la obra de la escritora, y que organiza actividades anualmente para mantener vivo su legado.

Aquí encontraréis toda la información sobre su vida y su obra:

25 comentarios:

  1. Aunque no soy tan aficionada a la literatura inglesa como tú, esta autora la pone todo el mundo tan bien que creo que podría gustarme. Tengo un libro suyo por casa, a ver si le hago un hueco
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Barbara Pym es una autora muy especial, su estilo difiere mucho del resto de autoras. Su ironía te hace sonreír, aunque el fondo de amargura es una clara denuncia al machismo de su época. Si esto te llama la atención, Barbara Pym te gustará.
      Muchísimas gracias por leerme y dejar tus impresiones!!
      Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  2. Soy otra rendida admiradora de la señora Barbara Pym, y ahora, desde que he leído tu fantástica reseña, también de Cassandra. Me gusta mucho lo que comentas hacia el final, que pese a ser una de las primeras mujeres excelentes de la autora es, quizás, la que más brillas. Y es que me faltó justo eso en "Mujeres excelentes", ese puntito de rebeldía, de arrolladora fuerza, en sus protagonistas. En fin, que leeré pronto la nueva de Gatopardo de la señora Pym, y no solo por el reclamo del marido novelista insoportable XD Por cierto, me has dejado intrigada con "Encontrando una voz". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      ¡Cuánto me alegra encontrar otra fan de Barbara! Seguro, pues, que te gustará Extranjeros, bienvenidos. Es básicamente como cualquiera de sus novelas, pero con un toque optimista.
      ¿Has leído Amor no correspondido? Si no es así, no dejes de hacerlo, pues verás que su heroína que gustará mucho también. Es un punto intermedio entre Mujeres excelentes y Extranjeros, bienvenidos.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  3. Solo he leído uno de Pym, que es lo que se han dignado a comprar en las bibliotecas de la ciudad, y me gustó mucho aunque creo que le faltó un puntito de valentía a la hora de llegar hasta las últimas consecuencias. Pero quiero leer más y este también creo que me va a gustar. Y mira, si no creáramos esos ídolos creo que nadie empezaría nada con nadie, la cosa es si cuando se vuelve humano te sigue gustando o no. Deja de llenarme la lista, por favor.
    Un beso
    Me encanta la foto, yo lo intento y me salen siempre cosas raras porque no me combinan unas con otras o algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      Me ha encantado tu reflexión sobre la creación de ídolos, comparto tu opinión. Siempre tendemos a culpar a la pareja, y no nos damos cuenta que a veces somos nosotros los que nos montamos la película, cuando deberíamos poner reglas y ser realistas desde un principio.
      Con respecto a la foto, ¡fíjate, esta vez no estoy contenta! Pero te agradezco tus bonitas palabras. Si quieres que algún día te eche un cable con tus fotos, yo encantada. :)
      Un abrazo fuerte, y mil gracias por pasar y comentar!! Feliz lunes!!

      Eliminar
  4. Me encanta Pym, sus mordidas a la sociedad no sangran pero dejan marca, leerla es como mirar a tus vecinos con mirada aviesa mientras piensas: lo sé toooodo...😁😁😁

    Este lo tengo para las vacaciones.
    Besitos corazón 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Qué razón tienes con respecto a Pym! Esta mujer era una buenísima observadora, y una aguda pluma. Yo disfruto mucho leyéndola, y empatizo con sus juicios.
      Este verano lo pasarás fenomenal leyéndola, ya verás!!
      Un abrazo fuerte, y muy buen comienzo de semana!!

      Eliminar
  5. Las dos novelas que he leído de la autora me gustaron, así que esta no me importaría leerla, me gusta lo que cuentas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Cuánto me alegra que coincidamos en l afición por la autora!No puedo más que recomendarte que leas Extranjeros, bienvenidos, pues te llegará al corazón puede que de manera muy singular.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar y comentar!!

      Eliminar
  6. Estioy totalmente de acuerdo en todo, y si he disfrutado del libro, igual o más he disfrutado de la transcripción del final. El libro ya es totalmente identificato de toda la obra posterior de la autora (¿por qué no lo publicaría en vida?), pero cuando la lees a ella ves el tipo de persona que era y te hace apreciar más todavía su trabajo. Todo lo que he leído de esta mujer me ha gustado, y tengo todavía pendiente en la estanteria el de "Jane y Prudence", así que aun me queda por disfrutar (el día que toda su obra esté traducida será un día alegre por un lado y triste por otro...).

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inquilina.
      He pasado ahora por tu blog a decirte más o menos lo que te escribo ahora, ¡cómo me alegra coincidir en nuestro amor por Barbara, en las conclusiones sobre la novela, y en la emoción al leer su locución radiofónica para la BBC!
      Estaba deseando leerte y conocer tu opinión, y solo siento no haber podido comentarla con un té por medio :)
      Un beso fuerte, y esperemos que muy pronto nos traigan otro Pym!!

      Eliminar
  7. Tengo el libro Mujeres excelentes esperando a ser leído en las estanterías, estoy segura que lo voy a disfrutar mucho, y todas las demás obras de la autora también. Necesito tiempo para leer todo lo que quiero. Muy buena reseña, como siempre. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      Mujeres excelentes es una novela fantástica, sin duda. Mi favorita de la autora es Amor no correspondido, pero todas y cada una de sus obras me han llegado al corazón. Espero y deseo que disfrutes tanto de la Pym como lo hago yo.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar y comentar!!

      Eliminar
  8. Preciosa reseña, Undine. Aun no he leído nada de esta autora y pretendía ponerle remedio apuntándome al sorteo que has organizado. Si la suerte no está de mi parte me haré con ella igualmente, y espero disfrutarla tanto como tu. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marina:
      ¡Muchas gracias por tus palabras! Yo te deseo muchas suerte en el sorteo, y que así comiences tu historia de amor con la Pym. Yo creo que toda lectora debería dar una oportunidad a esta gran escritora, aunque sólo sea una vez en la vida .
      Un abrazo, y mil gracias por comentar!

      Eliminar
  9. A mí me gusta y me divierte mucho esta autora y está claro que este también caerá en mis redes en breve.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inés:
      Pues, yo te deseo que lo pases divinamente con Extranjeros, bienvenidos. Estoy deseando leer tus impresiones sobre la novela. Estoy segura que te encantará.
      Un abrazo, y mil gracias por comentar!!

      Eliminar
  10. Yo sigo sin estrenarme con la autora, aún no he caído en las redes de "la fiebre Pym" aunque tengo la sensación de que cuando lo haga ya no va a haber vuelta atrás.

    Ahora tengo que decidirme por uno de sus títulos, porque la verdad es que todos tienen algo que me atraen. Ya te diré ;)

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Cris:
      A mí toda su obra me gusta, pero te recomiendo para empezar una novela "intermedia" de la autora. Me explico, la Pym puede llegar a ser muy ácida en sus historias, por ello yo te aconsejo que para comenzar a leerla cojas una obra que te de un poco de su sarcasmo hiriente y otro poco de su optimismo. Mi recomendación: Amor no correspondido.
      Un beso fuerte, y muchas gracias por comentar!!

      Eliminar
  11. Cómo disfruto con tus reseñas, tan completas. No he leído todavía nada de la autora.. pero tengo la firme intención de hacerlo, ya que todas lo disfrutáis tanto. A ver si pronto puedo ponerme, ¡besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      Yo te invito a que te introduzcas en el mundo de la Pym, pues si entras ya no saldrás nunca :) Es una autora tan inteligente y a la par cercana, que terminas viéndola como una amiga. No dejes de comentarme tus impresiones cuando la leas.
      Un abrazo, y muchas gracias por entrar a comentar!!

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    No creo que lea el libro, no es muy de mi estilo ahora mismo, pero me parece genial que la editorial incluyera esa entrevista, aprecio mucho que hagan ese tipo de anexos, los lectores los disfrutamos.

    ExcentriKs- Blog literario

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      A mí me pasa igual, agradezco muchísimo cuando una editorial incorpora material adicional al libro que edita, creo que es un regalo hacia el lector amante de los libros.
      Muchas gracias por pasar y comentar, lo aprecio mucho!!

      Eliminar
  13. Hola guapa,

    yo soy una fiel seguidora y admiradora de Pym desde que leí Mujeres excelentes, me encanta la ironía y la forma de contar las cosas de la autora. Este que nos traes hoy lo compré el otro día y está esperando su turno; tengo muchas ganas de volver a divertirme con la prosa de la autora.

    Un beso

    ResponderEliminar