viernes, 28 de junio de 2019

RESEÑA: "REY DE GATOS", CONCHA ALÓS



Fuente: @undine.von.reinecke Instagram


Ficha Técnica:

Tamaño: 11,5 x 15,5 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 210
PVP: 13 €
ISBN: 978-84-120089-1-3
Revisión de textos: Almudena Martinez

Sinopsis de la Editorial:


Este volumen de cuentos supuso un antes y un después en la narrativa de Concha Alós, se convirtió en un reto de superación estética para ella, deudor del proceso de renovación formal iniciado por Luis Martín-Santos en Tiempo de silencio, de la narrativa de Kafka, y también, por qué no, del emergente realismo mágico. Concha Alós podría haber sido miembro de pleno derecho de la denominada generación del medio siglo, acompañando a autoras como Carmen Laforet, Ana María Matute o Carmen Martín Gaite, pero tejió su camino al margen de generaciones, corrientes, de ilustres exiliados en una Barcelona cosmopolita que no era la suya. Marcó sus tiempos y eligió, sin influencia de modas ni cánones, cuándo había llegado el momento de hacer hablar a sus protagonistas, de dar paso a la fantasía, eje central de Rey de gatos.

En estos relatos, con una fuerte carga psicoanalítica y una prosa envolvente, casi psicodélica, conviven «fantasmas y diablos ocultos de la subconsciencia», y se proporciona una perspectiva nueva e inquietante de la realidad de la mujer, vista desde dentro, no desde fuera. Gracias a la experimentación, el mensaje se potencia. Se recrudece la crítica al patriarcado, el erotismo se multiplica, se contrasta el pasado con un futuro que no llega. Alós logra que dialoguen las dos personalidades presentes en sus protagonistas, la «bestia» y la sumisa. Deseaba que cada mujer pudiera ver más allá de su pequeña isla y decidir, por sí sola, si se aventuraba a salir de ella.

El olvido de esta autora en el mundo editorial español es flagrante, más aún si tenemos en cuenta que autoras que en la actualidad gozan merecidamente del favor del público y la crítica como Mariana Enríquez o Angela Carter, se mueven en similares coordenadas estilísticas y temáticas que la propia Concha Alós, quien sufrió el desdén de la crítica y la purga de la censura, pues se atrevió a dar voz a quienes por entonces estaban silenciados.


Primera propuesta musical para el libro:

 Tómame o déjame, Mocedades


Lo que Undine piensa del libro:


Lo confieso, no soy la más fiel lectora de narrativa española. Mi experiencia con ella duró poco más que mis estudios en el colegio, pues mi época universitaria me llevó por otros senderos en busca de otros cánones estéticos. Es cierto que leo uno o dos títulos de nuestros insignes escritores durante el año, pero eso no me convierte en alguien con los argumentos necesarios para escribir una tesis literaria al respecto. No obstante, prometo hablaros de Rey de gatos desde el corazón. Un corazón lector que gracias a editoriales como La Navaja Suiza Editores va construyendo en su interior estanterías nuevas para colocar en ellas títulos y autores, que de no ser por ellos me hubiera sido difícil conocer y disfrutar. No en vano, este será el tercer título que reseño de esta editorial, a la cual deseo y auguro muchas glorias en un futuro muy cercano. A quienes felicito también por lo cuidadas de sus ediciones, sirva como ejemplo la preciosa cubierta de Rey de gatos diseñada por María Díaz Perera.

Rey de gatos es un libro de cuentos escrito por Concha Alós entre los años 1969 y 1972. Muchos de vosotros os preguntaréis al igual que hice yo, ¿quién es Concha Alós? No os sintáis poco informados o torpes, la culpa no es mía ni vuestra, sino del mundo en que vivimos que no dejó difundir una obra literaria cargada de mensaje duro de digerir y poco convencional para la España de la época que le tocó vivir. Y, como se suele decir. “Nadie es profeta en su tierra”. Concha Alós prefirió encontrar su estilo, promulgar su mensaje canalla y valiente antes que la fama y la gloria. Aunque, y pese a todo, en 1962 le fue concedido el Premio Planeta por su obra Los enanos, premio que no pudo aceptar por haber firmado anteriormente con la editorial Plaza & Janés.

Premios aparte, los cuales nunca han sido relevantes para mí, pues muchos grandes del mundo cultural y artístico no vieron recompensado su trabajo  con ninguno,  lo que cuenta de Concha Alós es su palabra y compromiso con el ser humano, con la mujer, con la persona emocionalmente desamparada. Y eso veremos en Rey de gatos, donde la autora nos regala nueve relatos en los que mostrará nueve aristas diferentes del prisma del alma femenina. Y son los siguientes:

  1. La otra bestia
  2. Rey de gatos
  3. Cosmo
  4. El leproso
  5. Los pavos reales
  6. Mariposas
  7. Sutter’s Gold
  8. Paraíso
  9. La coraza


Decía antes que la narrativa de Concha Alós es poco convencional, asimismo ocurre con estos cuentos. Todos ellos tienen un eco onírico, como si de un sueño surrealista y enfermizo se tratara en el que se confunde realidad y ficción; ensueño e historia. Llevan una carga inmensa de alegorías, de mensajes ocultos, que cada uno de nosotros debemos descubrir y asemejar a nuestro entorno, a nuestra propia vida, a las experiencias vividas u observadas. Por ese motivo, hablar del argumento de cada uno de ellos resulta osado, pues cada lector sacará sus propias conclusiones de lo leído. Es como querer contar o diseccionar un cuadro de Dalí: cien opiniones distintas de una imagen, para cien espectadores diferentes.

Debo decir que tras beberme el libro de un tirón he terminado exhausta. Su ritmo frenético te atrapa, te secuestra hasta finalizarlo. Quizá esperando una respuesta, una tabla de salvación que no llega, y que a cada relato deseas más y más que aparezca.

La tensión que asoma desde las primeras páginas de La otra bestia, primero de los cuentos, se transformará en tristeza con Rey de gatos, horror con Cosmo, miedo con El leproso, dolor y pérdida en Los pavos reales y Mariposas, rabia con Sutter’s Gold, para llegar al cenit de la desesperación y la locura con Paraíso, dando la estocada final y vengándose de un criminal abstracto y genérico en La coraza. ¿Será La coraza esa tabla de salvación que esperamos de Concha Alós? Decídmelo vosotros cuando leáis el libro, mientras os tentaré con él.

Rey de gatos nos lleva al centro neurálgico de la mujer. Nos muestra sus rincones más oscuros, sus miedos y dependencias. Defiende a la mujer contra la educación recibida que la esclaviza y la lleva a creerse inferior al hombre. Pero también es un dedo acusador, clama por la liberación y por romper esas cadenas a las que la propia mujer se aferraba hasta no hace muchos años, por miedo a correr en libertad, y las consecuencias que ello acarrea.

Nos habla de los celos asesinos, del dolor de la traición; del abandono y la soledad. De todos esos temas tabús, considerados en otros tiempos “tan de mujeres”, como el miedo al aborto, la superstición o la ignorancia que tantas muertes ha causado a lo largo de los siglos con respecto a los embarazos, la menstruación y el parto. Nos cuenta sobre el amor esclavo, el sexo adictivo, el sexo prohibido, el sexo lascivo y traicionero.

Todo ello narrado con una prosa cargada de fuerza y  poesía, porque también hay musicalidad en el horror, la pena y la decepción. De todos es sabido que las más bellas baladas se han escrito con el alma repleta de tristeza, el propio Tchaikovsky compuso su concierto para violín (Re Mayor Op. 35), reponiéndose de una severa depresión. Así encontramos pasajes de agonía y desesperación que emanan una inmensa belleza como:

San Juán Bautista (A. del Sarto) Fuente: Wikipedia
< (…) La puerta se abrió y vi a la mujer. Bueno…un perfil, algo anguloso y alto, vestido con transparencias, con una voz fina, un falsete mascaril. Oí su voz. Y la de mi marido. La de Nico, al tiempo que notaba cómo la aorta se me abría por en medio con un tajo que me iba produciendo su tono, tan
íntimo, tan parecido al que me regalaba tiempos atrás a mí. Aún lo veo en el pasado: mi novio, Nicolás, mi adolescente Nico con su cabeza de Andrea del Sarto pensativa, rizosa.>
(La otra bestia)

¿Verdad que conocéis el padecer de la narradora? Su estilo es tan explícito e íntimo que raro es el lector que no se involucre en la narración, que no haya conocido un dolor similar en algún momento de su vida o de la vida de una persona cercana.

Y de la belleza encontrada en la desesperación de los celos y la traición, viajamos hasta las profundidades del alma de quién lo ha perdido todo y le arrebatan lo único que le une al mundo de la cordura:

< Paseaban los dos por la playa: el hombre pensativo, la gata un poco rezagada, con su rabo alzado , una especie de mástil. Y de pronto se presentó la ola, solitaria, enorme. Envolvió al animal y se lo llevó mar adentro. Después, todo quedó igual. Calmado. >(Cuento Rey de gatos)

¿Quién no ha sufrido una pérdida y contempla con estupefacción cómo el mundo sigue rodando como si nada hubiera ocurrido? Mi completa admiración por Concha Alós por su magistral empleo del lenguaje, con cuánta economía de palabras ha dicho tantísimo.

El grito, E. Munch
Fuente: Wikipedia
En otras ocasiones emplea el más agresivo de los dramatismos, un expresionismo que trae recuerdos pictóricos, no puedo evitar rememorar a Munch su famoso El grito:

< Ahí está la muerta. Con el cuello marcado por la soga, desollado en una línea gruesa y roja, rotas las vértebras. Y la lengua hinchada, negra, asomándole como una piltrafa (…) > (Sutter’s Gold)

En ocasiones Concha Alós quiere ver un rayo de sol en su caminar por las sombras del alma humana, y nos regala un haz de luz que se filtra en sus páginas como el sol penetra a través de una persiana veneciana. Leed cómo nos aconseja que afrontemos la pérdida frente a la muerte:

< “Natalia, hija”, dice, “la materia no se crea ni se destruye”. Y el presente y el futuro, el sueño y la realidad se mezclan en su voz que ahora es pequeñita y dulce.> (Los pavos reales)

Hermosísima alegoría, ¿verdad?

Pero, no, Alós no quiere paños calientes, sabe que ha entablado una guerra y llama a la lucha a sus hermanas de tribu:

< He dicho que bueno, que de acuerdo. Y he salido con Sánchez Polo. Fuimos a cenar por ahí y, luego, me he acostado con él. Ahora está sobre mí. Muerto. Me he comido sus orejas, parte de su nariz –bueno, digamos orejas y nariz-. Sospecho que debo de estar llena de sangre, como las sábanas y la colcha, que tendré que llevar al tinte –tan delicada la colcha tejida por tía Gloria a ganchillo: dos pilares, menguado, cinco cadenetas, dos vueltas atrás… -. Sánchez Polo es sabroso y aún late. > (La coraza)

Tremendo comienzo para el último de los relatos que componen Rey de gatos. No imagino leyendo este pasaje a la española media de los años setenta.

Sin duda alguna, Concha Alós tenía una visión propia y atrevida de la problemática femenina, fue una voz feroz y alternativa, que no encontró suficiente audiencia preparada para atender sus demandas. Quizá lo sabía y sembraba para el futuro, ese que hoy llamamos presente, y que lo conformamos los hijos e hijas de aquellas señoritas y señoras que leían el Hola y soñaban con la vida de otros, mientras esperaban que llegara el marido del trabajo.

Amor, celos, rencor, dolor, sangre y puñales. Todo eso es Rey de gatos, pero también es un elixir una droga prescrita contra la soledad. Un cántico de amazona que llama a sus hermanas a la oración antes de la guerra.


Undine von Reinecke ♪


 Segunda propuesta musical para el libro

Secretaria, Mocedades

La Autora por la Editorial:


Fuente: elpais.com
Concha Alós
Su infancia, transcurrida en su mayor parte en Castellón, marcó la primera narrativa de Concha Alós (Valencia, 1926 – Barcelona, 2011) al buscar siempre retratar el dolor de los perdedores de la Guerra Civil, el hambre y la pobreza. Con su segunda novela publicada, Los enanos (1962), comenzó su trayectoria dentro de una literatura realista y de marcado carácter social. Esta obra fue galardonada con el premio Planeta, al que hubo de renunciar por haber firmado previamente con Plaza & Janés. Su consagración llegó en 1964 con la publicación de Las hogueras, esta vez sí premiada con el Planeta. Dentro de su obra destacan novelas como La madama y El caballo rojo, y el volumen de cuentos Rey de gatos.

Tras su divorcio del director del periódico del Movimiento Baleares. En 1961 se trasladó a Barcelona acompañada de Baltasar Porcel, un joven tipógrafo once años menor. Falleció en Barcelona en 2011 olvidada pero fiel a su libertad.


La autora por Undine:

Quiero hacer mención especial sobre el prólogo de Rey de gatos, que es un fantástico acercamiento a la vida y obra de Concha Alós.

No soy amiga de prólogos, en muchas ocasiones me han estropeado la deseada lectura de un libro, o bien han cargado las tintas morbosamente sobre la figura del autor en cuestión, asunto que nunca me ha agradado. La editorial La Navaja Suiza se cuida mucho de caer en este error, dotando a sus ediciones de un valioso documento: la mejor carta de presentación para sus libros. 

¡Enhorabuena por el gran trabajo!

Os adjunto un artículo firmado por Manu Menéndez para El País, en él se homenajea a la autora con motivo de su fallecimiento el 1 de agosto de 2011:


23 comentarios:

  1. Lo confieso: yo tampoco soy la más fiel lectora de narrativa española. De hecho soy muy, muy infiel... aunque desde que me siento en el sillón de Netherfield le estoy poniendo remedio.

    Con este libro que traes tengo sensaciones encontradas: creo que me gustaría pero leyéndolo en el momento perfecto y adecuado, porque tal y como dices, debe dejar exhausto al lector. Y ahora, si quiero ser justa con el libro, no es el momento. Más adelante ya veremos.

    Una reseña estupenda como siempre. Undine. Eres una artista :)

    ¡Besote!

    (Por cierto, no sé si es solo cosa mía, pero la sinopsis de la editorial más que sinopsis es una reseña en toda regla del libro, ¿no? xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inquilina:
      No es cosa tuya, la sinopsis y el prólogo del libro son unas estupendas reseñas ambos. Como decía en mi propia reseña, esta editorial adjunta un material adicional maravilloso para todo aquel lector que no se queda en la superficie. Soy muy fan de sus prólogos :)
      Mil gracias por tus palabras, viniendo de ti son un piropazo de primera.
      Un beso grande y feliz comienzo de julio!!

      Eliminar
  2. No he leído nda de la autora, pero para serte sincera no me llama muchola atención.
    Buena reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Entiendo lo que dices. Es una lectura muy comprometida, y para meterse en ella hay que estar con el ánimo adecuado. Pero si un día te topas con ella, no dejes de echarle un ojo.
      Un beso grande, y muy feliz inicio de julio!!

      Eliminar
  3. ¡Hola!Es difícil comentar detrás de esta reseña. ¿Qué se puede decir? Que hay que leer ese libro. Que de mano iba a decir que no, que ahora no estoy para tanta realidad y que no quiero que me acudan de esa manera pero lo has vendido tan bien...en cada uno da más ganas de saber qué pasa y cómo lo cuenta, que hay que tener mucho valor para romper con toda aquella corrección y el puritanismo de la época pero se ve que a la mujer le ardían las palabras dentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      ¡Qué bien lo has expresado! A Alós le ardían las palabras dentro, sin duda. A mí me parece un documento de su época maravilloso, un recordatorio para todas nosotras de que las cosas han cambiado mucho, y que somos afortunadas por disfrutar tiempos mejores para la mujer. Aunque todavía faltan cosas por hacer, nuestras madres lo tuvieron peor. Concha Alós lo contó para la posteridad.
      Un beso grande, y mil gracias por leerme, preciosa!! Feliz lunes!!

      Eliminar
  4. ¡Madre mía, me encanta! de principio a fin; me encanta la narrativa española, es una de mis pasiones, los cuentos otra, y si nos adentramos en recovecos oscuros del ser humano ¡Ni te cuento! 😍😍😍

    Besitos corazón 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Cuánto me alegra que te haya llegado este libro! Tenía mis dudas con respecto al recibimiento del mismo, pues es una lectura tan comprometida, que muchas veces puede dar pereza adentrarse en su mundo. Pero si se hace, al final sales más sabio de él.
      Un beso grande, y mil gracias por leerme y dejar tus impresiones!!
      Feliz comienzo de julio!!

      Eliminar
  5. Yo sin embargo leo mucha narrativa española y quiero ponerle remedio, sobre todo con los clásicos...que me los compro todos y luego no leo ninguno! jajaja

    La portada ya me parece una monería, de esas en las que te fijas...pero en este caso, si no llega a ser por tu reseña probablemente no sabría mucho de este libro de relatos, ni de Concha. Y tengo que decir que me ha encantado lo que has contado, especialmente esa fuerza que destacas de todo lo que quería transmitir su autora...independientemente de su fama.

    Anotado queda, (qué raro) eres un blog que me genera muchas ansias. Pero es que es difícil resistirse con el curro que te pegas y lo especial que lo haces todo.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Cris:
      ¡Mil gracias por tus amables palabras! Para mí es un privilegio compartir mis lecturas y reflexiones con lectores como vosotr@s que lleváis tanto tiempo escribiendo en el mundo Blogger. Este libro en concreto me ha proporcionado mundos nuevos que ofrecer, por eso estoy contenta del recibimiento que está teniendo. Si llega a tus manos, no dejes de echarle un ojo y comentarme qué te ha parecido.
      Un beso grande, y muchísimas gracias otra vez por todo!! Feliz comienzo de semana y de mes!!

      Eliminar
  6. Oh! Me encanta. Gracias por esta entrada.

    #Besos N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti por leerme y comentar!!
      Un abrazo y muy buen comienzo de semana y mes!!

      Eliminar
  7. Yo no me lo llevo, no lo veo para mí. Estoy muy de acuerdo con lo que comentas de los prólogos, yo soy de esas que leen todo, hasta los agradecimientos pero de un tiempo a esta parte leo los prólogos después de haber terminado el libro desde que una vez me estropeó ese principio toda la lectura.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Inés:
      ¿Verdad que a veces te hacen polvo los prólogos? Yo recuerdo el de Los amores de Silvia, de Elizabeth gaskell, en el cual te contaban cómo terminaba la novela. Me enfadé muchísimo.
      No te preocupes por no haber empatizados con mi reseña de esta semana, no nos tiene que agradar todo. Espero poder llegar a tu corazón en próximas ocasiones.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  8. Hola! Estaría bien que dejaras de hacer crecer mi lista de pendientes así no hay manera.... :) Me lo llevo anotado! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Jani, cuánto me alegra que te haya gustado!! :)
      Sé a lo que te refieres con la lista interminable de lecturas pendientes, y lo sé porque ese es también mi caso. Poco a poco :)
      Un abrazo, y mil gracias por todo!!

      Eliminar
  9. Pues una vez más me has convencido. No he leído nada de ella, así que tomo nota. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Buenas tardes, Rocío:
      Me alegra haber llegado a tu corazón lector con Concha Alós, la verdad es que todas nosotras deberíamos haberla conocido en el colegio, yo tampoco la conocía hasta ahora, pero más vale tarde que nunca :)
      Un beso grande, y muchas gracias por leerme y comentar!!
      PD: He tenido que volver a escribirte el mensaje, porque soy tan despistada que no me despedía en el que he eliminado :)

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    Lo que comentas de la prosa me indica que no es una lectura ideal para mí, así que la dejaré estar por el momento.

    ExcentriKs- Blog literario

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Galena!!
      La verdad que hay que leer a Alós cuando se está totalmente dispuesto, porque si no probablemente la rechaces. Quizá algún día :)
      Un abrazo y gracias por comentar!!

      Eliminar
  11. Hola Undine!! Siempre que me paso por tu blog me llevo nuevas lecturas que desconocía. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Hala qué pequeñito es!! Es que acabo de verlo en la librería y le he echado un ojo. Me gusta cómo escribe así que seguro que lo leo pero más adelante porque no es fácil.
    Besos

    ResponderEliminar