viernes, 14 de junio de 2019

RESEÑA: "UNA EXTRAÑA CONFESIÓN", ANTÓN CHÉJOV


Fuente: @undine.von.reinecke Instagram







Ficha Técnica:

Colección:           Literatura           
Autor:                  Antón Chéjov  
Páginas:               304
Formato:             13 x 20 rústica con sobrecubierta y cuadernillos cosidos
ISBN                    13 978-84-15973-00-3
Traductores:      Irene Tchernova

* Revisión de la traducción por José Fernandez Bueno



Sinopsis de la Editorial:



Un juez que en su juventud estuvo destinado en una remota provincia rusa entrega a un editor una novela sobre un crimen pasional, narrada en primera persona. En el libro se descubre la identidad del asesino, pero al editor no le encajan las piezas. Poco a poco, mediante el análisis del texto, va averiguando por él mismo que el crimen sigue impune, que la persona que acabó siendo condenada es inocente y que los hechos no ocurrieron tal y como los cuenta el autor del relato. Llevada al cine en 1944 por Douglas Sirk, con George Sanders y Linda Darnell como protagonistas, Una extraña confesión es la primera novela larga publicada por Antón Chéjov y la única policíaca que escribió el gran autor ruso. Un paseo por el amor y la muerte, ambientado en la Rusia rural, que mantiene la intriga hasta la última página.



Propuesta musical para el libro:


¨Ópera: Eugene Onegin, Tchaikovsky



Lo que Undine opina del libro: 


Al comenzar mi viaje  por estos mundos de la esfera blogger  comentaba en mi presentación que Lecturas de Undine era un sitio donde el arte y todas sus manifestaciones tenían cabida. Pues bien, la propuesta que hoy os traigo hace honor a tal afirmación, pues con ella queda inaugurada la sección Cine y Literatura, un espacio que espero vaya creciendo con grandes y bellísimas propuestas que he ido leyendo y disfrutando tanto en la gran pantalla, como en televisión   a lo largo de mi vida.

Firmas de José Luis Garci y Luis Alberto de Cuenca. FML 2019
Editorial Reino de Cordelia
Fuente: Undine von Reinecke
El título elegido para iniciar esta sección es Una extraña confesión, de Antón Chéjov. Una novela que me fue recomendada en la FLM 2019 por Jesús Egido,  editor de Reino de Cordelia . Un consejo lector que no dudé en aceptar, pues una de las características que distinguen a Reino de Cordelia es el protagonismo que da a las bellas artes y a sus creativos. No en vano tiene entre sus filas de escritores a José Luis Garci, el oscarizado director de cine con quién tuve el honor de charlar brevemente en la firma de sus libros el pasado domingo 9 de junio, y del que reseñaré en las próximas semanas uno de sus títulos.


Fuente: Undine von Reinecke
Otro de los motivos que me llevaron a elegir esta novela, para mi primera propuesta de libro y película, fue la admiración que siento hacia la narrativa de Antón Chéjov del cual he leído algunas de las más bellas novelas cortas (una de mis primeras reseñas del blog, Troika, incluía Mi vida, novela de Chéjov), pero hasta el momento no había tenido ocasión de disfrutar la que fue su primera novela, y la más extensa de su producción.

Como muchos de vosotros sabréis, Chéjov se consideraba a sí mismo escritor de novelas cortas, se sentía  más cómodo. No obstante, quien se acerque a Una extraña confesión, comprobará que la pericia del escritor apunta brillantes maneras (tenía tan sólo veinticuatro años cuando la escribió, 1884), además de una gran originalidad de forma y de fondo, que no dejará inmune al más exigente lector.

Por otro lado, quiero señalar que este título será la única incursión en la novela policíaca que hará el autor; género éste que estaba de moda en la época en que fue escrita la novela y que pocos años después elevaría Arthur Conan Doyle a la máxima potencia. Una lástima que no nos deleitara con otro ejemplo de novela detectivesca, pues su originalidad de estilo da frescura y enriquece el género al que pertenece. Todo aquel que decida leer  el libro caerá rendido ante el escritor ruso, como así le ocurriera a Douglas Sirk el reputado director de cine, que decidió adaptarla a la gran pantalla allá por 1944.

Pasemos a hablar de la historia:

Nos encontramos en las oficinas de una editorial. Un hombre ajado y con  aspecto de haber vivido tiempos mejores, aunque aún atractivo y con aire seductor, entrega un documento al editor a quién el lector puede suponer como el propio Chéjov.

El dueño del manuscrito es un antiguo juez de provincias, que ocho años atrás estuvo implicado en la investigación de un crimen pasional, hecho éste que decidió contar en forma de novela.  Y ruega ahora al editor que se lo lea, y si es de su agrado lo publique. El editor, reticente a leer y divulgar otro libro más de detectives le da largas:

< El público está cansado de asesinatos de misterio, en los que se lucen las astucia de los detectives y la perspicacia de los jueces de instrucción. >

Ante la aparente negativa del editor por aceptar el manuscrito, el señor Kamishov, contesta:

< Aunque así sea, quédese con mi libro. Es difícil juzgar algo que aún no se ha leído…Además ¿por qué no quiere creer que los jueces de instrucción también sabemos escribir? >

Compadecido del antiguo juez, el editor se queda con el libro, y le convoca dos o tres meses a la vista sin hacerle ninguna promesa.

El manuscrito queda olvidado en un cajón, hasta que un día el editor tiene que hacer un viaje, momento este en que vuelve a su memoria y decide llevarse la novela para leerla durante el viaje.

Pueblo de los alrededores de Járkpv, Kiseliov
Fuente: Wikipedia
Aquí comienza la verdadera historia. Un relato contado en primera persona, en el que el narrador será el propio juez, el señor Kamishov, quien ocho años atrás y ejerciendo su judicatura en una pequeña población de la Rusia rural, comienza su relato de esta manera:

< ¡Un hombre ha matado a su esposa…!-   ¡Jesús que tontos sois!...¡Que me den azúcar!...>

No, nadie había asesinado a nadie, aún. Las exclamaciones que abren el relato, y que serán un recitativo a modo de predicción futurista durante todo el libro, están efectuadas por un loro, animal éste que el juez Kamishov había adquirido junto con la casa, los muebles, e incluso las fotos familiares del anterior juez que ocupaba el cargo y que había fallecido prematuramente.

La escena con la que arranca la novela, en la que el protagonista es despertado por el loro ya avanzada la mañana, es una excelente introducción por parte de Chejóv para mostrarnos el carácter del juez, y el ambiente decadente de la novela en general.

Se trata de un joven bien parecido, de educación cosmopolita y algo sofisticada, pero destinado  por trabajo a una población rural donde nunca pasa nada. El tedio de su vida hace que su día a día transcurra de siesta en siesta, y de borrachera en borrachera cuando visita la comarca el gran señor de aquellas tierras.

Tiene a su servicio al buen Policarpo, fiel servidor y conciencia de su señor, que no duda en reprenderlo por su pereza y estilo de vida ociosa constantemente. Así ocurre justamente en este primer capítulo de la novela, en el que nuestro protagonista es requerido por el conde Alekséi Karnéiev,  un ser despreciable, haragán y borrachuzo, que vivía sus días gastando la fortuna familiar en juergas, y descuidando su heredad y a todos cuantos dependían de él.

No obstante, el conde  estimaba como amigo a Kamishov, aunque éste no correspondía del mismo modo a esta amistad;  pues los prejuicios de una educación moralmente correcta le hacían tener conciencia del mal y del bien, algo que el conde no conocía.

Policarpo, personaje que muy bien podría recordar al gracioso literario de otras épocas y que pone la nota de humor en esta tragedia, recrimina a su patrón faltas pasadas, y le previene en contra  de acudir a la cita en la mansión del gran señor. Pese a que las intenciones del juez son buenas y atienden a su conciencia, el aburrimiento y la tentación  pueden con él, y termina acudiendo a la cita.

Campesina, Arjípov
Fuente: Wikipedia
En la visita a la casa del conde conoceremos a parte del gran elenco que protagonizarán esta historia: el administrador de las tierras, Urbenin, caballero venido a menos, viudo y padre de dos hijos; Piotr Yegórivich, personaje enigmático y sospechoso, sobre el que recae la atención del lector sin que se le dé ninguna explicación de su amistad o relación con el conde; y  Olenka, beldad de aquellas tierras e hija del guardabosques del conde, quien parece ser guardada con mucho celo por parte del administrador de las tierras. El resto de los personajes que aparecen  en escena son los siervos pertenecientes al conde, personajes rancios y descuidados que representan mejor que nada  el espíritu de su señor,  fruto de su moral descuidada, decadente y egoísta.

La visita transcurre entre comilonas, paseos campestres y juergas que terminan en bacanales con zíngaros incluidos.

Al regresar a casa el juez pasa dos días enteros durmiendo, siendo despertado de manera apremiante por el médico del pueblo, el doctor Pável Ivánovich, quien le advierte de las acusaciones que se han hecho sobre su persona por haber agredido a un hombre en una de las juergas corridas en casa del conde.

El buen doctor le previene contra esta vida de crápula y le señala las consecuencias negativas para su carrera que una denuncia de este calíbrele puede ocasionar. Recordándole también, que su reputación ya fue herida cuando mancilló la imagen de una joven honesta y de buena familia, Nadenka Kalinin, a quién hizo creer que convertiría en su esposa,  para luego abandonarla cuando se vio impelido a casarse. Agravio que el buen doctor ve mayor aún por tratarse de la mujer a la que él mismo ama. Pese a todo, Pável Ivánovich, le ruega que asista a una festividad local al día siguiente, donde podrá ver a Nadenka.

Procesión de Pascua en la región de Kursk (I. Repin)
Fuente: Wikipedia
Efectivamente, el juez concurre a la fiesta popular donde coincide con dos mujeres que protagonizarán esta tragedia: Nadenka Kalinin, prudente, devota y fiel; y la bella y vivaracha Olenka, quién seducida por el brillo de las clases más favorecidas comunica a nuestro protagonista su deseo de contraer matrimonio con el administrador del conde, caballero venido a menos, pero caballero a fin de cuentas.

Kamishov, nuestro protagonista,  impresionado por la noticia (la idea de ver a semejante venus, inocente y sin experiencia, casada con un hombre de cincuenta años gordo y sin encanto le causa desazón), intenta convencerla para que no lo haga. Ninguna razón es buena para ella, la promesa de subir en la escala social es suficiente premio para ella.

Y así comienza la gran tragedia. El juez Iván Kamishov será el padrino de una boda que aborrece, protagonizada por un gordinflón, pobretón y bonachón, con una joven incauta y ambiciosa.

Ella misma se dará cuenta el propio día de la boda del error que ha cometido, y complicará más las cosas involucrando al juez en una relación tóxica que intentará combinar junto con otro lío amoroso. Así llegamos al clímax que provocará la desdicha a cuantos están involucrados de algún modo en el asunto.

Una extraña confesión es una dramática y apasionante novela, de trama compleja e interesantísimos personajes, estudiados con precisión microscópica.

La novela es símbolo de un tiempo de denuncia social, evocadora de valores de tiempos pasados basados en la fidelidad y la solidez de carácter. Crítica con la decadencia que asolaba el carácter de las clase dirigente de la Rusia de su tiempo, la hace responsable de la pobreza, ignorancia y zafiedad que invadía al pueblo ruso que dependía completamente de sus señores.

De este modo encontramos en la novela  personajes detestables símbolos de la más absoluta corrupción provocada por el abandono, la ignorancia y la avaricia. Este es el caso de la vieja Sychija, una anciana casi centenaria al servicio del conde, que agudiza su picardía al carecer de atención y roba al conde y a sus invitados cuanto puede.

Otro ejemplo es el juez de paz, padre de la joven y honesta Nadenka. Hombre acomodado y de buena posición que es capaz de embarcar a su hija en un pésimo matrimonio, rozando casi el ridículo personal,  sólo por subir en el escalafón social pese a la mala opinión que tiene del futurible novio.

Por contra, encontramos personajes en los que Chéjov vuelca lo mejor del carácter ruso. Aquí el escritor luce su alma poética y nos presenta a la joven Nadenka (Nadezhda Nikolaievna). Sencilla, discreta, generosa y fiel, la muchacha  nos trae recuerdos de la Tatina que Pushkin retratara en Eugenio Onegin:

< Nadezhda Nikolaievna, ¿desea usted hacerme una pregunta? –dije, preparando en mi cabeza la respuesta a lo que estaba viendo venir.

-          Sí, una pregunta humillante. Si alguien nos oyera creería que me estoy declarando, como la Tatiana de Pushkin. >

Como bien es sabido Pushkin es el padre del Alma rusa, esa que evoca lo mejor del carácter y la cultura de su tierra.   

Otro bello personaje es el doctor Pável Ivánovich. Representante de una profesión de la que el escritor era digno miembro, y en la que Chéjov depositaba grandes valores: generosidad y dedicación. Un sacerdocio que el propio Chéjov profesó, y que otorgó al doctor de nuestra historia:

< -Mucho me temo que tendré que lamentar el ser juez de instrucción (…)

-          Siempre puede usted inhibirse. (…)

-          ¿Por qué piensa usted que podría inhibirme?-     ¡Oh, por nada…puede usted caer enfermo y dimitir de su cargo…Eso no parecerá mal, porque siempre habrá alguien que lo sustituya, pero para un médico, por ejemplo, es completamente diferente. >

Una extraña confesión es una novela de marcado carácter femenino. Sí, ya sé, muchos me diréis que su apariencia es altamente machista, pues en muchos pasajes se habla peyorativamente del sexo femenino. Yo también los he leído:

< Urbenin le escuchaba atento e indolente, como suelen escuchar las personas mayores a los niños y a las mujeres. >

< Es verdaderamente extraño que me dejen indiferente las bofetadas con las que me “obsequian” las mujeres, mientras que una sola palabra o mirada ligeramente ofensiva de un hombre me convierten en una fiera.>

< Pero el tiempo corría: dieron las doce, hora en que se acuestan las mujeres honradas. Olga hubiera debido irse, pero dieron las doce y media, luego la una y Olga permanecía sentada, charlando con el conde. >

< - La mujer perversa es como el cerdo –me dijo cierto día el doctor Voznesenski-. Cuando se la sienta a la mesa se introduce con patas y todo. >

Sin duda alguna, Chéjov utiliza estos argumentos para enfatizar su crítica a la moral mal entendida de la sociedad, y a la deficiente educación de la que la mujer era víctima. Y apoyo mi argumento basándome en los acontecimientos relatados en la novela. Pues, todo cuanto ocurre, incluyendo el terrible desenlace de la historia, no hubiera sucedido si el respeto y la dignidad hubiera sido ofrecido a las féminas por parte de los protagonistas masculinos personificados en el conde, el juez Kalinin y nuestro protagonista, quienes personifican lo más corrupto y soez del mundo civilizado.

 Chéjov sabrá darles el justo pago a sus pecados.

< (…) Cuanto de bueno y honrado conservaba a pesar de mi vida de depravación y escándalo, lo que yo más valoraba y de lo que más me enorgullecía. Todo aquello quedó entonces mancillado y lleno de barro. 
En el curso de mi vida había conocido y comprado a no pocas mujeres, pero no tenían aquel rubor de la inocencia ni aquellos ojos azules, cándidos y sinceros que vi una mañana de mayo al ir por el bosque a la feria de Teneievo… >

Aunque la novela es un gran drama el humor está presente en muchos momentos aligerando así la lectura, y mostrando la inteligencia y agudeza de mente que poseía Chéjov. Un ejemplo divertidísimo, que a mí me ha gustado muchísimo, lo tenemos cuando el escritor nos habla a través  del juez Kamishov  de la educación que ofrece la buena y mala  literatura.

Así,  hace una crítica descarnada en contra de escritores que le precedieron y que eran dignos representantes de la novela romántica, como por ejemplo Dumas:

< Mientras Policarpo se iba a ensillar mi caballo, eché un vistazo al libro que estaba leyendo y cuya lectura había interrumpido. Se trataba de la terrible novela de Dumas El conde de Montecristo.
Ese imbécil, que se tiene por ser culto, lee todo cuanto cae en sus manos, ora los catálogos de las editoriales, bien las obras de Auguste Compte que tengo en mi maleta entre tantos libros que no he leído yo mismo y que he renunciado a leer. >

< Al salir del cenador nos dirigimos hacia la pequeña puerta que conducía a los campos.

En casi todas las novelas esta puertecita suele tener un papel muy importante. Por si no habéis reparado en ello, podéis preguntárselo a Policarpo, que ha leído tantas novelas terribles; él os lo confirmará plenamente.Pero también en mi novela saldrá a relucir la puertecita, con la pequeña diferencia siguiente: contrariamente a lo que sucede en las demás, por mi puerta tendrán que pasar muchos desgraciados y muy pocas personas felices. >
Sin duda alguna, la crítica de Chéjov está dirigida contra la decadente novela romántica y en pro del realismo del que él mismo es representante, como terapia a la ignorancia y la pobreza de espíritu. Del mismo modo defiende la importancia que tiene la literatura en la educación y en la moral de la población:

< Me acerqué entonces al estante para inspeccionar la biblioteca de Olenka, pues harto verdadero es el refrán que dice. “Dime lo que lees y te diré quién eres…”. >

Una extraña confesión es todo esto que he contado y mucho más, que no cuento por no extenderme de tal modo que pueda caer en los indeseables spoilers. Pero no puedo dejar de comentar un último punto crucial en la novela, que dará sentido a su significado y la distinguirá entre toda la producción de Chejóv: el proceso policíaco y judicial.

Hacia el final del libro, cuando el terrible asesinato que se anuncia desde el principio de la historia se ha cometido, asistiremos a la caza del “ratón”.

Chéjov involucra al lector mediante sus observaciones a pie de página, dando su propia versión de la historia y discrepando de todo cuanto se está contando de la investigación del asesinato, que supuestamente se resolvió llevando al culpable a la cárcel.

Seremos los detectives que darán caza al verdadero asesino, y más aún, jueces morales de un terrible suceso que jamás debió acontecer. Veremos caer al culpable que vaga por la vida cargando con una culpa que ni él mismo puede soportar, de no ser por su absoluta depravación fruto de un orgullo mal digerido. Un culpable que ocupa ya el puesto de favorito en mi lista de antihéroes. Los hay más malvados, pero no tan mezquinos.

Una brillante y muy bella historia, porque Chéjov no sabía escribir estando ausente la  belleza, en la que se nos retrata la sociedad rural contemporánea al escritor, mientras se nos ofrece una apasionante historia de amor, intriga y misterio, que hará las delicias del público romántico al tiempo que complacerá a los amantes del thriller judicial.

Para concluir mi reseña de esta semana hablaré brevemente de la adaptación cinematográfica dirigida por Duglas Sirk en 1944, y que fue titulada como Summer storm (tormenta de verano), en EEUU y Extraña confesión para el público hispanoparlante.

👉La película fue protagonizada por George Sanders, Linda Darnell, Edward Everett Horton, Anna Lee y Hugo Haas. El guión fue escrito por Rowland Leigh y la música compuesta por Karl Hajos.👈

Debo decir que, tanto la línea argumental, la ubicación en el tiempo, como el carácter de la novela, difieren en gran medida de la novela original de Chéjov. Pese a ello, y teniendo muy presente que el libro en mi opinión es muy superior en muchos aspectos a la adaptación cinematográfica, la película es igualmente  una obra de arte en su género. La estética, elegancia y pasión que desborda, hacen de ella un glorioso reflejo de un tiempo en el que el cine se realizaba pensando en complacer al público, regalándole momentos para poder soñar y olvidar, en la medida de lo posible, que el mundo estaba en guerra. Pues, recordemos que en 1944 la Segunda Guerra Mundial aún no había concluido.

Os invito a leer la novela, y a disfrutar posteriormente de una noche junto a George Sander y Linda Darnell. Creo que el propio Chéjov disfrutaría de la misma, y se regocijaría pensando en su famosa frase:

< “Aislarse en el trabajo creativo es mejor que las críticas negativas que no hacen nada en absoluto”. >

Undine von Reinecke ♪



Trailer de la película de 1944




👉Consejo para lectores exigentes: Leed el magnífico prólogo del libro👈





El autor por la editorial:

Fuente: Editorial Reino de Cordelia
Antón Chéjov
(Taganrog [Rusia], 1860 – Badenweiller [Alemania], 1904)

Antón Pávlovich Chéjov es uno de los grandes escritores rusos del siglo XIX. Nieto de un antiguo siervo que había logrado comprar su libertad y la de su familia, en 1879 Chéjov comenzó a estudiar Medicina en Moscú y a publicar estampas humorísticas en revistas y periódicos para poder mantener a sus padres y hermanos. Fruto de estas colaboraciones, entre 1884 y 1885 publicó por entregas su primera novela, Una extraña confesión, su única incursión en la narrativa policíaca, que le ha valido el aplauso de grandes expertos del género como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares o Sergio Pitol. Sin embargo, la fama no le llegaría hasta 1888, cuando aparece su novela corta La estepa, estrena su primera obra de teatro, Ivanov, y recibe el premio Pushkin. Convertido desde entonces en escritor profesional, dos años después inicia una expedición a la isla de Sajalín para estudiar las condiciones de vida de los reclusos que residían junto a sus familias en aquel penal, una aventura que marcaría el resto de su vida. Entre sus obras teatrales destacan La gaviota (1896), El tío Vania (1899), Tres hermanas (1901) y El jardín de los cerezos (1901). Sus novelas cortas, como El reino de las mujeres y Flores tardías, y sus cuentos fueron alabados por Tolstói y Gorki. En 1901 se casó con la actriz Olga Knipper, pero la tuberculosis le mantuvo alejado de ella en su residencia de Yalta.


Fuente cinematográfica:

https://thecinema.blogia.com/2010/082201-summer-storm-1944-douglas-sirk-extrana-confesion.php



22 comentarios:

  1. No conocía ni el libro ni la película y voy a buscar ambos porque me han gustado mucho. Gracias por la recomendación
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, preciosa:
      El libro se ve de vez en cuando en Instagram, pero la película no la emiten casi nunca en televisión, pero me parece que anda por You Tube, por si te interesa saberlo. Yo te recomiendo que leas antes el libro, pero si lo haces al revés, que sepas que varía mucho.
      Un beso grande, y gracias otra vez por pasar y comentar!!

      Eliminar
  2. Me lo apunto todo. De Chéjov solo he leído un cuento y me gustó mucho pero no sé por qué no he vuelto. Me gusta la idea de la novela junto con el estilo y el tipo de libro que es. Es que los rusos tienen algo muy especial en su arte, no sé el qué pero me atrae. La peli también me la apunto pero es probable que caiga antes que el libro.
    Estupenda reseña, contando mucho sin desvelar nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:
      Los rusos son poetas aunque hablen en prosa, creo que es eso lo que nos atrae de ellos. Sus obras resultan todas ellas pictóricas y emocionantes.
      Yo te recomiendo que leas antes la novela, pero también te digo, que yo ví la peli mucho antes de saber que era una novela y no me ha pasado nada :)
      Un beso grande, y espérame un ratito, que paso por tu cantina ahora :)

      Eliminar
  3. Creo que voy a ser muy fiel seguidora de esta sección. Anoto título y edición. hace poco he comprado uno también de la misma editorial. Maravilla. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Muchas gracias!!
      Ya veo que eres de las mías, libropelículera:) Espero que podamos compartir muchas juntas.
      Estaré atenta a la reseña de la edición de Reino de Cordelia de la que hablas.
      Un beso fuerte, y muchas gracias por leeerme y comentar!!

      Eliminar
  4. Gracias por la recomendación, no he leído muchos rusos, así que este me viene bien para hacerlo, además no he visto la película.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, preciosa:
      Pues, cuanto me alegra poder poner u título ruso más en tus lecturas. Además, a mí cuando va acompañado de película siempre me anima en mayor medida. Veo que a ti también, otra para el club de amentes del cine y la literatura :)
      Un abrazo y muchísimas gracias por pasar y comentar!!

      Eliminar
  5. Como siempre nos haces disfrutar con tus reseñas; no las conocía pero buscaré tanto la novela como la película porque me has dejado con muchas ganas de conocerlas.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, preciosa!!
      Me hacen mucha ilusión tus palabras. La verdad que cada día estoy más contenta de haber abierto el blog, porque estoy aprendiendo muchísimo de todas vosotras, y me es muy agradable compartir lo que leo.
      Te animo a que te pongas con Chéjov cuando tengas un hueco en tu previsión de lecturas, y que me cuentes tus impresiones cuando lo hayas hecho. Estoy segura que luego leerás un Chéjov tras otro :)
      Un beso grande, y muchisimas gracias otra vez!!

      Eliminar
  6. Enhorabuena por este reseñón, no es fácil analizar tan minuciosamente y sin caer en una confusa diatriba, de verdad, muy bien;has traído un autor y una obra de categoría, de mis favoritas de Chejov, has puesto la guinda a un domingo estupendo 😍🤩

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, preciosa:
      Muchísimas gracias por tus palabras!! La verdad que es una responsabilidad reseñar autores de tanta categoría. Lo he intentado hacer lo mejor posible, si a ti te ha gustado, ya me siento contenta.
      Es un riesgo dar opiniones sobre temas tan comprometidos, pues cada persona tiene su opinión particular y puede generar polémica. Pero me estoy dando cuenta, que el ambiente entre bloggers por aquí es muy respetuoso y empático, un gustazo intercambiar lecturas!!
      Un beso muy grande, y mil gracias por pasar y comentar!! :)

      Eliminar
  7. ¡Hola!

    Pues no es un libro para mí pero me alegra ver que lo has disfrutado, no siempre es fácil dar con un libro que nos guste.
    ExcentriKs- Blog literario

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, preciosa:
      No acierto contigo :) Y es cierto, dar con un libro que nos seduzca es difícil muchas veces. Yo este año voy sobre seguro, y de momento estoy muy contenta.
      A ver si la próxima semana te sorprendo con la novela que estoy leyendo ahora.
      Un beso grande, y muchas gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  8. Como te comenté en instagram aún no he leído al autor...de hecho, tengo que ponerme manos a la obra con los rusos porque estoy segura de que me encantarán.

    Esta novela es judicial, como la mía, pero vamos...nada que ver jajaja Esconde muchas cosas interesantes, crítica social, drama, amor...tiene de todo y eso me encanta. Así que no tengo más remedio que llevármela, y luego ya la peli jaja

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Cris:
      Coincidimos en temática judicial, y en malos malosos de lo más originales. Pero tienes razón, las novelas difieren mucho. La que presento yo aborda el tema jidicial sólo el último cuarto de la obra, el resto lo utiliza para contar su historia: amores y desamores, con críticas sociales incluidas.
      Sí que te van a gustar los rusos, cualquiera de ellos tinen mucho que aportar. Ya me contarás cuando pruebes con uno de ellos :)
      Un besazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  9. Hola! NO he leído nada del autor, la literatura rusa la tengo muy abandonada... Pero me llevo anotado todo lo que has dicho de Chejov y esta obra especialmente. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Jani:
      La verdad que entrar en el mundo de la literatura rusa puede sonar un poco duro al principio, nos ha pasado a todos. Pero en cuanto empieces con ella te darás cuenta que son miedos infundados. Los rusos y Chéjov en concreto, tienen un alma muy poética y pictórica. Te encantará.
      Un beso grande, y muchas gracias por leerme y comentar!! :)

      Eliminar
  10. Soy lo peor: ni sabía que esta fue la primera novela de Chéjov ni tampoco sabía de su marcado carácter polioíaco (y mientras lo escribo me suena hasta raro... ¡Chéjov escrbiendo una novela de tintes policíacos y judiciales!). Nada, me haré con ella en cuanto pueda :) Nosotras (bueno, yo... jajaja) también tengo una sección en la que de vez en cuando reseño un libro y su correspondiente adaptación cinematográfica/televisiva. Esto de que nos guste tanto la literatura como el cine es una bendición, ¿verdad? Aunque no siempre le haga justicia la adaptación a la novela.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Para nada eres lo peor! Yo no tengo perdón, que vi la película hace años y no recordaba que estuviera basada en una obra de Chéjov. La verdad, creo que te va a encantar.
      Sobre cine y libros...debo confesar que muchas películas me han abierto camino hacia los libros. Sin ir más lejos, Jane Eyre lo leí de niña tras haber visto la adaptación de Orson Welles (Alma rebelde). Esta es una cosa más que compartimos, y de la que me alegro especialmente. Luego me paso por tu casa para ver qué adaptaciones has subido.
      Un beso grande!!

      Eliminar
  11. Ni idea de esta novela del autor, he quedado sorprendidísima y además me la llevo bien apuntada, me has creado ansiedad.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Inés:
      Ya puedes estar ansiosa, ya :) Porque la novela lo merece. Espero que la disfrutes muchísimo y compartas por el mundo Blogger tus opiniones.
      Un abrazo, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar