jueves, 19 de septiembre de 2019

RESEÑA: "PAPAYA SALAD" ELISA MACELLARI

Fuente: @undine.von.reinecke Instagram



Ficha Técnica:


Autor:              Elisa Macellari
Editorial:        Liana Editorial
Año:                 11/09/2019
Idioma:            Castellano
Encuadernación: Cartoné, 17 x 21, cantos de color.
Nº de páginas:  232
ISBN:     978-84-949830-4-7
Título original:   Papaya salad
Idioma original: Italiano
Traducción: Marta Tutone
Colección: Bromelia
PVP: 22,50€


Sinopsis de la Editorial:


La historia de un largo viaje: una vida entre Tailandia y Europa.
Papaya Salad es la primera novela gráfica de la ilustradora ítalo-tailandesa Elisa Macellari y es la historia verdadera de su tío Sompong, que desde Tailandia viajó a Europa en vísperas de la Segunda Guerra mundial. Un hombre tranquilo pero decidido, que quería buscar su sitio en el mundo. La voz del protagonista es firme y serena, como la voz de quien es consciente de estar viviendo un momento crucial de la Historia y, sin renunciar a leer la realidad desde su sensibilidad y su cultura, consigue alcanzar su destino.

Elisa Macellari, tras muchos años de experiencia como ilustradora, con un estilo en el que se funden los dos mundos culturalmente distantes que constituyen sus raíces, nos regala una historia épica, una promesa solemne susurrada al oído.



Propuesta musical para este libro:



 "Overture. La Forza del Destino" Verdi (dirigido por Arturo Toscanini)


Lo que Undine piensa del libro:


Hará más o menos un año que comencé a plantearme abrir un blog literario. Mi deseo era poder tener un lugar propio, y con mi estilo, donde poder expresar y compartir de manera libre los libros y temas culturales de todo ámbito que me interesan, sin seguir modas o tendencias. Y, aunque es inevitable dejarse seducir en ocasiones por las tentaciones de última hora que nos ofrece el mundo editorial, así está siendo. Leo mucho, publico lo que me parece interesante compartir

Fuente: @undine.von.reinecke
Nunca os he hablado a cerca de mi criterio para elegir el libro que reseño cada semana. Es cierto que en alguna ocasión he confesado mi pasión indiscutible por algún autor o libro, pero en muchos otros casos no he comentado qué magia o destino me llevó hasta el libro en cuestión. En ocasiones es la intuición la que me guía; en otras la necesidad de cierta emoción; muchas veces, sí lo confieso, son las preciosas cubiertas que me tientan desde la estantería, llegándome luego al corazón; y otras, las editoriales contactan conmigo para ofrecerme un título que intuyen podría adecuarse a Lecturas de Undine. Así ha sido en esta ocasión.

Papaya Salad, ha venido a mí de la mano de su traductora, Marta Tutone. Ella contactó conmigo a través de mi cuenta de Instagram ofreciéndome conocer libro y autora. Me instó a investigar sobre Elisa Macellari  y sus trabajos, y si resultaban de mi agrado, quizá yo quisiera reseñarlo. Al leer el dossier de prensa y buscar información en la red, no lo dudé, Papaya Salad, era un título adecuado para mí. Así se lo trasmití a Marta Tutone, y a los pocos días recibí el libro.

Fuente: Tomada de la edición de  la E. Liana
¿Qué me llevó a pensar que Papaya Salad tenía un lugar en Lecturas de Undine? Varios motivos: El primero, su temática, una historia familiar basada en hechos reales. Segundo, la historia principal se centra en la Segunda Guerra Mundial, un momento tan terrible para la Humanidad  y a la vez tan interesante sobre el que leer. Y por último, pero no menos importante, una razón que supone además un reto para mí, Papaya Salad es una novela gráfica, género que yo no frecuento. Ésta será, pues, la primera incursión de Undine en el universo de las viñetas. Un mundo misterioso y seductor al que espero hacer justicia.

Dicho todo lo anterior, pongámonos ya a comentar la novela, que comienza así:


< “La historia que estás a punto de leer está basada en una vida real.

Esta vida me la contó su protagonista cuando yo era niña.

De mayor pude volver a leerla en un diario que contenía sus memorias.

He plasmado esos recuerdos con libertad y espontaneidad, viviendo
Dentro de mí los acontecimientos y transformándolos de forma personal
y subjetiva en imágenes que tuvieran una carga evocadora.
A veces no se entiende bien en qué dirección soplarán los vientos, pero
siempre hay una buena razón para viajar.”>

Elisa y Sompong
Fuente: Editorial Liana
Sí, queridos lectores, esta es una historia real. Son los recuerdos de Sompong, tío de Elisa Macellari, autora de Papaya Salad. Ella le escuchó narrar la historia de su vida allá por el año 1985, en una visita que realizó  junto a sus padres a Bangkok (Tailandia), cuando era niña para visitar a la familia. Porque la autora, aunque italiana de nacimiento, es de origen tailandés.




Fuente: Libro editorial Liana
La historia comienza con la llegada de Elisa y sus padres al aeropuerto de Bangkok, para luego montarse en un taxi y recorrer la ciudad entre el caótico fluir del tráfico local. Todo ello nos es contado a través de una sucesión de viñetas sin texto. La curiosidad de la niña por todas esas cosas nuevas que está viendo en el país de sus ancestros, en contraste con lo que conoce de su país, Italia, nos es trasmitida con elocuencia y delicadeza. Un hablar sin palabras, donde los gestos y símbolos que se dibujan, me han querido recordar en espíritu, salvando la distancia, a todas aquellas civilizaciones antiguas cuyos métodos de expresión eran las imágenes.

Cuando la familia de Elisa llega finalmente a la casa familiar, los saludos cariñosos se suceden, y como es tradición en todo buen encuentro familiar, la mesa se dispone para el banquete de celebración. Entre diálogos corrientes que acompañan a la comida, algo llama la atención de Elisa, un sabor nuevo de un plato desconocido para ella. El tío Sompong, encantado con la curiosidad de la niña, le habla de la primera vez que probó esa comida que, efectivamente lector, era la Papaya Salad.

Sompong se remonta a los días de su infancia. Él pertenecía a una familia acomodada, su padre era comisario, y sus funciones como tal le enviaban a viajar hasta ciudades remotas con toda la familia, donde muchas aventuras sucedían. Siendo ya un niño mayor, sus padres le envían  a vivir  con unos familiares a Bangkok, y así recibir una buena educación. Esto ocasiona en su interior una pena grande, la de separarse de su familia, pero también le abre el camino al entendimiento, y lo que es más, le estimula la curiosidad por conocer y saber.

Con el tiempo, el padre de Sompong espera de él que se convierta en un buen médico, pero el joven tiene otros planes en mente, y en contra del criterio paterno (imaginad en Oriente lo que esto supone contradecir a los mayores), se inscribe en la academia militar.

Su tesón, esfuerzo e inteligencia, le hacen obtener las mejores calificaciones, ganando así una beca para estudiar en el extranjero. Esa era la meta de Sompong, que muy contento, se prepara para viajar por mar hasta Italia, donde le espera su destino.

Fuente: tomada de la edición de E. liana
Un destino que le depararía múltiples aventuras, muchas de ellas desagradables y tristes, puesto que estamos hablando de 1940, cuando los fascismos se habían proclamado victoriosos en Europa, y la Segunda Guerra Mundial irrumpía en la mayor parte de países europeos. Pero también, ese mismo destino, le tenía preparada otro tipo de sorpresa: una historia de amor.



En un ambiente romántico, que muy bien nos puede recordar a las películas exóticas de viajes de los años treinta y cuarenta, donde el contraste de civilizaciones enriquece y juega mano a mano con la historia mundial, conoceremos los años de juventud de  Sompong, que ya anciano, narra todo ello a su sobrinita Elisa, mientras le trasmite la receta secreta familiar de la Papaya Salad.


Fuente: Tomada de la edición de E. Liana
En esos recuerdos le veremos viajar por Venecia, Roma, Berlín, e incluso Nueva York. Un periplo apasionante, que llevará al lector a imaginar en primera persona, y con un punto de vista diferente al habitual, cómo vivieron la guerra personas anónimas, a quienes las circunstancias pusieron en el bando equivocado.

Una sencilla y preciosa historia, contada de manera original, que el lector devorará en una tarde, pero a la que volverá en sucesivas ocasiones para disfrutar de la  preciosa  edición. Porque sí, lector, Papaya Salad es una obra de arte postmoderna, adscrita a lo que se denomina novela gráfica. Lo pictórico y decorativo del estilo de Elisa Macellari hace del libro un algo especial que podríamos comparar, salvando el abismo que les separa, con los códices medievales que los monjes dibujaban en las abadías, solo que con un toque pop. Colores, luces y sombras, acompañadas con un texto breve, donde la imagen habla por sí misma y es suficientemente elocuente, como para darnos cuenta, que tras esta historia hay un mundo rico en sabidurías, donde dos culturas, tailandesa e italiana, conviven y trabajan para dar lo mejor de sí mismas.

Fuente: Undine von Reinecke
Mucho se está hablando de la paleta de colores que la autora ha utilizado en la novela. El éxito que está obteniendo con sus tonos pastel, cálidos para expresar lo positivo, fríos para mostrar el miedo y lo negativo, es inmenso. Pero para mí el triunfo de Papaya Salad no solamente reside ahí, sino que son también los pequeños detalles entrañables los que dan vida a esta narración. Una historia que podría ser la de cualquiera ciudadano anónimo del mundo en un momento caótico para la humanidad, al cual Elisa Macellaria ha dado voz. Ya nadie olvidará que un día Sompong existió, y que hizo realidad la máxima budista que reza:

< “Tu propósito en la vida es encontrar un propósito, y entregar a él todo tu corazón.”>


Undine von Reinecke ♪



La autora por la Editorial:


Elisa Macellari es una ilustradora ítalo-tailandesa nacida en Perugia. Actualmente vive en Milán. Tras Licenciarse en la Academia de Bellas Artes de Perugia, se mudó a Turín donde trabajó como mediadora cultural en la Fundación Sandretto Re Rebaudengo. En Milán trabajó en la galería de arte contemporánea Suzy Shammah. Desde 2012 es ilustradora autónoma para editoriales y revistas internacionales de renombre.

Sus obras han sido exhibidas en muchos países.

Papaya Salad es su primera novela gráfica.


www.elisamacellari.com

24 comentarios:

  1. Hola Undine!! Vaya descubrimiento me haces con este libro, es precioso y me encanta todo lo que cuentas sobre la historia. Anotadísimo me lo llevo. Por cierto, las fotos de los libros te ha quedado geniales. ¡Estupenda reseña! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegra que te guste! No puedo recomendártela más esta novela, porque si te gustan las cosas especiales y bonitas, ésta lo es y mucho.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
    2. ¡Hola preciosa!

      Yo también soy de esas personas que leen mucho pero reseñan simplemente lo que les apetece, es más, a veces me preguntan que porqué mi blog no tiene libros más novedosos o más interesantes y es que yo no abrí el blog para eso, yo lo abrí para tener un abanico más amplio de opciones que los típicos libros que están en todas las estanterías de las librerías y que al fin y al cabo los reseña todo el mundo.
      Desde que vi el libro en tu Instagram me enamoré de la portada y fui a buscar algo sobre la autora, pero luego se me fue de la cabeza, menos mal que estás aquí con tus super reseñas maravillosas, desmenuzando el libro, sacándole las entrañas a la trama, hasta leyendo entre líneas, solo hay una pega: me embobo leyendo tu reseña, me atrapas en tus palabras y cuando llego al final termino diciendo ¡Anda si era este el libro del que estábamos hablando! 😅😅😅
      Me gusta mucho todo lo que cuentas, soy muy novata, muy nueva en esto de las novelas gráficas, pero me están gustando cada vez más y este me lo llevo fijo, pero fijo 🤗

      Magnífica reseña y maravillosa la elección musical 💞
      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
    3. Hola guapísima:
      Yo creo que un blog no lo hacen las novelas que se reseñan solamente, sino lo que de ellas se escribe, por ese motivo debe ser libre para expresar una linea de trabajo que lo distinga. Sin duda, tú lo has conseguido, tu blog es de los más interesantes que he visto en la red.
      Me alegra que Papaya Salad haya llamado tu atención, es síntoma de que tenemos un ojo similar para la vida :)
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  2. Ya me has convencido... Me gusta las novelas gráficas y por lo que cuentas, esta tiene una buena historia. Me la llevo bien apuntada. Muy buena reseña, me alegra que la hayas disfrutado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, preciosa:
      Me alegra que te haya conquistado Papaya Salad. No conozco muchas personas a quienes les guste la novela gráfica,por ello estaré encantada de que me hagas alguna recomendación.
      Un abrazo, y feliz inicio de semana!!

      Eliminar
  3. Hola,

    pues a pesar de que me has tentado y mucho con tu reseña, no me va la novela gráfica y creo que ni la disfrutaría ni le haría justicia así que la voy a dejar pasar. Gracias por la magnífica reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Eyra:
      ¡Lo entiendo, uno tiene que leer lo que le gusta! Para eso están los distintos géneros, para satisfacer a los diferentes lectores.
      Un abrazo grande, y mil gracias por leerme y dejar tu opinión!!

      Eliminar
  4. ¡Hola, guapa! Pues me lo llevo, sin más :) Ya sabes que están entrando en mi vida las novelas gráficas sin yo buscarlo y eso es una señal. Aparte, además de la historia, que por lo que cuentas en muy bonita, ninguna de las que tengo es a color, son todas con las viñetas en blanco y negro, y lo que comentas de la paleta de colores me llama mucho la atención. Apuntada queda. No sé cuándo podré hacerme con ella, pero la tendré muy en cuenta.

    ¡Besote, artista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inquilina:
      Es cierto que la gama de colores que utiliza la escritora es francamente armoniosa, y contribuye a crear atmósfera. Pero lo que más me ha gustado de la novela es el tema, la trasmisión de un tío anciano de su historia a su sobrinita, ¡muy emocionante!
      Un besote, y espero que lo disfrutes muchísimo!!

      Eliminar
  5. Hola Undine:
    Me encanta. Me da pena que la época sea la que es y marque la historia. Si fuera una novela al uso te diría que no. Pero me encanta la idea, los viajes y sobre todo las ilustraciones.
    Confío en que no haya mucho tema bélico.
    Me pasó con este libro que cuando lo vi en tus fotos no sé por qué pensé que era pequeñito y el otro día lo vi en la librería y me sorprendió que era un tamaño normal. Lo estuve hojeando pero me lo llevo a la lista.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      No, no te preocupes, lo bélico no inunda el libro, es más una historia de crecimiento personal. Es un tema positivo y estoy segura te encantará.
      Un abrazo grande, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  6. Tengo un gran problema con las novelas gráficas o las ilustradas, me encapricho de ellas dejándome seducir por lo bonitas que resultan y luego no las leo la mayoría de las veces y pasan a formar parte de la decoración de mi estantería. Reconozco que me la has hecho muy atractiva y si me la cruzo seguro que caere en la tentación.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inés:
      Son tan preciosas algunas novelas gráficas, que entiendo tus caprichos :) Yo lo que suelo hacer es dejarlas en la mesa del salón, y de vez en cuando las echo un ojo. Para leer prefiero la narrativa, pero es cierto que en ocasones, las ilustraciones de la novela gráfica aportan una emoción especial.
      Un abrazo, y si te llevas Papaya Salad, espero que te guste tanto como a mí!!

      Eliminar
  7. Hola preciosa!
    Aunque no negaré que después de leer tu reseña no veas que curiosidad siento por el libro si es cierto que no soy mucho de leer novelas gráficas y con tantos pendientes prefiero ir liberando la gran lista que tengo.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Violeta:
      Entiendo lo que dices, yo misma no he sido nunca aficionada a las novelas gráficas, no obstante, estoy feliz de haberme topado con Papaya Salad, me ha cambiado el concepto que tenía del género.
      Un abrazo, preciosa, y buen comienzo de semana!!

      Eliminar
  8. Me parece interesante la historia donde cada dia descubro que es importante leer y conocer diferentes historia
    Para formarme con conocimiento y nueva experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Sin duda, tus valoraciones son muy acertadas!! La lectura nos hace más grandes y sabios.
      Un abrazo, y gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  9. No soy para nada de novelas grafícas pero si tuviera que leer una, sin duda alguna, leería esta porque creo que la historia que cuenta, y eso que has dicho poco, me parece maravillosa y entrañable... una bonita manera de honrar la figura de su tío. En fin, tomo nota porque me encantará tenerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Alejandra:
      Esomismo que cuentas me pasó a mí, la autora me conquistó por el tema de su libro. Las historias familiares siempre me llegan al corazón.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  10. Acabo de descubrir tu blog y esta historia que nos traes, que me ha conquistado. Me la llevo apuntada y me quedo por aquí. Besos y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Vengo ahora de tu blog, yo también te sigo desde ahora.
      Un abrazo y muchas gracias!!

      Eliminar
  11. Hola.
    Como siempre, tus reseñas me despiertan curiosidad por el libro que reseñas pero no soy dada a las novelas gráficas. De todos modos, gracias por darnos a conocer libros tan curiosos y diferentes a lo que vemos por las librerías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola! Mi cartera no está nada contenta contigo, me creas unas necesidades.... Me ha llamado mucho la atención, la historia las ilustraciones.. todo así que apuntado que me lo llevo.

    Muchas gracias por descubrirme tantas cosas buenas.
    Besos

    ResponderEliminar