jueves, 28 de noviembre de 2019

RESEÑA: "ALAS. ANTOLOGÍA". SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ





Fuente: @undine.von.reinecke Instagram


Ficha Técnica:


Editorial: Harpo Libros
Autor: Sor Juana Inés de la Cruz
Prólogo: Marcos Almendros
Referencia: 978-84-949462-1-9
Condición: Nuevo producto
P.V.P: 14,00 €, impuestos inc.


Sinopsis de la Editorial:


Esta antología está compuesta por los poemas más transgresores de una autora prodigiosa que no escondió su amor a una mujer y que defendió los derechos e las mujeres.

Con una lírica barroca, se aferra a un arte emocional e instintivo para alcanzar la pureza humana y a liberación cultural.



Propuesta musical para este libro:



Instrucción de Música sobre la guitarra española, Gaspar Sanz (1640/1710)




Lo que Undine piensa del libro:



 <"Yo, la peor de todas...">

Sor Juana Inés de la Cruz, la Décima Musa méxicana

Cuando era una adolescente, con esa edad tan propicia al descaro y la vehemencia que tienen los dieciséis años, se aconsejaba a los estudiantes elegir la rama de ciencias. En aquella época, estoy hablando de los años ochenta, las humanidades no eran el campo profesional con el que hacer fortuna en nuestro país. Y yo, que nunca he sido especialmente rebelde, pero que siempre he antepuesto el corazón a cualquier otro precepto, elegí la especialidad de mixtas. Es decir, estudié latín, matemáticas y Literatura.

¡LITERATURA, esa asignatura mágica y maravillosa, que me ayudó a conectar con mi sensibilidad, y a la que siempre recurro en tiempos oscuros!

Como era de esperar, fuimos pocos los alumnos que elegimos la rama humanista. Creo recordar que tan sólo éramos diez personas en la clase. Un grupo de marcado carácter femenino, ya que sólo había dos varones en él. Algo sorprendente, pues todo el mundo sabe que el campo de la literatura ha estado siempre liderado por hombres, aunque hayan abundado brillantes mentes femeninas a lo largo de la historia.

Como quiera que sea, nuestras clases se impartían en una buhardilla. Un lugar acogedor y propicio para los hechizos que nuestra carismática profesora de literatura tenía preparados para nosotros, incitándonos a dar lo mejor.

De entre todos los recuerdos que conservo de aquellos días, y son muchos, destacan las jornadas que dedicamos a estudiar el Siglo de Oro de las letras españolas. ¡Qué emoción preparar las obras de teatro! ¡Qué maravilla leer a Cervantes, Quevedo, Calderón de la Barca, Lope de Vega…! No creo equivocarme al asegurar, que muchos de vosotros recordáis aquellos versos de Lope que dicen:

<¿Quién mata con más rigor?
Amor.
¿Quién causa tantos desvelos?
Celos.
¿Quién es el mal de mi bien?
Desdén
¿Qué más que todos también
una esperanza perdida,
pues que me quitan la vida
amor, celos y desdén?(…)>

(Soneto ¿Quién mata con más rigor?)


Lope de Vega
Fuente: Wikipedia
Bellísimos, ¿verdad? El llamado “poeta del cielo y de la tierra”, entre otros apelativos, era todo un genio. Pero también, un reconocido crápula. Un hombre que tuvo múltiples amoríos de los que nacieron numerosos hijos ilegítimos. Dicen, que se consagró sacerdote por temor a Dios, pues los remordimientos de sus fechorías le atormentaban. Pagó algunas culpas en la cárcel, y fue desterrado por cuatro años de Castilla. Y aunque su fama le persiguió siempre, también es verdad que se pasaron por alto algunas de sus faltas.

Pero la historia no trata del mismo modo a todos sus protagonistas, no. Hay personas que nacen con una estrella que les ampara constantemente, y a otros la diosa fortuna se la quita. Ese el caso de Sor Juana Inés de la Cruz, escritora del Siglo de Oro de la literatura, y autora de la obra que hoy os presento: Alas, antología. Una escritora y artista, que vino al mundo en tiempos oscuros para la mujer.

<“Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis…”.> 
 Hombres necios que acusáis. Sor Juana Inés de la Cruz


Sor Juana Inés de la Cruz nació en México en 1648, y se la bautizó con el nombre de Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santilla. Ha pasado a la historia como uno de los personajes más importantes de las letras en lengua hispana del Siglo de Oro, y su figura es en la actualidad un icono feminista, símbolo de la liberación de la mujer. Pero su aparente brillante carrera como intelectual no fue fácil, teniendo que lidiar con la Iglesia y con los prejuicios de su tiempo, para desarrollar sus inquietudes.

Hacienda donde nació la escritora, Panoaya
Fuente: Wikipedia
Su infancia transcurrió en la finca que su abuelo tenía en Amecameca, dotada con una gran biblioteca de la que disfrutaba a escondidas de su madre. Desde su más tierna infancia se interesó por los libros, aprendiendo a leer a la temprana edad de tres años. Estudió con avidez a los clásicos, y adquirió toda la educación que le fue posible en aquella época. Cuentan, que siendo adolescente quiso convencer a su madre para disfrazarse y así poder acceder a los estudios universitarios prohibidos a las mujeres en su tiempo.

A la muerte de su abuelo dejó la hacienda para vivir con su tía en México capital. Entrando en 1664  a formar parte de la corte del virrey Antonio Sebastián de Toledo, marqués de Mancera, convirtiéndose así en la protegida de la virreina. Allí sus capacidades intelectuales se desarrollaron grandiosamente, favorecidas por el ambiente ilustrado del que gozaba la corte. Su producción literaria fue considerable y apreciada en todo el país, haciéndose famosas sus increíbles dotes intelectuales.

Sor Juana Inés de la Cruz
Fuente: Wikipedia
Al parecer era una joven bellísima a la que no le faltaron pretendientes, pero nunca deseó casarse. Sus anhelos intelectuales eran más fuertes que cualquier otro deseo terrenal. Como todos sabemos, una mujer no podía quedarse soltera en aquella época, y por ello quiso tomar los hábitos como única opción para poder estudiar. Profesó en la orden Carmelita en 1666, cambiándose dos años más tarde a la Jerónima, donde la regla era menos dura. Desde ese momento pudo dedicarse a escribir y estudiar, disponiendo de dos sirvientas y las comodidades necesarias para celebrar tertulias intelectuales y recibir visitas de sus amistades. Eso sí, vigilada en todo momento por su confesor, quien controlaba sagazmente todos sus escritos. Aunque eso no impidió que consiguiera hacerse con una biblioteca privada de 4000 volúmenes de libros. 

Fuente: vanidades.com
Pero el momento más importante para Sor Juana Inés de la Cruz, catalizador de lo mejor de su producción como escritora, llegaría en 1680. En ese año es nombrado un nuevo virrey, Tomás de la Cerda y Aragón, III marqués de la Laguna de Camero Viejo. Y para celebrar su llegada a la Nova España, se le encarga a la escritora y artista el diseño de un arco triunfal. Con ese mismo motivo, la poeta escribe su famoso Neptuno alegórico, un texto que impresionó favorablemente a la nueva virreina, María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, quien desde aquel mismo instante se convertiría en su más ferviente admiradora y protectora, el azote que impulsó su intelecto.

La relación que unió a ambas mujeres ha sido motivo de especulación durante mucho tiempo, siendo considerada por estudiosos de la historia como romántica: dos mujeres que se amaban pese al mundo que las rodeaba. Pero también hay quienes defienden que su unión fue un amor casto, platónico. No hay pruebas fehacientes que confirmen o desmientan una u otra idea. Aunque también es cierto que contamos con un testimonio de primera categoría: la apasionada obra lírica que Sor Juana Inés dedicó a la virreina. Unos poemas ardientes que fueron editados de manera dispersa para esconder la relación, por Francisco de las Heras, secretario de María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga y primer editor de la poeta.

Lo que es indiscutible, y nadie se atreve a rebatir, es la veneración que desprenden los versos dedicados a Lisi, apelativo cariñoso con el que la religiosa se dirigía a la virreina. Aquí tenéis un ejemplo:

< Yo adoro a Lisi, pero no pretendo
que Lisi corresponda mi fineza;
pues si juzgo posible su belleza,
a su decoro y mi aprehensión ofendo.(…)>

De aquella época preciosa para sor Juana Inés, intelectualmente activa y apasionada (1680-1686), son sus mejores trabajos literarios. Tocó todos los géneros: lírica, autos sacramentales, villancicos, obras de teatro, etc. Famoso es su auto sacramental El divino Narciso, como también lo son sus obras de teatro Los empeños de una casa y Amor es más laberinto. Pero especial mención merecen sus trabajos líricos. Un compendio de poemas inteligentes, cultos, sofisticados, que tratan con libertad y ardor los temas que sus colegas literatos de la lejana España del Siglo de Oro también trabajaran: el conocimiento, la filosofía, lo divino, lo profano, el amor en todos sus estados. Y a ellos añadió uno más, el derecho de la mujer a recibir educación, tema que le costaría muy caro a nivel personal.

A este periodo glorioso de Sor Juana Inés de la Cruz pertenecen los trabajos que hoy os traigo. Una antología de la poeta publicada por Harpo Libros. Sello, que ha editado la recopilación “mostrando el lado más salvaje de la poeta”, según palabras del editor. Unos versos guerreros que están acompañados por la carta que escribió Sor Juana Inés de la Cruz denominada, Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, un complemento indispensable para conocer la importancia y el carácter del intelecto de la escritora. Este manuscrito es la contestación audaz a una epístola recriminatoria escrita por el obispo de Puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz, bajo el seudónimo de "Sor Filotea de la Cruz". En ella se  ataca a la religiosa por su incursión en temas filosóficos, campo prohibido a la mujer en su época, invitándola a abandonarlo. Sor Juana Inés se defiende vehementemente, pero con mucho ingenio y dominio de sí misma, haciendo uso de un lenguaje e intelecto sublimes en su contestación. En ella defiende con frenesí la capacidad y el derecho a la educación para la mujer. Esta carta está considerada como el primer manifiesto feminista de América. Un documento que os invito a conocer, pues es toda una experiencia.

La antología poética de Harpo Libros está compuesta por nueve poemas:

  1. Estos versos, lector mío…
  2. El sueño
  3. Finjamos que soy feliz…
  4. Amor empieza por desasosiego…
  5. Si el desamor o el enojo…
  6. Yo adoro a Lisi, pero no pretendo…
  7. Divina Lisi mía…
  8. A tus manos me traslada…
  9. Para no faltar, Lisi bella,…

En ellos se tratan todos los temas que engloba el amor: la admiración, el enamoramiento, el dolor de la ausencia, los celos, la pérdida, el amor generoso no correspondido, el ocaso del amor…Unos versos audaces, inteligentes, elocuentes, cultos, y muy apasionados. Pero antes de meterse en los terrenos amables del corazón, la antología nos muestra a modo de presentación, lo que yo considero más admirable en la escritora: su intelecto. Para ello la editorial ha seleccionado tres poemas que exponen las inquietudes de conocimiento de Sor Juana Inés. Unas piezas que dejan maravillado y exhausto al lector  tras su lectura, como comprobaréis seguidamente:

<Estos versos, lector mío,
que a tu deleite consagro,
y solo tienen de buenos
conocer yo que son malos,
ni disputártelos quiero,
ni quiero recomendarlos,
porque eso fuera querer
 hacer de ellos mucho caso.
No agradecido te busco;
pues no debes, bien mirado,
estimar lo que yo nunca
juzgué que fuera a tus manos.(…)

Los versos siguen y siguen en una admirable catarata de elocuencia y agilidad mental, desbordando inteligencia y una admirable libertad de pensamiento.

Fuente: Wikipedia México
Un fantástico comienzo para el libro, al que le sigue el poema considerado por eruditos el culmen de su lírica, Primero sueño, o El sueño según la edición de Harpo Libros. Una pieza muy compleja y rica a su vez. Trata un tema recurrente en la obra de la escritora, analizando el conocimiento humano, su capacidad y el método deductivo. En él se quieren escuchar las voces de clásicos inmortales como Cicerón y Séneca, a los que Sor Juana Inés admiraba. Es el poema más largo que escribió y a él, eruditos de reconocida fama, otorgan el honor de anticipar la Ilustración. Una interesantísima pieza, que muchos de vosotros guardaréis cerca para jugar con ella a modo de “sudoku”, pues desentrañar su significado es complicado y fascinante. Maravillaos con este ejemplo:

<Piramidal, funesta de la tierra
nacida sombra, al cielo encaminaba
de vanos obeliscos punta altiva,
escalar pretendiendo las estrellas;
si bien sus luces bellas
exentas siempre, siempre rutilantes,
la tenebrosa guerra
que con negros vapores le intimaba
la vaporosa sombra fugitiva
burlaban tan distantes,
que su atezado ceño
al superior convexo aún no llegaba
del orbe de la diosa
que tres veces hermosa
con tres hermosos rostros ser ostenta; (…)>

Peliagudo, ¿verdad? Recordad cuando lo leáis completo que la poeta habla del triunfo de la razón sobre los prejuicios y el fanatismo, eso os pondrá en la pista para entenderlo.

Más fácil nos lo pone con el poema Finjamos que soy feliz…En él la poeta explora terrenos filosóficos como la tristeza y la negatividad que invade el intelecto humano, variable en cada indivíduo. Un poema que a mí particularmente me ha cautivado, y del que quiero compartir estos preciosos versos:

<Finjamos que soy feliz,
triste pensamiento, un rato;
quizá prodréis persuadirme,
aunque yo sé lo contrario,
que pues sólo en la aprehensión
dicen que estriban los daños,
si os imagináis dichoso
no seréis tan desdichado. (…)>

Toda una humanista era Sor Juana Inés, como habéis podido comprobar en estos tres poemas primeros. Una estudiosa admiradora de la ciencia en tiempos negros para la mujer con altos intereses. Un alma erudita y bella, que encontró en Lisi, una fiel amiga que la impulsó a dar lo mejor de sí misma componiendo y escribiendo a la altura de los más grandes. Y todo ello bajo el yugo y la opresión de su director espiritual, el padre Núñez de Miranda, a quien consiguiera vencer gracias al empeño de su virreina.

Es por ello que Sor Juana la adoraba, ¿quién no agradece el cariño, la admiración y el amparo de un ser afín? Su lírica más dulce va dedicada a ella generosa y humildemente, contemplad qué belleza:

<Divina Lysis mía:
perdona si me atrevo
a llamarte así, cuando
aun de ser tuya el nombre no merezco.(…)>

Pero en el año de 1689 Lisi regresa a España...

En 1690 comienzan las disputas filosóficas y teológicas con el obispo de la puebla, Manuel Fernández de Santa Cruz, que darían origen a la brillante carta en la que defiende la libertad de pensamiento y el derecho de la mujer a la educación, Respuesta a Sor Filotea de la Cruz. Una disputa que finalmente la dejaría extenuada, ocasionando que en 1693 dejara de escribir y se consagrara por completo a sus labores como religiosa, muriendo de peste en el año 1695 tras haber dedicado sus últimos momentos al cuidado de sus hermanas conventuales.

Brava mujer, luz de conocimiento, ejemplo de fortaleza frente a la adversidad. No le quedaron fuerzas para seguir su anhelado camino al conocimiento en sus últimos años. Pese a ello, el legado que nos dejó es rico y es obligado en cualquier biblioteca que se precie. De sus amores y desvelos se habla continuamente, pero en mi opinión, es mucho más interesante su labor filosófica e intelectual, que debería estar más presente en foros y tertulias. Hipatia decía:

<”Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar”.>

Pensemos, pues. Sigamos el camino del conocimiento alumbrados por la antorcha de Sor Juana Inés de la Cruz.



Undine von Reinecke ♪


La autora por la Editorial:


Sor Juana Inés de la Cruz
1648 - 1695; Nueva España, México.

Era una religiosa y escritora del Siglo de Oro de la literatura en español.

Fue una niña prodigio en la época colonial en la que las mujeres no tenían acceso a la educación ni a la cultura.

En pleno siglo XVII no escondió su amor hacia María Luisa Gonzaga —virreina de Nueva España y Marquesa de Laguna—, y su intensa relación queda reflejada en sus poemas.

Su obra poética se sitúa en el Barroco tardío y confronta la pasión, el impulso y la razón.

Sus principales libros son las obras dramáticas Amor es más laberinto y Los empeños de una casa, y el poemario compuesto por 975 versos que componen El Sueño.

Su carta Repuesta a Sor Filotea de la Cruz es una defensa del derecho de la mujer a la educación y es considerado como el primer texto feminista escrito en América.



La autora por Undine:


Existe mucha información sobre la figura de Sor Juana Inés de la Cruz, pero durante los días que me ha llevado escribir la reseña he podido constatar la relevancia que se le ha dado al libro escrito por Octavio Paz, Sor Juana Inés O Las trampas de la Fe. Y aunque existen voces contrarias a sus conclusiones, os lo recomiendo a todos los interesados en la escritora, para iniciarse en el tema.

También he podido leer mucho sobre su adaptación cinematográfica, de la que os dejo aquí el trailer:





Fuentes consultadas:


33 comentarios:

  1. ¡¡Maravilloso, sublime, excelso!! Durante una temporada no dejaba de leerlo, me apasionaba 🤗

    Magnifica reseña cielo.
    Mil besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A riesgo de parecer prepotente, te diré que sabía tu respuesta a este libro :) Estaba deseando compartirlo contigo, Yolanda.
      ¡Muchas gracias por tus palabras, viniendo de una persona tan ducha en la materia, es un gran honor!
      Un beso grande, preciosa!!

      Eliminar
  2. Hola preciosa!
    Me encanta pasarme por tu blog, pues siempre me enseñas libros que yo desconozco y bueno ni que decir que aun no siendo lo que yo suelo leer después de leer tus magnificas reseña no veas que ganas me da de intentar darle una oportunidad.
    Que tengas un bonito día.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Violeta!
      Lo bueno de leer otros blogs es precisamente eso, compartir con otros lectores las novelas o libros que desconocemos. A mí me ocurre también, y mucho, pues mis aficiones son particulares.
      Espero que algún día puedas leer a sor Juana Inés de la Cruz, es una experiencia muy enriquecedora.
      Un beso fuerte, y hasta muy pronto, preciosa!!

      Eliminar
  3. Te has tomado el interés de hacer una interesante descripción del personaje y de su obra. Por cierto, el libro de Octavio Paz no lo he leído nunca, pensé que estaba agotado. La edición que yo tengo de los poemas de Sor Juana Inés es "Un amar ardiente. Poemas a la virreina". Editada por Flores Raras con compilación de Sergio Téllez-Pon. También tengo el titulado "Poesía lírica", editado por Cátedra, que no sé por qué lo he sustituido cuando quiero leer a la poeta mejicana por el otro citado. No soy crítico literario, ni lo pretendería, me pilla lejos, y además soy muy subjetivo, pero opino que el ingenio que derrocha Sor Juan Inés, la calidad gramatical, la capacidad de versificar en un estilo muy de su tiempo hace que la percibamos moderna. Aunque me río de la modernidad líquida, que hoy abunda en poesía y literatura en general, con todos mis respetos a quienes ejercitan buenamente y más sin pretensiones.

    Quiero poner uno aquí que me fascina, tiene que ver con los celos, un tema muy desarrollado en aquella época:

    Amor empieza por desasosiego

    Amor empieza por desasosiego,
    solicitud, ardores y desvelos;
    crece con riesgos, lances y recelos;
    susténtase de llantos y de ruego.

    Doctrínanle tibiezas y despego,
    conserva el ser entre engañosos velos,
    hasta que con agravios o con celos
    apaga con sus lágrimas su fuego.

    Su principio, su medio y fin es éste:
    ¿pues por qué, Alcino, sientes el desvío
    de Celia, que otro tiempo bien te quiso?

    ¿Qué razón hay de que dolor te cueste?
    Pues no te engañó amor, Alcino mío,
    sino que llegó el término preciso.

    ¿Y esta otra cuya permanente actualidad dejaría atónitas a las feministas del presente?


    Hombres necios que acusáis
    a la mujer sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis:

    si con ansia sin igual
    solicitáis su desdén,
    ¿por qué queréis que obren bien
    si la incitáis al mal?

    Combatís su resistencia
    y luego, con gravedad,
    decís que fue liviandad
    lo que hizo la diligencia.

    Parecer quiere el denuedo
    de vuestro parecer loco
    el niño que pone el coco
    y luego le tiene miedo.

    Queréis, con presunción necia,
    hallar a la que buscáis,
    para pretendida, Thais,
    y en la posesión, Lucrecia.

    ¿Qué humor puede ser más raro
    que el que, falto de consejo,
    él mismo empaña el espejo,
    y siente que no esté claro?

    Con el favor y desdén
    tenéis condición igual,
    quejándoos, si os tratan mal,
    burlándoos, si os quieren bien.

    Siempre tan necios andáis
    que, con desigual nivel,
    a una culpáis por cruel
    y a otra por fácil culpáis.

    ¿Pues cómo ha de estar templada
    la que vuestro amor pretende,
    si la que es ingrata, ofende,
    y la que es fácil, enfada?

    Mas, entre el enfado y pena
    que vuestro gusto refiere,
    bien haya la que no os quiere
    y quejaos en hora buena.

    Dan vuestras amantes penas
    a sus libertades alas,
    y después de hacerlas malas
    las queréis hallar muy buenas.

    ¿Cuál mayor culpa ha tenido
    en una pasión errada:
    la que cae de rogada,
    o el que ruega de caído?

    ¿O cuál es más de culpar,
    aunque cualquiera mal haga:
    la que peca por la paga,
    o el que paga por pecar?

    Pues ¿para qué os espantáis
    de la culpa que tenéis?
    Queredlas cual las hacéis
    o hacedlas cual las buscáis.

    Dejad de solicitar,
    y después, con más razón,
    acusaréis la afición
    de la que os fuere a rogar.

    Bien con muchas armas fundo
    que lidia vuestra arrogancia,
    pues en promesa e instancia
    juntáis diablo, carne y mundo.




    Sor Juana Inés era una intelectual que hoy dejaría chicos a muchos intelectuales y no te cuento pseudointelectuales. Esa mujer sabía mucho. De la vida y de los libros. El manejo que se trae en su obra de personajes y situaciones de la mitología dice su elevado nivel.

    ¡Viva Sor Juana Inés!

    (Mis disculpas por ocupar tanto espacio)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Yo tampoco soy crítica literaria, soy una amante de la literatura. Y comparto todas tus opiniones sobre sor Juana Inés de la Cruz.
      He intentado construir una reseña transparente, clara y lomás sencilla posible, para presentar el personaje y el libro Alas. Antología. Para ello he tenido que cortar muchas partes del texto que había elaborado, porque de la escritora se pude hablar largo y tendido. Yo también me declaro sorjuanista. :)
      Sobre el libro de Octavio Paz, lo cierto es que no lo había comprobado, pero en un repaso por webs de libros sí que lo he visto.
      Con respecto al poema que has compartido, está incluído en Alas. Antología, es maravilloso, sin duda. Y descuida, que a mí me encanta que quienes me leen contribuyan con sus comentarios. Eso es construir un buen blog.
      Un abrazo, y gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  4. Hola Undine!! Una propuesta muy buena, debo confesar que no he leído su antología, pero me has dejado con muchas ganas por descubrirla. Anotadísima queda. ¡Gran reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana!
      Lo cierto es que yo no había descubierto su obra hasta el momento, aunque sí estudié de adolescente su figura. Después de haberla leído, no dejaré de seguir interesándome por el resto de su producción literaria.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  5. Hola Undine, yo también hice la rama de humanística y eramos cuatro gatos, pero cómo disfruté de esos dos años, por eso me he sentido tan identificada contigo y me he encantado tu entrada. Enhorabuena!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me alegra que coincidamos en recuerdos positivos!
      Para mí aquellos años de estudiante fueron un punto de inflexión en mi personalidad. Por eso, reseñar a esta autora ha sido para mí un grato viaje al pasado.
      ¡Muchísimas gracias por leerme, y compartir conmigo estos grandes recuerdos!

      Eliminar
  6. Bueno, en mis tiempos leí y analicé varios de estos poemas llamados trasgresores y ciertamente mi recuerdo es bueno a pesar de que la poesía no era ni es lo mío.Me ha gustado mucho leer toda la información resferente a Sor Juana Inés que nos traes.
    Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Inés:
      Yo no tuve la fortuna de analizar en el colegio los poemas, me hubiera encantado. Pero nunca es tarde, y aunque no pertenecen al género que más me seduce, su complejidad pica mi curiosidad.
      ¡Muchísimas gracias por tus palabras y tus buenos deseos! Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Un placer para documentarse y valorar: el texto de Undine. Un placer para volar con los sonetos: los poemas de Juana Inés. Gracias.

    https://reptilector.blogspot.com/2019/11/fuga-de-juana-ines.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchas gracias por tus amables palabras!
      Sería un placer seguir tu maravilloso blog, pero no he sabido cómo hacerlo.
      Espero podamos seguir leyéndonos mutuamente. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Buenas tardes!
    Pues me ha parecido una historia muy interesante la de Sor Juana.
    Es verdad que las Letras estaban infravaloradas. Aunque yo soy de ciencias puras, también te lo digo. También a los buenos alumnos se les dirigía a ciencias no sé por qué. Es como que si eres alto tienes que jugar al baloncesto. Si estudias mucho y eres inteligentes, a ciencias. No era mi caso, mi caso fue que siempre tuve muy malos profesores de esas asignaturas y me aburrían soberanamente. Los de ciencias me atraían más, era como un juego.
    Y es por eso que con estas poesías no me entero de nada. No te voy a engañar, este libro no es para mí pero lo que sí voy a hacer es buscar la peli sobre ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      A mí no me gustaban las ciencias cuando era adolescente, años más tarde me vi obligada a estudiar física y matemáticas por necesidad, exigencias de algunas asignaturas de mi carrera. ¡qué cosas tiene la vida! Aun así, no me arrepiento de haber elegido las letras, pues creo que me hicieron ser quien soy.
      Un abrazo fuerte, y mil gracias por compartir tus recuerdos conmigo!!

      Eliminar
  9. ¡Hola! No soy de leer poemas pero tu entrada me ha maravillado. La forma en la que has escrito a Sor Juana Inés es imposible no admirarl y aunque ya te digo que no soy muy dada a leer poesía, sí que me gustaría saber más de este personaje histórico así que ahora mismo me lanzo a buscar una biografía ¿o quizás tu sepas de alguna? Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Alejandra:
      Sin duda alguna, Sor Juana Inés es un personaje interesantísimo y muy actual. Entiendo que los poemas te llamen poco la atención, no obstante, no dejes de echar un vistazo a la Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, es un documento magnífico, que debería conocerse más. Al menos, eso creo yo :)
      Un abrazo grande, y mil gracias por leerme y compartir tus opiniones!!

      Eliminar
  10. Todavía existe la mala fama de las letras, no creas. Pero siempre hay espíritus valientes que se lanzan a por ellas, por suerte. Aunque he estudiado a sor Juana Inés, confieso que no he sabido entenderla. No sé si estaba enamorada o no de Lisi, me da igual, creo que lo verdaderamente grandioso de ella fue su coraje y su inteligencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      Estoy totalmente de acuerdo contigo, lo verdaderamente importante de Sor Juana Inés es su legado. Personas con su intelecto son necesarias en la sociedad.
      Un abrazo, y hasta la próxima entrada!!

      Eliminar
  11. ¡hola Undine! cada entrada tuya es un descubrimiento. Me encanta como combinas la opinion personal con la documentación. Yo elegí humanidades sabiendo que me moriria de hambre igual porque cabezona siempre. Estudié audiovisión.

    Me encantaron los poemas que seleccionaste y gracias por esta entrada maravillosa (L)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Parece que todos estamos de acuerdo en que las letras es un fantástico camino, lástima que no se ayude más a este sector desde la administración. Nos conformaremos con seguir aprendiendo y disfrutando de la cultura.
      Un abrazo, y muchísimas gracias por tus amables palabras!!

      Eliminar
  12. Hola,
    no soy de poemas así que no me lo llevo pero siempre es un placer leer tus reseñas.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchísimas gracias por leerme y por tus cariñosas palabras! Sabiendo que el género no te gusta lo aprecio especialmente.
      ¡Un abrazo grande, y mil gracias nuevamente!

      Eliminar
  13. Me parece una lectura muy interesante. Me quedo de seguidora y te invito a que te pases por mi blog si te apetece. Puedes hacerlo a través del perfil. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío:
      ¿muchas gracias por tus palabras! Por supuesto que me pasaré por tu blog, en un rato lo hago.
      ¡Un saludo y bienvenida!

      Eliminar
  14. Hola.
    Lo único que he leído de Sor Juana Ines es Los empeños de una casa cuando estaba en el instituto y, aunque recuerdo que estuvo entretenida, no me apasionó. Eso sí, me pareció que la autora era una mujer adelantada a su época.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Ciertamente leer a Sor Juana Inés tiene su momento. Creo que para poder apreciar sus trabajos el entorno debe ser de ocio, porque con la presión de los estudios puede ocasionar cierto rechazo por su dificultad, o eso creo yo :)
      Estoy totalmente de acuerdo contigo, la escritora era una mujer muy adelantada a su tiempo.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  15. Holaa!! no creo que esta lectura sea para mi, pero tu entrada ha estado excelente y me ha encantado. Gracias por compartirla.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      Si algún día te topas con Sor Juana Inés de la Cruz, no dejes de echarle un ojo, igual te engancha un poco :)
      Un abrazo, y mil gracias por leerme y comentar!

      Eliminar
  16. Hola! No he leído nada de ella, has hecho una entrada tan interesante que me has dado ganas de descubrirlas. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Jani!
      Ojalá te llegue a gustar la producción de Sor Juana Inés, si es así, no dejes de comentármelo.
      Un abrazo grande, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar