miércoles, 5 de febrero de 2020

RESEÑA: "DOS AMIGOS", IVÁN TURGUÉNEV

Fuente: Undine von Reinecke


Ficha Técnica:


Colección: Pequeños placeres
Número de la colección: 3
Traductora: Marta Sánchez-Nieves
Número de edición: 1
Fecha de publicación: julio 2019
ISBN: 9788494898754
Formato: 11,5 x 18 cm
Páginas: 136
Encuadernación: rústica con solapas
PVP: 14.00 €


Sinopsis de la editorial:
Viazovnín, un hombre de mundo al que la fortuna dejó de sonreír hace tiempo, decide volver a la finca familiar, donde entabla amistad con su vecino Krupitsyn, a pesar de que poco tienen en común: uno es culto y elegante, rubio y alto, y el otro, descuidado y poco leído, moreno y regordete. Los dos amigos dejan pasar los días tranquilamente, hasta que Krupitsyn aconseja a Viazovnín que se case y ponga orden en su vida, y se ofrece para presentarle unas cuantas candidatas que bien podrían merecer su consideración. Pero ¿cómo elegir a la más conveniente? Y, sobre todo, ¿qué supondrá la entrada de un elemento femenino en su amistad, hasta entonces inquebrantable?


Propuesta musical para este libro



Lo que Undine piensa del libro


El mes de febrero siempre se ha relacionado  con el amor. A nadie se le escapa que el día 14 es San Valentín, y aunque muchos de nosotros podemos vernos influidos negativamente por el lado comercial que tiene esta fecha, no por ello desdeñamos celebrar este sentimiento innato y necesario al ser humano como es el amor. Esta emoción ha sido musa y motivo a lo largo de la historia de múltiples expresiones artísticas y filosóficas: músicos, pintores, arquitectos, escultores, pensadores y, cómo no, escritores, han hecho gala de sus mejores virtudes para dar a la humanidad verdaderas joyas dignas de emoción y expresión total de la grandeza de sus creadores. Pero el amor comúnmente tratado como romántico entre la población, no es un sentimiento con una única acepción, y engloba en él todo lo bueno, estético y generoso que el corazón humano pueda llevar en él. Si tomamos por ejemplo el diccionario de la RAE, encontramos tres acepciones que definen al amor con matices de colorido diferente:

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

A la última y tercera acepción quiero acogerme hoy para reseñar Dos amigos, historia escrita por el ruso Iván Turguénev, quien puso en esta novela corta todas sus dotes narrativas para contarnos una bonita fábula de amor y amistad, donde la completa entrega a lo que se ama es la moraleja del cuento. Pero antes de pasar a comentar la novela veamos unos pocos datos biográficos del autor, que sin duda influyeron en la estética y el carácter de la obra que hoy nos ocupa.

Iván Turguénev
Fuente: Gutenberg.org
Iván Turguénev (1818-1883), fue el escritor ruso más internacional y aperturista del complejo siglo XIX en la Rusia zarista. Nacido en una familia de terratenientes, se crió en la hacienda familiar cercana a Moscú. Su educación emocional estuvo marcada por el desapego de un padre libertino que falleció muy pronto, y la tiranía de una madre, Varvára Petrovna Turguéneva, autoritaria y poderosa en carácter y riquezas, que pese a no tratarle con el amor que merece un hijo, sí le infundió el respeto y veneración por la literatura rusa y extranjera. Esa enfermiza relación materno-filial será  crucial en el desarrollo de la personalidad del joven Iván, quedando reflejada en sus obras, las cuales estarán plagadas de personajes femeninos odiosos diseñados a imagen y semejanza de su madre. 


Gógol
Fuente: Wikipedia
Por otro lado, el contacto que mantuvo con el campesinado que habitaba las tierras familiares será otro punto vital en la producción del escritor, quien era un firme defensor del cambio social en la Rusia zarista. Cursó sus estudios universitarios en Moscú, allí comenzaría a tomar contacto con dos de las grandes influencias que tuvieron su estilo y filosofía: Pushkin y Gógol. Una filosofía que tomaría forma concreta al acabar sus estudios, y trasladarse a Berlín para completar su formación. Fue allí donde entró en contacto con las corrientes anarquistas lideradas entre otros por Bakunin. De su viaje a Alemania volvió completamente occidentalizado, con ideas aperturistas religiosa y políticamente hablando, y en contra de la tendencia eslavista que imperaba en la Rusia de mediados del siglo XIX. De esta época son muchos de sus poemas románticos, y muchos de los cuentos cortos que publicaría más tarde bajo el nombre de Memorias de un cazador (1847), y que le costarían la mala fama de cara al gobierno de su país. Y por ello, decide viajar a Francia para escribir con más libertad. Allí conocerá la ideología de la revolución del campesinado, que le producirá gran rechazo. Esta será la idiosincrasia del gran escritor:  defensor del campesinado y los humildes, pero también contrario a los avances sociales mediante la revolución; algo que quedó patente al no liberar a sus siervos cuando heredó la hacienda familiar.  Esta ambigua postura ideológica le costaría enemistarse con sus compañeros escritores, tales como Dostoievski o Tolstói, quienes lo criticarían por su hipocresía; llegando incluso a retarse en duelo con el escritor de Guerra y paz. Y como tampoco era querido por el gobierno zarista, que le prohibió la publicación de sus relatos, muchas de sus grandes obras no verían la luz pública hasta la subida al trono de Alejandro II: Nido de nobles, Padres e hijos, etc.

En este clima Turguénev decidió emigrar en 1863 a tierras europeas donde pasaría el resto de su vida, y se cruzaría con  grandes escritores de la época como Dickens, Zola o Víctor Hugo. Pese a su destierro voluntario jamás olvidó sus orígenes rusos ayudando siempre que pudo a sus compatriotas. Murió de una terrible enfermedad en Bougival, Francia, siendo trasladados sus restos a Rusia donde recibirían sepultura.

Paulina García Viardot
Furnte: Wikipedia
En el terreno personal, nunca se casó, aunque sí se le conoce una tórrida relación con una cantante de ópera francesa de origen español, Pauline García-Viardot, con ella mantuvo un largo idilio hasta el final de sus días.

Cuentan, que estando en su lecho de muerte tuvo unas palabras para el que fuera su antiguo amigo y colega Lev Tolstói: «Amigo, vuelve a la literatura». Unas palabras que sin duda dejan patente que su profesión como escritor era mucho más importante para Turguénev que la ideología que le impulsó a querer cambiar el modo de vida de la sociedad rusa de su época a terrenos más liberales .

En este contexto de vida, la obra de Turguénev supuso en su época un nexo entre la literatura rusa y la occidental. Su obra ha sido considerada a la altura de los grandes escritores de la época victoriana tales como Thackerey o Henry James, como también a la de sus compatriotas Dostoyevski y Tolstói, con los que compartía infinidad de temas.

En cuanto a la novela que hoy nos ocupa, Dos amigos, es un buen ejemplo de sus historias ambientadas en la campiña rusa. En ellas los conflictos sociales y morales estarán siempre presentes, dejando constancia de la decadente  forma de vivir eslava  en comparación con el liberalismo occidental. En ellas se respira además una intensa atmósfera melancólica, característica  por la que se distinguirá su obra sobre el resto de sus contemporáneos, tan sólo compartiendo con Flaubert cierto espíritu. Pero pasemos ya a relatar la novela que comienza así:

<En la primavera de 184* Boris Andréich Viazovnin, un joven de unos veintiséis años, llegó a la pequeña propiedad de su familia, situada en uno de de los gobiernos de la zona central de Rusia.>

La historia comienza cuando el joven Boris Andréich Viazovnín regresa a las propiedades familiares, al verse obligado por las deudas acumuladas, debido a su lujoso estilo de vida en la capital. Su intención al llegar hasta allí es modernizar y poner en correcto funcionamiento la hacienda, para recuperar la fortuna familiar perdida. Pero cuando ve el gran abandono que han sufrido durante años se siente incapaz de atenderlas correctamente. Y decide aplazar los trabajos hasta conocer bien sus tierras y sus necesidades. Y así pasa sus días, llevando una vida contemplativa en la soledad de su única compañía. Pero su retiro será pronto amenizado cuando entra en escena un vecino de la localidad. Se trata de un lugareño, antiguo teniente de caballería, de nombre Piotr Vasílich Krupitsyn, que le visita para arreglar una antigua disputa, entre los aldeanos de la localidad y la familia de nuestro protagonista. Como el temperamento de ambos hombres es pacífico y constructivo todo se arregla con facilidad, creciendo además entre los dos hombres una gran amistad. Una relación que a priori no parecería oportuna, porque las diferencias son notables entre ellos: Viazovnín es culto y elegante, Krupitsyn en cambio es poco ilustrado y desastrado en el vestir y en sus costumbres en general. Pese a todo ello, desde el primer momento crece entre ellos una gran amistad, y que les lleva a compartir su tiempo casi al completo. La vida ociosa y sin ambiciones de Víazovnín, preocupa en demasía a su reciente amigo, y éste algunos años mayor que él le propone buscarle una esposa, para así motivarle a cambiar de vida y buscar un propósito elevado que le haga florecer como hombre y terrateniente. El joven Víazovnín acepta la propuesta de éste, no sin echarle gran humor y escepticismo al asunto, pues él no ve la necesidad de contraer ningún compromiso para su tranquila e indolente vida. Pese a todo, la búsqueda de esposa se inicia, y los dos amigos comienzan a visitar a las candidatas que Krupitsyn encuentra para él. Unas visitas que resultarán de gran diversión para el futuro novio, y muy frustrantes para el casamentero, que no ve futuro halagüeño para su joven camarada. Este sentimiento poco satisfactorio se verá acrecentado cuando por fin Viazovnín cae rendido ante los humildes encantos de una joven de la localidad. ¿Será posible que esta muchacha cumpla el cometido que Krupitsyn cree necesario para hacer de Viazovnín un hombre completo?

Dos amigos es una preciosa historia de amor y amistad, una bucólica fábula que invita al lector a reflexionar sobre los peligros que tiene una vida ociosa y desocupada, sin verdaderos objetivos sólidos y duraderos en los que apoyarse cuando la vida cotidiana ataca el alma; y en la que la amistad juega el papel de contrapunto; la moraleja del cuento:

<Solo tenían una cosa en común: ambos eran lo que suele llamarse buenos chicos, sencillos. Krupitsyn había nacido así, mientras que Viazovnín se había convertido en uno. Además, ambos se distinguían porque tanto a uno como al otro no les gustaba especialmente nada, es decir, no sentían especial pasión o afición por nada.>

En esta preciosa novela encontramos además, como es habitual en la producción de Iván Turgenev, los arquetipos que distinguen por antonomasia su obra: el joven de clase alta ocioso y despreocupado; el alma campechana y humilde del hombre de la tierra, que representa la esencia del alma rusa noble aunque simplona y rancia; la mujer rica y prepotente, dotada de tanta cultura como arrogancia y vanidad, cualidades que da a todas sus anti-heroínas basadas en la figura de su propia madre, cuya imagen marcó tan negativamente la vida del joven Iván:

<Sofía Kirílovna no paró de hablar –solo en algún momento lanzó miradas significativas a los criados que servían-, y bebió vino de lo lindo, indicando además que en Inglaterra todas las damas lo tomaban, mientras que aquí se consideraba una falta de decoro.>

< (…) se puede ser descarada, se puede ser una persona leída, si es que la vida te ha vuelto así, se puede tener mundo, pero, ante todo, se debe ser una señora de la casa. (…)>

Y como no, en la novela  se respira también, esa melancolía de fondo que impregna la historia de principio a fin como una ensoñación, aunque la tristeza no hace mella en el lector, ya que nos es contada con gran ingenio y sentido del humor:

< (…) Administraba las cosas de la hacienda el ama de llaves, Makedonia, una mujer de mediana edad muy aplicada e incluso honrada, pero de manos poco afortunadas. Nada le salía bien: se le rompía la vajilla, la ropa blanca se le rasgaba, la comida o le quedaba poco hecha o se le quemaba. Piotr Vasílich la llamaba Calígula.>

Pushkin
Fuente: Wikipedia
Dos amigos es también, sin duda alguna, un homenaje de su autor a la gran literatura rusa, y a su gran representante Pushkin; padre y defensor de la llamada Alma rusa. Las referencias y paralelismos que esta novela guarda con Eugene Oneguin son múltiples y no se ocultan en ningún momento, sino que Turguénev hace alusión clara en varios momentos del libro, comparando a sus protagonistas con los de “el Onegin” de Pushkin:

<Viazovnín, por su parte, pensaba mirando la luna, que veía baja sobre la línea blanca del horizonte: “Esto también sale en Oneguín…”De cara redonda es ella, roja…”, ¡pero bueno es mi Lenski y buen Oneguin soy yo!>

Es sin duda una crítica mordaz, como fuera en tiempos también la obra de Pushkin, contra la decrépita atmósfera imperante entre la clase privilegiada, y las arcaicas costumbres de la tradición rusa. Una historia que pretende moralizar contra el tedio cultural y político que imperaba en la Rusia de Nicolás I, y que estaba necesitado de la apertura a occidente, según opinaba Turguénev.

Una obra de delicada belleza contada con una prosa cercana a la lírica de Pushkin. En la que  un duelo marca el destino de sus protagonistas, como también sucediera en Eugene Oneguin; clara alegoría asimismo a la muerte del gran poeta ruso, que falleció por una deuda de honor.

En cuanto a sus personajes, cabe decir, que todos ellos están pulcramente definidos y analizados psicológicamente. Son un carnaval de arquetipos de la literatura eslava: campesinos, siervos, viajantes, militares, estudiantes, damas refinadas y provincianas… De entre todos ellos quiero destacar mi favorito, que sin duda alguna es el humilde y bonachón Krupitsyn, ejemplo de sensatez pese a su poca formación.  Él es el “Pepito Grillo” de esta fábula, agravio comparativo con su elegante y soñador amigo Viazovnín. Krupitsyn trae a mi memoria, salvando las distancias, a mi querido Conde Bezújov de la magnífica novela Guerra y paz de Lev Tolstói. Ambos comparten el destino de caballero andante para la dama protagonista en la historia; y ambos representan el espíritu del amor, ese amor que traspasa las fronteras de lo romántico, para alcanzar mundos más eternos y verdaderos.

No quiero finalizaresta reseña, queridos lectores, sin antes mencionar la exquisitez de la edición que hoy os presento,  que pertenece a la colección Pequeños placeres de Ediciones Invisibles. Gracias a ellos he podido disfrutar de esta novela de amargo trasfondo y dulce final, que me ha llevado una vez más a amar la literatura de Iván Turguénev. Un escritor capaz de definir el amor con bravas y vehementes palabras, propias del corazón romántico de un artista:

< Es dulce ser la única fuente, la causa tiránica e inapelable de las grandes dichas y de la desesperación más honda de otro ser.> Primer amor (Turguénev, 1860)


Undine von Reinecke ♪



👉1ª Propuesta para el reto Mes del amor, organizado por el blog Libros que hay que leer



El autor por la editorial:


Fuente: Wikipedia
Considerado el más europeo de los escritores rusos, fue venerado por Flaubert y Henry James. Pero los novelistas rusos no lo tenían en tanta estima: Dostoyevski y Tolstói despreciaron públicamente sus obras, aunque no dudaron en pedirle dinero cuando ellos se arruinaron. Fue especialmente tempestuosa su relación con Tolstói, quien lo retó a un duelo que al final no llegó a celebrarse; los dos escritores estuvieron sin hablarse diecisiete años.


Fuentes de Información:


https://es.wikipedia.org/wiki/Iv%C3%A1n_Turgu%C3%A9nev

42 comentarios:

  1. Hola, guapa:
    me lo llevo anotado porque no pinta nada mal. Me apetece leer algo así.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto me alegra!
      Cuando la leas, no dejes de comentarme tu opinión.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. La recordaba vagamente de clase de literatura, ahora creo que hasta puede que la incluya en el reto de Clásicos 🤗 soy así de envidiosa 🤫😂😂😂
    Pedazo reseña hermosa.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, guapísima:
      Desde luego es una novela ideal para el reto de Clásicos, por su relevancia literaria, y la brevedad del texto.
      Sé que no eres envidiosa, y yo además me alegro de haberte traido a la memoria la belleza de este título.
      Un beso grande, y muy feliz jueves!!

      Eliminar
  3. Desde luego leerte me la ha hecho muy apetecible, lo meditaré que no paro de acumular novelas y me va a hacer falta una prórroga del reto de las Inquilinas para poder leerlas todas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No sabes cómo te entiendo con respecto a lo acumular títulos, no me da la vida a mí!
      Esta novela es muy breve, además de interesante y bonita. Sería una elección magnífica para el reto de las Inquilinas.
      Un abrazo, preciosa!!

      Eliminar
  4. Hola.
    Me esperaba la reseña de una novela romántica típica y me ha sorprendido gratamente al no ser así. Como ya te he comentado, los clásicos son una de mis asignaturas pendientes -aunque espero seguir animándome tras mi incursión con Doyle- y más los grandes de la literatura rusa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      No te apures con la incursión en los clásicos, en literatura cada género y libro tienen su momento. Si te decides a comenzar con los rusos, Turguénev es de los más amables para ello. Ya me contarás.
      Un abrazo, y muy feliz día!!

      Eliminar
  5. Parece una edición preciosa. Pienso que aparte del contenido es importante el continente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Sin duda, el contenido de un libro es lo más importante, pero yo opino igual que tú, la estética ayuda a amar lo que se tiene en las manos. :)
      Esta colección es maravillosa!!
      Un abrazo, y feliz jueves!!

      Eliminar
  6. A mí me gustó de Turguenev en su día Nido de nobles, ah y también Humo, pero hace tanto que las leí que ya no sé si ahora me seguirían pareciendo lo mismo.

    Gracias por el post, voraz lectora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Sin duda Turguénev tiene títulos increíbles, pero cada época tiene una visión sobre lo que leemos.
      Feliz día!!

      Eliminar
  7. Madremia (modo cotilla on) que se retó en duelo con Tolstoi, ¡no lo sabía! Sí que conocía sus más y sus menos por diferencias religiosas y morales, pero hasta ese punto... qué apasionados eran los románticos rusos, ¿verdad? Me encanta lo que nos cuentas de este librito y de la edición, creo que también la tengo traducida al catalán por Viena (petits plaers), así que optaré por esa. La comparación final con el personaje de Tolstoi me ha acabado de enamorar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica, y bienvenida:
      Se retó en duelo con Tolstói, pero se perdonaron, aunque estuviero muchos años sin hablarse.
      Sin duda estos rusos eran apasionantes, extremos, y muy líricos. Estos deseando conocer tus apreciaciones sobre el libro. Y que me digas tu opinión sobre el paralelismo del personaje, que como imaginas es filosófico...
      Un abrazo, preciosa, y gracias otra vez por visitarme!!

      Eliminar
  8. NO he leído nada del autor y, en general, me suele gustar mucho la literatura clásica rusa. De ésta me ha gustado todo: la temática y lo que cuentas de ella así que la dejo más que apuntada. Gracias por la reseña
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por organizar este reto tan particular!
      Estoy encantada por tener la oportunidad de hablar del amor fuera de los cánones comunes. Con Mes genérico del amor puedo reseñar títulos que me dan la ocasión de abrir fronteras a otros géneros fuera del romántico. Me lo estoy pasando genial.
      Un abrazo, preciosa!!

      Eliminar
  9. Holaa!! no lo conocía de nada pero suena muy, muy bien, así que me lo llevo apuntado para darle una oportunidad más adelante. Muy buena reseña, gracias por compartirla.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué genial! Espero que cuando la leas la disfrutes mucho y que vuelvas por aquí compartir tus impresiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Buenas noches, Undine:
    Lo cierto es que la cultura rusa tiene forma peculiar de ser trágica. Aunque también me los imagino serios y fríos al mismo tiempo son muy intensos y tienen un humor que me gusta. Leo mucho menos de lo que debería.
    Mira que llevarse mal con tu Tolstói, jeje.
    Me apunto esta historia que me parece accesible para empezar. A ver la que lían.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes norah:
      Yo creo que se llevaba mál con Tolstói, porque éste era...ya sabes tú, muy extremo :) Aún no le había llegado la etapa de amar a todos sus semejantes. Ya en serio, Tolstói tenía "sus ideas", y muy arraigadas. Turguénev no era firme en su filosofía, esto debía molestar mucho a Lev
      Esta novela te gustará mucho, es sencilla, pero grande en personajes y moraleja.
      Un abrazo grande, preciosa!!

      Eliminar
  11. Me encanta editorial que está recuperando clásicos que o bien los leímos obligados en el instituto o bien no hemos llegado a leer nunca,y ahora tenemos una oportunidad buenísima. Este lo tenía en mente pero tras leerte lo tengo clarisimo que lo leeré.
    Besitos y gracias por tu estupenda reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Yo no leí ninguna de estas obras, quizá porque eran historias tan cortitas que no se editaban en solitario. Pero sí he leído a todos los autores que Ediciones Invisibles está publicando en la colección Pequeños placeres. Yo estoy emocionada, porque todas las historias son francamente especiales.
      Me hace ilusión que leas Dos amigos, y estoy deseando conocer tus impresiones.
      Un abrazo, y muy feliz jueves!!

      Eliminar
  12. no conocía esta novela, no soy muy de clásicos aunque para las noches de verano alguno me leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Esta novela es ideal para llevar de viaje, o leerla en momentos perdidos. Su corta dimensión y su fluidez hacen de ella un clásico muy accesible.
      Si la lees en algún momento, no dejes de comentarme tu opinión.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Gracias por el descubrimiento de este libro, me has dejado con ganas de conocer más la historia y a esos personajes tan bien perfilados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Espe:
      ¡Gracias a ti por leerme y comentar tus impresiones!Espero que si llegas a leerla te guste tanto como a mí.
      Un abrazo fuerte!!

      Eliminar
  14. Hola preciosa!
    Pues la verdad es que no conocía el libro pero me parece una buena apuesta así que me lo llevo apuntado.
    Que tengas un lindo día.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:
      La verdad es que me ha encantado leer este Turguénev. Es una obra muy sencilla en forma, pero su fondo está plagado de ideas, todas ellas grandes. Además te contener unos personajes muy interesantes.
      Un abrazo, preciosa, y gracias por pasar a leerme!!

      Eliminar
  15. Cómo me gusta Turguénev y su prosa sugestiva y delicada, y como en el blog solo tengo reseñado "Diario de un hombre superfluo", precisamente "Nido de nobles", que lo nombras en la reseña, es uno de los libros que tengo apuntados para leer y reseñar más adelante en el reto de clásicos.

    Sabes que compartimos adoración por los rusos, y me encanta leerte lo que cuentas sobre ellos. "Dos amigos" no la tengo todavía pero caerá más pronto que tarde.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches MH:
      No dudes que Dos amigos te va a encantar. Es una obra muy cortita y humilde, pese a ello, lo tiene todo del espíritu de Turguénev.
      Compartimos rusos y muchas otas novelas, sabes que esperaré con mucho entusiasmo tu reseña de Nido de Nobles.
      Un beso, preciosa, y muy feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  16. Hola Undine!! Todavía no he leído nada de este autor, además, la editorial me encanta. Me interesa muchísimo lo que cuentas de esta novela. ¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches:
      ¡muchísimas gracias por tus palabras!
      No puedo más que recomendarte la novela, y al autor, por supuesto. En cuanto a Ediciones Invisibles, lo cierto es que están haciendo una gran labor con la colección Pequeños Placeres.
      Un beso, y feliz semana!!

      Eliminar
  17. ¡Holaaaa! Que reseña tan bonita y redonda te ha quedado. Me gustan mucho. Yo los rusos los tengo pendientes, siempre lo digo pero nunca hago nada aunque presiento que este año es el año que haga algo para pagar mi deuda con ellos. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Alejandra!
      Yo te animo a que comiences con novelas cortas de los rusos como ésta. Son mucho más accesibles de lo que pudieran parecer.
      Un abrazo, preciosa, y feliz semana!!

      Eliminar
  18. Como siempre aprendo tanto con tus reseñas, he salido pitando a anotar este título en mi lista de posibles. Creo que ya he confesado mis dificultades con la literatura rusa, pero nunca dejo de seguir intentándolo, así que espero hacerlo con esta novela. Lo único que me ha hecho torcer el gesto es ese arquetipo del rubio guapo, culto y elegante, y el moreno feo, rudo e inculto. Pero supongo que era la realidad de los "rusos blancos" frente a los campesinos. Y como siempre, gracias por tus estupendas reseñas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches.
      ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      A mí me pasó en el colegio con Crimen y castigo, tuvo que pasar el tiempo para que pudiera apreciar al autor y a la literatura rusa en general. Creo que ciertas lecturas tienen su momento, y que si las hacemos antes de tiempo no podemos disfrutarlas.
      Un abrazo grande, y ya me dirás si te ha gustado Dos amigos!!

      Eliminar
  19. Hola! Estas a tope con los rusos:) este me lo llevo anotado, no leo demasiados rusos y este no tiene mala pinta. Gracias, como siempre.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Jani:
      Es una novela que se lee muy bien, asi que no creo que te cueste esfuerzo. Ya me contarás si es así.
      Un beso grande, y gracias por leerme!!

      Eliminar
  20. me ha encantado tu reseña y todo lo que explicas que fue bastante además. Nunca he leído nada del autor y a decir verdad tengo un buen rato sin leerme ningun libro clásico asi que añadiré este a mi TBR y veré cuando lo leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchas gracias por tus palabras!
      Te animoa que empieces con la obra de Turguénev, que es muy accesible y agradable de leer. Dos amigos es un buen comienzo para conocer al autor.
      Un saludo, y bienvenida al blog!!

      Eliminar
  21. El otro día me hablaban precisamente de este autor. Yo no lo conocía. Me decían que tenía una capacidad brutal para, con cuatro pinceladas, retratar toda una acción. He llegado a tu blog de casualidad. Así que me quedo por aquí. No sé si conoces mi espacio. Puedes ver lo que hago en www.lecturapolis.com Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenosdías, Marisa:
      Bienvenida a Lecturas de Undine!! Conozco tu espacio de nombre, pero en un ratito me paso por él para conocerlo mejor.
      Yo he leído bastante de Turguénev, y te puedo asegurar que su prosa es maravillosa. Expresa cada sentimiento humano que se ve implicado en una escena. Si te estrenas con él estaré encantada de conocer tu opinión.
      Un abrazo, y gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar