miércoles, 3 de junio de 2020

RESEÑA: "EL BRAZALETE DE GRANATES", ALEKSANDR KUPRÍN


Fuente: Undine von Reinecke


Ficha Técnica:

Traducción: Marta Rebón

Editorial: Ediciones Invisibles

Colección: Pequeños placeres

Número de la colección: 6

Fecha de publicación: 25 mayo 2020

ISBN: 978-84-121000-3-7

Formato: 11,5 x 18

Páginas: 144

Encuadernación: rústica con solapas

PVP: 14.00 €

 

Sinopsis de la Editorial:

Desde hace un tiempo la princesa Vera recibe apasionadas cartas de amor de un hombre misterioso. Hasta el momento, no parece que deba inquietarse por ello. Sin embargo, de pronto el enamorado secreto da un paso más: el día del santo de la princesa le manda un brazalete de granates.

 

¿Quién es él y qué espera de la princesa? ¿Se trata de un loco o simplemente de un ferviente admirador que, en su arrebato pasional, ha perdido el sentido de la prudencia? Y, yendo todavía más allá, ¿existe eso que el enamorado misterioso llama «el amor verdadero», una pasión tan arrebatadora que solo aparece una vez cada mil años?

 


Propuesta musical para este Libro:


 Beethoven: Sonata Nº 2 in A major Op. 2-II Largo Appassionato



Lo que Undine piensa del libro:



<El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.> Oscar Wilde
 

La capacidad para recomponerse del ser humano es admirable, y dispone de la memoria para ayudarle. Quién en estos días tan difíciles y extraños  no  ha echado mano de sus mejores recuerdos para encontrar la deseada estabilidad: aquel amigo de la infancia, el triunfo en los estudios o el trabajo, aquel primer amor...Cada persona sabe a lo que recurrir para encontrar su  rincón de felicidad.

Pero, si hay algo que tengan en común nuestros recuerdos es la presencia de la música en ellos. Es difícil no encontrar un momento en nuestras vidas que no esté asociado a una melodía: una canción romántica, que nos recuerda el primer beso; un ritmo alegre, que nos hizo bailar un mágico verano; la pieza clásica maravillosa que escuchamos en algún lugar, y que nos cautivó de tal manera, que no paramos de buscar hasta identificarla. De este modo me enamoré yo de la música de Beethoven, un compositor al que admiraba desde muy niña por sus famosas obras, pero al que empecé a conocer de verdad gracias a Billy Joel y a su canción This night.

Escuché por primera vez This night a los quince años, cuando mi mejor amiga y yo cotilleábamos en la colección de discos de su hermano. Por aquel entonces, yo no sabía que aquella melodía estaba basada en el segundo maravilloso movimiento de una sonata para piano del compositor alemán. De ello me enteré casualmente años más tarde en una sesión de cine, escuchando la melodía  clásica que sonaba en el hilo musical de la sala, la cual me recordaba terriblemente a la canción de Billy Joel. Pregunté a mis amigos si conocían lo que estábamos escuchando, y alguien respondió que una sonata de Beethoven. Desde aquel día no paré de investigar, me fui comprando poco a poco los CD’s de las sonatas del famoso compositor, las cuales escuchaba nada más llegar a casa. Pero antes de terminar la colección la suerte quiso que viera una película, Amor inmortal (1994), cuya BSO incluía el segundo movimiento de la Sonata para piano n.º 8 en do menor, op. 13  de Ludwig van Beethoven, conocida como Sonata Pathétique. ¡Era la pieza que estaba buscando! Mi investigación había concluido, pero mi idilio con el músico no hacía más que comenzar, porque desde aquel momento sus composiciones han formado parte de la banda sonora de mi vida. Este 2020 está considerado el año Beethoven, por cumplirse el 250 aniversario de su nacimiento. Múltiples festejos en su nombre estaban programados, pero las fatídicas circunstancias actuales han impedido que así sea, frustrando las ilusiones de músicos y melómanos de todo el mundo.

Por ese motivo, cuando Ediciones Invisibles anunció la publicación de un título que comenzaba con un Largo Appassionato del gran compositor, todas aquellas emociones iniciales hacia aquel segundo movimiento de la Pathétique afloraron, y no dudé que se me había dado la oportunidad de hacer mi personal homenaje al gran alemán. Compositor, último suspiro del clasicismo y llave del romanticismo, que fue inspiración para el escritor ruso Aleksandr Kuprín el cual escribiría un precioso relato, El brazalete de granates, basando conceptualmente el argumento de la historia en torno a una de las sonatas para piano de Beethoven. Con ella abre el relato:



<Ludwig van Beethoven

Sonata para piano nº2, opus 2, nº 2

“Largo appassionato”>

 

<A mediados de agosto, antes de la luna nueva, de pronto arreció uno de esos horribles temporales tan característicos de la costa norte del mar Negro. Noche y día, se extendía pesadamente sobre la tierra y el mar una densa niebla, de modo que la enorme sirena del faro ululaba sin cesar, como un toro furioso. Caía una llovizna incesante de la mañana a la mañana, fina como el polvo de agua, que convertía los caminos y senderos de arcilla en un espeso y uniforme lodazal donde las carretas y los carruajes se quedaban largo tiempo encallados. Luego, desde la estepa, en el noroeste, empezó a soplar un feroz huracán; ante sus embates, las copas de los árboles se balanceaban y se mecían arriba y abajo como las olas durante una tormenta, y retumbaban los tejados de hierro de las dachas, como si alguien corriera sobre ellos con unas botas pesadas; los marcos de las ventanas temblaban, las puertas se cerraban de golpe y un aullido salvaje salía de las chimeneas. Varios barcos pesqueros se extraviaron en el mar, y dos de ellos no regresaron; no fue hasta al cabo de una semana cuando el mar arrojó, a diferentes puntos de la costa, los cadáveres de los pescadores.>
 

Con esta introducción tan dramática y expresionista, que podría protagonizar una exposición de estampas paisajísticas del romanticismo más exacerbado, nos sitúa Aleksandr  Kuprín en el lugar que comienza su historia. Presagiando tormentosos acontecimientos venideros. 

Nos encontramos a finales del verano en la costa norte del mar Negro. Las inclemencias del tiempo han dejado un panorama de desolación en el paisaje, ocasionando múltiples desastres a su paso. Consiguiendo con ello que todos los veraneantes huyan despavoridos a sus hogares invernales en la ciudad antes de finalizar la estación estival. Todos menos una dama, se trata de la heroína de nuestro relato, la princesa Vera Nikoláievna Sheina, esposa de un mariscal de la nobleza, que goza de muy buena posición social, pero cuyo coste de vida no puede mantener; un hombre al que aprecia y cuida como a un amigo más que como amante esposo. La princesa, que se ve imposibilitada a viajar a su casa por encontrarse ésta en obras, debe quedarse en su residencia veraniega pese a las inclemencias del tiempo. Pero la suerte está de su lado, puesto que el clima vuelve a ser misericordioso comenzando septiembre, coincidiendo con la celebración de su santo. Muy animada por la organización de los festejos de su onomástica, puesto que los invitados serán pocos y el coste de la celebración no será caro. Decide invitar a sus hermanos y a los amigos más íntimos.

Llegado el día de la fiesta, una cabalgata de personajes salidos de los anales de la historia rusa, y de sus salones de sociedad, se acercan a celebrar el día especial de la princesa Vera. Entre risas y conversaciones varias trascurre la velada de un acentuado carácter banal: cena, conversación, juego de cartas y mucha hilaridad superficial. Hasta que la recepción es discretamente interrumpida por una criada que anuncia la llegada de un mensajero con un paquete para su señora. La princesa muy intrigada se dirige a sus aposentos para comprobar de qué se trata, aunque tiene ciertas sospechas de la procedencia. Cuando Vera abre el regalo, descubre que se trata de un objeto de cuestionable buen gusto: un brazalete de oro con unos curiosos rubíes engarzados, una joya a la que acompaña una carta dando explicación del presente. Al leer el mensaje descubre que el regalo procede de un antiguo enamorado del que recibía cartas antes de su matrimonio, un hombre al que nunca conoció. Después de mucho tiempo sin saber de él, su devoto enamorado le pide que acepte ese regalo tan sólo como muestra de su amor y devoción. Vera, entre asustada e indignada por el atrevimiento del desconocido, decide consultar a su esposo y a su hermano cómo proceder en este caso, pues el temor a hacer el ridículo o a algo peor la invade. Pero antes de poder hacerlo, el general Anósov, un anciano muy querido por Vera, teorizará con ella sobre la verdad del amor. ¿Cómo afectarán estas palabras en la conciencia de la princesa?


El brazalete de granates es un bellísimo y bucólico relato que narra una trágica historia de amor. Un texto filosófico y artísticamente romántico, donde su autor analiza este sentimiento con apasionado fervor.


<El amor tiene que ser una tragedia. ¡El mayor misterio del mundo! Ningún bien material, ningún cálculo o ningún compromiso debería alterarlo.>


Un tratado que cuestiona el matrimonio y las razones que llevan a hombres y mujeres a unir sus vidas para siempre, sin prestar verdadera atención a la emoción en favor de lo prosaico. Un canto desesperado por encontrar respuestas a una vida vacía y superficial donde la rutina y la costumbre no dejan entrar la luz de la verdadera felicidad emocional e intelectual.


 < ¿Dónde está, el amor? ¿Un amor desinteresado, lleno de sacrificio, sin esperar recompensa alguna? ¿Ese sobre el que se dice "que ni la muerte puede separar"? ¿Sabes a cuál me refiero? ¿Ese amor por el que harías cualquier cosa, por el que darías la vida o te condenarías al tormento, que más que un esfuerzo es un motivo de alegría?>


Una fábula de preciosista factura y rico lenguaje, donde el protagonismo que adquieren las abundantes descripciones ayuda al lector a conectar con la profundidad de significado del texto. Pudiendo considerar esta breve novela como un original ensayo sobre lo moral, donde lo pictórico y lo musical adquieren vida propia y participan como una figura más en la historia.

Un bello y apasionante relato plagado de personajes tan interesantes como literarios, símbolos de una Rusia ya caduca a punto de desaparecer: petimetres, militares,  aristócratas, etc. Ellos son soporte para la atmósfera que Aleksandr Kuprín quiere crear. Gracias a ellos consigue satirizar esa sociedad banal, superficial y falta de valores sólidos en los que creer, propia de las civilizaciones a punto de fenecer.


<(...) un rico joven mundano, holgazán y juerguista llamado Vasiuchok, a quien todo el mundo conocía por ese apelativo afectuoso, muy apreciado en sociedad por su talento para cantar y recitar, así como para improvisar tableaux vivants, espectáculos y mercadillos benéficos; (...)>


En contrapunto encontramos a dos interesantes figuras, dos héroes románticos de leyenda: el general Anósov, que representa la conciencia lúcida y moral, apoyada en la experiencia; y el amante en la sombra de la princesa, símbolo de la pureza y del quimérico amor desinteresado. Ambos, cada uno en su faceta, simbolizan las virtudes a las que el gran poeta Pushkin cantara, y que representan lo mejor de la cultura rusa. A éste último, el padre de las letras rusas, rinde su pequeño momento de gloria Kuprín adjudicándole  dotes de mártir, clara referencia a la desaparición de ese mundo de romántica virtud al que quiere elogiar.


<Vera recordó que había visto la misma expresión de calma en las máscaras mortuorias de dos grandes mártires: Pushkin y Napoleón.>
 

Curioso esa comparación entre Pushkin y Napoleón, ¿verdad? Pero no es de extrañar, muchos fueron los artistas que admiraron las dotes de liderazgo del general francés, a quien vieron como emblema de libertad. Y Aleksandr Kuprín, como militar que fue, además de literato, no pudo verse libre de este influjo. Un hechizo que alcanzó también al gran compositor de la pieza musical con la que da inicio este relato, Ludwig van Beethoven. Un personaje histórico con el que el escritor guarda más de una conexión, puesto que la niñez de ambos no fue fácil, y ya se sabe cuánto afecta esto a la vida emocional. No es de extrañar que Kuprín se viera identificado con la obra del maestro de Bonn.

Os preguntaréis, ¿qué relevancia tiene esta sonata para piano en el relato? ¡Cómo explicarlo sin desvelar el gran misterio romántico que guarda esta historia! Tan sólo puedo decir que quienes tengan el acierto de escuchar este Largo Appassionato mientras leen la novela, comprenderán. Ya que, el carácter intimista y reflexivo de esta pieza, su ritmo lento y el cuidado con el que se detiene en cada nota dejan entrever el hilo de pensamiento de quienes la comparten, desvelando sus más íntimos y apasionados sentimientos. Algo así como una revelación, la misma que recibiera la princesa Vera Nikoláievna Sheina al escucharla. Haciendo con ello de El brazalete de granates un grandioso tributo filosófico a la música de Beethoven.

Escritores, músicos, pintores, cineastas... creativos de todos los tiempos se han visto atraídos durante doscientos cincuenta años por su sentimiento e intimismo y han querido evocar esa atmósfera que tanto emociona. Pero nadie como Aleksadr Kuprín ha conseguido hasta la fecha trasmitir el alma e intelecto de Ludwing van Beethoven con tanta emoción y clarividencia como en su relato. Reafirmando con él el mágico axioma del compositor.

 

<La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.> Ludwing van Beethoven

 


Undine von Reinecke ♪

 

 

El autor por la Editorial:


Alexandr Kuprín

(Penza,1870- Leningrado, 1938). Tuvo una vida como la de tantos otros escritores rusos de su época: empezó la carrera militar, pero la abandonó para dedicarse de lleno a la literatura. A principios del siglo XX le llegaron sus primeros éxitos, pero con el estallido de la Revolución, a cuyos principios no era afín, decidió exiliarse en Francia, donde la nostalgia lo llevó al alcoholismo. Cuando volvió a Rusia, era la sombra de lo que había sido. El brazalete de granates (1911) es su relato más conocido y también el más querido por los lectores rusos.

 

El Beethoven de Undine:

Comentaba al comienzo de esta reseña que desde niña admiraba al compositor de Bonn. Es difícil no hacerlo cuando se ha crecido escuchando su música por todas partes. Las primeras piezas que conocí son tan famosas que mencionarlas resulta reiterativo. Por eso, tan sólo haré referencia de las obras que me mencioné comenzando esta entrada, y alguna más de gran significado para mí. Os dejo los vídeos para que podáis escucharlas, junto con la canción de Billy joel a la que debo mi pasión por la música de Beethoven. 

Beethoven Sonata Pathetique- 2º mvt Adaggio Cantabile (Daniel baremboin)


Esta que habéis escuchado era la pieza de Beethoven que busqué desesperadamente y en la que se basó Billy Joel para su canción.

This night, Billy Joel 


5th Piano Concerto "Emperor" 

(no dejéis de escuchar el adagio del concierto, es algo sublime)




Podría seguir poniendo piezas musicales eternamente, pero no es la ocasión. Os invito a escuchar la integral de las sinfonías, como también sus cuartetos de cuerda, que son algo especial. Pero, especialmente os animo a que exploréis en el repertorio de este gran compositor, porque hallaréis la emoción hecha música. 


 

Fuentes de información:

Biografía de Alexander Kuprín por Biografías y vida

http://cmas.siu.buap.mx/portal_pprd/work/sites/filosofia/resources/PDFContent/760/017.pdf

 

 


34 comentarios:

  1. No lo conocía pero me ha gustado mucho lo que nos has contado así que lo apunto, sin duda
    Muchas gracias por esta estupenda reseña
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué genial! Cuando lo leas, no dejes de contarme tus impreiones.
      Un besazo y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  2. Buenos días, Undine:
    Creo que ya lo hemos comentado, sin música no podemos vivir, es el arte más inmediato, no necesitas nada para entenderlo. Y si hablamos de recuerdos creo que la canción te hace revivir el momento con mucha más intensidad que cualquier fotografía.
    Qué bonita la historia de la canción, no conocía la "versión" de Billy Joel.
    Respecto al libro, la verdad es que solo por lo bonito que es ya merece la pena apuntarlo y veremos qué tiene que decir sobre el amor.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      Creo que ambas entendemos la vida musicalmente, en toda su concepción. Es algo maravilloso vivir dentro de la música!!
      Con respecto al libro, es maravillosa la edición, la traducción y la historia. No puedo recomendártelo más.
      Creo que Ediciones Invisibles está haciendo una labor extraordinaria con la publicación de estos tesoros de la colección Pequeños Placeres. Es una manera genial de acercar al lector contemporáneo los clásicos.
      Un beso grande y mil gracias por estar siempre presente en Lecturas de Undine!! <3

      Eliminar
  3. El libro es sí mismo ya da ganas de tenerlo. La historia que cuenta me parece atractiva, esa variedad de personajes en muy apetecible.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inés:
      ¿Verdad que esta edición es preciosa? El otro día habla con mi hija de el acierto editorial del diseño de esta colección Pequeños Placeres. Cada libro tiene propia personalidad, pero guarda correspondencia con el resto de la colección.
      Sobre el relato, yo no puedo más que decir maravillas. He encontrado una profundidad tan grande en él, que aún me emociono al recordarlo.
      Un beso grande y mil gracias por pasar a visitarme!!

      Eliminar
  4. Milady,
    Bien cierto es, que llevar nuestra mente en determinados momentos difíciles a lugares seguros de nuestra infancia o juventud, nos da tranquilidad y nos despierta sonrisas. La música es importantísima. Yo me enamoré desde bien pequeña del Rock primero,el swing, y el jazz después, me fascinaba, ese aparente descontrol de notas, instrumentos y melodías me hacía volar.
    También tuve mi etapa Billy Joel 😉
    Del libro ya sabes, me atrapó ya nada más verlo y ahora lo quiero y lo quiero ya 🤫
    Qué maravilla leerte siempre y compartir estos tesoros.

    Mil besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yolanda:
      Yo siempre he sido una melómana global.Quiero decir, que siempre me han gustado todos los géneros. He tenido etapas en que he escuchado más unas músicas que otras, pero la clásica siempre ha estado presente durante mi vida. Beethoven es junto con Bach un compositor al que recurro en todo momento.
      Sobre El brazalete de granates...Kuprín demuestra en él la capacidad más sublime de conectar con lo emocional.
      Un beso grande, preciosa, el placer es mío al tenerte por aquí de visita!!

      Eliminar
  5. Hola.
    Respecto al libro me atrae la ambientación pero que se trate de una historia romántica me echa muchísimo para atrás, lo siento pero no puedo con ellas.
    Del maestro Beethoven qué decir que no se haya dicho ya, fue un genio aunque su sinfonía nº 29 se me atravesó hasta el día de hoy que soy incapaz de tocarla como es debido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      A ver, no es novela de género romántico per se, sino más bién trata sobre un tema del romanticismo platónico. Es muy intelectual. No sé si te refiere a este género o a las novelas de amor. Espero haberte aclarado un poco más el tema.
      ¿Eres músico? ¿Te refieres a la 9ª, o a la sonata Hammerklavier para piano? ¡Qué envidia que me das! Cuéntame más cosas de tu experiencia.
      Un beso grande!!

      Eliminar
    2. Hola.
      Gracias por la aclaración pero tengo un problema enorme con las novelas de amor en general, bien sea platónico o explícito, no sé el porqué pero no las disfruto nada. Rara que es una.
      No me dedico a la música profesionalmente pero sí estudié en el conservatorio piano y tuba. Sí, también es conocida como Hammerklavier y me resulta muy difícil de tocar porque es una pieza larga y con una velocidad muy concreta que nunca he conseguido lograr. Pero bueno, también tengo que reconocer que soy más de Chopin.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Buenas noches:
      A mí tampoco me agradan por igual todos los géneros. Es más, algunos ni los toco. Si no te gustan las historias donde se hable de amor, pues no pasa nada.
      Con respecto a la Hammerklavier, siempre he oído que es la sonata más difícil de Beethoven, no me extraña que sientas que no llegas a tocarla a la perfección. Un amigo mío es pianista profesional y cada x tiempo se pone con ella. A mí me encanta escuchársela, pero él siempre le da otra vuelta de tuerca.
      Repito lo que te decía el otro día, me dan mucha envidia tus experiencias musicales.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Hola, hola.
    Pues como casi todas las lecturas que nos propones, esta tampoco la he leído pero como casi todas las lecturas que nos traes, la anoto para cuando tenga un hueco y pueda leerla.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que te haya gustado! Estoy deseando que lo leas y me comentes tus impresiones.
      Un beso grande y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  7. Hola preciosa!
    Aunque me repita mucho la verdad es que siempre es un placer pasarse por aquí y ver las propuestas de lectura que nos traes, me ha encantado la reseña aunque de momento no es un libro que vaya a leer pero no negaré que se ve super interesante.
    Que tengas una bonita semana, lo que queda de ella.


    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Violeta:
      No resultas repetitiva, sino adorable. ¡Mil gracias por leerme con tanto cariño! Aunque no leas el libro inmediatamente, si te recomiendo que no lo olvides, porque es tan precioso que sé te maravillará.
      Un beso grande y muy feliz semana para ti también!!

      Eliminar
  8. Conocía la canción de Billy Joel pero no sabía que se inspirara en una de las sonatas de Bethoven. He disfrutado muchísimo hoy con tu entrada. Por el descubrimiento que me has hecho de esta novela, que me la apunto sin dudar. Y por todas las piezas musicales que nos has dejado de este grande. El concierto me lo guardo para escucharlo mañana más tranquilamente. ¡Gracias!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:
      ¡Cómo me alegra que te haya gustado mi entrada! Creo que hasta el momento es la menos literaria que he escrito, pero en su defecto me he volcado personalmente; la he escrito desde el corazón. Por eso tus palabras me emocionan.
      Espero que el concierto te gustara y que ese segundo movimiento te inspire para siempre, como me ocurre a mí.
      Un abrazo grande y muy feliz fin de semana!!

      Eliminar
  9. Holaa!! me encanta esa portada, es preciosa. Sobre la historia, no suena nada mal, así que me lo llevo apuntado. Gracias por la entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que la cubierta es una preciosidad? Toda la colección de Pequeños Placeres de Ediciones invisibles es así de bonita, y sus títulos son tesoros auténticos.
      Un beso grande y gracias por visitarme!!

      Eliminar
  10. Kuprín, Pushkin, Napoleón y Beethoven, son puro romanticismo!! Libertad, pasión, naturaleza desatada, muerte,... los románticos rusos siempre han sido los más desgarrados, y para muestra el inicio de "El brazalete de granates". Me gusta mucho todo lo que nos cuentas, así que me llevo este relato (además la edición de Viena es tan preciosa siempre), pero sobre todo me ha encantado la historia de tu investigación musical y la serendipia de Beethoven ;-) Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Bueno, yo he hablado de romanticismo, porque el relato se acerca muchísimo a este movimiento, pero debería haber especificado que Kuprín es un autor que por fecha de nacimiento y muerte no pertenece a la época. No obstante, guarda tanta relación con los personajes a los que hace referencia, incluyendo Pushkin, que no pude más que compararlo con ellos.
      Comparto contigo la adoración y encaprichamiento por las ediciones de Viena y su sello Ediciones Invisibles. Cada libro de Pequeños placeres es una joya para regalar y disfrutar.
      Un beso grande, y mil gracias por tu visita!!

      Eliminar
  11. L-o N-e-c-e-s-i-t-o así de claro. Gracias por crearme más necesidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      De verdad que no podría recomendárselo más a una persona que aprecia los clásicos, la buena literatura y la música. Este relato es sublime.
      Un beso grande y gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  12. Hola Undine: tengo que leerlo. Sí, sí me has creado total necesidad, y qué decir tiene las joyas que va publicando esta editorial, me encantan.
    Un besito y enhorabuena por tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría que te haya gustado!
      Ya me contarás qué te ha parecido cuando lo leas.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Hola!No sabia lo de Billy Joel.me encanta cuando en una entrada se hacen mención de estos datos .ni que hablar de Beethoven.
    Excelente trabajo.excelencia en cada letra.gracias!
    La tendré en cuenta.vale mucho la pena una lectura así.
    Saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches:
      ¡Muchísimas gracias por tus amables palabras!
      A mí me encanta todo lo que aprendo con los libros. Unos datos te llevan a otros y así la cultura se amplia, ya sea literaria o de cualquier otro tema.
      Si finalmente lees este relato, espero que lo disfrutes tanto como yo.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Hola Undine!! Desconocía por completo esta novela y me has dejado con muchas ganas de leerla. Me alegro de que hayas disfrutado con su lectura. Es un género que me encanta, así que tomo buena nota de tu experiencia lectora. ¡Gran reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      Espero que cuando leas el relato su magia te invada como a mí.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  15. Hola Undine, vaya joyita que nos traes hoy. Cuando veo un libro interesante, inmediatamente le echo un ojo a la editorial. Esta no la conocía para nada, así que, indagaré más. Lo que cuentas del libro, con esa variedad de personajes, me resulta muy tentador y, si encima lo acompañas de estos temas musicales, el placer de pasar por aquí aumenta. Muchas gracias por tus estupendas reseñas y por descubrirnos libros que son totalmente desconocidos para mí. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Marisa:
      Desde ya te digo que debes conocer la colección Pequeños Placeres de Ediciones Invisibles. Por el momento han editado seis título, todos ellos maravillosos.Ya me contarás cuando los descubras.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por pasar a leerme!!

      Eliminar