miércoles, 22 de abril de 2020

RESEÑA: "EL HOMBRE TRANQUILO", MAURICE WALSH


Fuente: Undine von Reinecke

 

Fichas Técnica:

Editorial: Reino de Cordelia

Colección: Literatura     

Autor: Maurice Walsh  

Páginas: 400

Formato: 13 x 20 rústica con sobrecubierta y cuadernillos cosidos

ISBN: 13 978-84-939974-9-6

Traductores: Susana Carral

Edición:  2ª

Prólogo: Javier Reverte

 

Sinopsis de la Editorial:

En 1933 el escritor irlandés Maurice Walsh atrajo la atención del director John Ford, al publicar en Estados Unidos El hombre tranquilo. La historia del boxeador norteamericano que regresa a su Irlanda natal para hallar la paz, y la encuentra en brazos de una mujer pelirroja de fuerte carácter, sería llevada al cine en 1952, protagonizada por John Wayne y Maureen O’Hara. Hoy, sesenta años después, el éxito de la película —uno de los grandes títulos de Ford— ha ensombrecido la novela en la que se inspiró, un bestseller internacional hasta ahora inédito en España. Aquí está la historia de amor entre el hombre tranquilo y la joven pelirroja, pero hay mucho más: una naturaleza exuberante donde pervive la leyenda, y la amistad de un grupo de hombres y mujeres que han luchado en el IRA por la independencia de su país.

 

Propuesta Musical para este Libro:

The Quite Man 1952 music by Victor Young


Lo que Undine piensa del libro:

Siempre me he declarado ferviente admiradora del séptimo arte, pero no creo haber sido completamente veraz al hacer esta afirmación. ¿Cómo puede alguien aseverar que es aficionado al cine si hace tiempo que no visita una sala cinematográfica? Y pese a ello, así es. Lo que ocurre es que soy fiel a mis principios estéticos, basados en una aguda búsqueda de la belleza y profundidad de significado. Unas máximas que adquirí siendo muy joven cuando la televisión aun cumplía con cierto carácter educativo, y premiaba a los telespectadores con buenas películas y programas de calidad dedicados al cine. En aquellos tiempos nadie desconocía nombres de actores como los de Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Laurence Olivier y Vivien Leigh; o de directores como Billy Wilder o  Anthony Mann.  Auténticas estrellas del firmamento cinematográfico, que aunque pertenecían a un pasado reciente, seguían siendo los cimientos firmes del género artístico al que pertenecían, y cuyos trabajos continuaban proyectándose en las salas del mundo entero tiempo después de desaparecer. Estos iconos del séptimo arte eran algo así como lo fueran Diego de Velázquez para los pintores, o Johann Sebastian Bach para los compositores románticos. Todos ellos artistas a su vez que, antes de crear sus propias obras, dedicaron tiempo a estudiar con humildad y respeto las creaciones de quienes los precedieron tan brillantemente. Un proceso, el del estudio y veneración por los maestros, que ya ha dejado de considerarse necesario en nuestra sociedad, siguiéndose ahora otras pautas  creativas más lucrativas, como lo son el sensacionalismo emocional o tecnológico. Lo artístico y artesanal no tiene cabida en la actualidad, por ser demasiado caro y lento su proceso; la inmediatez de nuestro mundo demanda productos rápidos y efímeros, generalmente. Si esto es así, ¿podríamos seguir llamando al cine el séptimo arte? Yo no lo sé, lo que sí puedo afirmar es que la diferencia entre una obra de arte duradera y lo que denominamos un buen trabajo es evidente y se demuestra sin esfuerzo, en mi opinión. Una realidad que en estos días he podido experimentar llevada por la necesidad de encontrar mi “rincón tranquilo” dentro de este confinamiento trágico, que amenaza con robarnos la serenidad. La búsqueda del placer y sosiego que ofrece la contemplación de la belleza me llevaron a disfrutar de veladas de cine clásico. Pero no lo hice en solitario, no. Cada noche  me he visto acompañada por una persona muy joven, que asombrada por la grandeza de las películas que hemos visto, se ha unido de por vida a las filas del ejército de amantes del cine clásico: ni las redes sociales ni la telebasura han podido competir contra Alfred Hitchcock y Cary Grant, entre otros. El esplendor del buen arte deja satisfecho al espectador exigente.

En esta atmósfera mágica provocada por el buen cine me encontraba yo, cuando la necesidad de elegir una nueva lectura me llevó a recordar un título que llevaba mucho tiempo en mi biblioteca personal, y que compré impulsada por el recuerdo de una película que me fascinó cuando la descubrí. Me refiero a El hombre tranquilo, una novela escrita por el irlandés Maurice Walsh en 1933, y que John Ford llevó al cine en 1952. Una obra de éxito mundial, cuyo título original era Green Rushes, y que Reino de Cordelia publicó por vez primera en nuestro país en 2012 con el título de uno de sus relatos, el que da título a la adaptación cinematográfica. Una estupenda edición, que contiene una formidable introducción firmada por Javier Reverte, y una guía de personajes que facilitan al lector la navegación por las páginas del libro.

La novela comienza así:


<Nuala Kierley  -entonces aún era Nuala O’Carroll- se había educado al Este, en la frontera de Tipperary, una buena tierra para la cría de caballos. En cuanto dio sus primeros pasos, aprendió a montar a pelo asnos, mulos, ponis y ya en la adolescencia cualquier caballo al que pudiera retener mientras cinchaba la silla. A los diecisiete años era la mejor amazona de Munster, que es como decir del mundo. Así fue como conoció a Martin Kierley.>
 

¿Quién es Nuala Kierley? Nuala Kierley es el personaje principal del relato que da comienzo al libro, y que Maurice Walsh utiliza como prólogo de éste. Una introducción intensa, dramática y muy romántica, en el más amplio sentido de la palabra, que tan sólo ocupa siete páginas. En ellas se nos hace viajar a la Guerra de la Independencia irlandesa (1919-1921), en la que se enfrentaron el Ejército Republicano Irlandés (IRA) y las fuerzas de seguridad inglesas asentadas en Irlanda. Los acontecimientos que se nos relatan cuentan una historia de espionaje al más puro estilo Mata Hari, que pone a prueba el fervor patriótico y los límites morales como mujer  de una Nuala Kierley obligada a actuar como militante del Ira. Un relato magníficamente narrado en breves páginas, que secuestra al lector desde el comienzo y le lleva a meterse en el libro con verdadero entusiasmo. La persona de Nuala planeará por el espíritu del libro constantemente. Si queréis leer la historia completa podéis hacerlo aquí 

Y tras leer esta emocionante y tremenda historia del prólogo, nos sumergimos en el libro de lleno. Un texto que está estructurado en cinco partes, que podrían leerse de manera individual cada una de ellas, pero que todas juntas conforman una apasionante y gran historia evocadora del nacionalismo irlandés, en la que convergen una serie de personajes, presentes en mayor o menor medida durante todo el libro, protagonizando cada uno de ellos alguna de las historias que aquí se narran. Un conjunto de figuras bellamente perfiladas, sacadas de los pueblos y las calles irlandesas para dar testimonio del carácter de un pueblo luchador y fiel a su cultura, el irlandés.

De este modo, en Y llegó la hija del capitán, se nos cuenta la historia de Owen Jordan, un norteamericano de origen irlandés, que viaja a la tierra de sus antepasados tras participar en la Gran Guerra, para luchar junto a los militantes del IRA. Jordan es un doctor en medicina, que milita en  las filas irlandesas en honor a su padre, un feniano (perteneciente al movimiento de liberación de Irlanda) que fue víctima del poder inglés. El buen doctor se esconde junto a sus compañeros de la columna ligera en la granja de Sean Glynn, un terrateniente que guarda buena amistad con las autoridades inglesas en su comarca del sur, pero que ocupa un lugar importante como agente de inteligencia en el IRA. Desde su escondrijo para descansar, los guerrilleros irlandeses planean sus ataques a las fuerzas británicas en la localidad cercana. En una de las escaramuzas Owen Jordan se verá obligado a entrar en contacto con la hermana del  jefe de las fuerzas enemigas, un hombre de las tierras altas escocesas que se debate en el dilema de ser fiel a su honor o hacer cumplir la ley. Una bella narración en la que los sentimientos de patriotismo y lealtad a los altos principios defendidos en tiempos revueltos, se enfrentan al poder del amor. Un texto de magistral y fluida factura con pasajes de bucólica belleza.


<Me puse filosófico. No era de los que atraía a las mujeres. Me conocía bien: era el cachorro impar de mi camada y la desalmada madre naturaleza no me echaría de menos si una bala de los Black-and-Tans daba conmigo>


En el segundo de los relatos, Al otro lado de la frontera, Maurice Walsh nos cuenta la historia de Sean Glynn, el agente secreto del IRA que escondía a los guerrilleros en sus tierras. La narración nos lleva al momento después en el que se firma la tregua entre las fuerzas inglesas e irlandesas. Pero para Sean Glynn no hay descanso en la paz, es un hombre atormentado por la culpa. Involucrado en las acciones que se narran en el prólogo del libro, se siente responsable del terrible destino de Nuala Kierley, heroína y agente del IRA. Glynn vive recluido en sus tierras trabajando de día y emborrachándose de noche. Esta conducta preocupa a sus fieles amigos, que se ven incapacitados para ayudarlo. Pero un día recibe la visita de su amigo escocés y, antiguo enemigo de las fuerzas inglesas, el capitán Archibald MacDonald. Este astuto hombre de las tierras altas conseguirá encontrar una salida a los males que aquejan al protagonista. Un relato que refleja el poder que ejercen la verdadera amistad y el amor para curar un corazón roto. Donde encontraremos además pasajes que nos hablan de las tradiciones de la Irlanda más ancestral.


<En Noche buena, al caer la noche, el hombre de la casa enciende unas velas grandes como su brazo en todas las ventanas. Deben arder toda la noche y ninguna se apaga antes de la primera misa de la mañana de Navidad. Es para alumbrar a la Madre de Dios en sus momentos de necesidad.>


Una preciosa historia en la que se nos presenta también a un personaje muy esperado por el lector, Paddy Bawn Enright, “el hombre tranquilo” que da título al libro y a la famosa adaptación cinematográfica.


<Lo reconocí enseguida: los ojos azules hundidos bajo las cejas pobladas y aquel rostro serio, extrañamente inmóvil, del boxeador. Había formado parte de la columna ligera de Hugh Forbes y era uno de los mejores. Sus amigos lo llamaban -medio en broma y con cariño- el hombre tranquilo, porque después de una docena de años frenéticos como boxeador profesional en Estados Unidos, había vuelto a casa en busca de un lugar tranquilo en el que echar raíces…y no lo encontraba. ¿Lo habría encontrado ya?>


Llegamos al momento esperado del libro, ese relato que nos hizo a muchos comprar esta maravilla que estoy reseñando: El hombre tranquilo. Como decía anteriormente, Paddy Bawn Enright es “nuestro hombre tranquilo”. Un hombre que emigró a Estados Unidos, donde trabajó en los altos hornos y consiguió hacerse famoso como boxeador. Cansado de esa vida regresa a Irlanda esperando encontrar un lugar donde poder vivir en paz. Los acontecimientos le llevarán a militar en las filas del ejército del IRA. Pero tras el armisticio, y una vez rescatado Sean Glynn de su tormento, Paddy viaja hasta su tierra. Al llegar allí comprobará que las posesiones familiares le han sido expoliadas. Pese a ello, decide no entrar en conflicto con el hombre que las posee y se compra un pequeño terreno en el que pasa sus días pacíficamente. Pero la diosa fortuna, o la Madre Eire, le hacen enamorarse de Ellen Roe O’Danaher, hermana del hombre que se quedó con su heredad. Sin ninguna esperanza de ser correspondido en su amor, Paddy continúa con su sencilla vida. Más el destino le pone ante él la posibilidad de casarse con la mujer soñada. ¿Conseguirán Paddy y su bondadoso corazón vencer las barreras del odio y la ambición, para conquistar a su gran amor? El hombre tranquilo es un tierno relato que varía argumentalmente sobre su adaptación cinematográfica, pero no en su esencia. En ambos se hace patente los valores morales que representa Paddy Bawn: fidelidad, honradez, generosidad y fortaleza.

Una historia llena de inteligencia, ingenio y humor, con un héroe capaz de vencer con su cerebro a quienes van por la vida avasallando con la fuerza bruta. En mi opinión, representa una alegoría al eterno enfrentamiento en tierras irlandesas entre nativos e ingleses, pese a que estos últimos no aparecen en la historia.


<Soy Patrick Enright, de Knockanore Hill. ¿Hay algún O’Danaher entre vosotros que se tenga por mejor hombre? ¡Que venga aquí!>

 

Y llegamos al cuarto relato del libro, La joven pelirroja. En esta historia Walsh nos relata muy audazmente cómo eran las relaciones entre ingleses  e irlandeses en los tiempos posteriores a la guerra. Nos encontramos en un hotel de descanso regentado por Michael Flynn y su tío, antiguos combatientes del Ira. En el hotel conviven pacíficamente viejos enemigos implicados en la guerra de la independencia. Militares y mujeres de sus familias, que pasan las vacaciones estivales en perfecta armonía, jugando a las cartas y pescando en el río. Pero la llegada de un enigmático personaje norteamericano de apellido irlandés pone en alerta a todos los inquilinos, que no se fían del desconocido. La joven pelirroja es una interesante fábula llena de energía nacionalista. Con ella Maurice Walsh quiere insinuar, que pese a la paz, las fuerzas liberadoras irlandesas siguen activas, y que la armonía aparente es tan solo un juego de despiste al inglés. A través de una mágica leyenda ancestral, cuya protagonista es una joven pelirroja que anuncia la muerte segura a quienes se la encuentren, nos narra dos románticas historias de amor, que no ocultan la verdadera intención de su autor: asegurar que el espíritu patriótico sólo está en letargo esperando el momento de volverse a levantar. Y todo ello en un entorno mágico y bellísimo donde un castillo en ruinas esconde mucho más de lo que parece.


<Ustedes son quienes más saben de disparates. -El otro utilizaba el desprecio sin disimulos. Con un gesto de la mano armada los incluyó a todos- . Viven engañados, pasando el tiempo en un mundo ficticio. Flynn y yo somos los únicos seres reales, porque vivimos por algo  que puede acabar con nosotros, trabajamos en la clandestinidad (…)>
 

Y llegamos al relato final, Dublín, ciudad perversa. Este cuento nos revelará qué ocurrió con Nuala Kierley, personaje que protagonizó la dramática historia del prólogo. Aunque Nuala está presente en todos los relatos del libro, entristeciendo y atormentando a todos los protagonistas de las historias que conforman el libro, por la duda y la culpa que todos sienten por su desaparición. No será hasta llegar al final del mismo que conoceremos su devenir y destino final. Un sino que podría depararle la felicidad, si juega bien sus cartas, junto al hombre que fue fiel amigo de los guerrilleros irlandeses. Una romántica fábula que esconde la esperanza de un sueño, un ideal: la victoria final de Irlanda.


<Era la mujer errante, Erin, la representación femenina de Irlanda: errante, desamparada, vencida, pero nunca perdida.>


El hombre tranquilo, el libro, me ha impresionado. ¡Con cuanta sencillez y maestría, Maurice Walsh construye esta gran novela! Como una araña teje su tela, el escritor construye poco a poco seis historias entrelazadas, que son una sola en espíritu. Una obra de arte de la narrativa al servicio de la intención de su autor: elevar la voz de su patria, para que se conozca el espíritu de su nación en el mundo entero. Un alegato nacionalista y guerrero, de bellísima factura y fluida lectura, que eleva un cántico de esperanza y libertad a cada rincón de las tierras irlandesas. Y todo ello, a través de bonitos cuentos de amor, protagonizados por bellas y fuertes mujeres, símbolos de la  diosa Erin (Irlanda), y hombres valerosos e inteligentes, capaces de vencer con su ingenio a cualquier gigante.


<La historia no buscaba dar a entender simbolismo alguno, pero la niña errante, la mujer errante, era esa que los irlandeses conocían como la personificación femenina de Irlanda, la mujer Erin, que tenía muchos otros nombres.>
 

Una novela apasionante llena de riqueza cultural, de paisajes maravillosos, donde el lector se puede perder entre ríos caudalosos de rica pesca, bosques frondosos, colinas bucólicas, castillos legendarios, ancestrales leyendas, y combates de boxeo callejero. Dibujados con un estilo cercano, pero irreprochable. Todo en favor de una misión: despertar el fervor y el amor por Irlanda.


<El lugar secreto de vuestros corazones al que ninguna mujer puede llegar, solo la mujer Erin>


Y aquí dejo ya esta entrada dedicada a una bellísima novela ante la que he caído rendida, como también lo hizo en 1933 el gran director de cine John Ford, quien compró los derechos de El hombre tranquilo a Maurice Walsh por una cifra irrisoria. De todo ello nos habla en la interesante introducción del libro Javier Reverte, a quien quiero felicitar por su brillante trabajo, que os invito a conocer. En esta introducción, que nos habla del sentimiento nacionalista de Maurice Walsh, de sus orígenes, de su entorno infantil, y de cómo  éste influyó en su obra, de su inspiración para escribir el libro, y de cómo la licencia poética de Ford le costó un gran disgusto al escritor. En ella también se nos reta a los lectores a posicionarnos; Reverte nos invita a contestar a una comprometida pregunta: ¿Somos partidarios del personaje representado en la película por Jon Wayne, o por lo contrario preferimos al carismático Paddy Bawn Enright de Maurice Walsh? Le voy a contestar, señor Reverte, yo siempre elijo lo genuino.

 

<La originalidad consiste en volver al origen; así pues, original es aquello que vuelve a la simplicidad de las primeras soluciones.> Antonio Gaudí
 

 

Undine von Reinecke

 

 

 

El autor por la Editorial:

Fuente: Editorial Reino de Cordelia 

Maurice Walsh

(Ballydonoghue, condado de Kerry, 1879 – Blackrock, Dublín 1964)

Ha pasado a la historia por ser el autor de El hombre tranquilo, muy popular por la versión cinematográfica que dirigió John Ford, con John Wayne y Maureen O’Hara como protagonistas. Nacido en el ámbito rural, su padre le inculcó el amor por los libros, los caballos y las viejas historias de la tradición oral irlandesa. Asistió a la escuela de Lisselton y se preparó para ser funcionario público en el St. Michael’s College de Listowel. En 1901 fue enviado a Escocia para incorporarse al Servicio de Aduanas e Impuestos Especiales y allí comenzó a publicar sus primeros trabajos literarios en el Irish Emerald. Cuando en 1922 se proclamó el Estado Libre de Irlanda fue trasladado a Dublín. En esa etapa escribió su primera gran obra, The Key Above the Door, que sería muy celebraba por James Matthew Barrie, el creador de Peter Pan. Maurice Walsh abandonó la función pública en 1933 para dedicarse por completo a la literatura. Ese mismo año apareció en la revista norteamericana The Saturday Evening Post la primera historia de El hombre tranquilo, el libro que le daría fama internacional. Entre el resto de sus obra destacan The Road to Nowhere (1934), The Spanish Lady (1943), A Strange Woman’s Daughter (1954) y Danger Under the Moon (1956). Maurice Walsh fue un destacado nacionalista irlandés, algo que se refleja en todas sus obras. A su funeral asistió el por entonces presidente de Irlanda, Éamon de Valera, autor de la Constitución irlandesa.


EL Hombre Tranquilo, la película:

Aconsejo a quienes tengan interés en conocer más sobre esta adaptación a la gran pantalla ver el programa que dedicó el gran José Luis Garci a ella, en su estupendo espacio Qué grande es el cine, del que yo siempre he sido una fiel seguidora mientras estuvo en emisión. Os dejo el primero de los seis vídeos del programa, que enlaza al resto de ellos.


38 comentarios:

  1. Sí, efectivamente, yo conozco la película pero ni idea de la existencia de este libro. Gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Si algún día decides leer el libro, no dudes en pasar por aquí y dejar tu pinión.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Bon día guapetona!

    Yo vi la película varias veces hasta dar el paso de leer el libro; mí exmarido era fan absoluto del filme y siempre decía que un día leería el libro...y lo leí yo antes que él 😂
    Sabes que me encantan los relatos, y tengo que decir que disfruté más el libro que la peli, relato a relato profundizas más en la polémica y como decían en el Clan de los Irlandeses, "el asunto irlandés" 😁

    Buenísima reseña bombón.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      A mí me ha ocurrido igual que a ti. He visto muchas veces la película, de la que he sido fan muchos años. Pese a seguir adorándola, el libro me ha gustado mucho más.
      Siempre coincidimos :)
      Un abrazo grandísimo, y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  3. Buenas tardes, Undine:
    Hoy vengo a la sobremesa. Pues has nombrado mi programa de cine favorito, quién lo pillara ahora ¿verdad? En Versión española trataban de hacer algo parecido pero no es lo mismo. Justo el mes pasado vi el del Gatopardo aunque no acabé de ver la peli.
    El cine clásico tiene algo mágico y especial. Sin tanto recurso tenían que esforzarse en contar una buena historia y conseguir una estética que hiciera soñar al espectador. Como decía una directora que tuve, vivimos en la época de aprenda inglés en 7 días. Son pocos los que piensan en carreras a largo plazo, trabajadas desde el principio y con muchísimo más esfuerzo que suerte.
    Pienso que se sigue haciendo buen cine, que Eastwood nos dure muchos años, y algunos más pero es más difícil encontrarlo porque hay demasiadas distracciones.
    Ayer vi esta peli en La 2, sabía que me iba a llevar el libro de hoy pero también que es el tipo de historia que no importa conocer porque la novela tendrá mucho más y diferente. Me pareció una historia muy sencilla pero con esa forma de actuar impostada y exagerada sobre todo en las escenas románticas que le daban el encanto.
    Ahora me encuentro con un libro de relatos conectados que forman una novela y no me he equivocado, quiero leerlo y sé que la película no me ha estropeado nada.
    Además acabo de mirar y lo tengo en la biblio al lado de casa y en esa edición de Cordelia. Solo queda esperar que nos dejen ir.
    Besitos y un abrazo. Estamos más cerca del principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Nora:
      Comparto totalmente las palabras de tu directora. A mí me gusta estudiar y leer con calma; asimilar la vida poco a poco, para poder disfrutarla.
      Es cierto que se sigue haciendo buen cine, pero no es lo general. Los guiones buenos escasean, y da pereza ir al cine para consumir violencia y malas interpretaciones. Lo excelente es una excepción ahora; esa es mi opinión, sé que otros pensarán diferente.
      Sobre el libro, no esperes encontrar lo que has visto en la película, el espíritu es otro. Aunque te puedo asegurar, que la elegancia de Walsh te va a conquistar. Ya me dirás tu parecer cuando lo leas.
      Quiero que sepas, que es un placer intercambiar opiniones, y que siempre aprendo de tus comentarios.
      Un abrazo grande, querida amiga, y muchísimas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  4. Justo ayer o antesdeayer la estuve viendo que la echaron en la tele. No sé cuántas veces ya podré haber visto esta película. Pero no sabía que estaba basada en un libro!!!Ays, no sabes ahora con qué ganas me has dejado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:
      Parece que tod@s somos fans de la película, sin duda toda una obra de arte. Por eso, no puedo dejar de recomendarte que leas el libro. Es diferente asu adaptación, pero en mi opinión mucho mejor; ya es decir.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  5. Hola.
    La película la he visto unas cuantas veces pero no tenía ni idea de que estuviera basada en un libro, así que, gracias por la información y por la reseña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Sí, es lo que comentaba en la reseña, la película eclipsó al libro. No obstante, a mí me ha gustado más la novela, pese a haber adorado toda mi vida su adaptación. Si algún día decides leer a Maurice Walsh, no dejes de contarme tus impresiones.
      Un abrazo grande, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  6. Holaa!! pues tu reseña me ha gustado mucho, me llevo apuntado este libro también. Gracias por compartir tu opinión.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!
      Si te decides a leer el libro, no dejes de contarme tus impresiones.
      ¡Un beso grande, y gracias por leerme!

      Eliminar
  7. ¡Cuánta nostalgia noto en tu entrada! Y no es para menos. Coincido contigo en muchíiiiiisimas de tus reflexiones. En el cine, como en otras áreas, todo tiene que ser de consumo rápido y, ¡claro!, el resultado no puede ser el mismo.
    Este libro no lo conocía, pero la película es una de mis favoritas, de esas que me gusta ver mientras como palomitas, de esas que disfruto con tranquilidad, la que tanto me falta ahora.
    Como siempre, gracias por otra magnífica entrada. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      Sí, mucha nostalgia!! Me alegra que compartamos una vez más impresiones sobre la cultura y el arte. En los últimos tiempos, la supperficialidad y la apatía hacen muy difícil encontrar personas con las que poder charlar sobre cultura. Para mí es una alegría muy grande saber que todavía hay quienes aprecian las cosas bien hechas.
      ¡Un abrazo grandísimo, y no dejes de leer estelibro, sé que te encantará!

      Eliminar
  8. Hola! No conocía de nada pero me ha llamado la atención. De esta editorial me gustaría tener todo el catálogo la verdad.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti, Jani!
      Si te decides a leer el libro, no dejes de contarme tus impresiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. La peli sí la he visto y varias veces además, me parece excelente. El libro, sabiendo el conjunto de lo que va a pasar se me hace poco interesante aunque desde luego, tiene que ser una gran lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inés:
      Entiendo perfectamente tus palabras, a mí me sucede muchas veces eso mismo con otros libros. En este caso me decidí a leer El hombre tranquilo por mi adoración a la película, y te puedo asegurar que no me arrepiento. De todos modos, y queriendo conocer más sobre el tema, esta semana he reseñado una novela que cuenta la historia desde el otro punto de vista. Si te apetece leerme, estaré encantada de recibirte por aquí.
      Un beso grande, y gracias como siempre por pasar a dejar tus impresiones!!

      Eliminar
  10. Hola Jani!! Siento repetirme pero adoro los libros de esta editorial y éste título me lo anoto sin dudarlo. ¡Fantástica reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias!
      No dejes de contarme tus impresiones cuando leas el libro.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Qué historia más deliciosa, qué bonitos parajes, qué amor, qué ternura... Bueno, hablo de la película porque el libro no lo he leído. No creo que lo haga después de conocer la historia, pero sería interesante porque ahora me puedo imaginar a los actores y esos escenarios. Menudo beso en ese día de viento.. Una reseña tan deliciosa como la historia. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      La película es una preciosidad, pero no es el libro, tan sólo una parte pequeña y la historia cambia. Que no te frene la lectura, porque es totalmente otra cosa el libro. De hecho, Maurice Walsh se querelló contra el director de la película por ello.
      Y sí, el beso de la película es épico, de los mejores del cine de todos los tiempos.
      Un abrazo grande y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  12. Me gusta mucho esta novela. Me has convencido totalmente. Cuando abran las librerías miraré este libro.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué ilusión me hace cuando publico una reseña y veo que los lectores se dejan seducir por ella!
      Cuando la leas, no dejes de contarme tus impresiones.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  13. No lo conocía pero me encanta que el lector pueda perderse entre el paisaje y la historia me atrae bastante así que gracias por el descubrimiento.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Espe:
      A mí me ocurre igual, dejarme llevar por la ambientación es de las mejores cosas que te me pueden ocurrir con un libro. Aquí el paisaje y la música te invade.
      Si finalmente lees el libro, no dejes de contarme qué te ha parecido.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Por Dios, que reseñaza! Todo lo que he aprendido de algo de lo que solo sabia era de la pelicula y en verdad a veces opaca varias cosas tan interesantes, un placer leerte! Saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchas gracias por tus palabras!
      Espero que si lees el libro lo disfrutes tanto como yo, y pases por aquí a contarme tus impresiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Adoro la película, estuve en Dublin y me compré la gorra como la que lleva el prota incluso con la etiquetita del título. Pero no he leído el libro, imperdonable, lo sé. Lo he anotado, no lo dejaré correr, tenlo por seguro
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Qué gracia que encontraras la gorra! Yo no conozco aún Dublín, pero espero no tardar en hacerlo. Lo cierto es que la cultura irlandesa es muy interesante, pero siempre ha vivido un poco a la sombra de lo inglés. Debemos prestarle más atención.
      Estaré muy atenta a tu reseña de El hombre tranquilo, porque te leo de vez en cuando.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Hola preciosa!
    Me encanta la película, además no podía haber cogido mejor actor para ella. Si que no he leído el libro, es más, no sabía ni que existía pero después de leerte no me importaría leerlo.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Violeta:
      La verdad, no he encontrado a nadie que no le guste la película. El hombre tranquilo es un icono del cine y vivirá eternamente. Es una pena que el libro no haya trascendido más, porque debo decir, que a mí me gusta incluso más que su adaptación.
      Un beso grande, y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  17. Menuda reseñaza!! Vi la película hace muchos años y recuerdo que me gustó muucho, la ambientación me gustó mucho también. Tendré que leer la novela, gracias por tu gran recomendación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Lo cierto es que la película es una verdadera obra de arte, y aun así, no es tan bonita como el libro. Es una adaptación libre de uno de los relatos que componen el libro.
      Espero que si algún día lo lees no te decepcione, sino todo lo contrario.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  18. Hola.
    No conocía el libro y por el momento no creo que lo lea, tengo demasiados pendientes, pero gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por leerme y pasar a dejar tu opinión!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  19. Tampoco conocía yo el libro en que se basaba la película. Sin ser muy fan de Ford, me encantó cuando la ví precisamente en el programa de Garci (desde entonces la busco infructuosamente). Lo curioso es que en los últimos años la película ha quedado marginada y depauperada, por el presunto tufo machista que desprende (la pelea entre "machos" que se disputan a la hermana, la indómita pelirroja, a la que en la escena final el protagonista arrasta por todo el pueblo de los pelos para llevarla por fin a casa, donde ella, "domada", le dice que qué quiere de cenar). En fin, a mí me pareció sublime, precisamente por el aire de "cuento" que tiene, ya que el lugar, como las variopintas gentes que lo pueblan (genial el borrachín del pueblo, cuyo caballo para sin que se lo digan delante de la taberna local), son ideales; una fantasía melancólica, aderezada por la presencia de miembros del IRA, sobre un mundo que se ha perdido, ya que remite al pasado de los pueblos, o de la infancia personal, pero que en realidad nunca existió.
    Es tremendo cuando ella, que pelea durante toda la cinta por la herencia, o una suerte de dote, cuando por fin la obtiene directamente la quema: sólo quería lo que era suyo, lo que le correspondía, no el dinero en sí. En fin, desconozco si el relato de la obra literaria tiene estos elementos o no, sobre ese supuesto sexismo en la historia que yo no encuentro por ningún lado (al contrario, la "indómota pelirroja irlandesa", que no se somete a nada ni a nadie, es la verdadera protagonista de la historia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches:
      A mí siempre me gustó la película. Es cierto que su caracter dista de las ideas y costumbres actuales. Pero toda obra de arte debe verse con los ojos del momento en el que se realizó y no debe molestar a nadie. A mí no me incomoda en absoluto, pese a no querer sentirme nunca bajo las normas de un hermano mayor o marido, como era el caso de la heroína.
      El relato tiene grandes diferencias con la film pero, en mi opinión, ambos son maravillosos.
      Te invito a que conozcas el libro, donde encontrarás muchas historias interesantes que te gustarán tanto o más como El hombre tranquilo.
      ¡Muchas gracias por compartir tus ideas aquí!
      Un abrazo!!

      Eliminar