miércoles, 20 de mayo de 2020

RESEÑA: "EL MISTERIO DE GRAMERCY PARK", ANNA K. GREEN



Fuente: Undine von Reinecke


Ficha Técnica:

Traducción: Rosa Sahuquillo y Susanna González

Introducción: Carmen Forján

Ilustraciones: L. Malteste

Colección «Misterios de Época»

ISBN: 978-84-938972-9-1

Medidas: 16X24 cm

400 páginas

P.V.P.:  23,50 €

Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta y lazo de punto de lectura. (Incluye marcapáginas y lámina)

 

Sinopsis de la Editorial:

La acaudalada familia Van Burnam regresa de un viaje al extranjero al mismo tiempo que aparece una mujer muerta en el salón de su casa. Un gran aparador ha caído sobre ella aplastando su cara, y aunque la policía sospecha que la víctima es la esposa de uno de los hijos del señor Van Burnam, éste insiste en que no la reconoce. ¿Qué hacía la mujer en una mansión que permanecía cerrada? ¿De quién son las extrañas prendas que llevaba puestas? ¿Estaba muerta antes de caer sobre ella el aparador?...

En El misterio de Gramercy Park (1897) una solterona de mediana edad, la señorita Butterworth, se convierte en detective aficionada cuando un extraño asesinato tiene lugar en la mansión contigua a su vivienda. Así da comienzo una compleja investigación llena de giros equivocados y con una intrigante trama que mantiene en vilo al lector hasta la última página.

 

Propuesta musical para este libro:

 


Serenade for Strings in E major, Op. 22, B. 52 (Dvorák)



Lo que Undine piensa del libro:

Entre los propósitos literarios de comienzo de año, muchos de los blogs que sigo, y yo misma en menor grado, teníamos como objetivo deseable reducir la lista de libros sin leer acumulados en las estanterías desde tiempo inmemorable. Las circunstancias actuales han propiciado que esta intención se haya convertido en realidad para muchos de nosotros, con la imposibilidad de visitar las librerías y la dificultad para recibir libros. Ante este panorama, ese genio travieso que increpa al lector voraz a buscar un nuevo título cuando finaliza un libro lo tiene mucho más difícil, puesto que las tentadoras novedades no están al alcance. Y yo, que busco siempre nuevos horizontes con los que viajar soñando, quise que una de mis editoriales de confianza, a la que sigo desde sus comienzos, me solucionara el problema. Busqué en mi estantería entre los títulos no leídos de sus ediciones y elegí un misterio de época. Una oportuna elección que me ha facilitado en los últimos días desconectar de la realidad, dejándome llevar por la fascinante ambientación y la interesante trama de la novela, que está protagonizada por un personaje singular que me ha hecho disfrutar deliciosos momentos.

Si nos pidieran que imagináramos a una anciana dama mirando por una ventana inquisitivamente y con una taza de té en las manos, y nos reclamaran que diéramos un nombre, estoy segura que casi todos responderíamos al unísono: Miss Marple. A todas luces, la gran Agatha Christie hizo inmortal gracias a las muchas novelas que protagonizó a su sagaz detective aficionada. Pero, como muchos de los lectores de narrativa policiaca ya sabéis, antes que ella hubo otra escritora que imaginó un personaje similar para sus historias de misterio. Me refiero a Anna K. Green, escritora norteamericana considerada la madre de la novela policiaca de la era victoriana, y creadora de la tremenda señorita Amelia Butterworth, personaje del que “las malas lenguas” dicen haberse valido la famosa novelista inglesa. No en vano, en su autobiografía Christie menciona las lecturas que hacía junto a su hermano de las novelas escritas por Anna K. Green. Sea así o no, lo cierto es que ambos personajes comparten significativas características que llaman poderosamente la atención del lector, por su interés y originalidad, y que se asocian irremediablemente a ese arquetipo de señora de cierta edad que siente una curiosidad por encima de lo normal sobre las personas y acontecimientos que rodean su comunidad haciéndose eco de ellas. Un prototipo que no falta en ninguna colectividad, y que en los últimos años un famoso humorista lo utilizó caricaturizándolo como la genial Vieja´l Visillo, a quien no se le escapa nada de lo que ocurre, siendo temida por todos.

Y así, con ese recuerdo cómico y una sonrisa optimista, comencé mi nueva lectura. Una novela titulada El misterio de Gramercy Park, que la editorial dÉpoca publicó en 2014 y que comienza así:


<No soy una mujer curiosa, pero cuando en mitad de una calurosa noche de septiembre oí maniobrar un coche de punto en la casa de al lado, y detenerse, no pude resistir la tentación de saltar de la cama y echar un vistazo a través de las cortinas de mi ventana.

En primer lugar porque la casa estaba vacía, o eso suponía, pues la familia que la habitaba aún permanecía -tenía todas las razones para creerlo- en Europa. Y en segundo lugar, porque, al no ser curiosa, a menudo me pierdo aquello que sería realmente interesante y provechoso para mí conocer de la vida.

Por suerte, no cometí tal error aquella noche. Me levanté y miré hacia la calle, y aunque estaba lejos de suponer lo que ocurriría después, di de este modo, el primer paso en el curso de la investigación que ahora concluye.>

 

Nos encontramos en el Nueva York de 1895. Amelia Butterworth, la dama que relata la historia, es una “solterona” de buena familia que vive sola en su casa, únicamente acompañada por el servicio. Pese a asegurarnos ella misma al presentarse lo discreta y educada que es,  sus pocos compromisos sociales y la ociosidad que rige su vida la inducen a estar muy pendiente de los acontecimientos que suceden fuera de sus dominios. En el momento en que da comienzo la novela, nuestra protagonista espia por la ventana de su dormitorio en busca de nuevas emociones, al escuchar el ruido de un coche de punto a las puertas de la mansión vecina, Gramercy Park. Su curiosidad es premiada cuando ve cómo una pareja joven compuesta por una mujer y un hombre entra en la casa, para salir el caballero tan solo unos minutos después. Este sencillo hecho despierta todas las alarmas de la avispada señorita Butterworth, sabedora de la ausencia de los dueños de la casa, la familia Van Burnam. Viendo recelosamente esta visita nocturna, decide esperar a la mañana para desentrañar el sospechoso suceso.

Al día siguiente y sin demora (en palabras de la protagonista: <tan pronto como mi natural modestia me permitió>), nuestra protagonista decide vigilar Gramercy Park desde su ventana por si se producen novedades; continuando su inspección hasta el mediodía. La falta de movimiento en la casa vecina le parece tan sospechosa como la oscura visita de la noche anterior, tanto que se ve obligada a denunciar sus recelos ante el primer policía que pasa por la calle, y le pide que investigue el asunto.

Las constantes llamadas a la puerta de la lujosa mansión no ofrecen respuestas, pero en ese momento se para frente a la casa una curiosa mujer, que luce una humilde y vulgar vestimenta. La recién llegada, no exenta de una dudosa conducta, se identifica como la mujer de la limpieza. Ella les abrirá la puerta de servicio de la gran mansión, no sin antes haber sido increpada insistentemente por las preguntas compulsivas de nuestra protagonista, suplantando las funciones del agente de la ley. Cuál no será su sorpresa, cuando al acceder a la casa se encuentran en el salón una mujer muerta con la cara desfigurada y bajo el peso de un enorme aparador. En ese momento, el rápido mecanismo mental de Amelia Butterworth entra en funcionamiento, y comienza a especular con los posibles acontecimientos que dieron pie a esta desgraciada muerte: ¿Será un accidente, o acaso un asesinato? Si ha sido una muerte violenta, ¿se podría sospechar del caballero que vio entrar en la casa la noche anterior? ¿Podría ese caballero ser uno de los dos hijos de los propietarios de Gramercy Park, aquel a quien la familia dio la espalda por su criticable matrimonio ? ¿Acaso será la víctima la pérfida esposa de él?

De todo ello nos enteraremos si atendemos al relato que del juicio preliminar y posterior investigación hace nuestra suspicaz heroína, quien no conforme con la decisión del juez al detener a unos de los hijos van Burnam tras haberse incriminado, resuelve investigar por su cuenta para desentrañar el oscuro misterio que envuelve esta tragedia. Y así, ya de paso, ridiculizar al torpe sistema policial de la ciudad de Nueva York.

El caso Gramercy Park es una original novela policiaca que presenta por vez primera a uno de los personajes más impertinentes a la par que irresistibles que la novela victoriana conoció: Amelia Butterworth, una solterona educada a la vieja usanza y con un alto concepto de sí misma, provista de un fuerte carácter capaz de ensombrecer la voluntad más férrea.


<No me gustan los cumplidos -respondí secamente-; ciertamente, siempre me han sido desagradables. Como si hubiera algún mérito en ser franco u honesto, o cualquier otra distinción. Soy la señorita Butterworth y no estoy acostumbrada a que me hablen como si fuera una simple campesina (…).>


Esta peculiar mujer, a quien las buenas costumbres sociales no le hacen ver como un defecto su intromisión en las labores policiales, que considera totalmente inútiles y desacertadas, competirá contra el afamado detective Glyce, un personaje recurrente en las novelas de Anna K. Green y que se hizo famoso desde su primera novela, El caso Leavenworth.


<¿Me hubiera sentido tan congratulada de mi superioridad si hubiera sabido que era él quien se había hecho cargo del caso Leavenworth? Y que en sus primeros años había experimentado una maravillosa aventura en The staircase at The Heart’s Delight. Tal vez sí, pues a pesar de no haber vivido muchas aventuras me siento capacitada para experimentarlas, y en lo que respecta a la peculiar visión que había demostrado el señor Glyce en su larga y agitada carrera, es una cualidad que otros muchos pueden compartir, como espero poder demostrar antes de concluir estas páginas.>
 

Obstinada como pocos, esta inteligente mujer se enzarzará en un reñido combate por descubrir los entresijos de este misterio, poniendo en un brete el prestigio del ya anciano detective Glyce, quien muy sagazmente utilizará los descubrimientos de esta investigadora aficionada para su beneficio.


<El señor Gryce sonrió, pronunció un corto “¡No me diga!”, y adoptó, más que nunca, la apariencia de una esfinge. Empecé a odiarle silenciosamente, bajo mi apariencia sosegada.>
 

Una competencia, la de estos dos perspicaces rivales, que ha sido interpretada por muchos entendidos en el género como un reclamo de atención sobre la postura de Anna K. Green con respecto a la lucha de género, opiniones que la escritora hizo públicas en más de un artículo periodístico y que han sido tachadas de ambiguas por la crítica; como así asegura Carmen Forján en el exhaustivo e interesante prólogo del libro. Como quiera que sea, las divertidas situaciones que se presentan entre ambos personajes sirven de guía y motivación al lector para seguir esta trepidante trama llena de trampas y personajes con oscuros secretos. Porque, que quede claro, ninguna de las figuras que aparecen en la historia queda libre de sospecha.  

Una vibrante novela que nos paseará por un Nueva York a punto de eclosionar y transformarse en la ciudad de los rascacielos. Esa metrópoli tantas veces retratada elegantemente en las novelas de Edith Wharton y que aparece aquí representada con ciertos aires de modernidad dando voz a todos los estratos sociales; lavandería china incluida. Anticipándose así a lo que será la novela negra de la Golden Age con sus contrastes de atmósfera y ambiente, pese a seguir su trama aún ciertos arquetipos dramáticos propios del primario thriller victoriano del que Wilkie Collins era el rey y su consorte Mary Elizabeth Braddon.

Pero, sin lugar a dudas, el gran valor de la novela es su personaje principal, la señorita Butterworth: molesta, pesada y chismosa, que no cae bien a nadie de primeras, pero que a duras penas el lector podrá jamás olvidar, pues, bajo tanta impertinencia guarda un buen corazón.


<No es que me crea hermosa, aunque ha habido personas que así lo han considerado, pero no soy fea tampoco, y en contraste con esta mujer…, en fin, no quiero decir nada más…Sólo sé que, después de verla, me sentí profundamente agradecida a la Providencia.>


Y aquí finalizo, queridos lectores, no quiero hablar más de la cuenta y estropearos el secreto que esconde de El misterio de Gramercy Park. Emplazo a leerlo con premura a quienes no lo hayáis hecho ya, con la seguridad de que os atrapará. Porque, ¿quién no ha sido tentado en más de una ocasión por una novela donde el amor, los celos, la ambición, la pasión, la mentira y el misterio rezuman de entre sus páginas? Ya lo dijo el gran Oscar Wilde:


<La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella.>

 


Undine von Reinecke

 

 

 

La autora por la Editorial:


Fuente: Wikipedia

Anna Katharine Green (1846-1935) reconocidísima escritora americana considerada «la madre de la novela de detectives» y también la «inventora» de la detective solterona aficionada, la señorita Butterworth.

Fue una escritora admirada por autores de su tiempo como Wilkie Collins o Arthur Conan Doyle, modelo y ejemplo para posteriores escritoras del género como Agatha Christie (y su entrañable señorita Marple, de la que Amelia Butterworth es precursora) y una autora cuyas novelas pueden ser leídas como un misterioso divertimento o como crónicas históricas y sociales.

Su huella y su legado siguen vigentes y merece ser visibilizada y recordada. Una madre es una madre y ella es la madre de la novela policíaca.

 

Video promocional del libro:

Os invito a disfrutar de un video promocional de dÉpoca donde se pueden disfrutar las maravillosas ilustraciones que acompañan esta edición; creación del dibujante francés Louis Malteste (1862/1897). Un trabajo artístico que, junto a su maravillosa traducción, hacen de este libro una joya de coleccionista.



 

Fuentes de información:

http://pjkeating.co.uk/janeamelia.php



37 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Undine;
    Tenía muchas ganas de leer tu opinión de este libro a ver si coincidimos y la verdad es ¡que sí!
    Nueva York es mi ciudad favorita del mundo aunque solo la he visitado una vez. Y Gramercy Park es un lugar precioso y no recuerdo por qué yo lo tenía en mi lista de sitios que visitar sin falta, seguramente saldrá en alguna peli. Así que cuando vi que sacaban esta novela fui directa a por ella aun a riesgo de que no me gustara. Lo que pasa es que el género a veces me aburre soberanamente, en concreto la Christie con esas novelas claustrofóbicas donde personajes acartonado (para mi gusto) no hacen más que hablar.
    Pero Green es maravillosa, me lo pasé genial con la vieja chismosa y los tejemanejes por descubrir, lo divertidos y geniales que son los diálogos con el detective y además visitando Nueva York.
    Y qué decir de la edición, una verdadera joya como viene siendo habitual en Dépoca.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:
      Disculpa mi tardanza en contesta, pero mi disponibilidad de portátil es escasa. Espero que cambie pronto mi situación :)
      Sobre Nueva York, no la he visitado nunca en persona, pero he viajado con la imaginación múltiples veces. Para mí, que soy diseñadora, te puedes imaginar lo que representa la cuna del Art Decó. Por eso todas las novelas de la Golde Age me fascinan, y esta que reseñé también, porque ya anuncia esos ambientes de progreso y rascacielos. Y ni que decir tiene que adoro a sus dos protagonistas.
      Un abrazo y grande y mil gracias por visitarme!!
      Me alegra compartir contigo una afición más.

      Eliminar
  3. Hola!
    Después de tu estupenda reseña...entra en mi lista de pendientes.
    Un saludo desde http://mariainwonderlandbook.blogspot.com/
    http://mariainmagazine.blogspot.com/
    PD: te invito a pasarte por mis blogs y seguirnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Gracias por las palabras que has dedicado a mi reseña. Y por supuesto estaré encantada en pasarme por tus blogs.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Ésta sí que la he leído; más o menos cuando se publicó. Me gustó muchísimo, aún recuerdo a esa protagonista tan irreverente y salada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo haber sido la última persona en leer El misterio de Gramercy Park :) Pero dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. A mí también me ha encantado.
      Un abrazo, y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  5. ¡Cómo me gustó la novela! Cada vez que recibo un libro de Dépoca la impaciencia me puede y lo tengo que leer en ese momento 😅 fue visto y no visto.
    Qué reseñaza te ha quedado.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Yolanda:
      A mí me ocurre como a ti, los libros de la editorial dÉpoca me fascinan. Echo de menos las primeras ediciones de tapa dura y en blanco, pero no obstante, la nueva linea es también preciosa y de categoría. La colección de los Misterios de época me pirra.
      Lo que estoy deseando es que editen un nuevo clásico de los míos, eso que como mínimo tienen 500 páginas.
      Un beso grande y muy feliz semana!!

      Eliminar
  6. Hola.
    No conocía esta novela pero lo que nos cuentas sobre el personaje de la Srta. Butterworth me ha conquistado, seguro que es un personaje de armas tomar.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      No lo dudes, la señorita Butterworth es tremenda, con ella te reirás de lo lindo mientras la ayudas a solucionar el misterio. Ya me contarás.
      Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar
  7. Si no lo hubiera leído, me habrías convencido para hacerlo ;-)
    Muy buena novela, fue un placer conocer a la protagonista y compararla con Miss Marple.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ayla:
      Debo haber sido de las últimas personas en leer la novela, y la verdad, no sé por qué razón esperé tanto para hacerlo. Me alegra comprobar que atodos los que la habéis leído os gustó tanto como a mí.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  8. Una maravilla de novela. Porque ya la he leído, que si no, ya estaría buscándola. Gran reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:
      Me alegra que te gustara la novela, y te agradezco un montón tus amables palabras.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Fue mi primera compra de esta editorial, me lo pasé bien con la señorita Butterworth aunque no me pareció redondo, luego otros misterios de d'Época me han gustado más.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Inés:
      Coincido contigo en que el final hubiera necesitado más garra para ser redondo. Pero en mi opinión, creo que es fruto de su propio mérito: ser innovadora en el género. Veo a esta novela como el nexo entre los clásicos del género y la novela de la Golden Age. Pero aún tengo que leer mucha novela policíaca para dominar el tema.
      Un abrazo, y muchas gracias por pasar y comentar!!

      Eliminar
  10. Holaa!! suena muy interesante, así que me lo llevo apuntado. Gracias por la entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Que tengas una feliz semana.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Hola, hola:
    Me gusta la novela policíaca y me gusta lo que cuentas. Me lo anoto.
    Gracias por el descubrimiento y como siempre te mando un beso enorme. ¡Muac!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Sin duda, esta novela va en la línea de las policiacas que reseñas tú. Estoy segura que te gustará.
      Un abrazo grande y gracias por pasar a leerme y comentar!!

      Eliminar
  12. ¡Hola!

    Me gusta cuando el género policial se mezcla con una época pasada, en esos tiempos los crímenes se resolvían de otra manera y quizá, al no estar empapados en el tema, resulta muy entretenido de leer.

    Gracias por la crítica.

    Acabo de conocer tu blog, así que me quedo por acá. ¡Te sigo!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Tamara:
      ¡Bienvenida al blog!
      Te agradezco las palabras que me dedicas y por supuesto que te quedes en lecturas de Undine para leerme futuras reseñas.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Hola Undine!! Me maravilló este libro de dÉpoca, lo único que siento es que la editorial no haya publicado más de esta autora. Lo hecho de menos. ¡Fantástica reseña, como siempre, y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ana:
      Sí que han editado otra novela de la autora, se titula Uno de mis hijos, creo que es del 2016. No dejes de echarle un ojo.
      Un abrazo fuerte, y muchas gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  14. Con esta editorial es muy difícil resistirse y, sin embargo, tengo algún que otro título en casa al que todavía no me he acercado, más por falta de tiempo que otra cosa. ESte título tuvo mucho éxito cuando salió. Todas las reseñas iban en la misma línea que la tuya, así que hay que tenerlo en cuenta. Gracias por tu reseña tan bonita. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marisa:
      Tienes toda la razón, dÉpoca edita tan bien y bonito que sus libros son como bombones literarios. Te invito a que leeas por puro placer esta novela y que luego vuelvas por aquí a comentar.
      Un abrazo grande y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  15. Hola Undine, no lo había leído pero me lo apunto. Me quedo por aquí ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  16. La leí hace unos años, creo que cuando salió como novedad en esta edición tan preciosa de dÉpoca Editorial. Recuerdo que me interesó mucho comprender la obra y a la autora como una de las pioneras de la novela de misterio moderna, y que me pareció justo eso: muy moderna para haber sido publicada por primera vez a finales del XIX. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      Has resumido a la perfección la novela, porque eso es, innovación. Con nuestro ojos del siglo XXI quizá la veamos poco sofisticada, pero la novela clásica tenía sus formas. Y sin duda en su día Anna K. Green rompió esquemas con su señorita Butterworth.
      Un abrazo y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  17. Ay! vivo enamorada de practicamente todos los títulos de dÉpoca Editorial... este es uno de los que querría adquirir en un futuro, así que genial que lo hayas disfrutado tanto. El género detectivesco y la novela de misterio no están dentro de mis preferidos, pero eso no quiere decir que no los disfrute, y con esta protagonista y esta ambientación se suman muchos puntos para que me resulte atractivo. Lo tendré muy muy en cuenta para mis futuras compras de libros de esta editorial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      A mí me pasa como a ti, muero por las ediciones de dÉpoca :)
      Con respecto a la novela detectivesca, pues tampoco es el género que más leo, pero sí que me gusta disfrutar de unas cuantas novelas al año. Me ayudan a resetear, como me pasó con El misterio de Gramercy Park.
      Un abrazo y ya me contarás tu opinión cuando la leas!!

      Eliminar
  18. Hola preciosa!
    Lo tengo desde hace tiempo esperando en mi estantería y ahora que por fin me estoy quitando pendientes y rescatando libros que tengo olvidados ya mismo le va a tocar el turno a este y más después de leer tus impresiones sobre él. Amo los libros de esta editorial.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:
      Tú y yo debemos ser las últimas en leer la novela. Yo también la tenía desde que salió, como todos los títulos que saca dÉpoca. Desde sus inicios no me he perdido un libro :) Creo que el nombre de la editorial me conquistó desde el inicio y ya guardo un vínculo irrompible con su catálogo. Ya en serio, me fascinan las obras que publican.
      Un abrazo grande, y espero que disfrutes mucho de la novela cuando la leas!!

      Eliminar