jueves, 17 de octubre de 2019

RESEÑA: "ELIZABETH SIDDALL. OBRA COMPLETA"


Fuente: @undine.von.reinecke Instagram





Ficha Técnica:


Editorial: Ya lo dijo Casimiro Parker
Edición y traducción: EVA GALLUD
ISBN: 978-84-949606-6-6
Páginas: 64
Idioma: bilingüe ingles-castellano
PVP: 12 euros


Sinopsis por la Editorial:


Esta colección de poemas victorianos, sencillos y conmovedores, gira en torno a la imposibilidad del amor verdadero, el desamor y la muerte.
Elizabeth Siddall fue una poeta, artista y modelo británica del siglo XIX cuya leyenda aún continúa viva.



Propuesta musical para este libro:



Romance Op. 21 Nº 1. (Clara Schumann)
Interpretado por Joshua Bell 💓  al violín y Jeremy Denk al piano




Lo que Undine piensa del libro:


Una de las primeras decisiones importantes que debemos tomar en nuestras vidas nos llega rondando los dieciocho años. La mayoría de edad llama a nuestra puerta, y con ella la  gran pregunta: ¿Qué quiero hacer en la vida?  Se trata de una difícil resolución, que en muchas ocasiones marcará nuestro destino, y con ello nuestra posible felicidad.

El que más y el que menos, ha recibido en su colegio o instituto algún que otro consejo orientador marcado por las pautas de sus notas, o la facilidad para ciertas materias. Los más afortunados, son desde pequeños guiados por sus padres o seres queridos, que se han preocupado en fomentar sus aptitudes personales en los campos  y materias en los que destacan.

En mi caso, siempre tuve claro desde niña, que mi profesión fuera cual fuera, siempre estaría relacionada con el mundo del arte. Un universo apasionante repleto de armonías y discordancias que ponen la sal en mi vida.

Elizabeth Siddall
Fuente: Foroxerbar.com
Hoy quiero hablaros precisamente de una de esas discordancias que existen en el universo artístico: La musa, y más en concreto, de Elizabeth Siddal (1829-1862).

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define musa como: < Inspiración del artista o escritor >.

Con esa definición justamente conocí yo siendo estudiante a Elizabeth Siddall. Musa e inspiración para los artistas que formaban la Hermandad Prerrafaelita, que la adoptaron como canon o ideal de belleza. Su exótico y atractivo físico, se adaptaba a los temas medievales y simbologías artúricas que ellos perseguían. Y se alejaba completamente de lo que hasta entonces se consideraba belleza en la mujer.

Rossetti, Millais y Hunt
Fuente: Historia-arte.com
Fue codiciada como modelo entre todos ellos, y para todos posó. Siendo el culmen de su carrera  la famosa obra que la haría inmortal: Ophelia de John Everett Millais (1852). Un cuadro maravilloso, que a punto estuvo de costarle la vida, pues posar flotando en el agua helada en aquellos tiempos sin calefacción, no era ninguna tontería. Seguro que muchos conocéis la historia de la bañera calentada por lámparas, que se apagaron sin que Millais se diera cuenta...

Pero de entre todos los pintores que formaban la carismática Hermandad, sólo uno consiguió conquistar el corazón de Elizabeth, Dante Gabriel Rossetti, quien conseguiría además tenerla en exclusiva como modelo para él.

Hasta aquí todo el que no conozca a Elizabeth Siddall puede pensar, ¡qué historia tan romántica y apasionante! Sin duda en apariencia así es, digna de protagonizar un guión de película romántica con final feliz. Pero la realidad fue otra muy distinta. La existencia de la artista estuvo llena de sinsabores.

Ophelia, Millais (1852)
Fuente: Historia-arte.com
La vida compartida junto a su amante, y posteriormente esposo, Dante Gabriele Rossetti fue tormentosa y triste. Las constantes infidelidades de él y sus celos profesionales, hicieron de Lizzy un ser depresivo e infeliz, incapaz de realizarse y prosperar al lado de alguien cuya sombra no le daba cobijo, sino todo lo contrario. Incluso, llegó a quitarse la doble “L” de su apellido, a petición del “amante esposo”. No siendo todo lo anteriormente relatado suficiente, dio a luz a una niña muerta, hecho del que no se recuperó.

Lady Claire, Elizabeth Siddall
Fuente: Foroxerbar.com
Llegados a este punto en la biografía de Elizabeth Siddall, no participaré del morbo que envuelve la leyenda de Lizzy, no. Se han contado múltiples anécdotas sobre los últimos días de la artista, sobre su muerte y los años posteriores a ésta. Tan sólo diré, que falleció a causa de una sobredosis de láudano, medicina  a la que era adicta desde la enfermedad que contrajo cuando posó en la gélida bañera como Ophelia. Si fue suicidio o accidente no tiene importancia, o quizá sí, si sirve para mantener vivo su nombre. ¡Son tantas las mujeres artistas relegadas al olvido, o a un segundo plano por sus famosos maridos! Se me ocurre por ejemplo el nombre de una contemporánea, Clara Schumann (1819-1896), gran pianista y compositora, que vivió para su aclamado marido, Robert Schumann. Quién enfermo de locura, y habiéndole dado mucho hijos, eclipsó a la gran compositora.

Amantes escuchando música, E. Siddall(1854)
Fuente: Foroxerbar.com
Elizabeth Siddall, Siddall con doble “L”, fue una mujer inteligente y carismática. Llegó al mundo de la cultura  y el arte por pura casualidad, ya que fue descubierta por Walter Deverell cuando trabajaba como modista en una sombrerería. Pero que aprovechó cuanto veía, para aprender de los maestros para los que posaba. Tanto es así que llegó a formar parte del estudio de D. G. Rossetti. Su obra pictórica  tuvo una gran consideración, siendo además la única mujer que llegó a exponer junto a los componentes de la Hermandad Prerrafaelita.

Ruskin (1863)
Fuente: Wikipedia
Sin duda, talento debía tener, cuando el afamado protector y crítico de las artes, John Ruskin, quiso apadrinarla, pagándole ciento cincuenta libras anuales por su producción.

Pero sus dotes artísticas no se limitaban al campo de la pintura. Cuenta la leyenda, que Elizabeth se acercó al mundo de las letras por otra eventualidad del destino, prosaica donde las haya. Al parecer encontró un poema de Lord  Alfred Tennyson (uno de los más grandes poetas de la era victoriana), en un pedazo de papel de periódico donde había envuelto una porción de mantequilla. Desde ese momento, Lizzy, quedó envuelta por la magia de la lírica, y más tarde comenzaría a escribir. Su obra no fue extensa, pero sí interesante, ajustándose a los cánones que perseguían los temas y modas de la época. Fue publicada tras su muerte por el hermano de Rossetti, pero los poemas se retocaron y transformaron en gran medida. No conociéndose los originales hasta el día de hoy.


Librería Cervantes y Compañía
Fuente: Undine von Reinecke
Por ese motivo, cuando la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker anunció en septiembre la inminente aparición de una edición bilingüe de la totalidad de sus poemas, prologada por Eva Gallud, traductora y editora del libro, mi felicidad fue inmensa. Y el dieciocho de septiembre de 2019 me presenté en la librería Cervantes y Compañía, para disfrutar de la presentación de esta celebrada edición.



Marcos Almendros
Fuente: Undine von Reinecke
Tras una breve introducción y bienvenida que nos ofreció el editor de Ya lo dijo Casimiro Parker, Marcos Almendros, en la que nos contó cómo Eva Gallud fue con la carpeta de su trabajo bajo el brazo ofreciéndole  a pecho descubierto editar los poemas de Siddall; y de cómo él mismo quedó seducido por el proyecto, no viendo otra opción que sacar a la luz una obra que llevaba siglo y medio inédita en su forma original. Dio paso a la propia presentación del poemario, que fue realizada por Eva Gallud.

Eva Gallud
Fuente: Undine von Reinecke
Como dije anteriormente, Gallud, es la editora y traductora de Elizabeth Siddall. Obra Completa. Pero Eva Gallud es mucho más. Yo la conocí el pasado año gracias a dos grandes publicaciones: Nada tan amargo, donde hizo un magnífico trabajo traduciendo a las poetas inglesas de la Primera Guerra Mundial (editorial Desvelo); y con la fantástica recopilación de los Cuentos de Edith Wharton  (editorial Páginas de Espuma). Pero donde realmente pude descubrir el alma de artista de esta magnífica profesional fue en la presentación de  Mundo de siete pozos, un poemario de Alfonsina Storni, que la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker quiso recuperar en edición exacta a la original. ¡Nadie mejor que una poeta carismática, para traducir a otra!

Fuente: Foroserbar.com
Gallud nos habló de los motivos que la llevaron a abordar este proyecto, estudiando a Elizabeth Siddall y traduciéndola sin tener respaldo alguno. Nos contó cómo la figura de esta artista la conmovió de tal modo, que se vio inducida a rescatar su figura de las leyendas populares, que ven a la musa prerrafaelita, como protagonista de una historia morbosa y romántica, más que como mujer, artista, e intelectual. Quiso darle voz, y para ello, hizo un cuidadoso estudio para llevar sus bellas palabras inglesas a nuestro idioma, sin que por ello el significado y la métrica  fueran perjudicados. Algo francamente difícil para un traductor.

Beata Beatrix, D. G. Rossetti (1864/70)
Fuente: Tate.org.uk
Por otro lado, durante la presentación del libro, quiso enseñarnos  dos fotos. Eran dos cuadros protagonizados por Elizabeth Siddal. En el primero aparecía representada como todo el mundo la recuerda, porque profanos y entendidos del mundo de la pintura conocen la Ophelia de John Everett Millais, aunque el nombre de la modelo les sea anónimo; el segundo era su Autorretrato. Con ello, la poeta y traductora, quiso mostrarnos a las dos Elizabeths: La famosa musa canon de belleza, representada como Ophelia. Y la verdadera, esa mujer que buscaba un lugar para ella en el mundo mediante la expresión de su arte, y que mira al espectador como preguntándole si efectivamente existe ese sitio para ella. No hay esa belleza idealizada, solo es una mujer con sus virtudes y defectos. Una preciosa y triste comparación, sabiendo todos cual fue su destino final.

Lectura de Paloma Camacho
Fuente: Undine von Reinecke

Para terminar la presentación de, Elizabeth Siddall. Obra Completa, Paloma Camacho Arístegui, nos  deleitó a los asistentes recitando una selección de poemas de la obra. No pudo haber un broche mejor, quedando todos los allí presentes conmovidos por el momento vivido.


Sobre los poemas compuestos por Elizabeth Siddal se ha hablado mucho. Principalmente se les ha querido encontrar siempre un significado biográfico; la clave que dé con la solución al enigma de su muerte. Se espera que nos hablen de Rossetti y ella en la intimidad. Lo cierto es, y así lo afirma Eva Gallud en el magnífico prólogo del libro, que son poemas que siguen los temas y la moda recurrentes en tiempos victorianos. No hay nada en ellos  que pueda afirmar con seguridad, que se trate de la vida de Lizzy llevada a la lírica. Aunque, evidentemente, ¿qué artista es capaz de separar completamente su propia alma de la de su obra?

Los poemas hablan de amor, del desamor, la muerte, la pérdida, de Dios y  de la otra vida.

< Dios, perdona que hiciera
de mi vida un sueño de amor.
¿Acaso nunca lágrimas de angustia 
lavarán de mi sangre la pasión? (...) >



< O God forgive me that I ranged
My  life into a dream of love.
Will tears of anguish never wash
The passion from my blood. (...) >

                                           
Unos inquietantes y bellos poemas, llenos de fuerza y sentimiento, que en ocasiones parecen oraciones cristianas, y en otras baladas paganas. Pero que todas ellas ofrecen al lector momentos de recogimiento interior y respeto, por quién tan bello intelecto los compuso. Una fuerza de la naturaleza, con un alma observadora, delicada  y sutil.



<Hojas de otoño caen 
sobre su reciente tumba donde
la alta hierba a escuchar se inclina
el murmullo de la ola. > 


< Autumnal leaves are falling
about her new made grave
Where the tall grass bends to listen
To the murmur of the wave. >

                                                        
Sobre la edición de los poemas, sólo puedo decir que la sensibilidad palpita hasta en su última página. En ella se regala al lector insaciable de belleza un colofón compuesto por Marcos Almendros. Palabras que tocan el corazón de quienes ya conmovidos por Elizabeth Siddall, cierran el manuscrito con el alma henchida:

< Los textos de este libro han sido compuestos con tipografía Cheltenham, en color negro, sobre papel Coral Book Ivory.

Fue impreso tras la tierra mojada durante el final del verano más deshumano de Madrid.

Se hizo real escuchando viejas baladas, se tradujo tejiendo palabras a hilo. >

Quiero finalizar esta reseña remitiéndome al comienzo de la misma. E invitando a la reflexión a todos aquellos que en estos momentos estén decidiendo la dirección que han de tomar sus vidas. Les impelo  a agradecer cada oportunidad que la vida les ponga en el camino, ¡creed en ello, son verdaderos tesoros! Oportunidades que otras personas, como Elizabeth Siddall, no pudieron aprovechar por no pertenecer al sexo ni al tiempo correctos. Y recordad lo que el gran Séneca nos decía:

< “La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.” >


Undine von Reinecke ♪





La traductora:


Eva Gallud (Madrid, 1973) es traductora literaria y poeta. Entre sus traducciones se encuentran obras de poetas como Vera Brittain, Rose Macaulay, Margaret Sackville, Rupert Brooke, Siegfried Sassoon o Amy Lowell, y narradores como Edith Wharton, Guy de Maupassant, Henri Barbusse o D.H. Lawrence.

Ha publicado los poemarios ‘Raíz de ave’ (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2018), El taxidermista’ (Bancarrota ediciones suicidas, 2016), la plaquette ‘Ave’ (edición de autor 2015), ‘Ningún mapa es seguro’ (Palimpsesto, 2014) y ‘Moléstenme solo para darme de comer’ (LVR ediciones, 2011). Ha aparecido en las antologías ‘Poetrastos’ (LVR [ediciones, 2011) y ‘20 con 20-Diálogos con poetas españolas actuales’ (Huerga & Fierro, 2016), ‘Insumisas’ (Baile del Sol, 2019).

Sus poemas también han sido publicados en diversas revistas, tanto electrónicas como en papel.



Elizabeth Siddal por Undine:


Existen múltiples novelas sobre la figura de Elizabeth Siddal en relación a Dante Gabriel Rossetti y a la Hermandad Prerrafaelita. Ninguna que a mí me haya conquistado. No obstante seguidamente leeréis dos de los títulos que se encuentran fácilmente en internet:


  • Pálida como la muerte, Fiona Mountain (2002)
  • La Doncella Soñadora, Mollie Hardwick (1990)

Así mismo, os dejo el tráiler de una serie de la BBC, Desperate Romantics, un drama que nos cuenta la vida de la famosa Hermandad, y por supuesto, en ella aparece Elizabeth Siddall. No dejéis de buscarla.





Fuentes:



29 comentarios:

  1. Hola,
    no leo poesía, salvo contadas excepciones como Shakespeare en versión original, así que con el libro no sé si me animaré pero me ha encantado el post, todo lo que cuentas es muy interesante y hasta ahora era desconocido para mí. Muchas gracias por el post, me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Eyra!
      Si algún día tienes oportunidad de disfrutar una exposición de los trabajos de la Hermandad Prerrafaelita (cuadros, muebles, azulejos, tapices, etc. ), no dejes de asistir, y en ella conocerás a la musa. Elizabeth Siddall está presente en muchos de sus trabajos. Entonces seguro que sentirás curiosidad por su obra poética. Eso me ocurrió a mí :)
      Un abrazo, y mil gracias por tus bonitas palabras!!

      Eliminar
  2. Hola.
    Aunque la vida de Sidall, por lo que nos has contado, me parece interesante no soy dada a la poesía (de hecho no me gusta nada de nada) y voy a dejar pasar la recomendación.
    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      La poesía es la gran desconocida en nuestros tiempos, ¡una pena!
      Yo no soy experta, pero siempre me hace vibrar, e intento leer algo de lo que se cruza en mi camino.
      No dejes de echarle un ojo a Elizabeth Siddall si te topas con ella.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  3. Todo un tratado sobre la autora y el libro, me has dejado anonadada
    Respecto al libro en sí, no me suele atraer la poesía así que lo dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por leerme y por comentar!
      En nuestros días hay poco espacio para la poesía, lo sé. A mí siempre me gusta leer algo de ella, especialmente me voy a tiempos pasados, a veces remotos. En la lírica encuentro motivación y belleza.
      Un abrazo, y mil gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  4. Hola Undine!! Me picas mucho la curiosidad por la obra de esta autora que me era del todo desconocida, pero me ha fascinado todo lo que has contado sobre su vida. ¡Genial reseña, completísima, y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras!
      Lo cierto es que Elizabeth Siddall es un personaje fascinante. Yo siempre la imaginé como un alma inquieta y emprendedora, con emociones brotando de su ser. El ambiente en el que creció no era favorable, no obstante, supo escalar en la vida, aunque finalmente no la dejaran realizarse como hubiera sido su derecho como intelectual.
      Gracias a personas como Eva Gallud y a editoriales como Ya lo dijo Casimiro Parker, Elizabeth no quedará en el olvido.
      Muchas gracias por leerme, y por tus cariñosas palabras!!

      Eliminar
  5. Me parece muy interesante la vida de Elizabeth Siddall, no sabía prácticamente nada de ella. Pero para serte sincera, la poesía no me va mucho, se ve que has disfrutado del libro y de su presentación, pero lo voy a dejar pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ayla, he disfrutado mucho, y lo que me queda, pues la poesía siempre la dejo cerca de mí. En muchos momentos, especialmente las tardes y noches de invierno, recurro a ella. Es como energía para el alma.
      Un abrazo, y no dejes de echar un ojo a Elizabeth Siddall si te cruzas con ella.
      Feliz día!!

      Eliminar
  6. Yo llegué al mundo del Arte de una manera completamente distinta a la tuya; cuando estaba en el colegio quería ser peluquera, simplemente una peluquera, mi profesor viendo que no me podía hacer cambiar de idea llamó a mis padres y les explicó que yo tenía demasiado "talento y creatividad" para ser peluquera, aunque era mi sueño. Entonces me obligaron a ir al instituto, a hacer BUP, COU y luego presentarme a la selectividad; ahí fue cuando tuve el contacto con el arte y no fue de primera, sino de nuevo de rebote, puesto que yo estudié educación especial pero me di cuenta que no me gustaba 😅😅😅 y como ya llevaba años estudiando arte dramático fue cuando otro profesor me dijo, ¿tú has pensado en dedicarte al Arte y la Escritura? Y ahí sí comenzó todo.
    Conforme has dicho poemas victorianos, ya sabía de antemano que el libro me lo iba a llevar y efectivamente, me encanta 😍 y la pieza musical que has elegido, Chapeau!

    Una reseña que enamora.
    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Alucinada me has dejado con tu trayectoria!
      No importa el camino, sólo la meta final. El alma tocada por el arte siempre llega a su destino. Tú eres artista, nadie puede decir lo contrario.
      Me encanta compartir contigo, siempre existe el diálogo entre nosotras, siempre aprendo algo de ti.
      Un abrazo, preciosa, y hasta la próxima entrega!!

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho saber más de Elizabeth Siddall, porque me ocurría como a ti, que solo la conocía por ser musa prerrafaelita. También conocía la leyenda sobre su muerte, que decían eran consecuencia de no haberse recuperado jamás del frío que pasó por su inmortal Ofelia, aunque quizás fuese un suicidio. El colmo del romanticismo era la truculenta anécdota de cómo Rossetti y Howell abrieron su tumba, años después de su muerte, para recuperar unos poemas inéditos con los que Rossetti había enterrado a Siddall. El mito nos ha ocultado su poesia. Qué extraordinario que ahora podamos leerla al fin. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el personaje de Elizabeth Siddall ha dado mucho juego a escritores y cineastas por toda su leyenda. No sé si has leído Posesión, de A. S. Byatt, en la novela, y en su adaptación al cine hay una escena parecida (no igual), sobre la apertura de una tumba.
      Yo amo el arte, amo a los artistas, pero también procuro verlos con cierta distancia, porque sus energías a veces son tóxicas, como era el caso de Rossetti.
      Un abrazo, Mónica, y muchas gracias por pasar y comentar!!

      Eliminar
  8. Buenas tardes, Indine:
    Me ha parecido fascinante la historia de Elisabeth. No tenía ni idea, lamentablemente tengo que decir que de arte sé muy poco aunque siempre que voy a un museo cojo la audioguía y así aprendo algo. Me encantan las historias detrás de los cuadros.
    Pero con los poemas no me arreglo.
    Aunque tengo la curiosidad suficiente como para echarle un ojo.
    Y la serie me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      Desde ya te digo que te vas a quedar enganchada a la serie, y a sus personajes. Yo tuve la fortuna de ver alguno de sus capítulos en Londres, y fue llegar a España y buscarla como una loca. Desde ese día leo todo lo que llega a mí de los prerrafaelitas.
      Elizabeth merece una lectura. Sus poemas son breves, pero intensos. Y se aprende mucho de su mundo con ellos.
      Me alegra haber podido interesarte un poco con esta reseña, me alegra dar a conocer a Elizabeth.
      Un abrazo fuerte, y mil gracias por tu empatía!!

      Eliminar
  9. Qué rabia, de verdad. ¿Quién no conoce Ophelia? Incluso yo, que no sé demasiado de arte me suena su marido. En cambio nunca hasta ahora había oído hablar de Elizabeth, ni la identificaba con esos cuadros. En fin, poco a poco parece que se va dando su lugar a muchas mujeres olvidadas.
    En cuanto a los poemas, soy lo peor, no sé apreciarlo. Lo intento, pero me cuesta. Aun así me lo apunto ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Oly:
      No hay que ser un entendido para apreciar la poesía, yo no lo soy. Tan sólo dejándose llevar por las palabras, ya te hace disfrutar de un viaje fascinante. No hay que estar tenso, ni intentar averiguar el significado. En mi opinión, ahí está la clave.
      Si algún día te encuentras con Elizabeth, no dejes de leerla, es una experiencia singular.
      Un abrazo, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  10. Super interesante esta nueva entrada Undine, desconocía totalmente la vida de esta señora y me ha llamado mucho la atención, así que si me la cruzo no descarto echarle una buena ojeada.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto me alegra que te haya gustado!
      Elizabeth es un personaje super interesante, toda una intelectual autodidacta. Un ejemplo de que si uno tiene duende debe sacarlo fuera de su ser. Espero que su persona, su intelecto perdure en el tiempo. Nosotras podemos hacer que eso sea realidad mientras la leamos.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  11. Soy una inepta absoluta leyendo poesía. Nunca y cundo digo nunca es nunca, consigo "acertar" con lo que quiere trasmitir el o la poeta, me resulta de lo más frustrante. Me ha resultado muy interesante lo que cuentas sobre la autora, es realmente fascinante todo lo que la rodea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no eres una inepta. No creo que se deba descubrir siempre el significado de las cosas, a veces se trata solo, y nada menos, que de emoción. No nos han enseñado a entender el arte, es parte del problema de la enseñanza en España, somos demasiado racionales, y el lado emocional no se premia. Atrévete a no buscar nada, déjate llevar cuando te topes con una poesía sin buscar nada, ya verás como tienes recompensa.
      Un abrazo, y mil gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  12. Si no fueran poemas me hacía con él seguro. Pero la poesía y yo no nos llevamos del todo bien, leí algo en mi adolescencia pero nunca me atrajo mucho.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, preciosa:
      Es sabido que la poesía no tiene muchos seguidores en nuestro país. Yo misma no soy experta en el género, tan sólo una admiradora de su belleza. Eso no debe inquietarnos, pero sí te recomiendo que eches un ojo a publicaciones tan sigulares como la que comentamos hoy. Son libros que traen ecos del pasado, joyas para almas sensibles como tú.
      Un abrazo, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  13. Yo no estudié arte, mis conocimientos son como aficionada, no como ilustrada en el tema, pero el arte en sí mismo me apasiona. Y yo creo que todos los apasionados del arte tarde o temprano nos aceracamos al aura que rodea a la hermandad prerrafaelita, a Ruskin, a Elizabeth... Y la pobre Elizabeth siempre queda reducida en el imaginario popular a un papel que no le corresponde en absoluto. Qué pena que no hayan llegado a nosotros los poemas originales, pero deseando estoy leerlos y ver a a mujer en ellos, sean o no autobiográficos. Y un olé por esa traductora guerrera.

    Una reseña estupendísima, Undine, como siempre.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en breve te llegarán para que los disfrutes, de mañana no pasa.
      Yo estudié arte en la carrera, pero en realidad siempre, desde muy joven estuve apegada a la pintura, a la arquitectura, a la escultura, a la música...Es mundo donde podía perderme y soñar, eso que hacemos con los libros, pero llevado al extremo. No obstante, siempre he pensado que no hay que saber ni entender de arte para poder apreciar la belleza, tan solo tener un alma sensible y bella que sea capaz de apreciarla. Algo así comoeres tú.
      Un beso grande, y mil gracias por pasar a leerme y comentar!!

      Eliminar
  14. Me encanta leerte, de verdad...me ha fascinado toda la historia de Elizabeth, que fuera la Ofelia más famosa, no tenía ni idea. Tengo que investigar más sobre ella y esa bañera que se apagó. Y es que a mí también me apasiona el arte, de hecho...a mis 18 me plantee estudiar historia del arte, aunque luego me decidí por la psicología. Y me da mucha pena no saber apenas nada de esta época prerrafaelita, con lo que me gustan sus cuadros.

    Y sobre los poemas...no soy mucho de poesía, cada vez me estoy acercando más y tengo que decir que el estilo de estos me gusta. Esconden fuerza y pasión, y eso es lo más fundamental...que te transmitan "algo", sea lo que sea.

    Así que me llevo título y curiosidad para rato ;) Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Cris:
      ¡Cuanto me alegra compartir contigo la pasión por el arte!
      Estoy segura que la poesía llegará a calar hondo en tu alma. Nuestra formación con los canones actuales impide que abramos las puertas a la lírica, pero con tu alma de artista muy pronto conectarás completamente.
      Te agradezco muchísimo tus amables palabras, esta reseña ha sido muy importante para mí. Tu opinión me llega al corazón.
      Un abrazo fuerte, y mil gracias otra vez!!

      Eliminar
  15. ¡Hola preciosa!
    Sabes, yo también tenía claro lo que quería ser cuando fuera mayor, me encanta el arte, pero en su momento no lo pude estudiar, ya que por aquel entonces mi familia pasaba por problemas económicos y desde los 13 años me tuve que poner a trabajar, pero el amor por el arte no cayo, he seguido pintando por mi cuenta y tengo que decir que el dibujo se me da bastante bien y bueno ahora a la vejez como yo digo, este año me he decidido a estudiar, quiero sacarme la carrera de historia del arte, sé que me va a costa pero bueno... En cuanto al libro la verdad es que conocía un poco la historia de Elizabeth pero ni que decir que me encanta tus reseñas y la manera tan particular que tienes de hacerla, si ya sentía curiosidad por ella ahora tengo claro que no puedo dejar pasar este libro.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar