miércoles, 10 de febrero de 2021

RESEÑA: "LA INFELIZ", IVÁN TURGUÉNEV

 

Fuente: Undine von Reinecke


Ficha Técnica:

Editorial: Ediciones Invisibles

Colección: Pequeños placeres

Número de la colección: 9

Traducción: Marta Rebón

Fecha de publicación: 15/01/2021

ISBN: 978-84-122279-0-1

Formato: 11,5 x 18

Páginas: 216

Encuadernación: rústica con solapas

PVP: 16.00 €


Sinopsis de la Editorial:

En el Moscú más elegante y refinado, un joven queda prendado de la enigmática Susanna Ivánovna, hijastra de un despótico profesor de música. Necesita saber más de ella y entender las trágicas circunstancias por las que se encuentra sola y desamparada entre extraños, como «una paloma blanca en una bandada de cuervos negros». El amor más trágico y las pasiones más oscuras brillan con luz propia en la exquisita prosa de Turguénev.

 

Propuesta musical para este libro:

 

Lo que Undine piensa del libro:


<Nada es constante en este mundo sino la inconstancia.> Jonathan Swift


Es curioso cómo el destino a veces hace confluir las cosas. Justo hace un año os hablaba del precioso relato Dos amigos (👈reseñaescrito por Iván Turguénev, en un texto dedicado al amor en la semana de San Valentín. Os contaba cómo este maravilloso autor, el más aperturista de las letras rusas, aquel que popularizó el término nihilismo en la literatura y tuvo que autoexiliarse en 1863 por falta de comprensión entre sus compatriotas, dedicaba aquella historia a esa faceta del sentimiento amoroso que habla de la entrega y el afecto en una relación de amistad. Este mes de febrero de 2021 mi sino ha querido llevarme otra vez ante la obra del gran Turguénev. Quizá mi afición por observar el comportamiento del individuo con respecto a las relaciones afectivas sea la causante de mi atracción por la obra de este gran autor que tanto esfuerzo empleó en desgranar los diferentes afectos del corazón, o quizás sea cuestión de magia. Lo único cierto es que esta semana en la que celebramos nuevamente San Valentín, vuelvo a hablaros del amor a través de la mirada IvánTurguénev. En esta ocasión mi singladura literaria me ha llevado a elegir una obra que se adapta a las circunstancias actuales como anillo al dedo. Me refiero a La Infeliz, la última publicación de Ediciones Invisibles perteneciente a la maravillosa colección de Pequeños Placeres. Un relato que nos habla de la constancia en nuestras emociones como prueba de fuego para demostrar nuestra valía.

La novela comienza así:


<…Sí, sí -empezó a decir Piotr Gavrílovich-, fueron unos días penosos… y preferiría no volver a recordarlos… Pero le hice  una promesa; tendré que contárselo todo. Escuche.

En aquella época (corría el invierno de 1835) yo vivía en Moscú, en casa de mi tía la querida hermana de mi difunta madre. Yo tenía dieciocho años: acababa de pasar del segundo al tercer año en la facultad de Letras (así se llamaba entonces) de la Universidad de Moscú. Mi tía era una mujer amable y tranquila, una viuda. Vivía en una Casagrande de madera en la calle Ostózhenka, una de esas casas caldeadas y acogedoras que, sospecho, sólo se encuentran en Moscú. Apenas veía a nadie; se sentaba de la mañana a la tarde en la sala de estar junto a dos damas de compañía, tomaba té de flores, jugaba al solitario y pedía a menudo que sahumaran la estancia.(…) (…) Mi tía me quería mucho y me malcriaba por ser huérfano de padre y madre.(…)>


 

La Infeliz narra los recuerdos de Piotr Gavrílovich a la edad de dieciocho años. Por aquel entonces nuestro protagonista gozaba de una confortable vida de estudiante carente de preocupaciones. Fue en aquellos días alegres de su juventud cuando entabló amistad con Dsvídovich Fústov, un joven de acaudalada familia que era admirado en sociedad por su belleza y buen carácter. Gracias a su nuevo amigo fue que Piotr Gavrílovich conoció a la estirpe de los Ratch, una familia tan vulgar como poco fiable. De todos ellos sólo Susanna, la hija mayor, despertaba cierta admiración y curiosidad en nuestro protagonista. Conmovido por la triste situación de la muchacha, que era objeto de humillación y mofa para su familia, y medio enamorado de su magnetismo personal, Piotr decide inquirir a su amigo Fústov sobre ellos. De lo que dedujo que él tenía intereses románticos con Susanna, pese a su lamentable círculo familiar.

Así las cosas, los días se suceden y la curiosidad que Piotr siente por esa familia va en aumento, especialmente desde que conoció a Viktor, el hermano de la muchacha.  Hasta que un día un altercado con este infame individuo provoca un terrible malentendido. Susanna desesperada corre a pedir ayuda a Piotr, poniendo su vida y su diario a disposición de éste. Él, como buen caballero, acepta el papel de paladín. ¿Podrá Piotr ayudar a Susanna después de leer su diario? ¿Será capaz de cambiar lo que parece un inevitable y triste destino para ella?

La Infeliz es un bellísimo relato publicado en 1868. Una historia impregnada de todas las corrientes literarias europeas del momento, cuyo acentuado espíritu romántico reina sobre todas ellas. Ubicada en la Rusia de la década de los treinta, el libro comienza relatando la vida de Piotr Gavrílovich, un joven de la alta sociedad moscovita de vida acomodada. Pero esto no es más que un ardid estilístico para contextualizar la trama, ya que dicho personaje es el narrador omnisciente de la verdadera historia, la misteriosa vida de Susanna Ivánovna, una joven de seductora belleza y gran magnetismo romántico.


<Entre el mundo que la rodeaba y ella misma había muy poco en común; incluso parecía desconcertada en su fuero interno, como si se preguntara cómo había ido a parar allí.>


Aunque el libro está dividido en veintiocho capítulos, Turguénev lo secciona argumentalmente en tres partes: la primera es la introducción donde nos cuenta las circunstancias que rodean al narrador hasta conocer a Susanna Ivánovna, y hacerse acreedor de su diario; en la segunda se nos refiere lo que está escrito en el diario de la muchacha, la verdad sobre su vida; y la tercera son los acontecimientos que se suceden tras la lectura de éste. El escritor emplea esta original fórmula narrativa para crear una gran atmósfera de misterio, tensión y emoción.


<El manuscrito se detenía con esas palabras. Las últimas hojas estaban arrancadas y las pocas líneas con que terminaba la frase estaban tachadas y emborronadas de tinta.>  


El autor hace de este modo un repaso sociológico de la Rusia de la época. A través de los personajes que aparecen en el relato examina el ambiente decadente la alta sociedad moscovita y de la campestre, critica la conducta de los sujetos que rondaban a estos grandes señores esperando algún beneficio, denuncia la indefensión de la mujer sojuzgada por aquella atmósfera, condena la hipocresía y complicidad de las clases trabajadoras ante aquella situación, deja caer alguna que otra perlita envenenada sobre ciertos miembros de la iglesia ortodoxa, incluso insinúa la opinión negativa que se tenía sobre la raza judía en aquel tiempo. 


< ¡Oh, pobre, pobre raza mía, raza de eternos errantes, una maldición pesa sobre ella! > 


Iván Turguénev utiliza a su narrador como testigo bien informado para dar veracidad a los hechos, otorgándole la cualidad de la honestidad.


<Con todo, no me permitía exceso alguno y me comportaba con discreción, como corresponde a un jeune homme de bonne maison. Por nada del mundo le habría dado un disgusto a mi buena tía; y, además, la sangre corría con bastante calma por mis venas.>


Este cronista o juez autorizado por el escritor es, en mi opinión, el alter ego del escritor, que a través de su relato juzga severamente el carácter de sus contemporáneos. Para ello, y sin dar directamente su opinión, dibuja un elenco de personajes que se presentan ellos mismos ante el lector por su acciones: Dsvídovich Fústov, el amigo de Piotr, que es tan atractivo como superficial; Iván Demiánich Ratch, el padrastro de Susanna, un especulador sin escrúpulos; Viktor Ratch, un mercenario en ciernes; la tía de Piotr, una dama de la alta sociedad entrada en años, con tan pocas luces como buenas intenciones. Este último personaje guarda un especial interés para mí, ya que el sentido del humor que el autor emplea para construir su personalidad es significativo.

Todos y cada uno de los personajes que aparecen anteriormente mencionados representan el ambiente que se respiraba en la sociedad moscovita de entonces, pero, ¿qué ocurría en el campo? Para analizar aquella atmósfera, y así cerrar el círculo social, Turguénev diseña unos personajes muy interesantes y los ubica en el pasado de la protagonista que aparece en su diario: Iván Matvéich, un rico terrateniente, padre natural de Susanna, que no se siente obligado a distinguir entre paternalismo y el sentido paternal; Semion Matveich, el tío de Susanna, un tirano que forjó su carácter frustrado por la hipocresía de la vida moscovita; Michel Matveich, primo de Susanna, un héroe romántico tan valiente como impotente. Con estos tres últimos personajes, desde mi punto de vista, desarrolla Turguénev su teoría nihilista, como ya lo hiciera en 1862 en Padres e hijos. De sus acciones se traduce esa lucha entre dos generaciones que están llamadas a no entenderse nunca entre ellas, y que son el desencadenante de la tragedia vital imbuidos por esa atmósfera decadente que les arrastra.

Llegados a este punto os preguntaréis cómo no os he hablado hasta ahora de la protagonista. He  querido dejar para el final a Susanna porque ella es la joya de la corona; a ella otorga Iván Turguénev la más compleja personalidad, como es común en todos los grandes personajes femeninos del escritor. En ella confluyen las características más elevadas que un individuo pueda llegar a tener: inteligencia, belleza, carisma, discreción, orgullo, fidelidad, constancia…Y la pasión, ese elemento del que se alimentan los espíritus sensibles. Un ser tan mágico y atractivo como imposible de aceptar por cualquier sociedad, la envidia y la codicia siempre terminan con tanta gracia reunida. Susanna representa a la heroína romántica por excelencia, hermana de la Julieta de Shakespeare, la Rebecca de Walter Scott, o la Natasha de Tolstói. Mujeres que se dejaron arrastrar por su pasiones.


<Todos los miembros de la familia del señor Ratch parecían criaturas satisfechas, cándidas y engreídas; el rostro de ella, hermoso, pero ya marchito, estaba marcado con las huellas de la tristeza, el orgullo y el dolor.>


Con respecto al estilo de La infeliz, debo confesar que la belleza y el lirismo que emanan de entre sus páginas me ha cautivado completamente, de tal modo que ningún otro título del autor había conseguido hacer hasta la fecha. Su original estructura narrativa, que maneja el tiempo a la perfección guiando sin equívocos al lector; el agudo uso de la tensión argumental, que se mantiene hasta el final; la emoción que emana cada pasaje, incrementándose la musicalidad en cada página; y el encanto intelectual de los pasajes que se refieren a la música, literatura y cultura de su tiempo, obran una magia tal que el lector, entusiasmado, no podrá evitar caer rendido ante él, sumamente conmovido.


<Tardé en volver en mí. Entonces justo estaba empezando a vivir: no tenía ninguna experiencia de pasión ni de dolor, y muy pocas veces había presenciado alguna manifestación de sentimientos intensos en los demás…Pero la sinceridad de ese sufrimiento, de esa pasión, me impresionó.>


Y hasta aquí llega mi reseña de La Infeliz, un texto que he saboreado como una adolescente enamorada, así como lo hubiera hecho la Tatiana de Pushkin, tan presente siempre en la obra de Turguénev. Todos los ingredientes que encontré me hicieron soñar, pero también reflexionar sobre lo efímero de nuestra sociedad. En ella el amor ha quedado relegado por otros intereses, sin darnos cuenta que de la sinceridad de nuestros actos se deduce quienes somos, repercuten en el entorno y forman parte del escenario social.

 

<El amor no vive mucho tiempo de dulces miradas y de cartas de amor.> George Sand

 

Undine von Reinecke ♪


Con este título participo en:

  1.  Proyecto Mes del Amor 👈organizado por Laky en su blog  Libros que hay que leer 
  2. Cumplo la premisa de Clasico escrito originalmente en un idioma diferente al español, inglés o frances, del reto Todos los clásicos grandes y pequeños (nivel 3) organizado en el blog de Las Inquilinas de Netherfield  👈
  3. Añado otro título a mis lecturas para el reto Nos gustan los clásicos V Edición, organizado por el blog Un lector indiscreto👈

El autor por la Editorial:

Fuente: Ediciones Invisibles
Iván Turguénev

Considerado el más europeo de los escritores rusos, fue venerado por Flaubert y Henry James. Pero los novelistas rusos no lo tenían en tanta estima: Dostoyevski y Tolstói despreciaron públicamente sus obras, aunque no dudaron en pedirle dinero cuando ellos se arruinaron. Fue especialmente tempestuosa su relación con Tolstói, quien lo retó a un duelo que al final no llegó a celebrarse; los dos escritores estuvieron sin hablarse diecisiete años.

 

 

 

34 comentarios:

  1. Hola,
    casi siempre me tientas con tus reseñas y esta no ha sido la excepción; lo voy a apuntar aunque no sé si llegaré a leerlo, últimamente estoy poco animada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eyra:
      Gracias por pasar a leerme. No creas que no entiendo lo que dices, andamos todos un poco igual. Yo te animo a que te fuerces a leer, especialmente si los títulos que tienes a tu alcance te hacen soñar e iluminan tu día a día. Yo es lo que estoy intentado para afrontar lo que tenemos encima.
      Un abrazo muy fuerte y mucho ánimo!!

      Eliminar
  2. Ya vas por el nivel 3 del Reto de Las Inquilinas???? Madre mía que carrera llevas... La verdad es que me ha gustado mucho lo que comentas así que lo apuntaré para ver si me pongo algún día a leer a este autor.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      No, no he cumplimentado del todo los niveles 1 y 2 del reto de las Inquilinas, me sería imposible. Lo que ocurre es que esta novela cumplía un requisito del 3er nivel y lo he aprovechado. :)
      En cuanto a La Infeliz, sólo me ha quedado un adjetivo por decir "exquisita". Con eso lo digo todo.
      Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar
  3. Esta vez no me siento tentada más que por la bonita edición del libro, aunque lo de exquisita sé que se me quedará en el subconsciente así es que quién sabe(lo de que se puede acoplar al nivel 3 me interesa, yo he completado el 1 aunque aún no tengo las 5 reseñas publicadas, si alcanzo el tercer nivel me acordaré de esta).
    Un beso
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas ardes, Inés:
      Sí que siento que no te lleves de primeras este título, ya que es tan especial que entiendo podría enamorarte. Ya me dirás si finalmente caes. :)
      Por otro lado, yo no he completado los niveles. Puede decirse que voy rellenando casillas de un nivel u otro según me conviene. Si lo hiciera bien no podría llevar tanto reto junto. Esperemos que MH me lo de por bueno:)
      Un abrazo fuerte y gracias por la visita!!

      Eliminar
  4. Querida Undine:
    Esos Dos Amigos aún siguen en la lista. Los escritores rusos tienen algo distinto, son muy intensos y así también resultan sus personajes y eso me gusta mucho. En este tipo de historias suele haber mala suerte pero la cultura rusa la encara con determinación y huyen de la autocompasión. Me gusta su forma de pelearse con la vida y si me lo cuentan tan bien como escribe este autor pues no sé a qué estoy esperando.
    Por cierto, esta colección apetece comprarla entera.
    Un abrazo y ¡Feliz Semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:
      Ya sabes lo que opino, nunca es tarde para conocer un escritor y su producción, los libros llegan siempre en el momento indicado. Dos amigos es una historia preciosa, pero, ¡ah, La Infeliz es algo excepcional! Si quieres regresar a tu yo literario más entusiasta tienes que dejar lugar a esta nouvelle. Es simplemente maravillosa. Y ya de paso haz hueco porque lo que viene la próxima semana es por el estilo. Estoy regresando a mis orígenes clásicos y disfruto como nunca.
      Con respecto a lo que dices de los rusos, comparto enteramente tu opinión, tienen el alma ardiente y lo demuestran en sus obras.
      Un abrazo muy grande, querida amiga!!

      Eliminar
  5. Hola.
    Pese a que tus reseñas siempre invitan a adentrase en los libros en cuestión La infeliz se me hace demasiado grande para mí, de momento no me animo, quizá algún día.
    Un saludo.
    P.S.: la propuesta musical me ha parecido maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes;
      Qué pena que no te atrevas con ella, yo no creo que sea grande para ti. Si algún día te cruzas con esta historia no dejes de echarla un vistazo porque estoy segura que te gustaría. Es muy especial.
      Un abrazo grande y gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. NO conocía esta novela. Tal y como la cuentas, tentadora, muy tentadora. Es imposible resistirse. Y esa propuesta musical, maravillosa.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:
      ¿Verdad que esta pieza musical es preciosa? Pues, prepárate, porque la novela no se queda atrás.
      Un abrazo grande y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. Buenas tardes Undine!. De Turgenev solo he leído Primer amor, en mi lista tengo ya apuntada Dos amigos y como no puede ser menos, me llevo esta. Siempre me atrajeron los autores rusos, aunque he de reconocer que últimamente los tengo un poco olvidados. La editorial por lo que veo esta publicando auténticas jóyitas, así que tendré que probar con alguna. Estupenda reseña como siempre.un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Mar!
      Mi primera lectura de Turguénev también fue Primer amor, una maravilla de relato. Pero desde mi pnto de vista actual La Infeliz es muchísimo más bonito e interesante. Quizá sea porque la protagonista es mujer y comprendo mejor las cuestiones que aborda su temática.
      Un abrazo muy grande y muchas gracias por pasar a leerme!!

      Eliminar
  8. Holaa!! pero qué portada tan bonita, ese color me gusta mucho. Me encanta cómo te expresas de la historia así que me lo llevo apuntado.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Undine, me gustan los personajes femeninos potentes y, por lo que leo, Susanna lo es. No conocía el libro. La verdad es que, acudir aquí es descubrir cosas nuevas. Gracias por el aporte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marisa:
      Efectivamente, Susanna es un personaje potentísimo, a mí me ha entusiasmado conocerla. La Infeliz se ha publicado con otros títulos en otras editoriales, pero yo tampoco la conocía. Si le encuentras un huequecillo, no dejes de leerla porque es auténtica belleza.
      Un abrazo fuerte y gracias por la visita

      Eliminar
  10. Este año tengo previsto comenzar a leer la obra de este autor. Volveré a tu reseña entonces. A ver si lo consigo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      No te apures por iniciarte con él, ya sabes que los libros siempre tinen su momento especial. Seguro que cuando lo leas lo podrás disfrutar como se merece.
      Un abrazo fuerte y feliz tarde

      Eliminar
  11. Hola Undine!! Me alegro de que te haya gustado tanto, lo pones tan bien que cómo resistirse. Me encanta tu recomendación musical mucho. ¡Gran reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana!
      Conociendo tus gustos, estoy segura que disfrutarás un montón de Turguénev y de La Infeliz. Ya me contarás.
      Un abrazo muy fuerte y feliz semana!!

      Eliminar
  12. Ay, mi querida Undine, la literatura rusa es mi gran asignatura pendiente. Cada vez que te leo me entra más cargo de conciencia, pero creo que todavía voy a tardar un poco en decidirme a hincarle el diente; la literatura rusa me sigue constando trabajo. Pero me lo he tomado como un reto personal, y tengo anotadas tus recomendaciones para un futuro. Abrazos. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marisa:
      No hay prisa alguna, cuando le llegue su momento a los rusos seguro que lo disfrutarás. Todo tiene su ritmo, la literatura no es diferente que otros aspectos de la vida. ¿Puedes creer que yo no he leído nunca literatura japonesa?
      Un abrazo muy grande y mil gracias por tu visita!!

      Eliminar
  13. Hola Undine!!!!
    Me gustan mucho los rusos con esa vena trágica y oscura.
    Anna Karenina es lo que leí Hasta ahora y la disfrute.me enoje y sufri todo un cúmulo de emociones.
    Veré de conseguirlo.abrazosbuhos me gustan mucho estas joyas clásicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      A mí Anna Karenina me enfadó muchísimo :) Al contrario de lo que le ocurre a la mayoría, es mi novela menos apreciada de Tólstoi, pese a lo mucho que admiro cómo está escrita. Yo no sabría decidirme con qué escritor ruso me quedo, ya que cambio constantemente de opinión según leo uno u otro, pero debo confesar mi especial predilección en el momento actual por Turguénev. Creo que la vida me va acercando ahacia él.
      Un abrazo grande y feliz semana!!

      Eliminar
  14. Hola,
    Me encanta todo lo que cuentas. Todavía no me he estrenado con esta editorial, aunque tengo uno de sus títulos comprado esperando su turno. Anoto este también, por supuesto. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rocío:
      Qué emoción conocer cuál de los Pequeños ^laceres leerás. A mí me han gustado todos hasta la fecha, pero entre mis favoritos están: La falsa amante, El viaje y La Infeliz. Los tres son maravillosos.
      Un abrazo grande y felices lecturas semanales!!

      Eliminar
  15. Hola!!!!!¿Qué te voy a decir? Qué me lo llevo anotado... Gracias!

    ResponderEliminar
  16. No he leído nada de este autor. Apunté "Dos amigos" el año pasado gracias a tu recomendación y ahora apunto también éste; ya veré cuál de los dos leo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Laky:
      Ya te saco yo de dudas. Anticipa La Infeliz por delante de Dos amigos, simplemente es maravillosa.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por pasar a visitarme!!

      Eliminar
  17. Me gustan mucho los clásicos rusos. No leí nada de Turguénev, pero tu magnífica reseña sobre La infeliz, incita a leerla. Me resulta muy atractivo lo que nos cuentas sobre la trama y, sobre todo, el análisis sociológico de la época. Sin duda, es un autor clásico del que veo que merece la pena conocer su narrativa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      A mí también me gusta mucho la literatura rusa. Antes mi favorito era Tolstoi, luego pasé a Chejov y ahora tengo el corazón puesto en Turguénev. Probablemente volveré a cambiar de opinión, ya que el mundo de los libros es oscilante.
      Un abrazo y gracias por tu visita!!

      Eliminar