RESEÑA: LA VIDA ASESINA. FÉLIX VALLOTTON

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Editorial: El Nadir

Traductora: María Inglés

Portada: René Parra

Medidas: 17×19,5 / 14×21

Encuadernación: Rústica

Año de publicación: 2008 / 2019

ISBN: 978-84-935601-5-7


Sinopsis de la Editorial

Raros son los autores que aúnan tanto talento artístico como literario, pero sin duda Félix Vallotton (1865-1925) fue uno de ellos; reputado en vida sobre todo por su revolucionaria obra gráfica, compendiada por El Nadir en Crímenes y castigos, dejó extraordinarias narraciones póstumas como su novela La vida asesina.

El protagonista de La vida asesina, el joven Jacques Verdier, es un verdugo disfrazado de víctima. Desde niño desarrolla una extraordinaria capacidad para provocar accidentes y muertes a su alrededor. Para ahuyentar los malos recuerdos y hacerse un nombre en el mundo del arte, Verdier abandona su ciudad y se traslada a París. Allí, sin embargo, continuará tejiendo con absoluta entrega la mortífera telaraña de la que él mismo no podrá escapar.

Una historia ambigua, descarnada que tiene su reverso en los dibujos que Vallotton publicó a lo largo de la década de 1890. Sus grabados, compuestos a base de grandes masas negras, rezuman nihilismo y violencia, ya sea en el ámbito de las relaciones conyugales, en opresivos interiores domésticos donde reinan el engaño y la mentira, ya sea en el medio urbano, en las calles, escenario de toda clase de crueldades e injusticias.



Propuesta musical para este libro


Rapsodie espagnole, Maurice Ravel  

Compuesta entre los años 1907 y 1908, la Rapsodia Española fue estrenada el 15 de marzo de 1908 en el Théâtre du Châtelet, con la dirección de Édouard Colonne. Esta obra representa uno de los primeros grandes trabajos para orquesta compuestos por Maurice Ravel (1875-1937) , y, tras su estreno, muy pronto entró a formar parte del repertorio orquestal internacional. La pieza está inspirada en la herencia española del compositor, cuya madre, Marie Delouart-Ravel, era de origen vasco y descendiente de una ancestral familia española.


Lo que Undine opina del libro


<Las obras de arte nacen siempre de quien ha afrontado el peligro, de quien ha ido hasta el extremo de la experiencia, hasta el punto que ningún humano puede rebasar. Cuanto más se ve, más propia, más personal, más única se hace una vida.> Rainer María Rilke


Hace algunos años, disfrutando en el coche del fantástico programa dirigido por Martín Llade en Radio Clásica, escuché una interesante anécdota referida al genial compositor Maurice Ravel, y a los años previos a su triunfo. Al parecer, a Ravel no le fue fácil abrirse paso en el difícil mundo de la música, tuvo que luchar contra el estrecho punto de mira de la Academia y las limitaciones a la creatividad, siendo considerado por detrás de muchos otros músicos que componían según las reglas y el gusto de quienes impartían el Premio de Roma, un prestigioso galardón al que estuvo nominado cuatro veces y en todas ellas fracasó. El incansable Maurice Ravel pudo resarcirse de estas decepciones años más tarde, siendo ya un compositor de éxito, cuando, al escuchar el clamor de la audiencia norteamericana tras un concierto durante una gira por los Estado Unidos, pensó: “para qué quiero yo todos los Premios de Roma, si tengo el favor y el calor del público”.

Rodolphe Julian (Fuente: Wikipedia)
Así se escribe la historia. Muchos creativos han tenido que buscar vías alternativas para poder desarrollar su arte fuera de los cánones establecidos, y de este modo, intentar triunfar. Una de esas vías surgió en París en 1868, cuando Rodolphe Julian, pintor, grabador y profesor, fundó la famosa Académie Julian, una escuela de arte privada que aceptaba en ella a alumnos llegados de fuera de las fronteras francesas, a mujeres y a los candidatos a artista rechazados por la École des Beaux-Arts, el centro de enseñanzas artísticas más ilustre en aquellos días. El éxito de la idea fue inmenso y pronto se convirtió en uno de las mejores centros docentes de su tiempo, teniendo entre sus graduados a muchos de los mejores artistas del final del siglo XIX y comienzos del XX.  

Uno de los nombres importantes que dio la Académie Julian fue Félix Vallotton, un artista que, como muchos de los mejores nombres de su generación, rompió esquemas y abrió las fronteras de la creatividad, formando parte de los Nabis (“Profetas”, en hebreo), un grupo de artistas muy diversos, que admiraban la valentía anti-academicista de Gauguin y rechazaban el engañoso naturalismo en favor de la imaginación, la emoción y el color, en busca de la renovación espiritual.

Nabis:Ker-Xavier Roussel, Édouard Vuillard,
 Romain Coolus y Felix Vallotton en 1899
Fuente: Wikipedia

Felix Vallotton (1865-1925), nació en Lausana, Suiza, hijo del propietario de una droguería. A los diecisiete años se trasladó a París e ingresó en la antes mencionada Académie Julian. Allí se formó en profundidad para poder aprobar los exámenes de la elitista École des Beaux-Arts, que superó de manera brillante, quedando en el cuarto puesto entre casi un centenar de aspirantes. El ambiente alternativo que respiró en la Academia Julian, donde coincidió con gran número de disidentes del arte como él, marcó su carrera como grabador y pintor, debutando en 1891 en el Salon des Indépendants, un evento que reunía las obras de artistas unidos por el lema “Sans jury ni récompense”, es decir, sin jurados ni premios. Desde ese momento, Vallotton compaginó su inicial labor como retratista con la de pintor de paisajes y grabador de xilografías, campo en el que destacó, participando con sus obras en publicaciones de diverso calado, como la revista L’Art et l’Idée, gracias a lo cual pudo subsistir en aquel bohemio y difícil París de final de siglo. En ese sentido, su suerte se vio favorecida cuando contrajo matrimonio, ya que lo hizo con una viuda rica que apartó las dificultades económicas de su camino para que pudiera centrarse en su arte, con el que triunfó, llegando incluso a exponer fuera de las fronteras francesas, colgando sus obras en las mejores salas del Mundo, incluidas las de vanguardia. Su éxito comercial se extendió por las grandes capitales europeas como Londres, Moscú, Viena, Praga…

Autorretrato de Félix Vallotton, 1885 (Fte: Wikipedia)
Pero todo cambió con la llegada de la Primera Guerra Mundial, adentrándose en una época de dificultades económicas. Vallotton no quedó inmune al conflicto y quiso participar en la lucha, pero fue rechazado por su avanzada edad, en beneficio de su producción, donde reflejaría el desgraciado momento social. Finalizada la guerra, y ya en la década de 1920, el pintor se trasladó al sur de Francia donde continuó con su trabajo, al tiempo que seguía exponiendo y cosechando éxitos, hasta que una terrible enfermedad terminó con su vida en 1925.

Genio del grabado y prolífico pintor de paisajes, retratos, desnudos, naturalezas y singulares escenas costumbristas, casi todas de carácter burgués, por las que hoy es considerado un cronista o un gurú mediático del momento social que le tocó vivir, transmitiendo a sus composiciones una atmósfera cargada de intención y magia, que reflejaba los hogares de la clase dominante de su época con sus luces y sombras, Vallotton también quiso adentrarse en el campo literario, escribiendo críticas, alguna obra de teatro y firmando tres novelas, quizás, llevado por el ansia de alimentar su ego, más allá de las fronteras artísticas. Así, nos lo sugiere Blas Parra en la extraordinaria introducción de La vida asesina, su mejor trabajo literario y la novela que reseño hoy. 

Interieur avec femme en rouge de dos, 1903 (Kunsthaus 2013)
Fuente: masdearte.com

Como quiera que sea, La vida asesina fue una novela que se publicó póstumamente, allá por el año 1927, y hoy los lectores de habla hispana podemos disfrutar de su lectura gracias al magnífico trabajo de la editorial El Nadir, quienes publicaron el texto junto con las elegantes, oscuras, enigmáticas e iracundas ilustraciones, que son un reflejo fiel del carácter que envuelve a este título, que fue traducido por María Inglés. Por otro lado, y como complemento a esta obra representativa de la narrativa de Volutton, El Nadir ha publicado Crímenes y castigos (2019), un libro que recoge una serie de grabados de la obra gráfica del autor que son una emocionante exquisitez para los sibaritas del arte y la cultura en general.

La vida asesina nos lleva al París de comienzos del siglo XX. Allí, en un apartamento de la capital francesa se ha descubierto un cuerpo sin vida. Pero, como decía Edgar Allan Poe: “Todas las obras de arte deben empezar por el final”. Y así, el narrador de esta historia, Jacques Verdier, que es también el protagonista de la novela, se aparta de la escena inicial protagonizada por su propia muerte, para remontarse seguidamente a los años de su infancia en tiempos de la guerra franco prusiana, para que el lector pueda comprender y entrar en materia.

Jacques Verdier narra las circunstancias de su nacimiento en el seno de una familia burguesa de clase media. Hijo único del dueño de una droguería y de una dama afectuosa, su infancia y adolescencia estuvieron marcadas por las terribles desgracias que padecieron algunos de sus allegados. Convencido de ser el causante de aquellas calamidades, al llegar a la edad universitaria toma la decisión de marcharse a estudiar a París, para escapar de su aciago sino. Allí, en la sorprendente capital francesa de final de siglo, logra superar sus estudios, al tiempo que entra en contacto con la efervescente vida bohemia de los cafés y de los artistas. Sin mucho dinero ni idea de cómo ganarlo, se hace amigo de un escultor que le recomienda al director de una revista de arte. Este magnate de la prensa artística le da la oportunidad de hacer carrera en el sector editorial. Embriagado por la vida disoluta de los salones burgueses parisinos, entre fiesta y fiesta conoce a dos mujeres que dictarán su destino final. 

La mentira (serie Les Intimités,1898) Fuente: es.frwiki.wiki

La vida asesina es una apasionante, seductora, y turbia novela que, pese haberse escrito en 1907, no vio la luz hasta 1927 -dos años después de haber fallecido Felix Vallotton-, quedando en segundo plano ante el abrumador y extenso legado pictórico de su autor.

De lectura fluida y subyugante, esta falsa biografía novelada, aborda en su temática muchas de las preocupaciones de la novela naturalista y se adhiere a las nuevas corrientes de pensamiento del cambio de siglo, acercándose también al pensamiento nietzscheano. Por todo ello, el lector que decida sumergirse en su lectura rememorará viejos nombres conocidos de la literatura como los de George Moore, Gustave Flaubert, Emile Zola, Dostoievski, Gabrielle D'Annunzio e, incluso, Miguel de Unamuno, cuya novela Niebla (1907), en mi opinión, y salvando las distancias, guarda ciertas similitudes con La vida asesina, principalmente entre sus respectivos protagonistas. Pese a ello, el título que nos ocupa brilla con alma propia. 

La razón probatoria (serie Les Intimités,1898) Fuente: es.frwiki.wiki
Precisamente, el pilar de esta historia es su personaje principal Jacques Verdier, un joven egocéntrico y tiránico, enfundado en una capa de invisibilidad que, como una especie de ángel aniquilador, siembra la desgracia a su alrededor, y que pesaroso ante las consecuencias que tienen sus actos, aunque eximiéndose de toda responsabilidad, echa la culpa de las desdichas a su mal fario. Pese a lo antipático que pueda parecer Verdier al lector, son precisamente sus defectos, desde mi perspectiva, los que despiertan el interés y dan emoción a la historia. Cada pensamiento del protagonista, cada decisión equivocada o no que toma, ofrece una arista nueva de su amoral personalidad y provoca nuevos giros argumentales de suma originalidad. 

Paris 1900 - 12 - Place Blanche le Moulin Rouge
 (Fuente:parismuseescollections.paris.fr)

Otro punto importante de la obra son las magníficas atmósferas que, como buen pintor, sabía crear Felix Volutton. En la primera parte de la novela, el autor se deleita describiendo el ambiente de provincias de antes y después de la guerra franco-prusiana, aferrado a la forma de vida de los viejos tiempos, y que contrasta con la bohemia y decadente segunda parte de La vida asesina, que Volutton sitúa en el París de los albores del siglo XX, entre artistas y empresarios adinerados, que protagonizan escenas descritas con la fidelidad que sólo un testigo bien informado de aquellos días podría realizar, algo por lo que el escritor también fue elogiado en su faceta como pintor de paisajes interiores de la vida burguesa, y de lo que se benefician sus personajes literarios, claramente sacados de la vida real, pues la veracidad que ofrecen todos ellos es digna de ser mencionada. Como nota curiosa, cabe destacar la profesión que otorga Vallotton al padre del protagonista que, como su propio progenitor, regenta un negocio de droguería. El guiño autobiográfico, cargado de mordaz y morbosa intención, está servido.

Escena de La Bohème as staged,1896 (Archivos Ricordi)
Fuente:blog.imagesmusicales.be
Por otro lado, y siguiendo la línea mórbida que imprime el autor a su historia -algunas de las escenas que describe son tremendamente realistas y enfermizas-, es sumamente provocador el carácter que confiere Vallotton a las relaciones que establece el personaje principal con las dos “primadonnas” de la novela, tóxico sin lugar a dudas, pero intelectualmente atractivo e interesante. Las escenas que dedica a estas dos damas, la una musa y modelo de artistas, la otra esposa de un rico empresario, son de lo mejor que he leído de este género y dignas de servir como inspiración al mejor de los dramas operísticos. Quién sabe si, como yo, el autor era admirador de Giacomo Puccini (1858-1924), compositor contemporáneo a Vallotton, que construyó una Mimí para su Bohème (1896), muy cercana en espíritu a Jaenne la joven modelo que describe el escritor en La vida asesina.

Así pues, queridos lectores, aquí tenéis mis impresiones sobre esta rara avis literaria, una obra que debería tener mucha más visibilidad de la que posee. Esta fascinante, impetuosa y sorprendente novela, reúne los ingredientes necesarios para deslumbrar a un amplio número de lectores, tanto si son aficionados a la novela criminal, como amantes de los clásicos, o apasionados del arte y los dramas de época, todos pueden sentirse impresionados y complacidos con esta historia. Su estilo narrativo es impecable, el ritmo argumental excitante y el espectro conceptual que levita entre sus páginas embarga a quienes se dejan poseer por él.



<Pienso que una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida.> Antoni Tapies



Undine von Reinecke


👉Atención Sorteo!!

Os invito a que conozcáis más sobre Félix Vallotton y su obra gráfica. Para ello qué mejor ocasión que participar en el magnífico sorteo de dos libros, cedidos amablemente por la editorial El Nadir. El primer ejemplar es La vida Asesina, el título sobre el que os he hablado hoy, el segundo es Crímenes y castigos, un recopilatorio de la obra gráfica del artista que, además de mostrarnos sus excelentes e interesantes grabados, nos ofrece una maravillosa introducción sobre su autor.


Normas de Participación:

  1. Ser seguidor de Lecturas de Undine (y si tienes cuenta en Instagram, también a la editorial El Nadir).
  2. Sólo habrá un ganador que se llevará los dos libros.
  3. Se agradece compartir en redes etiquetando a la editorial El Nadir y a mí.
  4. El sorteo se realizará el jueves 19 de mayo de 2022.
  5. Sorteo para España (sólo península).


El autor por la Editorial

Fuente: Ed. El Nadir
(Lausana, 1865-París, 1925)

Félix Vallotton, de origen suizo, desarrolló toda su carrera como grabador y pintor de éxito en Francia. Participó desde muy joven en las corrientes postimpresionistas, y temporalmente se adscribió al movimiento de los Nabis, junto a Maurice Denis, Pierre Bonnard y Édouard Vuillard. Alcanzó gran fama y sus obras fueron colgadas tanto en el Salón de los Independientes como en numerosas exposiciones internacionales.

Vallotton también destacó por su quehacer literario: escribió críticas, piezas de teatro y tres novelas. En la mejor de todas ellas, La vida asesina, de corte muy sombrío, incluyó elementos autobiográficos.


Comentarios

  1. ¡Sabía que sería una gran obra, Milady! Me encanta cuando un autor sabe crear personajes sacados de la vida real sin que queden importados o grotescos.
    La pieza musical es maravillosa.
    Muy buena reseña.
    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que participo, no lo había puesto!!! 🙄💋

      Eliminar
    2. Buenos días, Yolanda:

      No podría recomendarte más esta novela, lo tiene todo para seducirte. El autor es un ilusionista de la observación y capta los diferentes comportamientos humanos con maestría. Un artista en todos los sentidos. Me alegra que te haya convencido.

      Un abrazo y gracias por la visita!!
      M

      Eliminar
    3. Por cierto, ya estabas apuntada al sorteo. Mucha suerte!!

      Eliminar
  2. Me encantan las pinturas, los grabados y las fotos del autor y, desde luego, la novela tiene pinta de ser muy curiosa y me apetece mucho. Participo en el concurso. A ver si me toca y la leo rápido, ja, ja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:

      Deseo que tengas mucha suerte, porque estoy segura que ambos libros te gustarán. En mi opinión, son dos joyas para tener en cualquier biblioteca que se precie.

      Un abrazo y gracias por participar!!

      Eliminar
  3. Querida Undine:
    Me encanta el diseño de la novela. Otro escritor especial el que nos traes. Siempre me gusta aprender cosas nuevas pero también cuando sé de qué me hablas como lo de a academia, lo de los salones independientes. Ya voy aprendiendo cosas.
    Turbia y seductora, es que qué más vas a pedir. He estado dos veces en París y es una ciudad que me produce sentimientos encontrados. Pero para novela me encanta y de hecho es una de las novelas de Rutherfurd que he leído. Y si además me traes Buenos personajes, no hay más que pensar.
    Claro que me apunto al sorteo, aunque el otro, si es el que tiene el dibujo del coche atropellando una mujer, me da un poco de miedo.
    Besitos y gracias por el descubrimiento.
    ¡¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:

      Yo estoy segura que ambos libros te gustarían, pese a algunas escenas algo violentas que se encuentran en los dos. La novela es seductora al máximo, el libro que contiene la obra gráfica es muy interesante y sirve como cronista de aquel tiempo. Para mí es un placer presentar textos e imágenes de semejante categoría. Espero que tengas mucha suerte en el sorteo.

      Un abrazo y muchas gracias por participar!!

      PD: París es una ciudad de contraste, estoy muy de acuerdo contigo.

      Eliminar
  4. Que he disfrutado con tu propuesta musical de hoy! Y con esta reseña con el que me descubres, de nuevo, a un autor al que no tenía el gusto de conocer y con la que, como siempre, aprendo un montón. Y por cierto, fantástico el programa de Martín Llade, ¿verdad? Lo escucho todas las mañanas también.
    Y por supuesto, participo en el sorteo! Gracias!!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:

      Ya me imaginaba que serías admiradora de Martin Llade, para una melómana como tú es inevitable, al igual que ser admiradora de la música de Ravel.
      Por otro lado, me alegra que te haya seducido Félix Vallotton y que participes en el sorteo. Deseo que tengas mucha suerte.

      Un abrazo y gracias por participar!!

      Eliminar
  5. Como siempre,.nos traes una propuesta irresistible
    Muchas gracias por el sorteo. Por supuesto, participo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Laky:

      ¡Muchas gracias por tus amables palabras! Quedas apuntada para el sorteo. ¡Mucha suerte!

      Un abrazo y gracias por participar!!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Me resulta muy atractivo por ese personaje protagonista que tanta desgracia siembra a su alredededor. Me gustaría descubrir un poco más de él. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, marya:
      Me alegra que te despierte curiosidad esta novela de Vallotton. Te apunto para el sorteo. ¡Mucha suerte!

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. ¡Hola preciosa!
    Se ve genial la historia, me gusta bastante lo que cuentas sobre él, no me importaría leerlo seguro que quedo igual de contenta que tu.
    Participo en el sorteo.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:

      Qué bien que te apuntes al sorteo, sé que el libro te va alucinar. Espero que tengas mucha suerte.

      Un abrazo y gracias por participar!!

      Eliminar
  8. Una reseña preciosa, muy atractiva y me parece que me va a gustar mucho. Con lo que participo en el sorteo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Senyoreta Buncle:

      Apuntada quedas al sorteo, a ver si la suerte quiere acompañarte. Estoy segura que los libros te podrían gustar mucho.

      Un abrazo y gracias por tus amables palabras!!

      Eliminar
  9. Holaa!! Pues la verdad es que suena bastante interesante, así que no lo descarto para futuras lecturas. Gracias por la genial reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Me alegra que te haya interesado esta novela, lo cierto es que es muy interesante. Espero que cuando la leas me cuentes que te ha parecido.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. Doble descubrimiento el que he tenido. El primero, a pesar de que es uno de mis pintores favoritos, desconocía que Félix Vallotton también se dedicó a la literatura. El segundo, este blog. Hay muchos blogs sobre literatura, pero conozco pocos con reseñas tan completas y tan buen gusto en la selección del contenido. ¡Enhorabuena, Undine! Y, por supuesto, participo en el sorteo, desde ya mismo con los dedos cruzados.

    ResponderEliminar
  11. La de autores desconocidos que descubro siempre en tu blog... Gracias por tus completas reseñas, ¡participo en el sorteo! Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Undine!! Me has dejado con una ganas locas de conocer la obra de este autor que desconocía por completo. Participo y sigo a la editorial por Instagram ¡Gracias por la reseña y por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Undine!
    La verdad de este autor solo he leído su obra gráfica Crímenes y castigos. La reseña me ha parecido muy completa, me interesó la trama y los personajes que lucen de lo más interesantes.
    ¡Gracias por la recomendación!
    ¡Les deseo buena suerte a todos tus lectores! Que pena que no pueda participar, estoy muy lejos.
    Saluditos


    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY

RETO LITERARIO SUPERADO: "V EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS"