miércoles, 23 de junio de 2021

RESEÑA: "EL LEÓN DE ORO", ANTHONY TROLLOPE

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Editorial: Astarte

Traductora: María del Carmen Goday

Año de publicación: 1945

Encuadernación: Tapadura

Nº páginas: 260

*Descatalogado

 

Propuesta musical para este libro:



Henry Rowley Bishop (1786-1855) Compositor y director de orquesta británico, ocupó por dos años la  cátedra de música en la universidad de Edimburgo (1841-1843) y en  la de Oxford cinco años (1848-1853). Fue nombrado Caballero del Imperio Británico por la reina Victoria en 1842. 


Lo que Undine piensa del libro:


<La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir.> Camilo José Cela


Siempre recordaré la primera vez que vi escrito el nombre de Anthony Trollope. Fue en aquella época en que visitaba semanalmente la biblioteca para descubrir nuevos horizontes de lectura, antes de que internet nos dijera lo que teníamos que leer. Un día, paseando entre aquellos pasillos repletos de libros, tomé uno de los títulos aleatoriamente y, como la premisa de su argumento me gustó, me lo llevé a casa y lo devoré en pocos días. Se trataba de la famosa novela Las torres de Barchester, uno de los tres títulos traducidos en España de sus aclamadas Crónicas de Barsetshire. Los otros dos libros que tenían en la biblioteca, El custodio y El doctor Thorne, se vinieron a casa conmigo a la semana siguiente. No encontré más títulos del autor por aquel entonces, tuve que contentar mi reciente delirio por Trollope con las adaptaciones televisivas de algunas de sus obras que pude localizar, hasta que, algunos años más tarde, la editorial dÉpoca publicó La señorita Mackenzie (2014), un título que, por deseado y maravilloso, hoy tiene connotaciones muy especiales para mí. Luego vinieron Ojo por ojo, El primo Henry y, finalmente, El mundo en que vivimos, novela que se hizo esperar. Tengo por costumbre coleccionar los libros que me han gustado y, si no los compré en el momento que los leí y están descatalogados, no ceso en mi búsqueda hasta conseguirlos. Así pues, yo creía tener en mi casa la biblioteca Trollope al completo de las novelas que se habían traducido. Pero cuál no sería mi sorpresa cuando, en una de mis búsquedas recientes por librerías de segunda mano, descubrí un título totalmente desconocido para mí, El león de oro. Se trata de una novela que publicó en España la editorial barcelonesa Astarte en el año 1945 y, para mi fortuna, el ejemplar que llegó a mis manos está en perfectas condiciones. Éste es el título que con gran emoción os presento hoy. La novela comienza así:


<En lo alto de las montañas de los Vosgos, en Lorena, lindante con la vieja provincia de Alsacia, mitad alemana y a unas treinta millas de distancia de los nuevos baños de Plombierère, ya completamente franceses, está situada la aldea de Granpeère. Dejando aparte todo cuanto pueda decirse o pensarse aquí en Inglaterra acerca del último gobierno imperial en Francia, también debe admitirse que, bajo su dominio, se abrieron buenos caminos y vías de comunicación. Alsacia, que veinte años atrás parecía estar algo retrasada a este respecto, recibió de Napoleón la atención que le correspondía y Granpère se halla ahora al borde de un excelente camino que llega hasta la ciudad de Remiremont, situada ésta sobre una línea de ferrocarril que lleva a Colmar y otros puntos. Los habitantes del Ballon alsaciano, de las colinas y abiertos valles, parecen pensar que la civilización de las grandes ciudades se les ha aproximado bastante, puesto que hay una diligencia que circula diariamente entre Granpère y Remiremont; y una vez en Remiremont ya está uno en el ferrocarril y, por lo tanto, en el centro del mundo.>


Marie, ilustración F.A. Fraser
(ed. original norteamericana
Harper and Bros)
Fuente:jimandellen.org

El león de oro nos cuenta la historia de Marie Bromar, una muchacha huérfana que se ve obligada a vivir con la familia de su tía cuando ésta contrae matrimonio con un viudo que tiene un hijo mayor de su primer matrimonio. La muchacha es acogida en el seno familiar con gran alegría, ya que su buen carácter y sus muchas virtudes alegran la vida de la posada El león de oro, negocio que regenta en Granpère Michael Voss, su nuevo tío y tutor. Tanto es así, que con los años Marie se ha hecho imprescindible para él, y la considera como si fuera su propia hija. No ocurre igual con George, el hijo del posadero, quien, a diferencia de su padre, no ve en ella a una hermana, sino a la mujer con la que se quiere casar. De hecho, los dos jóvenes se han enamorado secretamente. Un día, George decide hablar con su padre y le comenta que pretende casarse con Marie. El cabeza de familia y dueño de la posada reacciona muy mal, pues Marie es la niña de sus ojos y, además, no ve bien que esta relación sentimental se haya mantenido sin su conocimiento y consentimiento. Así las cosas, Miguel le presenta un ultimátum a su hijo: o bien desiste de este matrimonio, o debe marcharse del hogar. George no acepta las condiciones que le impone su padre y decide irse de Granpère para intentar buscar fortuna. Durante un año, la vida de El león de oro transcurre igual que siempre, con los mismos clientes habituales oriundos y extranjeros. Entre ellos está Adrian Urmand, un comerciante de lino suizo, bien parecido, elegante y adinerado, que admira profundamente a Marie. Percibiendo Michael Voss la atracción que la joven ejerce sobre el rico visitante de la posada, éste decide animarlo a que la corteje, pensando que es un gran partido para la muchacha. Pero el buen posadero no cuenta con que Marie tiene otros planes, pues el profundo amor que sentía por George no ha desaparecido y, aunque no ha sabido nada de él desde que se marchó, ella sigue siendo fiel a su corazón. Michael y su esposa presionan a la muchacha para que acepte al rico comerciante suizo, pero ella se debate entre el respeto a sus tutores o la fidelidad a su gran amor. Cuando está a punto de decidirse su destino, George Voss regresa a Granpère tras conocer la noticia del posible compromiso de la muchacha. ¿Será posible que Marie se decante por el respeto a sus mayores, o quizá lo haga por su antiguo amor? ¿Luchará George por recuperar a Marie? Y, si es así, ¿se enfrentará a su padre y a su adinerado rival?

El león de oro es una preciosa y muy especial obra de Anthony Trollope que, fue publicada originalmente en 1872 bajo el título de The Golden Lion Of Granpere. En un principio, Good Words la ofreció al público por entregas, y ese mismo año vio la luz también en forma de libro, gracias a la editorial Tinsley Brothers. Se trata de la novela más corta que el autor escribió, y en ella convergen muchos de los temas que siempre interesaron a su autor, y que hacen distintiva su narrativa, como son las conductas humanas, el dinero, la religión, las relaciones paternofiliales, el amor, el matrimonio… Trollope elabora con todo ello una receta sabrosa y potente, aderezada con su característico ojo crítico y su inconfundible sentido del humor, algo que se puede reconocer desde ese agudo comienzo de la obra, que el lector pudo leer anteriormente. Pero, El león de oro, al contrario del resto de su producción traducida al español hasta el momento, introduce una novedad, la novela está ubicada fuera de las islas británicas.

Cordillera de los Vosgos, Ballon d'Alsace
Fuente: Wikipedia

En este caso la historia nos traslada hasta el continente europeo, a una zona rural del Ballon d'Alsace, la montaña que comparten hoy las regiones de Alsacia, Lorena y el Franco Condado. El autor dedica la introducción de la novela para ubicar su historia, y utiliza este motivo geopolítico con traviesas intenciones: por un lado, para situar al lector británico poco versado en temas geográficos y sociológicos de ultramar, y por otro, para interesarlo en su narración mediante burlescas observaciones sobre la nación gala, a la que concede algunas alabanzas a través de su más célebre caudillo; recordemos que Francia era rival acérrima de Inglaterra desde siempre, y que, tras la batalla de Waterloo de 1815, en la que Wellington derrotó a Napoleón, la humilló. Anthony Trollope utiliza así una de sus herramientas más eficaces para conectar con el público y captar su atención, lo seduce con sarcástico y pícaro humor, tono que aparentemente abandona para abordar la trama de esta historia, y que retomará con ímpetu renovado llegando el final de la novela.

Trollope construye de este modo una historia humana y amable, protagonizada por gentes sencillas del campo, donde lo cotidiano convive con lo inmutable del ser humano, porque lo realmente importante de esta novela son sus protagonistas, a los que perfila a la perfección, dando muestras de una aguda sensibilidad psicológica y emocional.

Miguel y Marie, F.A. Fraser
Fuente: jimandellen.org

A la cabeza de éstos está Michael Voss, un recio hombre de las montañas hecho a sí mismo, que posee un negocio solvente y una gran familia, a la que dirige con mano firme; por otro lado está su hijo George, digno vástago de su progenitor, de personalidad fuerte y sólidos principios; también es importante fijarnos en Marie Bromar, la heroína de esta historia, sobre su linda y amable persona gira todo en torno a esta fábula; y para finalizar con la familia, tenemos al personaje menos atractivo, la señora Voss, una mujer que no presta importancia a la opinión propia, en favor de los deseos de su marido. Como contrapunto a estos personajes campechanos, que podrían adoptar cualquier nacionalidad, encontramos a Adrian Urmand, un petimetre de ciudad, rico, guapo, elegante y poco carismático, al que los acontecimientos en los que se ve envuelto, por culpa de sus compañeros de reparto, le pondrán en una difícil posición. Con todos ellos, y con los imprescindibles secundarios, el autor compone un magnífico juego de enredos, de espíritu tragicómico, que mantendrá ocupadas las emociones del lector hasta el punto final. 

Anthony Trollope pretende con esta apasionada y cautivadora historia apelar a la empatía del público, disecciona en ella los comportamientos del ser humano, influidos por la costumbre y la educación, para hacer reflexionar y posicionarse al lector ante lo que lee, sin apenas percibirlo. El escritor esconde sus intenciones tras una dulce, apasionada y maltrecha historia de amor, que debe enfrentarse vehementemente a lo que suponía en aquella época la servidumbre y la obediencia dentro del seno familiar, en detrimento de la individualidad. Por otro lado, construye una enrevesada y absorbente trama, interrumpida por las interesante reflexiones del autor y los diálogos con el lector, donde concede gran importancia a las repercusiones que tiene para el individuo la falta de entendimiento y de diálogo entre personas que se quieren. Por último, pero no menos importante, Trollope aborda con verdadera audacia el derecho al libre albedrío de la mujer, prácticamente inexistente en el reglado mundo victoriano, da voz al sexo femenino forzando la compasión por la figura de Marie.


<Los lectores ingleses recordarán, sin duda, que allá, entre las montañas de los Vosgos, no existe un sentido tan estricto respecto a la reserva de entrada en los dormitorios como aquí en Inglaterra.>


Trollope hace gala, como es habitual en sus obras, de un inteligente y, a veces, compasivo ojo crítico que lo eleva muy por encima de la estricta moral británica de su época. Analiza con perspicacia la importancia de las figuras paternas y maternas para el correcto posicionamiento del individuo en la vida. Sin duda reminiscencia de sus propias experiencias personales, resultantes de una infancia y juventud desgraciadas, a causa de un padre que no supo proteger a su familia y una madre que, de alguna manera, lo abandonó.

Pero no pensemos que por esto la novela es tan seria que pueda resultar tediosa, como sucede en ocasiones con algunos autores de su época, todo lo contrario. El acusado ingenio del autor, su agudo sentido del humor y su magnífica elocuencia, hacen de esta novela una apasionante, simpática y bellísima historia, capaz de entusiasmar a quienes, como yo, se sientan atraídos por una buena narración, tan humana como audaz y divertida


< ¿Hay alguien que no sepa que aun cuando la razón diga que no hay motivo de espera, la esperanza perdura?>


Por otro lado, y acometiendo otras cuestiones, El león de oro está lleno de esos temas de los que a Trollope le gustaba hablar, y que tanto apasionan a sus incondicionales. Como hombre de mundo, viajero incansable, y trabajador empedernido que era, las constantes referencias a la trascendencia de Iglesia, del comercio, del ferrocarril y del progreso en general, para la vida del individuo, completan y hacen redonda esta novela que, aún sin ser una de sus obras más reconocidas, luce de manera indiscutible el orgulloso sello Trollope.


<Puede decirse, quizá, de todo corazón humano en condiciones normales, que tiene como una necesidad de sentir afecto y demostrar una particular lealtad por otro corazón; pero del corazón femenino se puede hacer esta observación con toda certeza. Puede cambiar, de vez en cuando, el objeto de su cariño; puede cambiar repentinamente, como por ejemplo cuando la devoción que una muchacha siente por su madre la transfiere, con el consentimiento de todos sus parientes, a su amado, o más lentamente, cuando su cariño, al ser madre, pasa del marido a alguno de sus hijos predilectos; pero a menos de que predomine el egoísmo, hay siempre un amigo al cual es fiel el corazón de la mujer y por quien la mujer sabe sacrificarse con alegría.>


Anthony Trollope fue un estudioso nato del comportamiento humano, implacable y benigno a la vez, especialmente solidario para quien lo necesitara. Quizás la humilde opinión que tenía hacia su persona le hiciera acercarse con mayor precisión que otros autores contemporáneos al espinoso corazón humano. Tuvo un carácter complejo, fue admirado y odiado, amigo de sus amigos y benefactor de escritores que empezaban. En su vida hubo un poco de todo, las desgracias le influyeron pero no le hundieron, supo aprovechar ese golpe de pedal que le ayudó a triunfar en el maratón de la vida. Dejó una copiosa obra para la posteridad, desigual en éxito debido al cambio de los tiempos, pero en toda ella imprimió su sabiduría. Tan sólo se equivocó en una cosa importante al escribir su autobiografía, cuando dijo:


<No creo que sea probable que mi nombre quede entre los que en el próximo siglo serán conocidos como los escritores de ficción en prosa inglesa.> (An autography, 1883)

 

Undine von Reinecke ♪

 

El autor por Undine:

Fuente: Wikipedia

Anthony Trollope (Londres, 24 de abril de 1815-Londres, 6 de diciembre de 1882)

Fue uno de los novelistas más prestigiosos de la era victoriana. Nació en una familia de origen noble, pero con una paupérrima posición económica, debido a los problemas financieros del padre. Su madre, Fanny Trollope, fue una escritora de cierto éxito y tuvo que mantener a la familia cuando el marido se arruinó. Tras una infancia y juventud desgraciadas, por múltiples motivos, comenzó a trabajar a en la servicio postal británico a los diecinueve años, donde hizo una brillante carrera cuando se trasladó a Irlanda. Viajó por todo el mundo y fue un visionario en lo profesional. Gran trabajador y hombre de rígidas costumbres, compatibilizó su trabajo en el servicio postal con su carrera como escritor. El éxito literario le llegó con El custodio (1855), primer título del ciclo de Barsetshire. En la década de 1860, una decepción en sus aspiraciones laborales le llevó a dedicarse por completo a la literatura. Su triunfo como novelista le acompañó hasta la década de 1880. Sus obras más notables y conocidas son las Crónicas de Barsetshire (seis novelas) y Novelas de Palliser (seis obras). Además escribió otros títulos importantes, algunos ya citados en la reseña, y multitud de relatos que no desmerecen junto a lo mejor de su producción.

30 comentarios:

  1. Mi querida Undine,

    Qué obra tan deliciosa has traído y qué autor tan carismático; lo primero que leí de él fue Doctor Thorne, y tengo que decir que su narrativa me conquistó desde el principio, esa mezcla de novela y crónica ¿No te da la impresión de estar viendo uno de esos documentales de la 2, en el que novelan hechos históricos? De esos que cuando lo ves dices: si me lo hubieran enseñado así en el colegio, seguramente hubiera aprendido más 😁🥰 Phineas Finn y El mundo en que vivimos, me gustaron mucho también.
    Este me lo llevo sin duda.
    ¡Qué placer leerte siempre!

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yolanda:
      ¿Verdad que Trollope es algo especial? A mí me pasó como a ti, su particular estilo incisivo conectó conmigo. Desde que descubrí su obra, ocupa un puesto muy importante en mi colección de victorianos. Por otro lado, ¡qué suerte que hayas podido leer Phineas Finn! Mi inglés no es tan bueno como para poder disfrutar de esta novela como merece. Y, contestando a tu pregunta, sí, sin duda, Trollope era un cronista de primera. Creo que él, junto con Dickens, Collins y Gaskell dibujaron la sociedad de su época con mucho detalle en sus novelas.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Buenas tardes Undine!. De Trollope leí hace tiempo El custodio y el año pasado El mundo en que vivimos que me encantó, y me ha dejado con ganas de seguir ahondando en su literatura, es una pena que este autor no sea más conocido y traducido, porque muchas de sus novelas no han llegado al gran público. En su momento deje escapar La Señorita MacKenzie y ahora me arrepiento, porque es muy difícil de encontrar, ya que esta descatalogada.Esta novela que traes hoy me llama mucho, la buscaré, aunque no se si seré tan afortunada como tú. Una reseña magnífica, da gusto leer reseñas como la tuya, se aprende y se disfruta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar:
      Espero que tengas suerte y puedas encontrar La señorita Mackenzie, porque es muy especial. Además, hay algunas escenas ambientadas en Bath que son especialmente emocionantes para los fans de Jane Austen. Con respecto a la poca atención que recibe Trollope de las editoriales, tienes mucha razón. En mi opinión, la obras de este autor son atemporales, su espíritu apela al carácter inmutable del individuo. Si me permites, te recomiendo que leas El doctor Thorne, no es su mejor obra, pero sí una de las más bonitas.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  3. Holaa!! este tampoco lo conocía pero vaya que suena muy bien, así que como siempre, me lo llevo apuntado. Gracias por la entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué fenomenal que te haya gustado! Espero que si lo encuentras lo disfrutes mucho.
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  4. Querida Undine:
    Es una verdadera suerte que seas buena persona porque a mí me convencerías de cualquier cosa. Gané en un sorteo el de McKenzie, que encima la editorial lo envía con montón de cosas chulas, pero me aburrí leyéndolo. Me daba la sensación de que no arrancaba, tardaba tanto en suceder algo que hasta me entraba sueño. Y según voy leyendo tu reseña empiezo a pensar que quizás no me pilló en buen momento o que esperaba otra cosa, no sé, pero me lo pintas todo tan emocionante que estoy por echarle otro vistazo.
    Ese es tu poder de persuasión conmigo.
    Así que ya te diré.
    A veces echo de menos esa época, cuando ibas a la biblioteca a ciegas, a perderte entre estanterías y encontrabas tesoros guiada sólo por tu instinto lector. Alguna vez lo hago, pero reconozco que muy poco.
    Aunque no cambiaría por nada el haber conocido gente extraordinaria gracias al mundo blogger y las redes sociales lectoras.
    Besito, ¡Feliz noche de S. Juan! Y feliz semana, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Norah:
      No puedo pedirte que te guste todo lo que a mí, aunque, debo confesar que me halagan tus palabras. Siento verdaderamente que La señorita Mackenzie no conectara contigo, ya que para mí tiene una lectura muy especial. ¿Sabías que Trollope no hablaba bien de Dickens? Pues bien, La señorita Mackenkie, en mi opinión, guarda cierto parecido con el estilo dickensiano... Escritores y sus fobias :) Por otro lado, ayer y hoy no dejo de insistir a todo el que me comenta que lea El doctor Thorne, creo que en esta novela se dibuja la verdadera alma del autor. Ya me dirás si te animas en algún momento con él, pero creo que a ti te enternecería.
      En cuanto a lo de internet en detrimento de las bibliotecas, yo soy la primera pecadora. En su día aprendí muchísimo cuando las visitaba, debo gran parte de mi conocimiento literario a ello. Pero los tiempos cambian y nosotros con ellos...
      Un abrazo grande, querida amiga y muy felices lecturas!!

      Eliminar
  5. De Trollope sólo he leído un pequeño cuento, que me gustó mucho. Y ahora me dejas con tu fantástica reseña, con ganas de disfrutar de esta historia. Y como siempre, me encanta tu elección musical.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Margari! Espero que puedas encontrar esta novela pero, si no es así, no dejes de buscar los otros títulos que he comentado porque todos son fantásticos.
      Un abrazo grande, y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Me parece muy interesante todo lo que cuentas, especialmente al final. No lo he leído nunca pero lo tendré en cuenta. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya:
      Me alegra haber captado tu atención con esta reseña. No dejes de buscar cualquier título de Anthony Trollope porque es literatura con letras mayúsculas.
      Un abrazo, y felices lecturas!!

      Eliminar
  7. Hola!
    Un argumento imponente el que nos detallas en tu reseña. Me llevó para iniciarme con esta autor.
    ¡Gracias por tu recomendación!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti, Yessykan! No sabes cuánto me alegra que buenos lectores se interesen por Anthony Trollope, un autor que debería conocerse más.
      Un abrazo y feliz domingo!!

      Eliminar
  8. La primera vez que leí a Trollope fue "La señorita Mackenzie", la edición de dÉpoca Editorial, porque no me atrevía a leerlo en inglés y, como bien señalas al principio, es un autor que se ha traducido poquito al castellano en el siglo pasado. Qué bien explicas los rasgos característicos de la prosa de Trollope, no había caído en que ese sentido del humor, esa mirada amable sobre sus personajes y situaciones, probablemente se deba a la bonhomía de un autor que supo ver más allá del ceño fruncido de su época ;-) Ojalá más obras traducidas de Trollope. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      ¡Gracias por tus amables palabras. Yo tampoco me atrevo a leer a Trollope en inglés, es demasiado complejo para mí. Del mismo modo, estoy deseando que las editoriales se animen a traducirlo, dejar a medias sus crónicas de Basetshire me da mucha pena, y no conocer nada de sus novelas de Palliser otro tanto. Confiemos en que alguien se apiade de los lectores Trollope.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. Holis!
    La verdad no conocía al autor, pero me da la sensación que se trata de esos autores que uno tiene que leer al menos una vez en la vida. Yo me lo llevo completamente anotado ❤❤
    Gracias por la hermosa entrada
    Besooos

    Jocelyn | Blog Ave Lectora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ave Lectora:
      En mi opinión, así es, Anthony Trollope merece leerse. Eso sí, hay que tener presente que es un autor decimonónico, con lo que eso conlleva. Espero que si lees uno de sus títulos te guste tanto como a mí.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. Hola.
    No conocía a este autor y, según iba leyendo tu reseña, me ha recordado -salvando las distancias- a Stefan Zweig. Echaré un vistazo a ver qué encuentro en la biblioteca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Samarkanda:
      Me ha sorprendido tu interesante comparación con Zweig, jamás se me hubiera ocurrido. Quizá les una esa empatía con el carácter humano, muy superior a la que tenemos la mayoría de individuos, aunque sus estilos difieren mucho. Ambos son estupendos e indispensables para mí.
      Un abrazo y mil gracias por leerme con tanta atención!!

      Eliminar
  11. Parece un buen libro, muy interesante. Lo tendré en cuenta. Te mando un beso
    Enamorada de las letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por leerme! Bienvenida a Lecturas de Undine.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    Pues la verdad es que no lo conocía pero me ha llamado mucho la atención. Parece uno de esos dramas de telenovela pero escrito con delicadeza y saber hacer. Me da mucha curiosidad el personaje de Marie y ver que personalidad tiene para que todos se sientan tan encantados con ella. Además George parece un hombre de lo más interesante.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Creo que has captado la esencia del libro perfectamente. Entiendo, por lo que se deduce de tu comentario, que cualquiera de los libros de Anthony Trollope te gustaría. Sus novelas están habitadas de buenas historias y personajes interesantes.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  13. Hola! Trollope...un autor que se me hace difícil de conseguir en español...ya caerá y conoceré a gusto. Aparte conseguí uno no recuerdo cual y como que no...o tal vez no era el momento.
    Maldito pilluelo estoy cansada que baile frente a mis ojos, lo atrapare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Buhoevanescente:
      Estoy segura que si llegas a conocer mejor a Anthony Trollope podría llegar a gustarte. Espero que algúndía puedas elegir con facilidad entre sus obras.
      Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar
  14. Hola Undine, yo empecé con un cuento de Trollope de un recopilatorio de Cuentos de Navidad. No suelo leer relatos o cuentos, cada vez me animo más, pero cuando vi un cuento de Trollope, Una navidad en Thompson Hall, que me encantó y me reí muchísimo con él, decidí leer más de Trollope. Así que me leí La señorita MCkenzie, que también me gustó...
    Tengo el en kindle El custodio esperando a que me lance con él o le coloque en alguna de las premisas del reto de MH. Pero espero disfrutarlo mucho.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      No sabes cuánto me alegra que disfrutes con Trollope, para mí es un privilegio poder hacerlo: El custodio es una magnífica, de hecho consagro a su autor. No obstante, cuando tengas ocasión, busca El doctor Thorne, es una obra más sencilla pero muy delicada.
      Un abrazo grande y muchas gracias por visitarme!!

      Eliminar
  15. Hola Undine!! Me has dejado con muchas ganas de darle una oportunidad a este título, porque no he leído nada de este autor. Tomo buena nota¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Ana:
      Te animo a que comiences con Trollope, estoy segura que El doctor Thorne sería una novela buena para comenzar, ya que se lee muy bien y además es preciosa. Ya me contarás si te animas.
      Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar