RESEÑA: ORGULLO Y PREJUICIO, JANE AUSTEN



Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica

Editorial: Ediciones Invisibles
Traductor/traductora: Ana Mata Buil
Colección: Club Victoria
Número de la colección: 01
Fecha de publicación: noviembre 2022
ISBN: 9788412401974
Formato: 15 x 23
Páginas: 440
Encuadernación: Tapa dura
PVP: 23.95 €

Sinopsis de la Editorial

Los Bennet —un matrimonio con cinco hijas casaderas— pueden permitirse vivir holgadamente porque el padre, un hombre culto e irónico, es usufructuario de su casa y sus fincas. Sin embargo, la señora Bennet sufre por el futuro que les espera a sus hijas cuando su marido falte —si no es que por aquel entonces las cinco ya están casadas—, pues en ese momento la casa irá a parar a manos de su pariente varón más próximo, el señor Collins.
Su suerte cambia de pronto cuando se enteran de que Netherfield, una gran propiedad vecina, ha sido comprada por los Bingley, una familia adinerada, ya que «Todo el mundo reconoce esta verdad: un hombre soltero con una gran fortuna sin duda debe desear esposa». (...) 

Propuesta musical para este libro



El tema que el lector está escuchando pertenece al concertista de bajón (instrumento de viento) y compositor Ernst Eichner (1740-1777), un músico germano muy apreciado en su tiempo por la elegancia de sus composiciones, especialmente en Inglaterra, donde residió por algún tiempo y alcanzó grandes éxitos. Su música era frecuentemente interpretada en los hogares ingleses como los que aparecen en las novelas de Jane Austen.

El motivo por el que he elegido esta pieza musical para acompañar la reseña de hoy se debe a que su partitura se encuentra en la colección de la Casa Museo de Jane Austen en Chawton (Jane Austen's House Museum). La escritora inglesa era muy aficionada a la música, y practicaba diariamente frente al piano a primera hora de la mañana. Su sobrina Caroline dejó constancia de ello por escrito, comentando también que a Jane no le gustaba interpretar en público, aunque en ocasiones tocaba música de cámara con familiares y amigos. Por otro lado, la escritora era una copista excelente y dejó un número considerable de partituras bellamente transcritas, entre ellas se encuentra este cuarteto de Eichner.  


Lo que Undine opina del libro


<Mi querida Anna,

Espero que no cuentes con que te devuelva tu cuaderno de inmediato. Me lo quedaré hasta que tu abuela pueda escucharlo, pues hasta ahora me ha resultado imposible hacer una lectura pública. Sin embargo, lo he leído con tu tía Cassandra -por la noche en nuestro dormitorio mientras nos desvestíamos- con gran deleite. (...)> Fragmento de una carta de Jane Austen a su sobrina Anna*
*Cartas de Jane Austen, Editorial dÉpoca


Una de las cosas que más añoro de épocas pasadas es el intercambio epistolar. La emoción de recibir una carta, abrirla y sentarse a leer la misiva, es una de las sensaciones más fascinantes que la inmediatez de nuestro tiempo jamás podrá recrear, como tampoco podrá imitar nunca lo que supone un pausado y cuidado intercambio de correspondencia. Son muchos los personajes interesantes que han destacado escribiendo textos al respecto, ya sean de índole romántico, amistoso o intelectual, que han sido publicados en la actualidad  y, pese a lo indiscreto que pueda parecer acercarse a su lectura, es una tentación difícil de evitar. Dejarse envolver por el virtuosismo dialéctico que se practicaba con soltura en otros tiempos es un deleite para quienes encontramos diversión en la elocuencia, el sentimiento y la opinión. 

Fuente: Undine von Reinecke
Una de las más ingeniosas escritoras de cartas de todos los tiempos, reconocida de este modo por expertos y profanos, es la novelista inglesa del periodo de regencia (1811-1820), la maravillosa Jane Austen quien, en la correspondencia que mantuvo con su hermana Casandra y con algunas otras personas de su intimidad, no sólo nos dejó algunas de las respuestas a las preguntas sobre su enigmática vida, sino que nos ofrece en ella las claves para entender el porqué sus novelas son leídas una y otra vez, generación tras generación, por millones de admiradores reales y potenciales. La fascinación por Jane Austen es una herencia familiar que se transmite de padres a hijos, de tíos a sobrinos, sin límite de edad.

Uno de los títulos más aclamados de esta divina autora, si no el que más, es Orgullo y prejuicio, una obra que ha sido impresa y reimpresa infinidad de veces, porque los coleccionistas y los admiradores de su historia, entre los que yo me encuentro, no se cansan de ella jamás. 

Fuente: Undine von Reinecke
Es por ello que hoy vengo con entusiasmo a presentaros el último ejemplar de esta célebre novela que ha llegado a mis manos, y que suma el séptimo en mi colección particular. Con esta nueva edición de la aclamada historia protagonizada por Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, se da a conocer la Colección Victoria, una antología de importantes novelas inglesas decimonónicas, publicadas en una edición de lujo, con una taza a juego y un precioso diseño, que Ediciones Invisibles ha traído al panorama literario de habla hispana para acercar estos grandes clásicos de la literatura británica a ese público que aún siente un cierto temor a adentrarse en su narrativa -una intención que ya ha demostrado antes con gran éxito en la colección Pequeños Placeres-, gracias a traducciones traídas al siglo XXI. En esta ocasión el trabajo ha corrido a cargo de la traductora Ana Mata Buil, que nos muestra su visión del texto desde el primer pasaje del libro.


Laurence Olivier como Fitzwilliam Darcy (Wikipedia)

Pocas personas ignoran lo que ocurre en esta preciosa y amable historia que Jane Austen escribió, la industria del Séptimo Arte se ha ocupado de ello. Sus guionistas intuyeron casi desde su nacimiento que, tanto la estética que guarda Orgullo y prejuicio como la empatía que despierta entre los lectores, eran una mina de oro que poder explotar. De ahí las múltiples adaptaciones cinematográficas y televisivas que desde hace casi cien años han llenado las salas de espectáculos y han aportado calor a nuestros hogares. Quizá las más apreciadas sean las protagonizadas por Colin Firth y Jennifer Ehle en 1995, que ha sido considerada la versión más fiel a la novela, y la interpretada por Keira Knightley y Matthew Macfadyen en 2005, una película que muchos adoran por considerarla de gran belleza, gracias a su sublime fotografía y a la encantadora banda sonora compuesta por Dario Marianelli. No obstante, yo no puedo olvidar que el magnífico sir Laurence Olivier fue en 1940 el primer Mr. Darcy del cine. 

Pese a todo lo dicho, aún quedan algunas personas rezagadas que por despiste o por juventud desconocen lo que Jane Austen nos regaló con Orgullo y prejuicio. A ellos va especialmente dedicada mi reseña.

Edición P&P (‘Peacock’ edition), 1894
 ilustrada por Hugh Thomson 
 (Fuente: janeaustens.house)
Orgullo y prejuicio
nos lleva a la Inglaterra de finales del siglo XVIII. Allí, en Meryton, una pequeña localidad de la campiña de Hertfordshire, un caballero altera la vida del lugar con la noticia de su instalación en Netherfield Park, la gran casa señorial que preside el condado. Se trata de Mr. Bingley, un joven caballero, rico y apuesto, que ha alquilado la magna propiedad para instalarse en ella durante la temporada, y disfrutar de la vida campestre junto con sus hermanas, su cuñado y Mr Darcy, un amigo íntimo, procedente de una de las familias más notables y acaudaladas de Inglaterra. La llegada de este aristocrático grupo ha supuesto una estupenda noticia para el pueblo, ya que implica una formidable adición a la vida social de la población. Todas las familias compiten por ser los primeros en invitarlos a sus eventos hogareños, especialmente los Bennett, una familia acomodada que necesita casar pronto y bien a una de sus cinco hijas, pues las propiedades del cabeza de familia están vinculadas a Mr Collins, un pariente lejano, pastor de la Iglesia anglicana, que a la muerte de Mr Bennett dejará a todas luces en la indigencia a sus herederas. No obstante, ninguna dificultad es grande para la madre de las muchachas, ésta confía en la belleza de Jane y en las virtudes de Elizabeth, sus hijas mayores, para conquistar a los elegantes caballeros. Por otro lado, la milicia se ha instalado en Meryton también, y las más jóvenes se divierten coqueteando con los soldados. Y así, entre bailes, meriendas formales y partidas de caza, todas las muchachas de la localidad intentarán conquistar a cupido para pescar marido, mientras Elizabeth Bennett, verdadera heroína de esta historia, despierta los afectos de tres caballeros, poniéndose a prueba ella misma y retando con sus decisiones a la sociedad.

1ª Edición de 1812 (Fuente: Wikipedia)
Orgullo y prejuicio es una divertida y aguda novela costumbrista del periodo de regencia que, pese a ser una sátira social de la época en la que vivió la autora, tras ella se esconde una de las más célebres y aclamadas historias de amor. Fue publicada por vez primera en 1813 por el librero y editor Thomas Egerton con el título original de Pride and prejudice. No obstante, Jane Austen había escrito una primera versión de la novela, allá por los años 1796 y 1797, a la que tituló como First Impressions. El padre de la autora, el Reverendo Austen, emocionado con el trabajo de su hija, quiso verlo publicado y escribió a Thomas Cadell, un exitoso librero del siglo XVIII que hizo famosas obras de algunos de los nombres de las letras mejor considerados del siglo XVIII, como el escritor y crítico Samuel Johnson, el Economista Adam Smith, o los novelistas Tobías Smollet y Frances Burney. Aquel primer acercamiento al mundo editorial de lo que hoy conocemos como Orgullo y prejuicio no tuvo éxito, pero Jane Austen siguió trabajando sobre el texto hasta conseguir años más tarde que otro editor aceptara su publicación. Eso sí, se vio obligada a cambiar el título del libro, porque temía que su creación fuera confundida con obras de otras autoras ya publicadas como First Impressions.

Como quiera que sea, y en contra de todo pronóstico, la recepción de Orgullo y prejuicio fue muy buena, captando la atención de muchos personajes importantes del mundo intelectual del momento, como la de la reina de los salones literarios Madame de Staël, la de la astrónoma y matemática Isabella Milbanke -futura esposa de Lord Byron-, o la del famoso dramaturgo Richard Sheridan, que calificó la novela como la obra más inteligente que había leído nunca; aunque la opinión más conocida que ha llegado hasta nuestros días es la del reputado y mejor pagado poeta, novelista y crítico literario de la época de la autora, el escocés Walter Scott que, en sus diarios, aseguraba haberla leído al menos tres veces Orgullo y prejuicio.

Fuente: Ediciones Urano.com
Así de fuerte fue el impacto que causó esta novela eterna, de tal modo que fue reeditada tres veces en tan sólo cuatro años, un ánimo que se vio reforzado por el misterio que envolvía su autoría, debido a que Jane Austen no firmaba con su verdadero nombre las obras que publicaba. La sociedad de comienzos del siglo XIX no veía aceptaba que una señorita de buena familia se dedicara a escribir novelas. Por ello, sus libros iban firmados tan sólo por esa coletilla, la famosa “By a lady”. Si mis lectores sienten curiosamente por éste y otros temas interesantes de la vida y la narrativa de Jane Austen, les recomiendo que lean dos buenísimas biografías: Jane Austen en la intimidad de Lucy Worsley y Jane Austen: Una vida de Claire Tomalin. Ambos libros ofrecen un magnífico espectro para conocer a la autora. 

Llegados a este punto, cabe preguntarse cuál es la magia que reside entre las páginas de Orgullo y prejuicio para haberse hecho meritoria del apelativo de inmortal. Esta es una pregunta que se ha repetido multitud de veces a lo largo de los más de doscientos años de su existencia, pues llama la atención que una damisela de la Inglaterra rural, hija de un pastor anglicano sin fortuna, fuera capaz de escribir una obra de tal calibre que, hoy como ayer, sus efectos resultan más terapéuticos que varias sesiones de spa.

Basildon Park, el Netherfield adaptación de 2005 (Fte: Undine von Reinecke)
Que el carisma y el ingenio son dos de las virtudes en las que todos coinciden, es un hecho, además de la elegancia en el uso del lenguaje, que Jane Austen cuidaba con minucioso virtuosismo siempre. No obstante, desde mi perspectiva, el punto más importante de Orgullo y prejuicio son sus chispeantes diálogos, en los que Jane Austen demuestra con sagacidad sus grandes dotes como observadora. La autora retrata con eficacia a través de las conductas de sus personajes y el intercambio dialéctico que mantienen entre ellos, los vicios y virtudes eternas de las conductas humanas. A estos pasajes les añade el ingrediente más característico y divertido de su estilo, esa sutil e hilarante ironía con la que endulzaba perspicazmente sus críticas. Todo un hito literario imitado por escritores de todas las nacionalidades desde entonces.

Por otro lado, la elección de una sencilla historia, ambientada en la sociedad en la que ella se movía, formada por familias de clase media alta (gentry), aristócratas de nuevo acuñamiento y grandes señores de importancia, ubicada en localizaciones campestres con grandes mansiones, salones de baile y parques de caza, le dio la clave acertada para llegar a todo el público lector. Qué delicia imaginar la vista de Pemberley -la magnífica propiedad de Mr Darcy, desde la panorámica de sus bosques, o sentir la algarabía del baile organizado por Mr Bingley en Netherfield Park. Jane Austen no dio muchas descripciones al respecto, sin embargo, los pasajes son tan sinestéticos que las emociones brotan sin cesar. 

Lyme Park, el Pemberley de la adaptación de 1995
 (Fuente: Undine von Reinecke)
Y así, con tan sencillos ingredientes Jane Austen consiguió escribir una historia sólida, divertida y emocionante, con una heroína tan fascinante, que no sé si habrá otra igual. La mismísima J. K. Rowling, autora del  emotivo Harry Potter, afirmó en unas declaraciones a la prensa, que si pudiera ser cualquier personaje literario querría ser Elizabeth Bennet. No es extraño que esto sea así, porque la empatía que transmiten los vehementes  pensamientos y conductas de esta maravillosa protagonista han sido asimilados como propios por millones de lectores.


Elizabeth Bennet, ilustración P&P 1895
Fuente: es.frwiki.wiki
Esta última idea me lleva a plantear otra cuestión. Me refiero a los interesantísimos temas que propone en la novela, motivos que no son todos relativos a su época, sino que se refieren a la ética y moral universal. De este modo, la familia, el matrimonio, la educación, los asuntos económicos, la amistad, el amor, y en definitiva, todo lo que caracteriza las relaciones entre los seres humanos, es expuesto por Jane Austen ante los ojos del lector. Para ello se ayuda de sus personajes, una galería de personalidades que, desde mi perspectiva, son caricaturas de la vida real. Hay quienes dicen que carecen de profundidad psicológica, mas yo encuentro genialidad en el perfil con el que la autora los dibuja. Quién no se atreve a sonreír recordando a Mr. Collins, el patoso, mediocre y desternillante pastor de la iglesia, primo de la protagonista; no menos divertida y abrumadora es Mrs. Bennet, que representa esa figura anodina y sin formación que habita en cierto tipo de mujer; tampoco podemos dejar de reír y abrumarnos con la irritante Lady Catherine de Bourgh, una elitista y egocéntrica mujer que se cree el centro del universo. En otro sentido, pero no menos importante, observamos con sentimientos encontrados a todas las damiselas de la novela, una galería variopinta de mujeres que Austen dibuja con astucia, para regocijo de sus fans.

Y si de admiradores hablamos, qué no decir de los galanes de esta comedia, encabezados por el altivo, orgulloso y, en el fondo, romántico Mr Darcy, uno de los personajes ficticios que, posiblemente, más enamoramientos haya despertado. Los perfiles masculinos de Orgullo y prejuicio son singularmente interesantes, a veces ridículos, otras veces admirables, pero siempre elocuentes y característicos de lo que encontramos en la realidad.

Ilustración P&P 1895, C. E. Brock (Wikipedia)
A menudo, se ha calificado erróneamente a Orgullo y prejuicio como una obra romántica y, aunque es innegable que el romance emana de entre sus páginas, también es cierto que la crudeza de ciertos aspectos de la vida subyacen en ellas. Jane Austen hizo un gran trabajo de introspección ofreciendo en su obra lo que opinaba sobre la difícil situación de la mujer de su tiempo y su clase social, a la hora de enfrentarse al mundo con pocas e ineficaces herramientas que la obligaban a contraer, en el mejor de los casos, matrimonios de conveniencia, si no quería terminar “solterona”, en la indigencia y dependiendo de familiares mejor acomodados a los que debía pleitesía. Los temores de la escritora quedaron retratados como una premonición de lo que sería su propia vida, no obstante, ella quiso dar a sus principales un final feliz

Esa felicidad era muy importante en aquellos días, porque la inestabilidad y la inquietud que las guerras napoleónicas causaban sobre la población inglesa en tiempos de Jane Austen era superlativa. Por ello, me parece encantador el papel que la autora dio al ejército en su obra, enmarcando la historia con la llegada de la milicia al lugar, e involucrando a los soldados en las acciones alegres que tienen lugar. Es curioso, no obstante, que fuera entre ese grupo de valientes combatientes que colocara al villano más antipático de esta historia. Dejaré su nombre en suspenso, por si algún lector no iniciado lo quiere adivinar.

Darcy ofreciendo su carta a Elizabeth,
 C.E. Brock; 1895, Macmillan 
 (Fuente: mollands.net)
Comenzaba esta difícil reseña -hablar de una obra tan notable es siempre comprometido-, mencionando la habilidad que poseía Jane Austen en el género epistolar, y no puedo finalizar mi publicación sin mencionar los magníficos ejemplos de sus cartas que aparecen en Orgullo y prejuicio. Si divertidos son los textos que intercambian Mr Collins y Mr Bennet, no menos interesantes son los corrosivos mensajes que envía Caroline Bingley a Jane. Sin embargo hay una epístola que brilla entre todas las demás como luz de estrella, la refinada, contenida, pero en el fondo apasionada carta que redacta el principal galán, un texto escrito por un corazón herido y enamorado que, desde la cortesía, suplica redención. Es cierto que algunos románticos de décadas posteriores veían en estos pasajes ausencia de emoción, así lo dejó escrito Charlotte Brontë en su correspondencia privada. Sin embargo, desde la perspectiva de mi persona, el penetrante carácter que poseen las palabras de Jane Austen es subyugante y conmovedor.



<Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.> William Shakespeare



Undine von Reinecke ♪



👉Con esta reseña completo el Primer Nivel de la Tercera Edición del reto Todos los Clásicos Grandes y Pequeños organizado por el blog Inquilinas de Netherfield.


La autora por la Editorial

Fuente: Ediciones Invisibles
Jane Austen
(Steventon, Hampshire, 1775 - Winchester, Hampshire, 1817)

Es una de las figuras más importantes de la literatura inglesa y una de las escritoras más queridas por lectores de todo el mundo. Sus obras, entre las que se cuentan Sensatez y sentimiento, Emma y Mansfield Park, son consideradas clásicos universales y ejemplos de perfección formal. Sus novelas constituyen una dura crítica a la injusta situación de las mujeres solteras en la Inglaterra de su época, a consecuencia de las leyes y usos en materia de herencia. Igualmente, fue una fiel retratista de las virtudes y las miserias de las clases adineradas, con un sentido del humor y una ironía finísimos. Desplegó su obra durante el romanticismo, pero sus novelas quedan al margen de esta corriente por su realismo sereno, su objetividad, su actitud equilibrada ante la vida, su estructura armónica y su estilo natural, de tendencia clásica.




Comentarios

  1. Buenos días Undine!. Durante muchos años Orgullo y Prejuicio fue mi novela favorita de la autora, con el tiempo me he ido decantando por otras como Emma sin dejar por ello de seguir gustandome mucho.yo también tengo varias ediciones de la novela, cuatro si no me equivoco, la última con las ilustraciones originales, Esta que traes me tienta mucho porque me parece preciosa.
    La carta que mencionas a mi me encanta, es muy sentida y además encaja perfectamente con la personalidad del que la escribe. A mi también me gusta el género epistolar y tengo pendiente la edición de las cartas de la autora desde que se publicó, pero aun no he encontrado el momento adecuado para leerlas. Y la música es una maravilla, me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar.
      Coincidimos en impresiones. Orgullo y prejuicio fue la obra que me introdujo en el universo Austen, por ello le guardo un especial cariño. No obstante, en este momento de mi vida encuentro más conexión con otras de sus novelas; tanto Emma como Persuasión compiten por el número uno en mi lista.

      Por otro lado, la historia y cultural en general que rodea a la narrativa de Jane Austen me fascinan. Sobre las castas de Jane, te animo a que leas una al día. Ya verás que experiencia tan enriquecedora.

      Un abrazo y mil gracias por tu visita!!

      Eliminar
  2. Ninguna película de las basadas en novelas de Jane Austen ha conseguido llegarme tan adentro como los libros. Y las hay buenas, no lo voy a negar. Concretamente, de Orgullo y Prejuicio he visto la protagonizada por Keira Knightley, que tú mencionas, y es una buena película. No me gusta comparar un medio de expresión con otro, pero es que Jane Austen es muy difícil de adaptar. Se corre el peligro de quedarse en lo puramente narrativo, en el romance, y perder muchos matices. Esta novela la leí en 1998 por lo que ya hace tiempo que pienso en una relectura.
    Has hecho una entrada fantástica. Se ve que conoces muy bien el mundo de Austen, su vida y las circunstancias históricas y sociales que la rodearon. También quiero leer alguna de las biografías, pero...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa.
      Estoy de acuerdo contigo, ninguna adaptación consigue captar al completo las sutilezas del estilo narrativo de Austen. Es más, y con perdón de las admiradoras, no he visto en ninguno de los actores masculinos al Mr. Darcy que yo encontré en mis muchas lecturas de la novela.

      Por otro lado, y desde mi punto de vista, existen tantas interpretaciones de Orgullo y prejuicio como lectores. Es por eso que siempre me he resistido a reseñar el libro. Pese a ello, me ha gustado volver a leerlo y hacer esta declaración de amor al texto que, en definitiva, es mi reseña de hoy. Por ello te agradezco de corazón tus amabilísimas palabras.

      Un abrazo y gracias por pasar a leerme y comentar!!

      Eliminar
  3. Querida Undine:
    Sé que voy en contra de toda lógica y opinión cuando digo que mi problema con esta novela es que me cae mal Elizabeth. Además no solo en la novela sino en todas las adaptaciones incluida mi favorita que es una rareza, se titula Bodas y Prejuicios y es una versión Bollywood/Hollywood que no me canso de ver.
    Yo empecé con Austen después de aquella maravillosa adaptación de Emma Thompson de Sentido y Sensibilidad, que también fue la primera novela que leí y por cierto, también la última porque la releí hace poco porque me tocó en un sorteo en Netherfield.
    Por el medio hubo muchas lecturas, y mi favorita siempre ha sido Mansfield Park.
    Debería leer algo más de ella de lo que tengo pendiente como Lady Susan.
    Voy a ser honesta y no creo que en breve vaya a releer Orgullo y prejuicio pero me apunto la versión de Olivier.
    Yo también hecho de menos las cartas. Hace un par de años teníamos un grupo pequeño de bloggers que nos escribíamos pero se acabó. No hay tiempo, decían.
    Besitos y ¡¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Norah, me has dejado de piedra. Eres la primera persona a la que he oído (leído, en este caso) hablar mal de Lizzy. Sí conozco muchas críticas contra el personaje de Emma, pero jamás he visto ninguna que hablara mal de la heroína de Orgullo y prejuicio. Algún día me gustaría que nos sentáramos frente a una taza de té a charlar sobre ello. Me fascinaría conocer todas tus impresiones.

      Por otro lado, ¿sabes que tenía pensado leer este año Mansfield Park? El motivo es que esta novela no me gustó tanto cuando la leí, de hecho es la única de Austen que tan sólo ha pasado en una ocasión por mis manos. Por ello quería comprobar si a estas alturas de mi vida la recibiría más amistosamente. Ya te contaré si es así.

      Me hablas de Lady Susan. Te puedo decir que, pese a ser una novela epistolar de juventud, a mí me gustó mucho. No así su adaptación, a la que encontré simplona.

      Para finalizar, qué lástima que finalizara esa bonita iniciativa de intercambio de cartas que tenías. Me da mucha pena comprobar que nuestras vidas están dominadas por el tiempo y las prisas.

      Un abrazo fuerte y mil gracias por tus siempre interesantes opiniones!!

      Eliminar
  4. Hola Undine, yo leí hace siglos La abadía de Northanger y no me gustó. Hace unos tres o cuatro años leí Orgullo y Prejuicio, en la edición de Alba maior, pero en ebook (venían también las ilustraciones), y me encantó... Así que volví a releer Sentido y sensibilidad (es verdad que es la que menos me gusta, igual también debería buscar una buena traducción que la mía es malísima), volví a releer La abadía de Northanger (y esta vez sí que me gustó bastante más), y me leí las demás novelas de Austen que no había leído (con una relectura de Emma en menos de un año, porque, en principio, es la que más me gusta). Igual debería volver a releer esta. Me encanta esta autora y, como dices, que pena que algunos cataloguen sus obras como románticas, se quedan en lo superficial.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, querida Nitocris.

      Emma es tan especial, ¿verdad? De todas las novelas de Jane Austen con la que menos empatía siento es con Mansfiel Park, antes se lo comentaba a Norah. También le decía que tenía pensado leer este año la novela para ver cómo los años podrían haber cambiado para mí su imagen. Ya te diré.

      Por otro lado, lo que sí puedo afirmar es que tantas veces como se lee a Jane Austen el porcentaje de admiración hacia ella se incrementa. El tiempo no pasa por sus obras.

      Un abrazo, y mil gracias por visitarme!!

      Eliminar
  5. ¡Hola! Estoy de acuerdo en que recibir cartas era maravilloso. Hubo un tiempo en el que yo me escribía con unas amigas que vivían lejos y la emoción de recibirlas era increíble.
    En esta ocasión nos traes un libro que yo ya he leído y que me encantó. La adaptación cinematográfica también me pareció muy buena. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya.
      Como romántica que eres, tus reseñas lo transmiten, es fácil adivinar que eres amante del intercambio epistolar. Por ello no es extraño que conozcas muy bien Orgullo y prejuicio, es una obra que te pega muchísimo. Me alegra que tengamos esta lectura en común.

      Un abrazo y mil gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Para nosotras es una historia muy especial, de las que sabemos que, en algún momento, volveremos a leer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Es un placer compartir emociones con otras lectoras admiradoras de Jane Austen. Espero que disfrutéis de vuestras relecturas austenitas.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. Debo de ser de las pocas personas que quedan que nunca lo ha leído. Tengo la edición de Alba pendiente desde hace muucho tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Taly.
      Por lo que que cuentas, esta reseña va dirigida a ti. Espero que te sirva para animarte finalmente a leer Orgullo y prejuicio. Espero impaciente tus impresiones sobre esta maravillosa novela.

      Un abrazo y muchas gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  8. Hola, Undine.
    Jolín, menuda entrada, ¡mi enhorabuena! Me ha encantado hacer todo un repaso, no solo de la obra en sí (para mí de mis imprescindibles, amo a la autora y todo lo que escribió; sus cartas, sus novelas, sus obras inacabadas o más pequeñas... pero Orgullo y prejuicio pues es que es especial por todo lo que mencionas), como decía, no solo nos presentas la obra en sí, sino también sobre todo lo que hay alrededor de ella, incluso esas anécdotas vitales y literarias que mencionas, los que la leían y lo que supuso publicar esta obra... Sus cartas, es que ya sean las reales o las ficticias como mencionas aquí, son estupendas (también me parece muy emotiva la aquella a la que haces referencia al final, digan lo que digan ahí hay muchísima emoción condensada :) ) Muy especial esta autora, imperecedera. He leído la biografía de Claire Tomalin, tengo pendiente la que mencionas de Lucy Wesley que caerá en algún momento, también he leído todas sus cartas y las disfruté tanto...
    Y bueno, ya centrándome en la edición que presentas de Ediciones Invisibles es que es preciosa. Se ve muy cuidada e idónea para engrosar, como has hecho tú, la colección de los tomos de Orgullo y prejuicio que tengo en mi estantería. Nunca viene mal alguno más... jaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Lectora Empedernida! Me hace mucha ilusión compartir con otra admiradora de Jane mis impresiones y, por supuesto, coincidir en ellas.
      Por otro lado, yo era reticente a la biografía de Lucy Wesley. Sin embargo, cuando la finalicé sentí una emoción muy intensa. Te recomiendo que la leas. A ver si coincidimos en esto también.

      Un abrazo fuerte y mil gracias nuevamente!!

      Eliminar
  9. Me gusta mucho tu reseña y la forma de contar que tienes impregnas todo con un hermoso ambiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias , Buhoevanescente! Jane Austen me genera estos sentimientos y saca lo mejor que hay en mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. HOLAAAAAAAAAAAAA
    Yo solo he leido justo esta novela, pero quiero leer mas de esta autora porque se que encontraré mas joyitas, orgullo y prejuicio es una novela muy linda y bien estructurada. Concuerdo contigo en que muchas veces la catalogan como historia de amor, pero tomando en cuenta todo, podemos encontrar otros temas de esa epoca.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Genesis Garcia.
      Me alegra conocer a otra admiradora de Orgullo y prejuicio. Estoy segura de que cuando leas el resto de la narrativa de Jane Austen no sabrás por cual de sus obras decantarte. Ya me contarás.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. También me encantaba escribir y recibir cartas. Lo hacía todos los veranos con mis amigas de la ciudad y durante el año escolar con mis amigas del pueblo. Era maravillosa la sensación de recibir una carta y adentrase en sus secretos.
    En cuanto al libro, una reseña a la altura de la maravilla que reseñas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, querida Laky.
      Conociéndote, no me sorprende en absoluto que tú también seas una seguidora convencida del intercambio epistolar. A veces me gustaría que el mundo girara más lentamente para recuperar los mejores hábitos que teníamos. Como eso es imposible, me conformaré con leer y releer las novelas de Jane Austen.

      Un abrazo y mil gracias por pasarte a comentar!!

      Eliminar
  12. Ohhh... Me conozco la historia de arriba a abajo. No sé cuántas veces habré visto la peli. El libro lo leí solo una vez, en época universitaria. En fin, una historia maravillosa que tú retratas muy bien. Para el que no la haya leído le vendrá genial tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa.

      ¡Cómo no ver las adaptaciones de Orgullo y prejuicio! Es una experiencia que todos deberían tener. No obstante, si me permites el atrevimiento, te recomiendo que hagas una relectura de la novela. Vas a comprobar qué poco tiempo ha pasado por ella y lo mucho que te enriquece en el momento actual.

      Un abrazo y muchas gracias por tus amables palabras!!

      Eliminar
  13. Holaa!! este sí que lo he leído jaja hace ya algunos años, pero recuerdo que me gustó mucho!! tu reseña me ha encantado, gracias por compartirla.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, BooLover.
      Pocas personas desconocen este libro, afortunadamente. No dudaba de qué tu lo habías leído, sabiendo lo romántica que eres.
      Por otro lado, te agradezco muchísimo las amables palabras que me dedicas.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  14. Querida Mar, qué difícil es reseñar a Jane Austen, ¿verdad?, más todavía hacerlo desde la admiración y el profundo respeto de quien la conoce y la lee desde que tiene memoria. Todavía me pregunto como fui capaz de reseñar mis novelas favoritas de Jane en el especial que hicimos en el blog en 2016. Si tuviera que hacerlo hoy no podría. Y coincido, conocí a Jane con "Orgullo y prejuicio", pero hoy en día no está en mi podio de sus novelas, como también me pasa que mi menos favorita es "Mansfield Park", que quiero releer el año que viene. Me alegro mucho cuando un lector conoce a esta autora con "Orgullo y prejuicio" pero también me da mucha pena cuando esos mismos lectores buscan este mismo libro en el resto de sus novelas, porque uno de las mayores injusticias que se cometen con Jane, dejando a un lado el cliché de novela romántica,es pensar que todas sus novelas son iguales. No lo son en absoluto.

    Besote y felicidades por la entrada :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi queridísima MH.

      Tu visita a esta reseña me hace especial ilusión. No sólo por lo que te une a esta novela, sino por tu conocimiento global de la obra de Jane Austen. Siempre he sentido una comunión muy fuerte con tus afectos literarios, Jane Austen es algo que tenemos en común. Me hace mucha ilusión que quieras leer este próximo año Mansfield Park, porque es una intención que tenía yo también. Ojalá podamos coincidir en el tiempo para comentarla.

      Por otro lado, comparto contigo lo que dices, Jane Austen nos dejó una galería de motivos argumentales e intelectuales muy amplio. Buscar siempre la misma historia es propio de otros géneros literarios menos importantes.

      Un abrazo grande, querida amiga!!

      Eliminar
  15. Una reseña preciosa como la novela. Yo también hecho de menos el intercambio de cartas. Ese estar pendiente del cartero, hoy sí y mañana también. El mundo de hoy es más rápido y las cartas se han substituido por watsaps. No sé yo si en el mundo de Austen los watsaps funcionarían, creo que se perdería esa magia que existe en todas sus novelas.
    Es un placer leerte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Senyoreta Buncle.

      Yo tengo muy claro que no, los watsaps no funcionarían en el universo Austen. Tan sólo hay que ver alguna de las secuelas televisivas para comprobar que esa magia especial de las novelas austenitas brilla por su ausencia. Ni siquiera Bridget Jones consigue alcanzarla.

      Con respecto a mi reseña, agradezco de corazón tus amables y cariñosas palabras.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES EN LECTURAS DE UNDINE

RESEÑA: ANA DE LAS CINCO VILLAS, ARNOLD BENNETT

RESEÑA: UNA CIERTA SONRISA, FRANÇOIS SAGAN

RESEÑA: EL INOCENTE, GABRIELE D'ANNUNZIO

RETO SUPERADO. VI EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS, DE UN LECTOR INDISCRETO

RESEÑA: EL JUNCO REBELDE, NINA BERBÉROVA