miércoles, 23 de septiembre de 2020

RESEÑA: "HERBARIO & ANTOLOGÍA BOTÁNICA", EMILY DICKINSON

 



Ficha Técnica:

Editorial: Ya lo dijo Casimiro Parker

Traductora: Eva Gallud

Edición: Eva Gallud y Marcos Almendros

IBIC: DCF (Poesía)

THEMA: PST (Botánica y ciencias de las plantas)

ISBN:  978-84-121574-2-0

Formato: Tapa dura

Nº Páginas: 176 páginas

Medidas: 22,5 x 17 cm

PVP: 19 euros

 

Sinopsis de la Editorial:

Por primera vez se publica el Herbario que confeccionó Emily Dickinson, acompañado por una Antología Botánica de poemas que giran en torno a las plantas, árboles y flores, en edición bilingüe con traducción de Eva Gallud.

 


Propuesta musical para este libro:


 



Lo que Undine piensa del libro:


< El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno.> George Sand


Parecía que no llegaba, pero un año más y pese a todo, aquí está ya el otoño. El cielo se cubre de surcos dibujados por las aves y los árboles lucen sus coloridos más bucólicos. Si hay una estación del año que más me guste, esa es el otoño.

Entre mis primeros recuerdos otoñales habita uno que me retrotrae a la infancia: la recolección de hojas caídas de los árboles. Aquella era una actividad escolar que me fascinaba, aunque poco sabía yo por aquel entonces cuáles eran los motivos. Sin embargo, esa intuición artística con la que todos nacemos me guiaba a identificar la belleza que engloba el proceso de la búsqueda, selección, secado y clasificación de plantas. ¡Qué bonitos resultaban aquellos elementales cuadernos que presentábamos con gran ilusión a la maestra, repletos de hojas de los plátanos que aún adornan el Paseo del Prado de Madrid! El mayor o menor mimo con el que eran elaborados ya dictaba a nuestra tierna infancia el camino que íbamos a seguir, evidenciando nuestras dotes científicas o artísticas. Y aunque muchos de nosotros nos hemos dejado arrastrar por la vorágine y las prisas de la vida adulta en la ciudad, no por ello dejamos de apreciar la magia y belleza que guarda la elaboración de un herbario, símbolo del respeto y la admiración por la naturaleza.

Es por ello que hoy quiero compartir con todos mis lectores un libro muy especial. Se trata de Herbario y Antología Botánica, de la poeta norteamericana Emily Dickinson (1830-1886). Un poemario editado con cariño y mucho respeto por el sello madrileño Ya lo dijo Casimiro Parker, y que ha estado a cargo de su editor Marcos Almendros y de la poeta Eva Gallud, también traductora de los poemas, que ya tradujo anteriormente a otra gran romántica para la editorial Elizabeth Siddall. Obra completa (👈reseña). Han contado con la colaboración de la Harvard University, entidad norteamericana que cedió las imágenes que acompañan esta edición, pertenecientes a la Houghton Library.

Fuente: Undine von Reinecke
Esta antología bilingüe supone una novedad para los lectores de Emily Dickinson de habla hispana, ya que gracias a ella podrán disfrutar de una de las facetas más interesantes de su autora, la de colectora de plantas. Una afición que le venía a Dickinson desde su más tierna infancia y que desarrolló durante su estancia en la Amherts Academy. Allí aprendió a comprender el mundo de la botánica, y a distinguir y clasificar las diferentes especies. Los poemas aquí recogidos han sido seleccionados por su temática en honor a la naturaleza que rodeaba su mundo: los bosques y los jardines que formaban parte de su día a día en Amherst, donde quiso vivir aislada del mundo como un anacoreta en comunión con la naturaleza y al servicio de su diosa, la poesía. El poemario está acompañado por las interesantes y preciosas fotos del herbario que Emily Dickinson elaboró en el periodo que comprede los años 1839 y 1846. Un catálogo compuesto por más de cuatrocientas especies clasificadas y catalogadas con etiquetas manuscritas por la poeta. Un documento de cuidadísima elaboración, que emana la fascinación y el amor que la artista sentía por el mundo natural. El universo multicolor del que ella bebía inspiración para sus poemas y del cual quería formar parte.

 

25

Un sépalo, un pétalo y una espina

sobre una común mañana de verano,

un frasco de rocío, una abeja o dos,

una brisa

un brinco en los árboles-

¡Y ya soy una rosa!


En la primera parte del libro encontramos los poemas traducidos por Eva Gallud, con la magia que la poeta española imprime siempre en sus traducciones. Éstos han sido numerados rigurosamente según la edición más reciente de la obra completa de Emily Dickinson (R. W. Franklin, 1998, The Belkmap Press of Harvard University). Encontrando al final de la antología los originales en inglés de la edición de 1924 firmada por Martha D. Bianchi. En mi opinión, un acierto incluir los poemas en el idioma original para disfrutar plenamente de la musicalidad y el ritmo de la obra de su autora. 

Pero, ¿qué debe esperar el lector de esta antología? Según yo lo siento, las confidencias más íntimas de la poeta, esas que escribía para un público anónimo que hoy llamamos posteridad. Reflexiones y emociones asombrosas de una belleza infinita, provocadas por la observación a la naturaleza, que hablan en ocasiones de sí misma como parte integrante de la flora.


520

Dios hizo una gencianita

que intentó ser una rosa

y fracasó y todo el verano se burló.

Pero justo antes de las nieves

allí se elevó una púrpura criatura

que embelesó a toda la colina;

y el verano bajó la frente,

y la burla cesó.

La escarcha era su condición;

el púrpura tirio no llegaría

hasta que el Norte la invocara

<Creador, ¿floreceré?>.


Y también, ¡cómo no! Nos topamos con esas emociones vehementes, de un romanticismo tenaz, que constituyen el universo paralelo en el que Dickinson existía. El lugar donde encontró refugio para su arte. Allí  vida y muerte danzan al compás de una emocionante canción infantil como parte del ciclo vital.


127

Como los niños dan al invitado las buenas noches

y reticentes se van,

así mis flores elevan sus bellos labios

y se ponen los camisones.

Como los niños brincan cuando están despiertos,

alegría que es la mañana,

mis flores desde cientos de cunas

se asoman y brincan de nuevo.

 

Rosas, gencianas, abetos, montañas y abejas, muchas abejas hacedoras de vida habitan los poemas de Emily Dickinson. Las estaciones del año marcaban el palpitar constante de sus versos mientras observaba los estragos del tiempo. Mente privilegiada y avanzada a su tiempo, la intuición le hizo preguntarse por el mañana: “Will there really be a morning?”. Pese a esa mirada lánguida sobre el porvenir, su gran amor y respeto por la naturaleza encontró las claves para el futuro. Nos legó la llave que abre la puerta de acceso a la vida.


1779

Para hacer una pradera es necesario un trébol y una abeja-

un trébol, y una abeja.

Y un ensueño.

Bastará solo con el ensueño,

si abejas hay pocas.

 

Emily Dickinson no necesita presentación alguna, su fama la precede como una de las más grandes artistas en habla inglesa de todos los tiempos. Su obra poética, agua fresca para la lírica de su tiempo, luce sencillez en su lenguaje, brevedad en sus versos, y cercanía espiritual y material en su temática. Ella supuso un enorme contraste con la estética de sus contemporáneos, que gustaban de otros temas y estructuras más complejas. Emily huía de las modas como también se escondía de las personas. La aparente candidez de sus poemas encierra un mundo de compleja profundidad que a día de hoy sigue siendo un misterio para muchos y tema de debate entre expertos. Así mismo ocurre con su vida privada, de la cual el desconocimiento es mucho y las elucubraciones infinitas. El halo de secreto que envuelve su encierro voluntario en la casa paterna, al igual que el empecinamiento por vestir sólo de blanco en un momento dado de su vida han hecho de la poeta todo un hito romántico al que no le faltan seguidores mitómanos. Como hicieron muchos grandes genios creativos de todos los tiempos, cedió su libertad humana en favor de su autonomía creativa. Un sacrificio de gran magnitud que quizá de respuesta a esta compleja cuestión:

 

< Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer.> Pablo Picasso

 


Undine von Reinecke ♪

 

 ¡Atención!

La presentación de Herbario & Antología Botánica, de Emily Dickinson se realizará en el Real Jardín Botánico de Madrid el 24 de septiembre de 2020. La asistencia es gratuita y es preciso apuntarse en la web del jardín. Más información 👉 Real Jardín Botánico de Madrid


La autora por la Editorial:

Emily Dickinson

Emily Dickinson (Amherst, Massachusetts, 1830-1886) pasó toda su vida en su ciudad natal en la que recibió una esmerada educación. Debido a su singular personalidad, su figura continúa siendo un enigma.

Su obra la ha situado como una de las grandes creadoras de la literatura universal. La naturaleza, el amor, la muerte y la eternidad son los principales temas que trata en sus poemas, con un estilo elíptico y melódico, de un profundo y original simbolismo.

Prácticamente toda su obra permaneció inédita hasta después de su muerte.



La traductora por la editorial:

Eva Gallud

Licenciada en Filología Inglesa.

Entre sus traducciones literarias se encuentran autores como Edith Wharton, Rupert Brooke, Siegfried Sassoon, Amy Lowell, Guy de Maupassant, Henri Barbusse o D.H. Lawrence.

Además, es coeditora de la revista literaria multilingüe Triadæ Magazine.

Ha publicado los poemarios Raíz de ave (2018), El taxidermista (2016), la plaquette Ave (2015), Ningún mapa es seguro (2014) y Moléstenme solo para darme de comer (2011). Ha aparecido en las antologías Poetrastos (2011) y 20 con 20, Diálogos con poetas españolas actuales (2016).

Sus poemas también han sido publicados en la revista Nayagua del Centro de Poesía José Hierro, revista Kokoro, fanzine SinNombre, Transtierros, Feliz el cerdo, Probeta, Animalario, Erosionados, Pro-Vocación o Cuadernos de creación.

*Fuente de las fotos de las poetas editorial Ya lo dijo Casimiro Parker


Fuentes de información:

https://culturizando.com/la-extrana-historia-emily-dickinson-una-poeta-vivio-encerrada-habitacion/

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-emily-dickinson-poeta-eligio-confinamiento-202004290139_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/d/dickinson.htm

 

36 comentarios:

  1. ¡Hola Undine! La poesía me gusta, no lo voy a negar, pero sí es verdad que no soy de leerme un libro entero, porque me suele empalagar un poco. Lo que sí que hago a veces es, en la biblioteca, en algún rato libre que tengo , pasarme por la estantería de poesía y buscar algún autor de esos que me gustan y leer algún poema suelto (o dos, o tres), eso me encanta. Conocía bastantes cosas sobre Dickinson, pero desconocía lo del herbario. Debió de ser una mujer muy especial, muy adelantada a su tiempo.
    ¿Sabes algo que me parece curioso y que siempre he pensado? Pues acerca de la poesía de un poeta inglés, o de cualquiera que escriba en otro idioma que no sea el español: se supone que uno de los rasgos de la poesía (al menos en español) es la rima y siempre he pensado que al traducirse, esa rima deja de existir (aunque no sé si eso sucede también por ejemplo en inglés, que al leerla en inglés hay algún timo de rima), pero también es verdad que igual eso es lo de menos, porque en los ejemplos que nos has puesto se aprecia la belleza del significado de los párrafos. Me estoy liando.., igual no he sabido explicarme, no sé si entiendes lo que he querido decir, jeje
    Fíjate que si fuese la presentación cualquier día del fin de semana igual me acercaba al Jardín Botánico, entre semana no puedo
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, marian:
      He comprendido perfectamente con que intentabas decir y estoy totalmente de acuerdo contigo. La poesía debe leerse en el idioma original para disfrutar plenamente del ritmo y la música que le imprimió su autor; no siempre es posible por el desconocimiento del idioma. Por eso es tan importante la labor de los traductores. Eva Gallud, además de ser muy buena traductora, es una poeta delicada, y creo que ha hecho un gran trabajo en Herbario.
      Por otro lado, yo soy principalmente lectora de narrativa, aunque siempre tengo cerca la lírica. Determinados poet@s son imprecindibles para mí, tanto nacionales como internacionales: Alfonsina Storni, Dante Gabriel Rossetti, Machado, Keats, Neruda, Amado Nervo, etc. Por supuesto Dickinson me fascina. :)
      Un abrazo fuerte y mil gracias por tu interesante reflexión!!

      Eliminar
  2. Hola! NO soy mucho de poesía la verdad, quizá es que no he dado con un poemario que me llene pero por el momento no disfruto leyendo poesía, siento que no entiendo todo lo que el poeta quiere transmitir, así que de momento no creo que me anime a buscar este título.
    MUchas gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      Yo leo más narrativa que poesía. No obstante, la belleza de deterinados trabajos líricos siempre me llama a investigar en poemarios. Quizá lo mucho que comparte con la música y la pintura me haga interesarme por ella.
      Un abrazo y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  3. A mi me encanta el otoño, me atrevería a decir que es la estación que más me gusta. Todavía no hace demasiado frío pero ya se ha ido el calor... La naturaleza tiene millones de tonos distintos de colores. Por aquí en casa a las niñas las encanta bajar a por castañas, de las que no se comen, pero las encanta recogerlas, contarlas, cambiarlas de sitio... hasta que quedan olvidadas en una esquina. Ultimamente me cuesta leer poesía. No sé si me animaré con este libro que nos traes hoy. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Esther:
      Para mí el otoño es algo muy especial, quizá porque nací durante esta estación. Estos meses hasta la llegada del invierno son los que más disfruto. Me siento como si renaciera. Leo más y me refugio en mi lugar de lectura como si fuera un castillo: manta, te o café y música para acompañar el libro de turno.
      Con respecto a la poesía, yo siempre la tengo cerca. Eso sí, cada momento de la vida nos reclama algo determinado. Igual que no siempre se lee ficción o ensayo, la lírica no tiene por qué reclamarnos a todas horas.
      Un abrazo fuerte y disfruta de esa recogida de castañas. ¿Se puede disfrutar más que cuándo somos niños? Sí, con la maternidad :)

      Eliminar
  4. Hola, guapa
    a mí también me gusta el otoño y creo que es por los ocres y marrones que nos trae aunque como estación favorita siempre elegiré el invierno. En cuanto a la novela que comentas hoy en tu (como siempre) fabulosa reseña, la tengo que dejar pasar, no leo poesía y no creo que la disfrutara.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, preciosa:
      El invierno es también una estación maravillosa. Aunque yo te hacía más de otoño, no sé por qué :)
      ¡Mil gracias por las amables palabras que me dedicas! Para mí es un gran piropo viniendo de una bloger con tanto duende como tú.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  5. Querida Undine:
    Dickinson es la única de poesía que he leído, Preferiría ser amada donde me gustaron más sus cartas por debilidad más bien y el de la hierba que no me acuerdo bien ahora del título. Esta mujer me gana como autora y como "personaje", que pongo entre comillas porque realmente no sabemos la verdad del todo. Con la botánica siempre me he llevado fatal, no me enteraba, y solo una vez hice un herbolario y estaba todo mal. Lo reconozco, no soy mucho de naturaleza, sí de paisajes y de mar y soledad pero de especies de todo tipo estoy pegada. De la misma manera reconozco que he mirado este libro muchas veces porque las cosas bonitas me gustan mucho y el libro es precioso. Pienso seguir leyendo a Dickinson, poco a poco porque no siempre la entiendo pero no sé yo si este herbolario vendrá a casa. Tal vez si lo traen a la biblio.
    Besitos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Norah:
      Yo comparto tu afinidad hacia Dickinson. También tengo Preferiría ser amada. Gracias a este libro conocí parte de los misterios de Emily. Esa afición que tenía por escribir sus poemas en los sobres de las cartas, y que el poema variaba según desplegaras el sobre de una manera u otra...¡cua´nto misterio y creatividad!
      No soy una entendida en Emily y ni mucho menos en poesía, pero la magia que desprende la obra de esta poeta me sublima. Así pues, al igual que tú seguiré bañándome en su obra.
      Con respecto a la botánica, a mí me queda por aprender todo y más, pero disfruto muchísimo con los herbarios y con las exposiciones que se organizan de los grandes botánicos del XVIII y XIX.
      Un abrazo grande y gracias por tu siempre esperada visita!!

      Eliminar
  6. Hola.
    Reconozco que la poesía no me gusta nada de nada, me resulta aburrida, tal vez sea que no he dado con el poemario adecuado pero, por el momento, creo que seguiré sin descubrirlo.
    Si te animas a ir a la presentación espero que lo disfrutes.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, guapísima:
      A cada uno nos gusta lo que nos gusta. No pasa nada por no leer poesía. Si todos fuéramos iguales la vida sería muy aburrida.
      Un abrazo grande y muchas gracias por pasar a leerme!!

      Eliminar
  7. Holaa!! no acostumbro leer poesía, no es un género que me guste, pero este libro lo pones tan bien, que voy a considerar darle una oportunidad más adelante. Gracias por la entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, preciosa:
      El libro es una belleza en fondo y forma. De esos que se ponen en las mesas del salón para decorar; es un tesoro. Si te animas con él, no dejes de contarme qué te ha parecido.
      Un beso grande y gracias por pasar a leerme!!

      Eliminar
  8. No he leído aún nada de esta autora y con estos poemas me tientas mucho. Y la edición se ve preciosa. La música, como siempre, un placer escucharla. Tus entradas son de lujo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:
      El lujo es terner compañeras bloguer como tú. ¡Mil gracias por tus palabras!
      Ya me contarás si te decides a leer a Emily Dickinson.
      Un beso y una flor!!

      Eliminar
  9. Buenos días Undine!.A mi la poesía me gusta mucho pero tengo que reconocer que con los años cada vez leo menos. De Emily Dickinson tengo un poemarío breve que publicó hace tiempo Mondadientes y quique siempre me prometí comprarme algún otro más extenso se quedó en promesa. El libro que traes hoy es precioso y me lo apunto desde ya para buscarlo, aunque a mi en el colegio no me toco la época de los herbarios, si es verdad que reconozco todo el trabajo y la dedicación que suponen. A mi el otoño me gusta pero este año tan raro que hemos tenido hubiera preferido que esperará un poco más para llegar, que el verano me ha sabido a poco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      En estos tiempos tormentosos que corren el otoño y la poesía se hacen difíciles. No obstante, cuando se consigue el mometo de calma apropiado para pensar en ellos pueden ser beneficiosos. A mí me sirven de terapia. Pero entiendo que es cierto que la narrativa y los rayos luminosos del sol nos curan más rápidamente.
      Si te animas con esta edición de Herbario, espero que te entusiasme tanto como a mí.
      Un abrazo y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  10. Me avergüenza decir que soy una negada leyendo poesía o más bien sacando conclusiones de un poema. Nunca me acerco, ni de lejos, a lo que quería decir el autor. Me ha pasado siempre, incluso con los clásicos en el instituto, cuando tocaba analizar un poemario me entraban los 7 males.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inés:
      Estoy segura que no eres negada. Yo no soy ningún oráculo lírico, pero comprendo que la poesía no es tanto enterdersus palabras como sentir sus emociones, métricas a un lado. El profesor que te dejara esa aprensión era un docente negado.
      Un beso grande y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  11. Uohhh qué libro más curioso. Me parece precioso y muy interesante que sea una edición bilingüe. Yo tengo muchas ganas de leer un volumen de cartas que he visto en alguna editorial pero oye, que tampoco me disgustaría echarle un ojo a este libro, aunque la poesía y yo no terminamos de encajar. En cuanto al otoño, no es una estación que me guste especialmente. Me produce mucha nostalgia y este año me da miedo, pero bueno, hay que vivirla igualmente. Por cierto, la presentación del libro tiene que ser una maravilla. Quién pudiera ir. Gracias por el descubrimiento. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marisa:
      Los miedos al momento actual los compartimos muchos. ¡Menos mal que tenemos la literatura para perdernos en ella!
      En cuanto a Herbario, es una edición preciosa y original de la mejor poesía de Dickinson. Si te animaras con ella, espero que la disfrutes tanto como lo hice yo.
      Un abrazo fuerte y mil gracias por dejar tus palabras!!

      Eliminar
  12. Hola Undine!! Una recomendación maravillosa de una autora a la que deseo conocer. Me llevo bien anotada tu recomendación. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ana:
      Me alegra que te haya gustado el libro. Si finalmente te haces con él, no dejes de contarme tus impresiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Hola, he visto algunos títulos de la autora pero
    aun no me he animado a leer nada. Tal vez en otro
    momento me anime con ello. Gracias

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! =)
    Agradezco la reseña porque pinta bien ^^

    Besooooos :P

    ResponderEliminar
  15. Hola preciosa!
    Yo estaba deseando de que llegara el otoño, no puedo con el calor, es una de las estaciones que más me gusta. Aunque tu reseña es magnifica esta vez no me animo con este, llevo tiempo que no leo poesía, y mira que cuando era joven me encantaba pero la he ido aparcando y ahora como que me cuesta bastante coger este tipo de lecturas.
    Que tengas una bonita semana.

    ❀ Fantasy Violet ❀

    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:
      Cada época de la vida demanda unas lecturas particulares. Si la poesía debe volver a tu vida, ya se verá.
      Un beso grande y gracias por la visita!!

      Eliminar
  16. Pues las hadas bonitas han hecho que tenga también esta edición en casa, pero ya sabes como voy por la vida, no creo que pueda leerlo antes del año que viene... La edición me parece maravillosa, nos enseña como bien dices otra faceta más de Emily (ya sabes lo único que no me gusta de estas ediciones xD... por lo demás, es simplemente preciosa). Me gustaría tener el conocimiento necesario para valorar como merece su poesía, pero desde mi ignorancia voluntariosa la aprecio muchísimo y me llega también muchísimo al corazón.

    ¡Besote!

    (uy, no sabía lo de la presentación... ¿fuiste? Cuenta, cuenta...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida MH:
      Sé muy bien a lo que te refieres, la separación de los poemas en sus distintas lenguas (los traducidos al comienzo y los ingleses al final). Prometí preguntárselo al editor, pero no lo he hecho aún. Mal por mí. Antes de que disfrutes de tu ejemplar tendrás la información.
      Por otro lado, estoy segura que tus capacidades intelectuales son las adecuadas para valorar a Dickinson. Puedo parecer una hereje de las letras, pero me fastidia esa idea que nos transmiten desde pequeños de que somos inútiles para la lírica. Estoy deseando conocer tus emociones sobre Herbario.
      Un beso grande y gracias por la visita, lo aprecio mucho!!

      Eliminar
  17. Hola! Hace un tiempo estoy tras los rastros del herbario de Emily Dickinson, para estudiar la lista de plantas que ella ha seleccionado. Se encuentra esa lista en este libro traducido? Me interesa conocer la relación que para ella tenían sus plantas y su poesía. Te agradeceré si tú puedes orientarme por favor. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Efectivamente, hay una lista de las plantas que seleccionó Emily Dickinson para su herbario, como también se encuentran en el libros las fotos de cada especie. Si tienes alguna otra consulta, estaría encantada de contestarte vía email, ya que de ese modo podría mandarte alguna foto, si estás interesad@.
      Un saludo, y gracias por la visita al blog!!

      Eliminar