miércoles, 12 de mayo de 2021

RESEÑA: "EL HIJO PERDIDO", MARGHANITA LASKI

Fuente: Undine von Reinecke


 Ficha Técnica:

Editorial: Nórdica Libros

Traducción: Blanca Gago

Tamaño: 14 x 22 cm.

Encuadernación: Rústica

Páginas: 264

ISBN: 978-84-18067-25-9

Edición en papel: 19,50 €

Edición ebook:  8,99 €

 

Sinopsis de la Editorial:

Hilary Wainwright, un soldado inglés, regresa a una Francia devastada y empobrecida durante la Segunda Guerra Mundial para localizar a un niño perdido cinco años antes. Pero ¿este pequeño y tranquilo niño, ahora un sombrío huérfano, es realmente su hijo? ¿Y si no lo es? En esta novela exquisitamente elaborada, seguimos la lucha de Hilary por amar en medio de una guerra. El hijo perdido es también una novela atemporal sobre la emoción, que describe la búsqueda de un hombre para encontrarse a sí mismo, para asumir su propio sentido de la pérdida y hallar el valor para volver a amar con el pleno conocimiento de que eso lo expondrá a nuevas formas de dolor.

 

Propuesta musical para este libro:

 

Lo que Undine piensa del libro:


<Lo importante es buscar. No importa si se encuentra o no.> Antonio Tabucchi


No me tengo por ser una persona supersticiosa, pero siempre he creído que en el mundo existe algo parecido a la magia que regula nuestras vidas, que una energía positiva guía nuestros pasos si estamos abiertos a admitir su presencia. La lectura que me correspondía hacer esta semana me lo ha vuelto a confirmar. Ya sabéis que mi última reseña publicada estaba dedicada a la narrativa de Charles Dickens. A través  de una de sus novelas menos alabadas en la actualidad, Almacén de antigüedades 👈, quise ensalzar la labor literaria del famoso escritor inglés. ¡Cuál no sería mi sorpresa al comprobar que el título que leería después ratificaría mis palabras! Me refiero a El hijo perdido firmado por la escritora inglesa Marghanita Laski, publicado en España por Nórdica Libros (2020). Tanto la novela como el texto que le sigue mencionan la narrativa de Dickens como algo especial. Incluso el epílogo del libro compara el efecto que produjo el final de El hijo perdido con el impacto causado en el público del siglo XIX por Nelly, la heroína dickensiana de Almacén de antigüedades. ¿No es esto una feliz coincidencia que se me presentó como una recompensa? Hay quienes verían en este acontecimiento un caso claro de “serendipia”, es decir, y recurriendo a la definición de la RAE, “Hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual”. No se me ocurre mejor elección para incluir como primera lectura en mi participación en el reto Serendipia Recomienda 2021, organizado por la escritora Mónica Gutiérrez Artero en su blog.

La novela comienza así:


<El día de Navidad de 1943, Hilary Wainwright se enteró de que su hijo estaba perdido.>


Fuente:iwm.org.uk

El hijo perdido nos lleva al Londres de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial. Hilary Wainwright, un poeta e intelectual inglés, está celebrando la Navidad junto a su madre, su hermana y los hijos de ésta. La imagen que se presenta frente a él al contemplar a sus sobrinos le hace evocar su infancia, y el deseo de poder disfrutar de unos momentos similares junto a su propia familia. Pero Hilary es un hombre viudo y a su hijo recién nacido no lo ve desde que tuvo que huir de Francia, donde vivía junto a su esposa, ante la inminente llegada de los nazis. Sus pensamientos retornan a la realidad cuando alguien llama a la puerta. Se trata de Pierre, un conocido francés, que viene a informarle de que su hijo ha desaparecido. El niño se perdió cuando la mujer que estaba a su cargo fue asesinada por los alemanes. Ante la imposibilidad de volver a Francia, ya que la guerra le tiene atado a sus obligaciones con Inglaterra, su informante promete hacerse cargo de la búsqueda del pequeño.

En 1945, ya finalizada la contienda, Hilary regresa al país galo a buscar él mismo a su hijo. Pierre ha estado durante esos años indagando. Sus pesquisas le han llevado por varios caminos y ve posible que uno de ellos sea el certero. Pone a Hilary en antecedentes, y le comunica que, si el niño candidato a ser su hijo finalmente no es tal, probablemente nunca jamás pueda dar con él. Desde ese momento Hilary seguirá las indicaciones que Pierre le da, que le llevarán hasta un orfanato regentado por monjas, situado a ochenta kilómetros de París. ¿Será el pequeño de cinco años que vive allí su hijo? Y lo que es más importante, ¿Conseguirá Hilary encontrar lo que verdaderamente busca?

El hijo perdido es una fascinante, estupenda y sólida novela, que se publicó por vez primera en 1949, bajo el título original de Little boy lost. Desde que salió a la venta fue todo un éxito entre el público y la crítica, que se rindieron ante la capacidad narrativa de Marghanita Laski y el poder emotivo de su historia. Pese a la trascendencia que tuvo su obra, la autora es casi una desconocida en nuestro país, y hasta la fecha tan sólo se han publicado dos títulos de toda su producción: La chaise-longue victoriana (Automática Editorial, 2012), un relato inquietante y terrorífico que quienes lo han leído han quedado gratamente sorprendidos y admirados, y El hijo perdido, la novela que me ocupa hoy.

En esta ocasión la autora nos ofrece algo muy diferente y especial. Se trata de una novela de búsqueda personal, que guarda entre sus páginas mucho más que una historia conmovedora, como muchos lectores pudieran pensar, ya que la sinopsis capta ese tipo de atención emocional: un niño pequeño huérfano de madre perdido en una Francia en guerra, y un padre que intenta encontrarlo vehementemente cuando la contienda finaliza.


<Vino a decirme que John está perdido -dijo Hilary con la vista clavada en su madre, temblando por la intensidad del deseo de que esta se convirtiera milagrosamente en una imagen capaz de reconfortarlo, simplemente reconfortarlo.>


Pero ya en las primeras páginas nos damos cuenta que estamos ante algo muy diferente. Son varios los factores que nos dicen que esto es así: por un lado, el frio planteamiento estructural y estilístico de la novela, que no da pie a descripciones empalagosas ni excesivamente sentimentales; y por otro, la exhaustiva disección psicológica del personaje principal, a quien la autora presenta como un ser devastado por la pena, la culpa y la pérdida.

Laski introduce a Hilary ante lector mostrando su lado más frágil. Nos lo muestra junto a su madre, una figura que no cumplió la importante misión que le correspondía durante su infancia, motivo por el cual el protagonista se convirtió en un adulto con fisuras emocionales en su personalidad. Debido a ello, la soledad que Hilary siente tras la muerte de su esposa y la desaparición de su hijo es absoluta. No encuentra refugio alguno entre su familia, ni estímulo que le empuje a ver la vida con optimismo. Tan sólo la inercia le obliga a seguir viviendo y desear un algo abstracto que le saque de la malsana ansiedad. Por ese motivo, pone sus últimas esperanzas en la búsqueda del hijo que tuvo con su esposa, la única persona que le hizo sentirse vivo por dentro.


<Ojalá hubieran encontrado al niño -pensó- , ojalá estuviera casado con Joyce, y mi vida estuviera asentada, mi conciencia, en calma, y los antiguos encantamientos, muertos por fin.>


Fuente: Academiaplay.es

En este punto de la novela, y sólo hemos leído el primer capítulo, Laski lleva a Hilary a París. Allí le espera una Francia asolada por las consecuencias de la guerra. Este es otro de los puntos importantes de la novela, ya que la mirada analítica de la autora supone un documento de verdadero interés sociológico de la época. Laski refleja ojo fiel  la realidad francesa en los años de la guerra y la posguerra. Nos habla de las diferentes conductas que se establecieron entre sus gentes: de la pasividad de algunos antes los horrores, del colaboracionismo de otros con los alemanes, del activismo de los intelectuales en la resistencia, de la compasión de figuras anónimas ante las desgracias… Pone al complejo protagonista en medio de una Francia mercenaria y muy poco poética, que contrasta con su educación inglesa y el intelecto que como poeta posee.


<Hilary sacó apresurado la cartera, extrajo un billete de mil francos y miró vacilante a Pierre, que asintió con vehemencia. Hilary entregó un billete a la anciana, que lo deslizó con rapidez en un bolsillo por debajo del delantal (…)>


Con este panorama sombrío y poco prometedor, Hilary comienza en solitario su odisea particular en busca del hijo perdido. Un viaje tortuoso que le llevará a conocerse a sí mismo, no sin antes lidiar con personajes que sacarán de él su yo más oscuro. El efecto que provoca en él la relación que mantiene con éstos será el detonante para sus reflexiones, hilos conductores de la novela. Porque es importante puntualizar que este título tiene un cariz altamente existencialista. Pese a ello, el lector no debe pensar que la historia se hace pesada o aplastante. Todo lo contrario. La magistral habilidad narrativa de Marghanita Laski hace que el texto fluya con emoción y dinamismo. Para ello la autora se ayuda de su herramienta más efectista: las conversaciones que mantiene el protagonista con el niño candidato a ser su hijo. Dosifica estos momentos y los intercala con otras experiencias paralelas que vive el protagonista, consiguiendo con ello que aumente el interés del texto por momentos. El lector se verá atado a la novela sin remedio, tratando de saber si finalmente el niño en cuestión es hijo o no del protagonista. Pero el verdadero interés, en mi opinión, es conocer cómo actuará Hilary al llegar a la página final. Puedo confirmaros que yo estuve dudando de lo que ocurriría en todo momento. La incertidumbre es inmensa.

Por lo demás, señalar que los personajes secundarios del libro son magníficos. Comenzando por Pierre, el francés que inicia la búsqueda del hijo perdido, un hombre herido en el alma que quiere expiar sus culpas ayudando a Hilary; seguido de la mujer que acogió en su casa al chiquillo, una anciana que no sabe ya distinguir entre el bien y el mal; y terminando por la sobrina de la dueña del hotel donde se hospeda Hilary, una joven que se vende en especias al mejor postor. Estos y otros personajes, muchos de ellos parecen haber salido de la mejor novela francesa del naturalismo, son una perfecta comparsa en la historia.

Fuente: Yadvashem.org

Mención especial merece uno de estos secundarios, porque a través de éste Laski aborda el tercer punto importante de esta novela: la precaria situación que vivieron los niños franceses y europeos durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Me refiero a la madre superiora que dirige el orfanato donde vive el posible hijo del protagonista. Una institución católica que acoge a los hijos de las víctimas de la contienda. Gracias a las conversaciones que Hilary mantiene con la monja la autora despliega sus grandes dotes para la denuncia. Es muy interesante al respecto leer el epílogo del libro firmado por Anne Seba. En él podemos conocer el especial interés mostrado por Marghanita Laski hacia la infancia. Seba nos cuenta que la autora viajó a Francia al término de la guerra para informarse sobre este asunto. Se entrevistó con muchas autoridades, visitó instituciones, y se documentó exhaustivamente. Motivaciones humanas no le faltaban, ya que ella misma acogió en su hogar a niños víctimas de aquel horror.

Para finalizar, quiero señalar la gran pasión por la literatura que demuestra esta novela, no sólo por elegir como profesión del protagonista la de poeta y literato, sino por la constante presencia de los libros en ella. El espíritu de Dickens se pasea entre sus páginas de tal modo que, desde mi punto de vista, Marghanita Laski rinde un gran homenaje a su colega decimonónico.

Grandes críticos han alzado su voz a favor de este título. Son muchos los autores que han declarado su predilección por El hijo perdido. Incluso hubo una adaptación cinematográfica que se hizo de la novela, un musical protagonizado por Bing Crosby del que la autora del libro renegó. Pese a ello, el nombre de Marghanita Laski era para el lector de habla hispana casi desconocido. Es una suerte que la editorial inglesa Persephone Books rescatara en los últimos años su obra, así como que dos de nuestra editoriales apostaran por publicarla. La categoría de esta escritora, articulista y erudita no debe pasar desapercibida. Su depurado estilo, unido a la profundidad de su obra, su originalidad y admirable manejo narrativo, además de su incuestionable capacidad para conectar con los rincones emocionales del lector, hace de ella una autora altamente interesante e imprescindible, para quienes busquen  algo más que una nueva lectura.


<Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.> Enrique Jardiel Poncela


Undine von Reinecke ♪ 

 

Con El hijo perdido comienzo el Reto #SerendipiaRecomienda2021 👈 organizado por  la escritora Mónica Gutiérrez Artero en su blog.


La autora por la Editorial:

Fuente: Wikipedia
Marghanita Laski (Mánchester, 1915 - 1988) Escritora inglesa de origen judío, estudió Literatura Inglesa en Oxford, donde conoció al futuro editor John Howard, con quien se casó y tuvo dos hijos. Trabajó como periodista y escribió ensayos, biografías literarias y relatos, así como varias novelas entre las que destacan The Village (1952) y La chaise-longue victoriana (1953, publicada en español en 2012 por Automática Editorial). El hijo perdido (1949) aparece ahora por primera vez traducida al español. Laski fue una figura muy conocida en su época tanto por sus obras como por su participación en programas de radio culturales y su valiosa colaboración en el Oxford English Dictionary.





Más sobre The little boy lost, la película:

La adaptación es del año 1953, y tiene como protagonista a Bing Crosby. Marghanita Laski se sintió horrorizada por el resultado final de la película. Ya que su condición de musical típico de la época se alejaba mucho del carácter de la novela. Os dejo un vídeo con un momento del film, ejemplo claro que secunda la opinión de la escritora inglesa.

 

41 comentarios:

  1. Querida Undine:
    No sé cuánto tiempo hace que está la chaise longue en mi lista, creo que todos los años por Haloween me lo recomienda alguien. Y todavía no lo he leído. Pero me acordé cuando empecé a ver este por las librerías y me llamó la atención. Lo descarté porque la historia es triste y dura. También entiendo que una vez que empiezas no puedes parar porque a ver quién se queda sin saber qué pasa con ese niño. Pero no tengo ánimo para estas historias, que dejan mal cuerpo y te recuerdan a cosas tristes. A ver, que seguro que me gustaría pero me la guardo para otro momento.
    Me hace gracia que aclares que no estás destripando media novela. La verdad es que si alguien llega nuevo lo puede pensar.
    Yo tampoco soy supersticiosa pero sí creo en las energías y en esos momentos que son mágicos cuando las cosas encajan así.
    Besito y ¡¡Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Norah:
      Es cierto, parece que lo cuento todo, pero en realidad lo que hago es sólo introducir en la historia. Lo importante queda oculto para que los lectores se animen a descubrirlo. Reseñar esta novela sin contar el primer capítulo podría llevar a creer que estás ante un culebrón. Nada más alejado de ello.
      Por otro lado, es cierto que la novela se ubica en un periodo de la historia terrible, y que trata temas oscuros. Pese a ello, Laski narra con tal dominio de la situación que el lector deja aun lado la parte emocional, actúas como un observador interesado (casi siempre). Pero entiendo perfectamente tu postura. No obstante, no dejes de leer a esta autora, es fantástica.
      Un abrazo, preciosa y que tengas un feliz miércoles!!

      Eliminar
  2. una buena reseña De un libro no interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Recomenzar:
      Bienvenida a Lecturas de Undine. Como podrás comprender después de leer mi reseña, nuestras impresiones difieren. Pero entiendo que cada lector tiene intereses muy distintos. A mí todo lo que envuelve la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias me interesa. Especialmente si trata sobre las personas.
      Un abrazo y gracias por dejar tus impresiones!!

      Eliminar
  3. Hola Undine, seguramente vi este libro en el reto Serendipia pero al ver que era de la época de la postguerra no me decidí a cogerlo. Ahora que nos cuentas un tanto más de la historia tampoco me voy a atrever. Estoy con Norah, a mí tampoco me gustan las historias tristes y devastadoras que tratan sobre los niños en la postguerra. Pero desde luego que leeré a la autora porque me encantó la reseña que hicieron Las Inquilinas sobre La chaise longue victoriana...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      Entiendo perfectamente tu postura ante el tema de los niños y el sufrimiento. Yo misma suelo huir de estos temas. Pero con la 2ª G. Mundial siempre hago una excepción. Todo lo que cae en mis manos sobre este periodo de la historia y sus consecuencias procuro leerlo. Todo es culpa de Irene Némirovsky. Su novela Suite francesa me secuestró dentro de esa época.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  4. Hola,
    no lo conocía, cosa que me pasa casi siempre con los libros que nos traes y que me descubres,pero me lo voy a llevar porque me ha gustado mucho lo que cuentas de él.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eyra:
      Creo que si finalmente la lees te fascinará. Es una novela tan bien escrita y con un contenido tan inmenso, que es difícil no rendirse ante Laski. Ya me contarás.
      Un abrazo grande y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  5. Buenos días Undine!. Tengo apuntadisima La Chaiselongue Victoriana por la reseña de las Inquilinas y esta novela me sonaba también por el título, que no por el argumento.
    La verdad es que sabes contar las cosas de una forma que convences aunque no quieras y a mi, que no me llaman demasiado las novelas ambientadas en la II Guerra Mundial, me está apetecido leer esta, por como lo explicas todo.
    Tomo nota de ella para más adelante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      ¡Muchas gracias por tus palabras! La Chaiselongue Victoriana y El hijo perdido no tienen nada que ver entre ellas, aunque las dos son fantásticas novelas. Cualquiera de las dos son fantásticas opciones para conocer a Marghanita Laski. Ya me contarás por cuál te decides y qué opinas de ella.
      Un abrazo y mil gracias por tu amabilidad!!

      Eliminar
  6. Apuntadísimo lo tengo desde que lo vi reseñado hace un tiempo, este año lo leeré seguro.Por cierto que La Chaiselongue Victoriana me encantó.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inés:
      A mí me ocurrió igual. Le í sobre esta novela y, tras haber leído La chaiselonge victoriana, no pude evitar encapricharme de este otro. Estoy segura de que te gustará.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. Holaa!! pero qué bien suena!! sin duda has logrado convencerme de leerlo por la forma en que te expresas, así que apuntado queda. Gracias por compartir esta entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría que te guste lo que cuento! Espero que la novela sea también de tu agrado cuando la leas.
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  8. Que historia más interesante la del libro que nos traes y la de su autora. Apuntados ambos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rocío:
      Me alegra que te interesen novela y autora. Si finalmente la lees, no dejes de contarme tus impresiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. ¡Hola! Es la primera vez que leo una opinión tan amplia y completa sobre la autora pero tomo nota porque ya veo que me estoy perdiendo una pluma interesante. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marya:
      Es difícil llegar a todos los libros y escritores interesantes. Además, los lectores anteponemos siempre nuestras preferencias en cuestión de géneros literarios. A mí me ocurre constantemente, me gustaría leer mucho más. No obstante, si algún día te topas con esta escritora no dudes en echar un vistazo a alguna de sus obras. Ya me contarás :)
      Un abrazo y gracias por pasar a dejar tus impresiones!!

      Eliminar
  10. Uys, recuerdo el musical pero no sabía que estaba basado en una novela. Desde luego el tono es totalmente distinto. Tomo buena nota, que me has dejado con ganas, como siempre. Disfruto ahora de tu propuesta musical!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:
      El cine a veces hace cosas muy raras con las adaptaciones. No me digas que no podrían haber escrito un guion con una historia parecida, pero distinta de la novela. Yo estoy con Laski, fue un atropello. Más que otra cosa, porque el significado de esta novela es importante.
      Por otro lado, ¿verdad que esta canción no la relacionarías con este periodo de Fracia?
      Un abrazo y muy felices lecturas!!

      Eliminar
  11. Lady Undine, que maravillosa novela has traído hoy, claro que dicho así parecería que fuera algo ocasional, y en absoluto, pasar por aquí siempre es regocijante 😅
    Con ello quería decir que hoy me gusta especialmente, me toca la fibra sensible, que no sensiblería, y eso siempre es reconfortante.
    Idem de la canción elegida, soberbia.

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Pelipequirroja:
      Entendidas todas tus palabras. Te agradezco un montón el honor que me haces.:)Sobre la novela, pues sí, es un tesoro que casi pasa desapercibido. Pero ahí dejo mi reseña, que junto otras que se han escrito son un escaparate para los lectores con ganas de leer cosas importantes.
      Un abrazo y feliz tarde de jueves!!

      Eliminar
  12. Me gusta como reseñas aunque leo poco Investigo la historia eso si me gusta un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! La investigación histórica es muy interesante. Espero que disfrutes de ella.
      Saludos!!

      Eliminar
  13. Últimamente estoy leyendo muchas novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial y no me importaría dar una oportunidad a esta novela. Además, siempre busco algo más que simples lecturas. Me viene genial. ;)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Estoy segura que esta novela no te dejará indiferente. Testimonia una época que la autora vivió de cerca. ya me contarás tus impresiones de lectura.
      Un abrazo y feliz finde!!

      Eliminar
  14. La novela de La chaise-longue victoriana me la regalaron hace unos años y tuve que dejar su lectura a medias. Probablemente elegí un mal momento para ponerme con ella porque no la estaba disfrutando en absoluto. Aún está a la espera pero sigo sin animarme. Este otro título de la autora me atrae, y es que la reseñas de una manera tan bonita que es imposible resistirse a ella. No sé, quizás le de otra oportunidad.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,Marina:
      A veces ocurre eso con los libros. De todos modos, desde ya te digo que las dos novelas de Laski son diametralmente distintas. Espero que si finalmente te animas a leer El hijo perdido cumpla con tus expectativas.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  15. Hola.
    Para mí Laski me era totalmente desconocida pero con la reseña de este libro me has picado la curiosidad por leerlo y es que las historias ambientadas en época de guerra o postguerra me llaman mucho la atención y creo que El hijo perdido puede ser una buena lectura. Espero poder encontrarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Samarkanda:
      Estoy segura que esta novela te interesará. No dudes que podrás encontrarla, se publicó en 2020 y está disponible.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  16. Hola Undine!! Me has dejado con muchas ganas de darle una oportunidad a este título, creo que podría ser una buena elección lectora. Tomo buena nota, pese a lo larga que es ya mi lista de pendientes. ¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Ana!
      Espero que la novela sea de tu agrado cuando la leas.
      Un abrazo y feliz semana!!

      Eliminar
  17. Me guardo esta novela, me parece muy interesante lo que nos cuentas sobre ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Esther:
      No tengo duda de que te agradará El hijo perdido. No dudes en leerla porque es "de esos libros".
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  18. Como casi siempre, salgo de esta página cargada de títulos y cosas que no sabía. Nada de nada, pero como me gusta el contexto me lo llevo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      Espero que el voto de confianza que me das llevándote este título cumpla con tus expectativas.
      Un abrazo y gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  19. Hola, Undine. No lo descarto, aunque para más adelante, porque llevo una racha de mucha intensidad (al menos, bajo mi punto de vista), y quiero rebajar. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío:
      Lo sé, te leo cuando publicas y veo tus impresionantes lecturas. Haces muy bien en tomarte momentos de relax. Los lectores debemos también descansar y cambiar de registro de vez en cuando.
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  20. Hola, no conocía este libro pero has conseguido que me llame poderosamente la atención. Apuntado queda. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      Espero que si finalmente lees El hijo perdido tu experiencia sea positiva.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  21. Tomo muy buena nota de esta novela que tan maravillosamente reseñas, pero que entiendo que es de las que hay que encontrar el momento adecuado para disfrutarla de pleno, porque veo que es literatura con mayúsculas. Por fin empecé el reto Serendioia recomienda, aunque con una novela muy diferente a esta que nos recomiendas, pero que también merece la pena disfrutar. Un abrazo.

    ResponderEliminar