miércoles, 20 de octubre de 2021

RESEÑA: HISTORIAS DE FANTASMAS, SHERIDAN LE FANU

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Editorial: Eneida

Traducción: Ioana Sotuela

ISBN: 9788415458388

Nº Páginas: 186

Dimensiones: 13 x 21

Precio: 12,95 €

 

Sinopsis de la Editorial:

Historias de fantasmas es un conjunto de inquietantes ficciones que adentran al lector en universos escondidos y secretos, de narraciones tan terroríficas como indispensables. Un libro magistral y estremecedor que resulta ideal para leer al caer la noche.


Propuesta musical para este libro:

The Amber Witch Overture, William Vicent Wallace (1812-1865)

La obra The Amber Witch (La bruja ambar), es una ópera en cuatro actos compuesta por el irlandés William Vicent Wallace, con libreto de Henry Fothergill. Fue estrenada en Londres en 1861. Esta obra está basada en una novela gótica publicada anónimamente en 1835 como Maria Schweidler die Bernsteinhexe, aunque se conoce que fue escrita por Johann Wilhelm Meinhold (1797-1851). La novela fue traducida al inglés en 1844 por Lady Duff Gordon como The Ambar Witch .  


Lo que Undine opina del libro: 


<Vale más ser cobarde un minuto que muerto el resto de la vida.> Proverbio irlandes


Hoy, 20 de octubre de 2021, llego a la costa irlandesa, concretamente a la localidad de Cobh, en mi singladura literaria siguiendo la ruta diseñada por el escritor Julio Verne en su novela La vuelta al mundo en ochenta días. El héroe de la historia, el carismático Phileas Fogg, arribó allí a bordo de un barco mercante, tras sortear una terrible tormenta marítima que le desvió de su ruta y le obligó a atracar en Queenstown, la actual Cobh, debido a la falta de combustible.

Cobh, Irlanda
Fuente: Wikipedia

Cobh es una ciudad portuaria situada en la ría de Cork, en la costa sur de Irlanda. Inicialmente esta ciudad se llamaba “Cove'', pero, tras la visita que la reina Victoria de Inglaterra realizó a Irlanda en 1849, la localidad cambió de nombre y pasó a llamarse Queenstown. Al parecer, ésta era la primera ocasión en que la monarca visitaba Irlanda y, pese a que Cobh no era una etapa programada en su ruta, Victoria quiso hacer un alto en su travesía, inducida por la muchedumbre que abarrotaba los muelles del puerto. La ciudad quiso agradecerle esa deferencia y de ahí el cambio de nomenclatura. Pero el entusiasmo duró poco, porque tras conseguir Irlanda la independencia de Inglaterra en 1922, la ciudad retornó a su denominación anterior. Cobh siempre estuvo ligada al mar, sus crónicas así lo relatan: en 1720 se fundó allí el primer club náutico de la historia, el Royal Cork Yacht Club; también fue un puerto estratégico durante las guerras napoleónicas; en los siglos XIX y XX era el enclave desde donde se veía abandonar las tierras irlandesas a los miles de emigrantes que cruzaban el Atlántico con rumbo a Nueva York. Si miramos el anecdotario atemporal, el puerto de Cobh además guarda dos tristes recuerdos en su memoria: desde sus atracaderos partió en 1912 el Titanic, antes de ser engullido por las gélidas aguas del océano, y también sirvió como punto estratégico fundamental durante la Primera Guerra Mundial. En la actualidad, la localidad es importante por acoger el Cuartel General de la Armada Irlandesa.

Como vemos, Queenstown (Cobh) ha sido siempre un punto señalado en el mapa, de ahí que Julio Verne lo eligiera para aparecer en su aclamada novela. Pero, antes que el escritor galo, hubo otros individuos que fijaron su atención en Irlanda.

Página de los Anales de los cuatro maestros
Fuente: Wikipedia

La historia de Irlanda se remonta lejos en el tiempo, y su paisaje aún conserva la huella de las gentes que habitaron sus tierras allá por el año 2000 a. C. Del mismo modo ocurre con su rico folclore, el cual nos habla de las tribus celtas que llegaron allí sobre el 1600 a. C. y de los mitos que nacieron con ello. Esto está recogido en los Anales de los cuatro maestros, las crónicas de la historia de Irlanda que fueron escritas en gaélico. Se cree que el latín se introdujo en la isla con la llegada del misionero escocés san Patricio en el siglo Vl para cristianizar la zona, y que lo hizo a través de las escuelas monacales. También se especula que cuando él falleció los grandes señores de Irlanda ya eran letrados, y que el país se había tornado en un lugar de ilustración, rico en el saber. De aquellos días nos ha llegado poco, ya que las incursiones vikingas de los siglos IX y X lo destruyeron casi todo. La Edad Media llevó la perdición a Irlanda, ya que las guerras internas por conseguir el poder ocasionaron la invasión de Inglaterra. La culpa fue de McMurrough, conocido como el traidor más odiado del país, ya que él fue quien pidió ayuda a Enrique II Plantagenet para recuperar su corona cuando fue expulsado del trono de Leinster. Esto ocasionó que el monarca inglés invadiera la isla con sus tropas y se proclamara Señor de Irlanda; así fue como comenzaron los ocho siglos de dominación inglesa, aunque los irlandeses jamás cejaron en su lucha por recuperar la tierra de sus ancestros, como tampoco quisieron olvidar su cultura, tradición y religión, pese a las medidas sanguinarias que tomaron algunos monarcas como Isabel I que, viendo poco efectivas las disposiciones tomadas para la colonización, quiso ratificar su poder ejecutando a cabezas de la iglesia católica. El efecto fue inverso y creció un sentimiento nacionalista y antiinglés que ha perdurado hasta nuestros días. En 1922 Irlanda se independizó del Reino Unido, con la única excepción de la provincia norteña del Ulster, que quiso seguir bajo dominio inglés.

Cuando Phileas Fogg llegó a Queensland en 1872, Irlanda estaba marcada por la gran despoblación originada por la Gran Hambruna irlandesa, que ocasionó muchos muertos y fue el origen de la multitudinaria emigración a los Estados Unidos.

Primera edición Los viajes de Gulliver, J. Swift 
Fuente: Wikipedia

En cuanto a la literatura irlandesa, es tan rica como sus mitos y se remonta al inicio de la escritura en gaélico, fechándose el manuscrito más antiguo encontrado en el año 700. También se considera literatura irlandesa los trabajos escritos en inglés por autores nacidos en Irlanda, que se identifican con la cultura y la forma de vida irlandesa. No es de extrañar, ya que muchos literatos viajaban a Inglaterra para terminar de formarse en los grandes centros educativos de aquel país. Pese a ello, en el siglo XIX se produjo un resurgir de la cultura gaélica. Se tradujeron múltiples manuscritos clásicos a la lengua irlandesa ancestral, se publicaron muchas revistas en el idioma e incluso se inició con éxito la celtística (estudios celtas), desde que se publicara en 1853 la Grammatica Celtica de James Pritchard. Son muchos los intelectuales de todos los campos que trabajaron en pro de avivar y mantener la cultura del país en su lengua materna. En cuanto a los autores que escribieron en inglés, no podemos olvidar dos nombres ilustres del siglo XVIII como Jonathan Swift y Laurence Sterne, creadores de Los viajes de Gulliver (1726) y de Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy (1760-1767), respectivamente, la trascendencia de estas obras habla por sí misma. Ya en el siglo XIX, momento que nos ocupa hoy, los escritores que más relevancia tuvieron fueron Oscar Wilde, George Bernard Shaw, Bram Stoker... citar sus títulos resulta frívolo, puesto que todo el mundo conoce la importancia que tienen dentro de la literatura universal. Antes de ellos, en la primera mitad de la centuria, hubo otro ilustre de las letras irlandesas que dejó una huella imborrable en el género de misterio y terror, cuya obra no disfruta de la visibilidad que merece pese a su importancia. Me refiero a Joseph Thomas Sheridan Le Fanu (1814-1873), escritor y editor irlandés que transformó el cuento de fantasmas clásico y lo elevó a la quinta esencia, por lo que es hoy considerado el padre del relato fantasmal moderno. Él es el elegido para protagonizar la primera etapa irlandesa de La vuelta al mundo en doce libros. El libro que he escogido para ello se titula Historias de fantasmas, se trata de una antología de ochos relatos, algunos de ellos publicados en fechas cercanas al año 1872, momento en que apareció La vuelta al mundo en ochenta días, que vio la luz en 2017 en España gracias a la editorial Confabulaciones y a la traducción de Iona Sotuela.  

All the Year Round, revista Charles Dickens
Fuente: Wikipedia

Los títulos que contiene Historias de fantasmas fueron todos publicados primeramente de manera individual e indistintamente en dos prestigiosas revistas: Dublin University Magazine, revista literaria, cultural y política independiente que estuvo en activo desde 1833 hasta 1882; y en All the Year Round, periódico semanal literario fundado y dirigido por Charles Dickens en 1859 que se leía en todo Reino Unido y estuvo operativo hasta 1895. Años más tarde, cada uno de los cuentos pasaría a formar parte de diferentes antologías entre las que destacan principalmente The House in the Church-yard, recopilatorio que aparecido en 1864; The Purcell Papers, antología publicada en 1880, que contenía cuentos góticos, históricos y humorísticos de Le Fanu; y Madam Crowl's Ghost and Other Tales of Mystery, edición recopilatoria publicada en 1923 por el escritor M. R. James. Los relatos que forman parte del libro que nos ocupa son los siguientes:


  • Historias de fantasmas de la casa de los azulejos,(1861)
  • El fantasma de la señora Crowl, (1870)
  • El gato blanco de Drumgunniol, (1870)
  • Descripción de extrañas perturbaciones que se produjeron en Aungier Street, (1853)
  • El pacto de sir Dominick, (1872)
  • Casa en alquiler, (1838)
  • Un suceso extraordinario en la vida del pintor Schalken, (1839)
  • El fantasma y el curandero, (1838)


Un suceso extraordinario en la vida del pintor Schalken
(Ilustración 1894)
Fuente: Johncoulthart.com

Las historias que narran todos estos cuentos poseen argumentos muy variados, aunque no se deben contar en la reseña porque revelarían demasiado de sus misterios. Algunos están protagonizados por casas encantadas en las que habitan almas atormentadas que acosan a los nuevos inquilinos que las ocupan. Entre ellas destaca Casa en alquiler, un brillante y aterrador relato ambientado en la costa mediterránea francesa, que ha sido considerado por la crítica como un texto innovador en su momento, porque en él se veía por primera vez a "la casa" como un ente que adopta el papel de la psique humana en el género del terror, un motivo que será utilizado posteriormente y con frecuencia en la novela moderna del género. Sin quitar importancia al anterior título, el resto de relatos en los que aparecen casas fantasmales en esta antología son, desde mi punto de vista, tan especiales o más, aunque es cierto que poseen un estilo conceptual más cercano al cuento gótico clásico, centrado en edificios ancestrales que bajo sus piedras habitan terroríficas leyendas y entes sobrenaturales. Otras piezas de Historias de fantasmas se basan en el folclore celta, como es el caso de El gato blanco de Drumgunniol, relato subyugador y emocionante, que recurre a lo mitos femeninos anunciantes de desgracias y muerte; es interesante comentar también que esta historia utiliza además una figura muy recurrente en la literatura terrorífica posterior: el gato como símbolo de mal augurio. Por otro lado, en el recopilatorio que nos ocupa hoy asimismo encontramos narraciones con una carga intelectual muy importante. Dos son los ejemplos que quiero destacar: el primero, El pacto de sir Dominick, historia sobresaliente con un final de vértigo, en la que el autor recurre al mito de Fausto; y el segundo, Un suceso extraordinario en la vida del pintor Schalken, un cuento de corte romántico que, en mi opinión, es uno de los más inquietantes y de mejor factura narrativa de del libro. En él Le Fanu se sumerge en el mundo del arte del siglo XVII holandés, y lo utiliza como ambientación para recrear una historia llena de simbología sugestiva y filosófica

Primera edición de The Purcell Papers
donde aparece El fantasma y el curandero
Fuente: Wikipedia

He dejado para el final mis dos cuentos favoritos de Historias de fantasmas, ambos muy diferentes entre sí, pero igual de impactantes. Me refiero a El fantasma y el curandero, cuya singularidad radica en el carácter hilarante y la agudeza burlesca que tiene su historia, un clarísimo antecedente de El fantasma de Canterville (1887) de Oscar Wilde; y El fantasma de la señora Crowl, cuyo valor reside en la apasionante y gótica atmósfera que recrea el escritor, centrada en una mansión muy antigua de la campiña inglesa durante la época victoriana, en los tétricos personajes principales que describe y en la tensión narrativa que va in crescendo y que no decae en ningún momento. Muy posiblemente, el lector que decida leer este relato salga completamente fascinado al terminarlo.

Después de este breve resumen de Historias de fantasmas, cabe preguntarse qué tienen en común los ocho relatos que componen el libro. Desde mi punto de vista y, en primer lugar, la tremenda destreza narrativa del autor, que consigue despertar la atención del lector y mantenerla en todo momento hasta concluir cada una de las narraciones. Sheridan Le Fanu era un hábil cuentacuentos y un fantástico creador de ilusiones. Con ellas era capaz de generar atmósferas góticas incomparables, con efectos especiales que estimulan la adrenalina de quienes escuchan o leen los cuentos, avivando todos sus sentidos. Por otro lado, el estilo que utiliza a la hora de desmenuzar sus historias, usando siempre diferentes métodos para presentarlas, resulta siempre impactante y consigue un efecto de singularidad. No importa que en muchas de ellas aparezcan elementos repetidos como almas penitentes, casas encantadas o demonios camuflados, cada cuento es único y jamás resulta reiterativo.

Otro punto importante, a la hora de analizar la producción de Sheridan Le Fanu, son las innovaciones que introdujo en sus relatos de corte gótico, alejándose con ello de los típicos cuentos clásicos de fantasmas que se conocían hasta la fecha. Sus creaciones van mucho más allá y exploran los campos de lo psicológico y lo sobrenatural, los hace converger hasta crear un submundo de pesadilla. Por otro lado, hay que señalar que, aunque la innovación preside sus escritos, Le Fanu no rechazó en ningún momento la ambientación que presidía la tradición clásica del género de misterio y de los cuentos de fantasmas, y podemos comprobarlo de su puño y letra en el pasaje siguiente, extraído del relato Descripción de extrañas perturbaciones que se produjeron en Aungier Street.


<Esta historia no es digna de ser contada o, al menos, no lo es de ser escrita. Narrada, como a veces me habéis solicitado, a un círculo de rostros expectantes  e interesados, iluminados por el resplandor de una confortable chimenea después de la cena en una noche de invierno, mientras fuera aúlla el viento gélido y todos estáis cómodos y calentitos dentro, ha funcionado bastante bien, aunque ¡cómo no iba a ser así?, me pregunto.>


Ilustración de primera publicación
 de Carmilla en The Dark Blue (1872)
Fuente: Wikipedia

Quién no se dejaría seducir por esa atmósfera que describe en el texto anterior, para disfrutar al amor del hogar de una inquietante historia repleta de fantasmas y misterio. Él lo sabía y por eso explotó este recurso. No en vano, su estilo y trabajos fueron decisivos para el desarrollo del género en la época victoriana, que tanta admiración despierta aún hoy en día. Y sin embargo, la labor creativa de Joseph Sheridan Le Fanu, es poco más conocida que por ser el autor de Carmilla (1872), el primer cuento dedicado a una mujer vampiro en el que subyace una relación lésbica. No obstante, muchos grandes escritores dedicados al terror y al misterio han reivindicado la figura de Le Fanu como el mejor escritor del género. M. R. James (1862-1836), medievalista y escritor británico de renombre mundial, llegó a decir del irlandés que su obra era muy superior a la de Edgar Allan Poe. Estas palabras se recogen en el prólogo Madam Crowl's Ghost and Other Tales of Mystery, recopilatorio de 1923 que el propio M. R. James quiso publicar para recuperar la obra de Le Fanu. La influencia de sus cuentos de fantasmas y de misterio sobre los autores del género es indiscutible, y ellos mismos lo reconocen. El propio Henry James, implacable siempre en sus críticas, llegó a admitir que no faltaba nunca una novela del señor Le Fanu junto a su cama, ya que consideraba que era la lectura ideal para disfrutar en una casa de campo después de medianoche. Y yo, humilde lectora, no podría estar más de acuerdo con él y me dispongo a imitarlo en el futuro. 

Finalizo aquí mi primera etapa irlandesa de La vuelta al mundo en doce libros, en la que he coincidido muy oportunamente con Sheridan Le Fanú. Leer sus cuentos de fantasmas es siempre emocionante y cautivador, pero hacerlo en este momento del año, tan cerca de la noche de ánimas, sólo podría ser superado por encontrarme cara a cara con el espectro de don Juan Tenorio.



Undine von Reinecke ♪


Os espero el 17 de noviembre en Dublín, allí nos espera la próxima etapa de La vuelta al mundo en doce libros. Ya estamos acercándonos al final de nuestro viaje.




El autor por la editorial:

Joseph Thomas Sheridan le Fanu, conocido como El príncipe invisible por sus amigos y allegados, debido a su voluntaria reclusión e inveterada misantropía, nació en Dublín en 1814. 

Estudió Derecho en el Trinity College, pero dada su inclinación a las letras, pronto abandonó el ejercicio de la abogacía para dedicarse al periodismo, la edición y la literatura.

Sheridan Le Fanu es uno de los principales maestros del «horror en la literatura». Sus historias de fantasmas constituyen uno de los primeros ejemplos del género de terror moderno, género al que supo aportar nuevos escalofríos gracias al realismo y verosimilitud que introducía en sus relatos y novelas.

Sus historias más conocidas son la macabra novela de misterio Tío Silas, publicada en 1864, La rosa y la llave (1871) y la muy celebrada colección de relatos Las criaturas del espejo (1872), que contiene la novela corta Carmilla, tal vez el primer cuento de vampiras, llevada al cine en 1932 por Theodor Dreyer, así como Té verde y El conocido.

Otras ficciones de Le Fanu: Los papeles de Purcell, La casa junto al cementerio (1863), La mano de Wylder (1864), Vidas encantadas (1868) y la publicación póstuma El vigilante y otras historias macabras (1894).

Falleció en la misma ciudad que le vio nacer en 1873.


30 comentarios:

  1. Conocía al autor de nombre, pero nunca leí nada suyo. Interesante el resumen histórico que haces de Irlanda, lugar con peripecias dignas de conocer. Este reto, que veo que habéis cumplido a la perfección me gusta. A Si al año que viene lo planteas, igual me apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:
      Qué bien que te agrade el reto. Yo estoy divirtiéndome mucho con él y aprendiendo. Estoy revisando la posibilidad de una nueva edición, pero con algunas innovaciones. Sobre el libro, creo que es estupendo para conocer al autor. De hecho, algunos de los relatos son verdaderamente extraordinarios.
      Un abrazo y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  2. Buenos días Undine!. Del autor solo he leído algún relato suelto, aunque hace tiempo que tengo apuntado Carmilla entre mis pendientes. El libro que traes hoy me llama mucho, porque me encantan las historias de fantasmas y casas encantadas. Me lo llevo apuntado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      Creo que Carmilla te fascinará, pero a mí hay otros relatos de Le Fanú que me gustan tanto o más. De hecho, estoy segura que en esta antología encontrarás historias que te fascinen. Ya me contarás.
      Un abrazo y gracias por visitarme!!

      Eliminar
  3. Querida Undine:
    A ver qué amante del género terror se resiste a estas historias. El viaje a Irlanda es uno de mis pendientes que espero resolver pronto porque me imagino una tierra llena de encanto y magia todavía hoy. Esta vez me descubres obras aunque no al autor, del que leí la fantástica Carmille hace tiempo. Sí, estoy de acuerdo en que en cierto modo recuerda a Poe, otro grande que no me parece necesario elegir cuál es mejor.
    Qué pena que este viaje se esté acabando.
    Besitos y ¡¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:
      Ya imaginaba yo que tú conocerías a Le Fanú, gustándote tanto como te gusta el terror. Yo opino igual, no se debe comparar autores. Pero si eso sirve para rescatar la obra de un autor inmerecidamente en la sombra, pues genial. Eso sí, sin denostar a nadie. En cuanto al viaje, ya estoy diseñando nuevos horizontes... :)
      Un abrazo grandísimo, y mil gracias por todo!!

      Eliminar
  4. Holaa!! Pues este libro me ha llamado demasiado la atención, no sólo por el título y su contenido, sino también por Irlanda, me encanta. Tengo que leerlo sin duda. Gracias por la genial reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto me alegra! Espero que puedas leerlo y disfrutarlo.
      Un abrazo, Mónica!!

      Eliminar
    2. Aprovecho para mencionarte que te he nominado al booktag Del Refrán al Libro.

      Eliminar
    3. ¡Qué bien! Luego paso a leerlo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola.
    No conocía al autor pero, después de leer tu entrada, cómo resistirse. A mí has convencido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien, Samarkanda! No dejes de leerlo porque es un clásico que engancha. Ya verás.
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  6. Hola, guapa:
    sabes que no soy de relatos ni de cuentos ni de lecturas cortas en general pero en el tema gótico hago una excepción. Me lo llevo apuntado aunque tengo El carruaje fantasma, que también pinta muy bien, esperando en casa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eyra!! El carruaje fantasma está genial, lo vas a pasar muy bien con él. Te animo a que conozcas a Le Fanu, si no es con este recopilatorio con un título independiente, porque sé que te va a gustar muchísimo.
      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  7. Del autor he leído un par de relatos, que me gustaron mucho. Me tientas mucho con estos relatos! Y cuánto he aprendido hoy con tu estupenda entrada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:
      Muchas gracias por tus palabras. Si ya conoces a Le Fanu sabes a qué nivel está su narrativa. Si te decides a leer esta antología disfrutarás muchísimo.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  8. ¡Hola! A mí el tema de casas encantadas, fantasmas y todo eso nunca me ha atraído demasiado así que no me veo leyéndolos. Aún así, me encanta que tú lo disfrutaras. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marya:
      Yo tampoco lo solía interesarme antes, pero desde hace algunos años siempre me gusta ambientarme con estas lecturas en Halloween, me lo paso genial. Si te animas algún día, ya me contarás.
      Un abrazo y gracias por visitarme!!

      Eliminar
  9. Hola Undine, ya sabes que me estoy llevando todos los libros de tu ruta y a ver si el año que viene consigo hacerla siguiendo tus pasos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      Si finalmente te unes al viaje en 2022 serás muy bien acogida en el grupo. Además, no importa que sólo hagas alguna etapa, lo importante es que disfrutes de la experiencia.
      Un abrazo y muchas gracias por visitarme!!

      Eliminar
  10. Hola.
    Pues me llevo apuntadísimo este libro, porque en los libros de terror lo que me gusta es el tema paranormal, y si hay fantasmas mejor.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Me alegro que te interese esta antología de Le Fanu. Creo que puede gustarte y que disfrutarás de las "criaturas" que en él aparecen.
      Un saludo y gracias por tu visita!!

      Eliminar
  11. Hola Undine. Como siempre, estupenda reseña que me lleva a indagar sobre otros autores y títulos. De Le Fanu he leído algo y me encantó. Este título en concreto no lo conocía pero, sin duda, voy a tratar de leerlo pronto. besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Undine!! Me encantan los libros de relatos, así como las historias de este género, me lo llevo bien anotado. ¡Gran reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola! A Sheridan Lefanu, solo le conocía por escribir Carmilla, novela que me encantó, por cierto. ME apunto este libro, me encantan los relatos y si son de terror mejor!

    ResponderEliminar
  14. Pues, aunque siempre me tientas, esta vez me voy a resistir. El tema fantasmas no me va y los relatos tampoco.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Very interesting post!
    Thanks for sharing 😍😍
    Regards:)

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Es un libro que sin duda alguna me llevo anotado, porque me pareció super interesantisimo, me gusta la temática ya que adoro este género. ¡Gracias por la completa reseña!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Que maravilla de entrada. No sabía de estos relatos pero los voy a buscar ahora mismo, besos.

    ResponderEliminar
  18. Impresionante y muy trabajada reseña, Undine. Aunque por lo que comentas sobre las historias de fsntasmas que contiene este libro, no me veo leyéndolas, y menos todavía el de la a casa encantada. Besos.

    ResponderEliminar