miércoles, 24 de noviembre de 2021

RESEÑA: OTOÑO EN BERLÍN (BEATE Y MAREILE), EDUARD VON KEYSERLING

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Editorial: Nocturna

Traductor: Carlos Fortea

ISBN: 978-84-938013-5-9

Fecha de publicación: Mayo 2011

Encuadernación: Rústica con solapas

Páginas: 160

Precio: 16,00 €

Colección: Noches Blancas, n° 8


Sinopsis de la Editorial:

Günther von Tarniff lleva una vida de sosiego con su mujer, Beate von Losnitz, en el palacio Kaltin. No obstante, cuando aparece la sensual e impulsiva Mareile, las cosas dan un vuelco y se tornan mucho más emocionantes. (...)


Propuesta musical para este libro:




Tristan e Isolda es un drama musical (Eine Handlung) en tres actos del compositor alemán Richard Wagner, uno de los más grandes músicos germanos de todos los tiempos. La obra fue compuesta entre 1957 y 1959, pero no se estrenó hasta el 10 de junio de 1869, y la ciudad elegida para ello fue Múnich. El aria que el lector está escuchando fue elegida por Eduard von Keyseling para protagonizar una escena de gran belleza y enorme carga simbólica dentro de su novela Otoño en Berlín


Lo que Undine opina del libro:


<Una vida ociosa es una muerte anticipada.> Goethe


Como cada último miércoles de mes en 2021, la reseña de hoy, 24 de noviembre, está dedicada a la iniciativa Reseñas Cruzadas que comparto con la incombustible Miss Hurst, la administradora del blog Las Inquilinas de Netherfield. En esta ocasión, la premisa que preside nuestro proyecto es “La vida se renueva en otoño”; por ello, nos pareció muy oportuno escoger un título que hiciera referencia a esta poética estación del año. No nos costó mucho decidirnos, ya que las dos sentimos fascinación por el autor cuya obra seleccionamos, hasta tal punto llega esa admiración que, en mi caso particular, puedo contemplar en mi biblioteca personal todos los títulos del escritor que se han traducido a nuestro idioma. Me refiero al embriagador Eduard von Keyserling y su obra Otoño en Berlín, una novela corta que publicó Nocturna Ediciones en 2011, con la traducción de Carlos Fortea.

La novela comienza así:


<Desde el cuarto de baño llegaba un chapoteo uniforme. Günther von Tarniff estaba sentado en su bañera roja y amarilla. La tibia ducha relucía al sol de la mañana: cristal líquido. Era tan hermoso y agradable que Günther no podía apartarse de allí. Estuvo sentado largo tiempo, tomando nota de las gratas sensaciones que recorrían su cuerpo… despierto y atento, como solía seguir toda impresión agradable, como si de la suma de todas ellas resultara la dicha.>


Otoño en Berlín cuenta la historia del conde Günther von Tarniff, un joven de la vieja aristocracia báltica alemana que, al quedar huérfano muy joven, se convirtió pronto en el heredero del apellido y de las tierras familiares. Elegante, atractivo y arrogante, a sus veinte años decide que es hora de establecerse y sentar cabeza, después de haber recorrido Europa, disfrutando de su soltería entre mujeres y noches de alcohol. Para ello, decide cortejar a Beate, una jovencita de rancio abolengo como él, a la que conoce desde la infancia, ya que son parientes y las fincas de ambas familias colindan entre sí. Después de un año de relaciones, el conde abandona su comisión militar en Berlín y se traslada a vivir al campo junto con Beate, a la que ya ha convertido en su esposa. 

En el palacio Kaltin, la casa ancestral de los Tarniff, la pareja lleva una vida plácida y sosegada, sin mucho que hacer, más que dedicarse a la propia contemplación y a las recepciones y partidas de caza que organizan, a las que asisten las antiguas familias patricias de la comarca. Los días pasan uno tras otro, entre paseos a caballo, veladas amenizadas con el piano y los rezos vespertinos de las damas ancianas, hasta que un día, la última belleza que ha conquistado los salones Berlineses se presenta en el hogar de los condes Tarniff. Se trata de Mariele, la hija del mayoral de la finca y antigua compañera de juegos de la infancia del matrimonio, que ahora se ha convertido en una estrella del bel canto. La gracia y elegancia de la joven fascina a todos los invitados de la casa: las mujeres la admiran; los hombres, entre ellos Günter von Tarniff, la codician, pero la falta de abolengo de Mareile marca la frontera social, y la joven acepta resignada y dolida su destino fuera del palacio.

Los meses pasan al lento compás de las estaciones, y Günther se siente cada vez más atrapado en su vida, pese a su próxima paternidad y los devaneos que se permite. Pero, una vez más, Mareile regresa junto a ellos, esta vez dispuesta a no dejarse arrinconar. ¿Será capaz Mareile de romper la armonía que reina desde hace siglos en Kaltin? ¿Romperá Günter la leyenda maldita que persigue a los caballeros de su familia y a las damas que los aman?

Otoño en Berlín (Beate y Mareile) es una sensual y fascinante nouvelle que fue publicada originalmente con el título de Beate y Mariele en 1903 por S. Fischer, primeramente por entregas, en la revista Die neue Rundschau, y poco después en formato de libro. 

Schloss Tels–Paddern, casa natal de Keyseling
Fuente: Wikiwand.com

La historia se sitúa a finales del siglo XIX, y transcurre en algún lugar del Báltico, en esas tierras de la campiña que pertenecían a la aristocracia alemana, aunque es verdad que en cierto punto de la narración la acción se traslada momentáneamente a Berlín. Como saben muy bien los lectores que conocen la narrativa de Eduard von Keyserling, sus obras se centran en la forma de vida de la decadente aristocracia alemana decimonónica. El autor, como miembro de una familia germana de rancio abolengo asentada en tierras bálticas desde la Edad Media, conocía muy bien las reglas que regían a esta élite social y su forma de vida, así como los secretos que escondían sus vidas. El singular escritor se dedicó a lo largo de su carrera como literato a desmenuzar la conducta arcaica y corrosiva que caracterizaba a esta casta y, en cada uno de sus trabajos, analizaba en particular y exhaustivamente una arista diferente de la misma, sin abandonar otros pormenores de esta. Por otro lado, a Keyserling le gustaba situar sus relatos en los grandes palacios y fincas de las tierras germanas del este, hoy pertenecientes a Lituania, donde él mismo había nacido, y que eran el marco perfecto para sus novelas. 

Abgründige Idyllen, típico paisaje como los que
aparecen en las novelas de Keyserling

No podía ser diferente en Otoño en Berlín, el autor construye su historia entorno a las tierras del palacio Kaltin, pertenecientes al conde Günther von Tarniff, y se recrea describiendo los parajes naturales con sus bosques y lagos, al tiempo que dibuja una idílica estampa de las gentes humildes que vivían en la hacienda, de su forma de vida y de la, no tan ideal, relación que mantenían con el gran señor. Algo así cómo hacía Lev Tolstói en sus novelas, pero de una manera mucho más pictórica y artística, y dejando de lado el tono moralista. Porque si algo caracteriza la narrativa de este gran escritor es la estética de sus obras, que derrochan belleza a raudales. En otro aspecto, es importante resaltar el ritmo narrativo que acompaña a las imágenes, esa cadencia lenta y pausada de las descripciones, que ayuda a establecer esa atmósfera bucólica y hermosísima que acompaña el talante del libro por momentos, para transformarse en excitante y sofocante en un breve instante. Eduard von Keyserling se ayudaba de este compás siempre para ambientar sus novelas, aunque cada una de ellas nos cuenta una historia diferente y tiene personalidad propia, todas transmiten las mismas sensaciones al lector, con mayor o menor intensidad.

El beso, G. KlimT (1907/1908)
Fuente: Wikipedia

En cuanto al carácter de la obra que nos ocupa hoy, el escritor se muestra más audaz y atrevido que de costumbre. Y no es poco, ya que Keyserling se caracterizó por hablar de ciertos temas tabú para su época, como el sexo, con gran libertad, al contrario de lo que hacían la mayoría de sus colegas contemporáneos. Quizá por ello este relato está considerado como uno de los más importantes de su producción y el más representativo de su narrativa naturalista. Debo resaltar que, pese a que en Otoño en Berlín el principio argumental se basa en el análisis de las relaciones de pareja, ya sean matrimoniales o extramatrimoniales, y en la nouvelle se recrean escenas de contenido erótico, en ningún momento la obra roza lo soez. Son pasajes necesarios, con gran carga sensual, que ayudan a establecer la conducta de los personajes para conocerlos mejor, ya que, desde mi punto de vista, es lo que realmente le importa al autor. De ellos se servía para desgranar y exponer ante el lector las consecuencias de la malsana educación de su clase social, que abocaba a los individuos a matrimonios concertados de carácter cuestionable, donde la personalidad de cada miembro de la pareja estaba supeditada a salvaguardar la pureza del apellido. En este punto, creo conveniente resaltar la gran profundidad psicológica que posee el escritor, el cual perfila y da vida a unos personajes tan poderosos y seductores que el lector jamás podrá amar, pero tampoco olvidar. Especialmente el trío principal, que lo conforman Günther, su esposa Beate y la amiga de ambos, Mareile. Los tres interpretan una sinfonía de amor, lujuria y celos en la que el conde y su esposa desentonan con la melodía de los nuevos tiempos, en contraste con Mareile, la tercera en discordia, que representa lo que desea y buscará vehementemente la mujer del siglo XX. El resto de personajes son igualmente interesantes, y, aunque su aparición en la historia es breve, ayudan a entender y enfatizar la atmósfera que se quiere recrear: un "asunto" de arriba y abajo, como los que aparecen en la narrativa británica, pero de carácter germano.

Por otro lado, es interesante comentar lo bien planteada que está la trama. Eduard von Keyserling introduce al lector en su historia y lo va envolviendo poco a poco, mostrando las personalidades de sus protagonistas, con sus apetencias y defectos, hasta atraparlo dentro de un relato embriagador, seductor donde los haya que, en mi opinión, debe disfrutarse lentamente y sin prejuicios, para poder captar íntegramente la belleza del texto. Tan subyugante es esta historia, que bien mereció una adaptación televisiva en 1981, dirigida por el alemán Hajo Gies. Si alguno de mis lectores consigue encontrarla, no dude en avisarme. 

En definitiva, Otoño en Berlín (Beate y Mareile) es una arrebatadora y excitante nouvelle, una pieza imprescindible para conocer la narrativa de Eduard von Keyserling, y una apasionante instantánea de la élite social de su época y lo que el código que veneraban hacía de ellos.



<La actividad es lo que hace feliz al hombre.> Goethe



Undine von Reinecke ♪



👉Os invito a que visitéis el blog de Las Inquilinas de Netherfield, allí Mrs Hurst os espera con sus impresiones de Otoño en Berlín. ¿Coincidiremos esta vez? Por otro lado, os emplazo al 29 de diciembre,  último miércoles del año, día en el que Miss Hurst y yo finalizaremos nuestra colaboración en el proyecto Reseñas Cruzadas. ¿Qué autor y título nos acompañará?👈


El autor por la Editorial:


Fuente: Nocturna Ediciones

Eduard Graf von Keyserling nació en el castillo de Paddern, cerca de Hasenpoth (Aizpute), Curlandia, en 1855. Miembro de una antigua y noble familia alemana del Báltico, y familiar del filósofo Hermann Keyserling, estudió en la Universidad de Dorpat, pero fue obligado a abandonar sus estudios debido a un incidente que le alejó de los círculos aristocráticos. Tras mudarse a Viena, continuó estudiando y empezó a familiarizarse con las ideas sociales del naturalismo. Fue entonces cuando comenzó a publicar.



24 comentarios:

  1. Como dige en Netherfield, no conocía al autor, pero os agradezco mucho el descubrimiento. La novela me atrae mucho y me resulta curioso los diferentes que son vuestras reseñas. Siempre me ha llamado la atención las diferentes formas de encarar una reseña del mismo libro dos personas a las que les ha gustado el mismo; las distintas cosas de las que habla trata cada una según lo que más le ha atraído; la distinta forma de contar los hechos; la distinta visión de los personajes... Vuestras reseñas se complementan perfectamente. Buscaré el libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:
      Fíjate, creo que en esta ocasión la reseña de MH y la mía difieren más que nunca. Quizá se deba a que Keyserling sugiere sentimientos muy particulares en cada lector. Por otro lado, como escribí en el blog de las Inquilinas, la reseña de MH es muy acertada. Yo por mi parte me he centrado más en la estética del estilo del autor, que es lo que siempre me ha sublimado, en detrimento de otros aspectos impostantes. Como quiera que sea, te animo a que leas cualquiera de las novelas de Eduard von Keyserling porque su narrativa es espectacular.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Querida Undine:
    Me encanta escuchar la propuesta musical mientras leo la reseña.
    Al autor no lo conocía. Con la literatura me pasa como con la Historia, deficiencias de mi educación científica.
    Me encanta lo que cuentas, estas historias tan intensas y pasionales pero sin ñoñerías ni exceso de azúcar. Y los paisajes, increíbles, aún hoy viajar por Alemania en tren es un auténtico placer, parece que estás dentro de una de estas novelas.
    Fíjate que yo Alemania la asocio poco con esto de la aristocracia. Me lo llevo.
    Besitos, ¡¡Feliz semana pasada por agua y nieve!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Norah:
      Eduard von Keyserling es un autor muy poco conocido y leído, lamentablemente. Hace ya muchos años que no publican ninguna novela suya. Las ediciones de Nocturna son muy bonitas y asequibles. Por otro lado, también existen ediciones de Navona. Yo tampoco asocio Alemania con la aristocracia, pero existir existió y dio mucho qué hablar en su momento. Keyserling retrata la que ocupaba las tierras del Báltico y lo hace de tal modo que dan ganas de viajar allí para conocer aquellos palacios y paisajes. Por otro lado, la intimidad que comparte con los lectores es tan profunda, que yo jamás he olvidado a ninguno de sus personajes. Anímate con él, no te defraudará.
      Un abrazo grande y muchas gracias por compartir este ratito!!

      Eliminar
  3. Lady Undine, estoy con nuestra queridísima Norah Bennett, escuchar tu elección musical mientras te leo es una delicia absoluta.
    Y me he quedado babeando con el libro que has traído, pero babeando. La trama, los personajes, la época histórica, la localización geográfica, la propia edición sabes cómo despertar mi Nvidia lectora 😂😂😂
    Pedazo reseña te has marcado, nena 🥰💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Yolanda:
      Gracias por apreciar la propuesta musical, siempre he pensado que la pieza bien elegida enfatiza el carácter del libro recomendado. Por otro lado, no tengo duda de que esta novela te gustará. Tanto la narrativa del autor, como la temática y la estética están en sintonía con tus gustos. Ya me dirás si es así.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  4. Hola.
    En esta ocasión no me animo con el libro pero coincido con el resto en que la elección musical es una maravilla para los sentidos.
    Un saludo y, como siempre, un placer leer tus reseñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Samarkanda:
      Muchas gracias por apreciar la pieza musical, para mí es parte importante de la reseña. Este libro sugería un montón de propuestas, pero tras leer la escena de la que hablo estaba claro que La muerte de Isolda debía escucharse en el post.
      Un abrazo y muy felices lecturas!!

      Eliminar
  5. Holaa!! otro más que no conocía pero siempre es un placer que me descubras nuevos e interesantes libros. Excelente entrada, gracias por compartirla.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti, Mónica, por tu fidelidad al blog! Espero que puedas disfrutar de Keyserling tanto como lo hago yo con cualquiera de sus novelas.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. Buenas tardes Undine!. Me encantan estas reseñas cruzadas y los autores que me descubris, una delicia leer la reseña y escuchar la música elegida que no me puede gustar más. Todo en esta novela me llama, ambientación, personajes e historia y un autor poco conocido lo que es muy de agradecer. Estupenda reseña, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      Este año ha sido especialmente motivador para mí por esta sección del blog. Compartir este proyecto con una lectora tan buena como es MH para mí es algo enriquecedor. Por otro lado, la intriga de saber si le ha gustado o no el libro mensual, o saber cómo lo reseñará es muy emocionante.
      Me alegra que te haya interesado este autor, porque entiendo que su narrativa da el perfil para que te sublime. Ya me contarás.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  7. Como viene siendo habitual en los libros que nos muestras, no conozco ni a autor ni a la obra. Pero eso me encanta, porque conozco muchos libros y autores que, de otra forma, no hubiera conocido. Aunque mi wishlist no te lo agradece tanto, eh xD
    Me encanta la ambientación que parece tener esta obra, me parece muy interesante. Y que el autor se recree en la descripción me gusta mucho más, sobre todo en este caso que, además, es un sitio que desconozco, pero que me gustaría visitar. Y estando las cosas como están qué mejor que viajar a través de las páginas de una buena historia. Creo que no he leído muchas novelas naturalista y a eso hay que ponerle remedio :P
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Ana:
      A mí también me agrada conocer autores y obras en los blogs que visito. Por ese motivo diversifico los lugares que visito, para seguir aprendiendo. Te agradezco la empatía que me dedicas, y espero que disfrutes de los libros que quieras llevarte de mis recomendaciones. En cuanto a Eduard von Keyserling, es un grande que se lee muy poco en España. No obstante, si te cruzas con alguna de sus obras verás que es una maravilla.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  8. ¡Hola! La verdad es que gusta ver cómo un autor se arriesga todavía más que de costumbre y te permite sorprenderte. Aún así, en este caso no creo que me anime porque no me llama mucho. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marya:
      Ya sabes que lo importante es conocer lo que se publica, luego están en nosotros seleccionar los libros que nos sugieren buenos momentos. Pese a ello, si te topas alguna vez con un libro de Keyserling échale un vistazo, quizás te llegue a gustar.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. La trama es muy atractiva, Undine, por lo que nos cuentas en tu excelente reseña. Me gustan mucho las novelas en las que la aristocracia está muy presente, ya sea en una época decadente para esta clase social, o en un período de esplendor. De hecho, acabo de terminar La cocinera de Castamar, que me encantó. Aunque es narrativa contemporánea, la trama es de corte clásico. Sin duda alguna, Otoño en Berlín es una lectura muy apetecible, pese a que en esta reseña cruzada esté planteada desde una perspectiva diferente. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Paco:
      Así, pues, eres tan "epoquero" como yo. Viajar a otras épocas con la lectura tiene muchas recompensas, ¿verdad? Me alegra que te haya llamado la atención esta novela, que no dudo en recomendarte. Ya me dirás si cumple tus expectativas.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. Hola Undine, creo que con tu reseña me has animado más a leerlo que la de MH (ohh! si lees esto no te enfades, jeje...). No estoy muy segura todavía pero por lo menos me llama...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      Ya nos contarás si finalmente te animas a leer a Keyserling. Por mi parte, puedo asegurarte que la reseña de MH refleja muy bien la intencionalidad del autor. Yo me he dedicado a comentar más la estética que emplea en su estilo. Creo que ambas reseñas se complementan y pueden darte una idea global de lo que es Otoño en Berlín.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  11. Hola Undie!! Me alegro de que hayas disfrutado con su lectura. Tomo buena nota de tus impresiones lectoras. ¡Gran reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ana:
      Espero que si te decides a leer la novela disfrutes tanto como lo hice yo en su día.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  12. Hola, primor, ya estoy aquí :)

    Otoño en Berlín es una obra magnífica, y como tú bien dices imprescindible para conocer la narrativa de Keyserling (e incluso recomendable como primera lectura del autor). Coincido en lo que me comentaste en mi reseña, a mí tampoco me han caído bien ninguno de los personajes principales. Incidí en Günther porque está creado para eso, pero lo cierto es que ni Beate ni Mareile son personajes con los que el lector pueda empatizar (y además por motivos diametralmente opuestos). La forma en que Keyserling describe la naturaleza yo la describí en su día como impresionista, hermosa y subjetiva, pero es una impresión totalmente personal. No sabía lo de la adaptación, por cierto. Si doy con ella te aviso :)

    Solo nos queda un mes pero terminaremos por la puerta grande y con otro autor que nos maravilla. ¡A por diciembre!

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas tardes, querida amiga de battallas:
      Tu definición de la atmósfera de Keyserling me parece acertadísima, y muy pictórica. Por lo demás, creo que coincidimos absolutamente en todo. No podía ser de otro modo, porque si algo me ha quedado claro durante este año es que definitivamente vivimos la literatura de manera muy similar.

      Nos queda un sólo libro, efectivamente. Broche de oro para un año literario maravilloso.

      Abrazo fuerte!!

      Eliminar