RESEÑA: VIVALDI Y SUS HIJAS, PETER SCHNEIDER

Fuente: Undine von Reinecke

 Ficha Técnica:

Autor: Peter Schneider

Traductora: Noemí Jiménez Furquet

P.V. P. : 19,95 €

ISBN: 978-84-17626-53-2

Nº de páginas: 320

Género: biografía novelada

Categorías: Biografías, Novedades


Sinopsis de la Editorial:

Con la Venecia decadente del siglo XVIII de fondo, esta apasionante novela se adentra en la vida de Vivaldi y en un hecho insólito y desconocido: su colaboración con un orfanato donde creó la primera orquesta de mujeres de Europa. 


Propuesta musical para este libro:

L'Atenaide RV 702, Antonio Vivaldi 

L'Atenaide es una ópera en tres actos del compositor Antonio Vivaldi, con libreto de Apostolo Zeno. La obra se estrenó en 1728 en el Teatro della Pergola de la ciudad de Florencia. El aria que el lector está escuchando, como el resto de las piezas que componen L'Atenaide, fue escrita por Antonio Vivaldi para su gran diva y musa Anna Giraud. De su relación personal, y de la colaboración profesional que mantuvo con el compositor veneciano, nos da cumplida cuenta Peter Schneider en Vivaldi y sus hijas.


Lo que Undine opina del libro:


<Nosotros, los mortales, logramos la inmortalidad en las cosas que creamos en común y que quedan después de nosotros.> Albert Einstein


Nadie que frecuente habitualmente Lecturas de Undine desconoce la pasión por la música que destila este sitio. Los lectores habituados a leer mis reseñas esperan encontrar siempre en ellas una sugerencia musical, generalmente de género clásico, que amenice su lectura y acentúe el carácter del texto recomendado. No recuerdo muy bien cuando nació en mí esta pasión melómana, probablemente date de la primera infancia, pero lo cierto es que no existe un momento de mi vida que no esté asociado con la música. Puccini y sus arias dramáticas, Schumann con sus emocionantes y delicadas piezas, Beethoven y sus temperamentales conciertos para piano, Mozart con sus alegres divertimentos, e incluso los éxitos pop del momento han marcado siempre mi día a día. Nada del universo musical escapa a mi curiosidad diletante. Pero si hay un periodo musical con el que verdaderamente me identifique y que me conmueva profundamente, ese sin lugar a dudas es el Barroco. Mi predilección por esta etapa artística no se basa en dictados académicos, todo lo contrario, aunque sin duda la elegancia que emanan las obras barrocas es una fuente inspiradora para mí. Es cierto que entre los grandes nombres de este periodo musical tengo mis favoritos, y que entre todos ellos las obras de Johan Sebastian Bach resuenan con mayor frecuencia a mi alrededor, aunque también es verdad que cuando escucho una pieza galante de Lully o un aria gloriosa de Händel me emocionan de tal modo que en un instante me imagino presenciando una danza en la corte del Rey Sol, o asistiendo al estreno de una ópera en el Covent Garden londinense. Ahora bien, si existe un compositor barroco capaz de hacer viajar en el tiempo y el espacio con su música, a mí y al público en general, ese es Antonio Vivaldi.
El gran Canal, Canaletto (1730)
Fuente: Wikipedia

La obra del gran músico veneciano está de tal modo ligada a su ciudad natal, que nadie desconoce, sea aficionado o no a la música clásica, que el autor de Las cuatro estaciones nació, vivió e incluso conoció el éxito en la Serenísima República Veneciana, cuando en sus canales se respiraba el esplendor cultural, ese lustre que supo transmitir Canaletto en sus pinturas de la primera mitad del siglo XVIII.

Este es el espíritu que reside en Vivaldi y sus hijas, la biografía novelada sobre la vida del carismático compositor que ha publicado recientemente Libros de Seda, de la mano del escritor Peter Schneider, y con la estupenda traducción e ilustrativas notas al texto de Noemí J. Furquet.

Antonio Vivaldi
Fuente: Wikipedia

Peter Schneider, escritor, ensayista y articulista político alemán, era hasta la fecha un desconocido para mí, pese a gozar de gran reconocimiento entre los autores de su generación. Pero después de haberle conocido con Vivaldi y sus hijas, no creo que pueda olvidar su nombre jamás. La fascinación y sensaciones que ha despertado en mí este hombre aprendiz de violinista, hijo de director de orquesta, contumaz melómano y, por encima de todo, espíritu sensible, son difíciles de borrar e igualar. Muchos os preguntaréis cómo puede un escritor conseguir este efecto a través de una biografía, sin caer en el efectismo innecesario. Yo misma me hice esa pregunta cuando iniciaba la lectura de Vivaldi y sus hijas, y vislumbré lo que parecía ser el planteamiento del libro. Pero, no, mi primera impresión fue cambiando paulatinamente, conforme iba sumergiéndome en la narración y descubrí el carácter honesto y empático que posee este texto. Porque, esta biografía es mucho más que una narración para contar la vida de Antonio Vivaldi, conocido también como Il prete rosso (el cura rojo), por ser sacerdote y tener el cabello rojo, es además el homenaje y el reconocimiento de un intelectual hacia otro

El libro comienza con un primer apartado que Schneider denomina Preludio -más musical imposible-, donde se presenta y explica los vínculos que le unen al compositor veneciano, que son muchos y muy personales. Estos aluden a la herencia musical que el escritor lleva en los genes y a las experiencias de la infancia y juventud que le llevaron a amar la música de Vivaldi. Tras esta breve introducción, el escritor se embarca en lo que será la aventura de su libro, divide la obra en capítulos, intercalando los que corresponden al proceso de investigación, con los que se ocupan de la vida del compositor veneciano. A esta fórmula cada vez más habitual en el género biográfico, hay que añadir una genialidad por parte del autor germano, ya que el formato del texto que corresponde a la parte histórica tiene carácter de guion televisivo; es decir, el escritor introduce diálogos en el libro. Pese a que a mí jamás me han gustado los documentales históricos de estas características, por el sensacionalismo gratuito que aportan al film, en este caso, desde mi punto de vista, la técnica es acertada porque imprime dinamismo al texto y lo hace más atractivo y cercano. Por otro lado, el respeto de Peter Schneider hacia la figura de Vivaldi está por encima de toda sospecha, y lo demuestra de principio a fin, acudiendo a fuentes reputadas y poniendo en duda toda especulación que no se base en hechos documentados.

J. S. Bach, compositor contemporáneo de
Vivaldi y admirador de éste.
Fuente: Wikipedia

Porque, en la vida de Il prete rosso existen muchas lagunas, y aunque se han escrito muchos y buenos ensayos al respecto, con los que Schneider trabajó para escribir su libro y de los que habla al final del mismo, lo cierto es que determinados temas de su existencia siguen siendo un misterio. Parte del problema reside en que la figura de Antonio Vivaldi quedó relegada al olvido después de su muerte, y no se recuperó hasta comienzos del siglo XX, gracias a la aparición en un monasterio italiano de parte de sus obras. De todo ello nos habla el autor de Vivaldi y sus hijas, como también del papel que jugó Johann Sebastian Bach y los compositores del periodo romántico incondicionales del genio alemán, especialmente Felix Mendelssohn, para  su recuperación posterior. El descubrimiento de las partituras y la investigación para autentificar las obras resulta un verdadero deleite para los sentidos, fundamentalmente para todos aquellos lectores melómanos que se sumerjan en el libro. Que levanten la mano quienes no sientan curiosidad por este tema.

Ospedale della Pietà
Fuente: Wikipedia

Pero comencemos por el principio, la historia se inicia cuando Peter Schneider relata una reunión que sostuvo con Michael Ballhaus, operador de cámara alemán y una de las figuras más importantes del mundo cinematográfico de su país, y también, cómo no, gran admirador de Vivaldi. El escritor debía escribir un guion para una película basada en la vida del compositor veneciano, y durante las conversaciones que mantuvo con el galardonado genio del cine durante el tiempo que duraron sus investigaciones, el autor perfiló el carácter que debía tener su trabajo, para intentar mostrar con claridad la faceta menos conocida del mismo, como hombre y como empresario de la música. Para ello, Schneider viajó a Venecia y visitó todos los lugares por los que caminó, residió o visitó Antonio Vivaldi, con especial interés en el Ospedale della Pietà, un convento y orfanato veneciano, hoy día convertido en hotel de lujo, pero que en el siglo XVIII se hizo famoso por la orquesta y coro femeninos allí residentes, compuestos por las niñas y jóvenes huérfanas acogidas en él, a las que Vivaldi dirigía y para las que componía muchas de sus obras. 

Panfleto contra Vivaldi escrito 
por B. Marcello, compositor y
enemigo de Il prete rosso
Fuente: Wikipedia

Aunque el autor pone en antecedentes a los lectores sobre los pormenores del nacimiento y las circunstancias familiares del compositor, sobre las que narra curiosas anécdotas, realmente el interés del libro se centra en el periodo de tiempo que comprende desde que Il prete rosso comienza su trabajo con las muchachas del orfanato, hasta el día de su fallecimiento en 1741. Schneider muestra los sinsabores del oficio de músico en su tiempo, las rivalidades entre profesionales del sector, el funcionamiento de los teatros venecianos en el periodo barroco, la tremenda influencia de la Iglesia en la vida social y política del momento, y la trascendencia que tenía la clase de los patricios en la Venecia del XVIII; ambos estamentos peligrosos para un sacerdote católico como Vivaldi, que anteponía la música a cualquier otro interés profano o divino. Por otro lado, el trabajo de investigación que hace el escritor para el libro es tan profundo que nos presenta una Venecia muy distinta de la que conocemos hoy en día, nos dibuja la panorámica completa de la República Veneciana del barroco con sus luces y sombras, en la que no todo era arte, espectáculo, fiesta y carnaval, también existía un mundo no tan luminoso donde la lujuria y la corrupción se cobraban muchas víctimas.

Por otro lado, sin olvidarnos del protagonismo que la música tiene en el texto, Schneider consigue plasmar con gran acierto ese mundo del mecenazgo artístico que existía en las cortes europeas, en el que monarcas, príncipes de la Iglesia y aristócratas influyentes financiaban las obras de los compositores de su tiempo para gloria de su gran nombre. Es especialmente curioso leer los pasajes seleccionados para el libro de las cartas que Vivaldi escribió a alguno de sus patrones, donde quedaba patente el servilismo que el músico debía adoptar para poder vivir de su trabajo. El autor ha seleccionado algunos ejemplos de ellos para que el lector se sumerja mejor en la época y conecte con el eminente creador de tantas obras inmortales. Y si comenzamos a hablar de las composiciones de Vivaldi, es aquí cuando los entusiastas musicómanos alimentarán sus sentidos, ya que el autor se desborda documentando cada obra que menciona, y contextualizando el momento y lugar de su composición y la repercusión mediática que tuvo. Óperas, obras corales, conciertos para cuerda, violín, flauta, oboe, laúd… Su obra es inmensa y aún quedan piezas desaparecidas por descubrir, como nos recuerda Schneider, quien también se dedica a desmentir los bulos o especulaciones que han surgido a lo largo del tiempo sobre alguna de las piezas que cita en el texto, como ocurre siempre con todo enigma histórico que se precie. Lo mismo sucede con su gran musa y la diva de sus óperas Anna Giraud, sobre la que se ha conjeturado mucho con respecto a la relación que pudo mantener con Vivaldi. Dejo a mis lectores que profundicen en el libro para sacar sus propias conclusiones.

En cuanto a lo que se refiere a la vida personal del gran compositor, aquí Peter Schneider deja ver el profundo respeto que siente por la intimidad de la persona que está detrás del mito. El autor nos dibuja a un Antonio Vivaldi músico ante todo, y con las virtudes y defectos propios de un hombre que busca saciar sus apetitos intelectuales y terrenales, sin caer por ello en la especulación. Con las herramientas y documentos de los que dispone, gracias a su investigación de campo y en bibliotecas, ofrece al lector una imagen más cercana y humana de esta figura imprescindible para el universo musical y nombre inmortal para la historia de la humanidad.



<Nunca llega a ser coronado por la inmortalidad quien teme ir adonde le conducen voces desconocidas.> John Keats



Undine von Reinecke ♪



El autor por la Editorial:

Fuente: Libros de Seda


Peter Schneider (1940), nacido en Lübeck y residente en Berlín (occidental) desde 1961, es uno de los escritores más importantes de su generación.

Es autor de numerosos ensayos y artículos políticos, publicados en su mayoría en Kursbuch, la revista fundada por Enzensberger, así como del guion de la película El cuchillo en el agua.

Ha publicado varias novelas, de las que se han traducido a nuestro idioma: Lenz (1976), Ya soy un enemigo de la constitución (1982), El saltador del muro (1982) y ahora Vivaldi y sus hijas (2021).


Comentarios

  1. Hola Undine, se nota que amas la música y te ha encantado esta obra. Pero no es para mí. Me gusta oir música clásica pero no sabría distinguir al autor si no me lo dices, jeje... Así que este libro lo dejo pasar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      Como digo siempre, cada lector debe elegir aquello que le haga sentir bien. Eso sí, no dejes de escuchar a Vivaldi, estoy segura que te aportará momentos muy especiales.
      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Milady, hoy hay música en tus palabras, las cuales se leen rítmicamente. Y la pieza elegida es soberbia, qué deleite leerte siempre Undine.
    Si no llega a ser por tu reseña no creo que me hubiera fijado en este libro si lo encuentro en la librería o en la biblioteca, y aunque al principio he pensado que no sería para mí creo que al final hasta me has convencido de que puede gustarme, así de bien escribes.

    Mil besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Yolanda:
      Muchísimas gracias por tu amabilidad. Leer este libro me ha supuesto momentos tan gratos, que si he conseguido mínimamente transmitir esas emociones me doy por satisfecha.
      Por otro lado, la pieza musical que he puesto en la reseña aparece en el libro y, además, el autor transcribe parte de la letra del aria. Un auténtico privilegio leerla mientras se escucha. Si te animas con Vivaldi y sus hijas, ya me dirás qué impresiones te causa.
      Un abrazo grande, y millones de gracias por tu agradable visita!!

      Eliminar
  3. Buenas noches Undine!. Me ha sorprendido tu reseña porque no suele ser este un día en que las publiques y me ha sorprendido gratamente, porque aunque no entiendo mucho, la música clásica es una de mis pasiones y me acompaña tanto para caminar, como para hacer las tareas en casa, la ópera en especial me apasiona, aunque últimamente la tengo algo abandonada. Como tan a menudo me sucede cuando visitó tu casa me descubres un autor que desconocía pero que desde luego me apunto y estoy segura que disfrutaré con Vivaldi y sus hijas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      Lo cierto es que mi día para publicar es el miércoles, pero tengo que darme prisa antes del cierre del año con las reseñas programadas...
      Por otro lado, no me sorprende que seas melómana, de tus reseñas se desprende el amor que sientes por todos los ámbitos del arte y la cultura. Por ello estoy segura que Vivaldi y sus hijas te va a fascinar. Ya me contarás tus impresiones cuando lo leas.
      Un abrazo y disfruta de la semana que comienza!!

      Eliminar
  4. Hola Undine!! Una recomendación estupenda de un género y una editorial que me encanta. Me llevo bien anotada tu recomendación. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana!
      Lo cierto es que descubrí hace pocos meses Libros de Seda y desde entonces estoy feliz con los títulos de la editorial que forman parte ya de mi biblioteca personal.
      Un abrazo y muy felices lecturas!!

      Eliminar
  5. Holaa!! No sé nada de música clásica pero este libro suena de lo más interesante, aparte la forma en la que te expresas de él es tan atrapante. Apuntado queda entonces. Gracias por tu increíble reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      No es necesario entender de música clásica para disfrutarla. Conociéndote, estoy segura que este libro te agradará un montón.
      Un abrazo y gracias por tu visita!!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Pues me encantaría conocer un poco más sobre su vida y, aunque en un principio no parece muy de mi estilo, creo que podría resultarme interesante. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuenas tardes, Marya:
      No tengas miedo a esta biografía porque se lee muy bien. Realmente es como una historia que te contara el autor cara a cara, añadiendo chascarrillos y datos interesantes. Te animo a que te atrevas con ella.
      Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  7. El periodo barroco también es mi favorito en música, no así en arquitectura en que prefiero con mucho el románico o el gótico. Mozart y Vivaldi figuran entre mis músicos preferidos.
    No suele atraerme mucho la biografía, como he confesado recientemente en Vida de Charlotte Brontë y, sin embargo, tus palabras sobre esta de Vivaldi me han atrapado sin remedio.
    También me ha encantado escuchar el fragmento de L'Atenaide que compartes con nosotros. Muchas gracias por tan completa reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:
      Fíjate, coincidimos en la música pero no en la arquitectura. A mí las edificaciones Renacentistas me fascinan por encima del resto, especialmente las italianas.

      En cuanto al libro, estoy muy segura que una lectora con tanto interés por la cultura como tú sacará buen provecho de Vivaldi y sus hijas. Si finalmente terminas leyéndolo, no dejes de contarme tus impresiones.

      Un abrazo y muchas gracias otra vez por tus palabras!!

      Eliminar
  8. A ti que amas la música no puedo dejar de recomendarte el cuarteto que esta escribiendo Xavier Güell. Ya te recomendé el primero "Si no puedes yo respiraré por ti" dedicado a Béla Bartók y ahora acaban de publicar el segundo que es sobre Strauss. Lo acabo de coger de la biblioteca y en breve lo leeré. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      Tomé nota del libro de BartoK cuando me lo recomendaste. Ahora volveré a apuntar la nueva creación de Xavier Güell. No sabes cómo te agradezco estos apuntes bibliográficos que me haces.
      Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  9. Cada vez estoy más interesada en este tipo de libros, que nos descubren esos pasajes más desconocidos de pintores, escritores o músicos, como es el caso. Tu post me ha hecho pensar en mi madre. Te parecerá raro pero es que ella nos contaba cada 1 enero la historia de los Strauss, mientras escuchábamos el concierto de Año nuevo. Que yo creo que ella se inventaba la mitad porque, que yo sepa, no había leído nada de la familia jeje. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marisa:

      Qué bonito recuerdo el de tu madre, tanto si conocía la vida de los Strauss como si no. Yo tampoco me pierdo un concierto de Año Nuevo, desde que era una niña es así. Por otro lado, con los años a mí también me interesan cada día más este tipo de lecturas. Aprender me da vida y me motiva.

      Un abrazo, querida Marisa, y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  10. Querida Undine:
    Con la Historia de la música me pasa como con toda la Historia, suspendo. Aunque distingo las obras más conocidas, de Historia no sé casi nada más que alguna que se ha llevado al cine. Creo que de Vibaldi hubo una serie hace años. Lo cierto es que si bien los hechos históricos me dan cierta pereza, la vida de los creadores sí que me interesa y me gusta saber de dónde provienen, dónde y en qué se inspiraban y su proceso creativo. Me apunto a descubrir a Vivaldi.
    Besitos y ¡¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Norah:
      Créeme cuando te digo que este libro sí te gustará. La dosis que imprime de historia para contextualizar la vida de Vivaldi es la necesaria y, por otro lado, tan interesante que aporta emoción al texto. Por otro lado, como decía antes por ahí arriba, no es necesario ser catedrático por el Conservatorio de París para disfrutar de la música, tan sólo hay que tener sensibilidad. Tú, querida amiga, vas sobrada en eso.

      Un abrazo fuerte y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  11. Te comento por aquí también :)

    Te lo comenté hace unos días, la primera sorpresa que me llevé al hablarme de este libro fue saber que era no ficción. No sé por qué pensaba que era una novela (bueno, sí lo sé... como me interesa muchísimo el libro ni miré la sinopsis porque lo iba a leer igual), pero el hecho de saber que es un ensayo para mí le ha hecho ganar muchos enteros en interés. Y por otro lado sabes de mi gusto por la música clásica en general pero sobre todo por el violín en particular. Creo que todos los que admiramos a Vivaldi conocemos a grandes rasgos algunos de los momentos puntales de su carrera, como fueron sus clases en el Ospedale della Pietà, pero nunca he leído una biografía suya y si tú dices que el autor muestra un respeto máximo por el compositor y que la documentación y ajuste históricos son máximos, no hay más que hablar. Vamos, que ya tenía pensado hacerme con él, pero ahora te aseguro al cien por cien que caerá.

    Es una maravilla leerte, amiga mía.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, MH:
      Se fehacientemente cuánto te gusta la música y más concretamente el violín. Por eso cuando estaba leyendo este libro te lo comenté, te va a encantar. No sólo porque es una buena y amena biografía, sino por todo lo que aporta el autor de su cosecha. Además la bibliografía que aporta y comenta es una maravilla. A estos datos, Noemí Jiménez Furquet añade las ediciones que existen en español, algo que es de agradecer.
      Un abrazo grande y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  12. La música es también super importante para mi. Sin embargo, no conozco tanta música clásica como me gustaría. La verdad es que es un mundo en el que muchas veces me pierdo, pero ir poco a poco y disfrutarlo es la clave (o eso me digo xD). Ya me había llamado la atención este libro por su título, pero no me había parado a leer de qué trataba. Ahora que sé de qué trata, sé que tengo que leerlo si o si. Es casi como una lectura obligada para mí *-*
    Parece que te lo digo siempre, pero, de verdad, es una maravilla leerte.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  13. Hola.
    En esta ocasión sí conocía los datos sobre la vida de Vivaldi pero no el libro en cuestión y, aunque me decanto más por uno de sus predecesores (Albinoni, siento debilidad por su adagio en G menor), me has picado la curiosidad y me llevo el libro anotado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Vaya, libros, música y Venecia. ¿quien puede resistirse? Yo no, seguro. Además Vivaldi es mucho más que 4 estaciones. Gracias por la sugerencia y esta estupenda reseña. Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo también me apunto a conocer a Vivaldi. Que historia, que interesante todo y que bien te ha quedado la reseña. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL LEÓN DE ORO", ANTHONY TROLLOPE

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES