RESEÑA: ÉQUIDIS, DANIEL PORTILLO

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Autor: Daniel Portillo

Editorial: Autopublicación

Páginas: 306

Formato: Tapa blanda

Dimensiones: 15.24 x 1.96 x 22.86 cm

ISBN-10: 840936011X

ISBN-13: 978-8409360116

PVP: 12.99 € (Comprar en Amazon)


Sinopsis 

*Web del autor

Ángel es un joven violinista con una carrera prometedora en la Orquesta Nacional de España, pero su pasado complejo y traumático irá alejándole cada vez más de una vida plena y le hará refugiarse en la música como único escudo de supervivencia.​​

El enigmático doctor Vasiliev se cruzará en su camino y le ayudará a ensamblar las piezas de su intrincado pasado, además de abrirle los ojos a una nueva realidad que muy pocas personas conocen.

Ángel tendrá que decidir entre conformarse con la vida plena que cualquiera desearía o adentrarse en un complejo y desconocido mundo, tan tentador como peligroso, dentro de la organización secreta Équidis.


Propuesta musical para este libro:


Symphony Nº2 - Resurrección-, Gustav Mahler

La Sinfonía Nº2 en do menor del compositor austriaco Gustav Mahler, es una sinfonía coral compuesta entre los años de 1888 y 1894. Se la conoce también por el nombre Resurrección  -Auferstehung en alemán-. Fue estrenada  el 4 de marzo de 1895 en Berlín por la Orquesta Filarmónica de la ciudad, dirigida por el propio compositor. En esa primera interpretación, la orquesta sólo tocó los tres primeros movimientos, debido a las dudas que tenía el autor de cómo debía concluir la obra. Una vez conseguido su objetivo,  Mahler pudo mostrar su sinfonía completada el 13 de diciembre de ese mismo año.

La elección de la pieza musical de hoy nos la da Daniel Portillo, autor de Équidis, ya que con esta sinfonía se ayuda para situar la acción de la novela en el Auditorio Nacional de España.


Lo que Undine piensa del libro:


<En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco.> Piotr Ilich Tchaikovski


Hasta hace pocas semanas no conocía el término tecno-thriller. Me topé con él gracias a un escritor que se puso en contacto conmigo para ofrecerme su novela. Mi desconocimiento sobre el tema me hizo rechazar en un principio reseñar su libro, pero antes de darle mi respuesta definitiva quise conocer quién estaba tras el nombre de Daniel Portillo, el autor de Équidis, el título que os presento hoy. 

Federico II el Grande (eminente flautista y compositor)
Cuadro de Adolph Menzel (Fuente Wikipedia)

Daniel Portillo no es solamente un escritor entusiasta, tras esta faceta literaria se esconde un músico con una brillante carrera detrás. Un flautista que ha estudiado con maestros de gran reputación y que ha dado conciertos en las mejores salas nacionales e internacionales, tanto en solitario como en compañía de otros magníficos artistas. Su labor musical no se reduce sólo al campo de la interpretación, también la realiza desde hace tiempo como docente dando clase en conservatorios profesionales de música, ejerciendo él mismo como maestro de futuros flautistas, una labor tremendamente bonita e importante, pero muy dura al mismo tiempo, que lleva a estos profesionales de la música a desempeñar la labor de mentor, psicólogo e, incluso a veces, la de padre y madre de los alumnos. La vida de los músicos es muy dura desde la infancia, pero quienes consiguen superar las barreras que surgen por el camino se convierten en personas francamente diferentes con una sensibilidad muy acentuada y una vida interior importante, que tienen mucho que aportar a la sociedad.

Esa fue la principal motivación que me llevó a leer Équidis, la primera novela de Daniel Portillo, un autor carismático que se ha lanzado a este difícil mundo literario con la misma valentía y fortaleza que hacen falta para triunfar en el mundo musical. De mis impresiones sobre este libro os hablo seguidamente, pero no sin antes aclarar lo que significa tecno-thriller, por si alguno de mis lectores desconoce dicho término como me ocurría a mí. 

Cartel de la película
Fuente: Amazon.es

Realmente, el tecno-thriller es un género que lleva tiempo en el mercado y que todos conocemos del cine y la literatura. Las obras que se adscriben a él son un híbrido que mezcla la aventura con temas científicos escrupulosamente explicados, que dan apoyo a la acción. Muchas veces, estas historias suelen elegir temáticas de misterio, espionaje, guerra e incluso de ciencia ficción. De esta breve explicación puede deducirse que no hay muchas diferencia entre el tecno-thriller y los géneros que se han mencionado, pero en realidad así es, y ésta consiste en la desmesurada cantidad de detalles que se describen en relación con la ciencia, la tecnología, el armamento, las artes marciales… Todo lo que aparezca en la novela y que sirva de soporte para la historia está sumamente especificado. Partiendo de ahí, el lector puede hacerse una idea de lo se que encontrará al adentrarse en un tecno-thriller, pero para aquellos que necesiten conocer un ejemplo más, seguro que si les menciono La caza del Octubre Rojo del escritor estadounidense Tom Clancy -novela que fue adaptada a la gran pantalla en 1990 y que tuvo como protagonistas al grandísimo Sean Connery y al carismático Alec Baldwin-, seguro que entenderán completamente de lo que hablo. La caza del Octubre Rojo ilustra lo que sería un tecno-thriller bélico, pero existen también otros subgéneros que se adentran en el terror, la ciencia ficción, las distopías… En el caso que de Équidis, el libro que nos ocupa, el autor juega con el thriller común y la ciencia ficción, llevando al lector a una realidad de nuestro presente donde conviven la vida que conocemos con otra verdad paralela, mucho más avanzada tecnológicamente, que existe encubierta desde el principio de los tiempos y ha intervenido en el transcurso de la historia. Pero no adelantemos acontecimientos, conozcamos primeramente que nos cuenta la novela.

Équidis nos relata la historia de Ángel, un joven violinista de la Orquesta Nacional de España a quien le espera una carrera brillante en el mundo de la música. Pero, tras esa fachada exitosa, son muchos los lastres emocionales que acarrea el joven violinista, que le impiden relacionarse con las personas a las quiere y no le dejan llevar una vida normal. Hasta que un día, cuando Ángel se encuentra al borde de la desesperación, recibe una misteriosa carta de un gurú de la medicina alternativa, convocándolo para una consulta en su despacho. Pese a las reticencias iniciales para concurrir a la cita, Ángel decide asistir a ella porque el médico le despierta curiosidad y siente que en él reside su destino. La sesión con el doctor Vasiliev resulta ser todo un éxito, pero, cuando ésta finaliza, un montón de cuestiones importantes quedan sin responder. Vasiliev le ha abierto una puerta a un mundo desconocido lleno de peligros y misterios, sin embargo, también está repleto de grandes posibilidades que pueden ayudarlo a alcanzar lo que siempre anduvo buscando. Música, viajes, acción y mucho amor, en una historia trepidante que nos llevará de la mano de Ángel hasta el corazón de Équidis, una organización secreta internacional que se afana por salvar el mundo. 

Auditorio Nacional de España Fuente: ocne.mcu.es

Hasta aquí todo lo que puedo contar sobre la historia. Siempre es difícil encontrar el límite de palabras para no desvelar demasiado sobre un misterio. En esta ocasión, Équidis me lo pone fácil para poder explicar la novela, porque desde mi perspectiva, el punto fuerte de este título no sólo reside en el argumento, sino en su personaje principal, Ángel. Él es el motor que imprime fuerza a esta historia. El escritor construye para su protagonista una interesante y compleja trama en la que se verá comprometido a adoptar una postura valiente y arriesgada para salvar al mundo y por ende, a sí mismo.

Dicho así, cualquier héroe de aventuras podría ser el componente principal de esta historia, pero si nos adentramos en Équidis veremos que no es así. Porque quien protagonice esta novela debe ser una persona especial, un hombre con una capacidad de sufrimiento enorme, una sensibilidad muy acentuada y una inteligencia especial. Así es Ángel, un joven profesional del violín al que la vida le ha robado cosas muy importantes y que ha tenido que enfrentarse prácticamente sólo a lo que supone la difícil carrera musical, una lucha para la que pocos están capacitados y menos en soledad. Pese a esas carencias emocionales, su carisma y coraje le han elevado a lo más alto, y estas habilidades hacen de él un sujeto perfecto para cualquier misión importante de mucha responsabilidad. Por esa razón, el protagonista se convierte en el objetivo perfecto de una organización secreta ancestral, Équidis.

Establecido este elemento base de la novela, el autor cambia el ritmo en la historia para adentrarse rápidamente en la acción. Desde ese momento, nuestro héroe tendrá que lidiar con un montón de peligrosos enigmas y comprometidos obstáculos para poder conseguir sus objetivos. Unas cuestiones que pasan por la renuncia y el sacrificio personal.

No obstante, el protagonista no caminará solo, para acompañarle tendrá junto a él otros personajes, algunos de su vida real, otros de la nueva actividad secreta que ha emprendido. Ellos son el soporte de la trama principal y ayudan al escritor a argumentar la importante temática que subyace en la historia. Me refiero a la carrera energética y las consecuencias que ésta acarrea para el planeta, como es el caso del cambio climático. Daniel Portillo ofrece una crítica mordaz a todas esas corrientes mercenarias que anteponen sus propios intereses a los de la sociedad. El autor a través de su historia perfila con mucha agudeza la situación actual y se posiciona positivamente del lado de la humanidad

Johsua Bell (violinista y director)
Fuente: asmf.org

Así, pues, como podéis comprobar, Équidis es una historia muy original, una novela diferente, donde su autor nos habla del mundo de la música y los músicos, en la que incluye personajes especiales que podemos encontrar en el mundo real, como es Marta, una violinista enamorada del protagonista desde la infancia, o Martin Greenaway, un carismático director de orquesta que a mí me ha traído a la mente la imagen de Joshua Bell, no sé por qué. Pero también es una novela llena de acción con elementos futuristas y tecnológicos que exploran el mundo de la ciencia ficción, para ofrecernos una obra comprometida con el medioambiente y la sociedad, en medio de una trama trepidante con ingredientes de sociedades secretas y teorías conspiratorias, que mantiene al lector pegado al libro acompañando a Ángel, el violinista de la Orquesta Nacional, en su difícil encrucijada personal y en su lucha contra el terrorismo ecológico.

Esta es mi mirada sobre Équidis, la primera novela de Daniel Portillo, un escritor a quien deseo que el mundo editorial le regale muchas alegrías.


<Jamás el esfuerzo desayuda a la fortuna.> Fernando de Rojas



Undine von Reinecke ♪



Daniel Portillo 

*Web del autor

Fuente: goodreads
Como escritor, disfruto creando historias que atrapen desde las primeras líneas; relatos que conmuevan, que hipnoticen, que despierten la memoria, que disparen la imaginación, que sacudan los sentimientos, que remuevan las creencias, que involucren y hagan empatizar,  que deleiten al lector.

Hasta la fecha he escrito varios relatos cortos y microrrelatos; algunos de ellos han sido seleccionados y  publicados  en diferentes medios. A día de hoy acabo de publicar mi primera novela, Équidis.

Escribir ficción otorga  el poder de manejar una libertad inmensa, casi infinita. Uno de los grandes retos del escritor es adentrarse en esa libertad, sin llegar a perderse, desplegando sus ideas y su estilo, para construir un relato en el que la persona que lo lee llegue a olvidar que está leyendo.

La ficción es un poderoso instrumento para conocer y desvelar  los lugares más profundos y misteriosos de la naturaleza humana, a través de la distancia, de la perspectiva, y de la independencia.

Como lectores, la ficción nos incita a  reconocernos en personajes aparentemente ajenos a nosotros mismos, en situaciones que nunca viviremos, o tal vez sí, a veces en mundos tan distintos como familiares al nuestro, o  en épocas pasadas, presentes o futuras. Al conectar y confrontar lo irreal con lo real, lo verdadero con lo fingido, o  lo recordado con lo imaginado, la ficción posibilita que nos veamos reflejados, que nos observemos de perfil, que nos divisemos en la lejanía, o que nos encontremos con otras versiones posibles de nosotros mismos.

Es esa independencia de la realidad, ese desapego, esa distancia, la que consigue que haya tanta verdad revelada en la ficción, como mentiras ocultas en la realidad


Comentarios

  1. Parece interesante. Veo que no es el tipo de literatura que más sueles leer y, sin embargo, se ve que te ha gustado. salirse de la zona de confort suele dar sorpresas inesperadas, aunque cueste en principio. Tomo nota de la novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A ver, señorita ¿Quiere usted dejar de poner fotos tan bonitas y evocadoras en sus reseñas? Me embobo y me olvido de leer...😅😅😅
    Pero siempre consigues atraer de nuevo mi interés ¿Sabes que mi hermana tocaba el violín? También pintaba, y aunque era abogada su talento artístico era innato. Yo nunca aprendí ni a tocar la flauta en el cole, y mis dibujos...que la psicomotricidad fina no es lo mío.
    Me lo llevo entre mis brazos, apoyado en mi pecho, me ha traído tantas sensaciones bonitas que no puedo irme sin él.

    Besitos 💋💋💋

    Pd. Me encanta Mahler 🥰🥰🥰

    ResponderEliminar
  3. Hola Undine, es toda una sorpresa ver un libro de estas características por tu blog. Me ha llamado la atención lo del techno-thiller, al principio, y no me preguntes por qué, pensé que se refería a thillers relacionados con la música, jeje... Ay madre, que mal estoy...
    Me alegro de que te haya gustado y sorprendido voy a cotillear la novela.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Undine, una sorpresa ver una novela tan diferente en tu Blog por eso he leído más atentamente si cabe tu reseña de este mércoles. Si conocía los tecnothriller, al menos novelas encuadradas en ese género, aunque el término en sí no me sonaba. No es una novela que en este momento me llame, pero desde luego no la descarto, porque como siempre, con tu estupenda reseña, has despertado mi curiosidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es una novela que engancha y que te deja con sabor a más. Buena prosa, de fácil lectura y muy amena.
    Ojalá siga por este camino

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Me ha sorprendido leer ésta reseña en tu blog pero lo que importa es que has disfrutado de la lectura y así nos lo trasmites con tus palabras. Pese a que el thriller sí es un género que me gusta y con el que disfruto, en esta ocasión, me echa para atrás la mezcla con la ciencia ficción de la que no soy nada aficionada por lo que no me animo con este libro.
    Un saludo y gracias, como siempre, por tus reseñas.

    ResponderEliminar
  7. Holaa!! wow, sin duda suena de lo más interesante y todo lo que nos cuentas me ha llamado mucho la atención, así que sin duda me lo llevo apuntadísimo. Gracias por tu increíble reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  8. Toda una sorpresa ver este tipo de lectura por tu blog. Se nota que la has disfrutado mucho y desde luego me has dejado con muchas ganas de leerla. Lo malo es la lista de pendientes, pero si se cruza, seguro que cae.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Undine!
    No he leído nada de Daniel Portillo y tengo ganas de tener una primera impresión. Además tú reseña me ha encantado. ¡Gracias por la recomendación!
    Saluditos


    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! No me he animado nunca con un tecno-thriller y me han sorprendido algunas de las cosas que comentas de él. No estoy muy convencida de que sea de mi estilo así que no creo que lo lea pero me ha gustado conocerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  11. Me ha llamado la atención ver esta lectura en tu espacio pero si la has disfrutado, mejor que mejor. A mí, con lo de tecno-thriller, me has dejado sorprendida. Desconocía totalmente el término pero, tras tu explicación, queda muy claro a qué se refiere. El libro parece interesante. Pero yo ahora mismo ando con el tiempo tan justo, tan justo, que apenas leo más que tres o cuatro capítulos al día, y de novelas que sean muy adictivas y dinámicas. Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola! No suena nada mal y sabiendo tus gustos y ver que lo has disfrutado no descarto si eso, animarme. Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo tb tengo q salir de mi zona de confort q menuda panzada de género negro llevo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES EN LECTURAS DE UNDINE

RESEÑA: ANA DE LAS CINCO VILLAS, ARNOLD BENNETT

RESEÑA: EL INOCENTE, GABRIELE D'ANNUNZIO

RESEÑA: UNA CIERTA SONRISA, FRANÇOIS SAGAN

RETO SUPERADO. VI EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS, DE UN LECTOR INDISCRETO

RESEÑA: EL JUNCO REBELDE, NINA BERBÉROVA