RESEÑA: GRAN HOTEL BABYLON, ARNOLD BENNETT

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Editorial: Verbum

Traductora: Maritza Izquierdo

Nº Páginas.: 220

Dimensiones:140 × 195 mm

Formato: Digital, Papel

P.V.P.: 8 €/ 18,95


Sinopsis de la Editorial:

Un multimillonario estadounidense, junto a su caprichosa pero sagaz hija, Nella, recalan en Londres, en el mejor hotel de la ciudad y por extensión del mundo civilizado, el Gran Hotel Babylon. Por un capricho azaroso, se convierten en los dueños del hotel y comienza la aventura de sus vidas, gracias a un director que se jubila anticipadamente, a un personal de servicio variopinto y algo deshonesto, a un príncipe empobrecido de la realeza que desaparece misteriosamente y al que han de ir a buscar.


Propuesta musical para este libro



Las dos piezas recogidas bajo el título Dream Children, Op 43, fueron compuestas por Edward Elgar en 1902, año en que la carrera del compositor inglés estaba llegando a su cima. Están consideradas como un rara avis dentro de la producción de su autor, porque no le fueron encargadas por nadie, como era usual en su trabajo. Se trata de dos obras muy breves, que parecen formar parte de una sinfonía, aunque no son movimientos sinfónicos completos. Como quiera que sea, Ernest Newman -(1868-1959), crítico musical y musicólogo inglés-, los describió como un par de delicados pastelillos escritos para una pequeña orquesta, inspirados en Ensayos de Elia de Charles Lamb, para entretener a los niños con los cuentos de la abuela; algo así como una ensoñación. 

Mi elección de esta obra para la reseña de hoy se basa en el año de su estreno , ya que coincide en el tiempo con la publicación de Gran Hotel Babylon de Arnold Bennett. El concierto fue escuchado por vez primera en el Queen's Hall el 4 de septiembre de 1902, bajo la dirección de Arthur W Payne.


Lo que Undine opina del libro


<Es rey quien nada teme, es rey quien nada desea; y todos podemos darnos ese reino.> Séneca


El pasado mes de junio, tras la presentación en Madrid de Anna de las Cinco Villas (1902), prometí a mis lectores que iría reseñando poco a poco las novelas de Arnold Bennett que hubieran sido traducidas al español. Lo lógico hubiera sido empezar por Un hombre del Norte (1998), la primera que publicó en su importante carrera como escritor. Sin embargo, me pareció mucho más interesante comenzar por Gran Hotel Babylon, texto que publicó el mismo año que vio la luz el título con el que inició su famoso y prestigioso ciclo ubicado en The Potteries, la tierra alfarera que vio nacer al autor. Y digo interesante, porque la comparativa entre estas dos novelas nos ofrece un aspecto importante del estilo narrativo de Bennett, que se refiere al amplio espectro de géneros que abarca su dilatada obra literaria. 

Edición española publicada por dÉpoca 

Quienes hayan leído a cerca de Arnold Bennett conocerán que este escritor no sólo se dedicó a la novela realista, donde ubicamos Anna de las Cinco Villas👈, y casi todas la obras de su serie más célebre, sino que también fue un gran ensayista, un columnista carismático de consejos femeninos y reseñas literarias, autor también de exitosos libros de autoayuda y bestsellers, así como dramaturgo en ocasiones, consiguiendo con todo ello convertirse en un superventas, triunfando en Hollywood y Nueva York. Estos bestsellers, que le hicieron millonario, eran de muy diverso tipo, a veces eran novelitas de tono romántico, otras eran tipo folletín, pero las que más alegrías le aportaron fueron sus narraciones de misterio y aventuras, a las Bennett aludía con el subtítulo de “una fantasía sobre temas modernos”, que llevan adherida una gran carga satírica. A éste último grupo pertenece Gran Hotel Babylon, el libro que nos ocupa hoy, y que fue el título que más dinero le aportó a lo largo de su carrera.

Edición en inglés (F.: Wikipedia)

Gran Hotel Babylon narra la historia de Theodore Racksole, un millonario estadounidense que está pasando sus vacaciones en Londres junto a su hija, la consentida y bellísima Nella. Como lugar de refugio han elegido el Gran Hotel Babylon, la residencia más exclusiva y lujosa que se haya podido imaginar. Liderada por el más audaz de los empresarios, el señor Babylon, entre la plantilla a su cargo existe cierto esnobismo que molesta e incomoda al multimillonario, algo que éste no está dispuesto a consentir. Y así, por cuestión de costumbre y honor, Mr Racksole pasa a ser dueño del hotel, tras una breve charla y transacción con el anterior dueño. El norteamericano nada sabe del negocio hostelero, pero como es un hombre concienzudo y exitoso, todo parece marchar como la seda. Pero la desaparición de un un príncipe alemán, cliente del hotel, amenaza con crear un incidente internacional y hundir con ello al prestigioso Gran Hotel Babylon. ¿Serán capaces Mr Racksole y su hija de frenar esa crisis de altos vuelos?

Revista en la que publicó la novela por entregas
Fuente: philsp-com

Gran Hotel Babylon es una divertidísima novela, glamurosa y emocionante, que fue publicada por vez primera de manera seriada en la revista semanal Golden Penny, con el título original de The Grand Babylon Hotel, A fantasia on modern themes, durante el año 1901. Debido a su éxito, la historia sería publicada en forma de novela un año más tarde por la editorial londinense Chatto & Windus y, en 1903, gracias a la inmensa popularidad que cosechó, tanto los editores norteamericanos como los canadienses quisieron que la novela cruzara el Atlántico

Tan orgulloso se sentía Arnold Bennett de su libro, que en una entrada de su diario anotó que este título era lo mejor que se había escrito del género desde que apareciera en 1886 The Mystery of Hansom Cab de Fergus Hume (traducido en España como El misterio del carruaje por la editorial dÉpoca), la primera novela de la historia en alcanzar la categoría de bestseller. Como quiera que sea, Gran Hotel Babylon ha visto desde su primera aparición muchísimas reediciones que se han agotado siempre, incluso en nuestros días, cosa que no resulta extraña, porque su lectura resulta francamente apasionante.

Parte del triunfo de esta historia debemos atribuirlo, desde mi punto de vista, al jocoso principio argumental de la novela, que no voy a desvelar. Por otro lado, Bennett utilizó el reiterativo motivo, tan utilizado por el gran Henry James en sus obras, del multimillonario norteamericano que viaja a Europa y compra medio continente al peso, aprovechando, ya de paso, para lucir a su hija casadera, en busca de lo único que le falta, el reconocimiento social. No obstante, Arnold Bennett, genio y figura donde los haya, quiso imprimir al tema un carácter diferente. En lugar de escribir una sesuda crítica social, como venía haciendo James en su producción, plantea una agudísima y enredada trama de carácter jocoso y mordaz, que en el fondo cumple el mismo cometido, porque con su historia pone en jaque a toda la élite social de aquella época: las casas reales centroeuropeas, el centro financiero de la City y los banqueros, el nuevo dinero norteamericano, los gobiernos de naciones balcánicas conflictivas, y los acólitos de todos estos sujetos y organismos, que esperan sacar tajada de los intereses que están en juego. Nadie escapa al escrutinio del escritor. Eso sí, lo hace con tanta gracia y desparpajo, que la trama cobra importancia sobre la crítica intención, aportándole una engañosa y chispeante frivolidad. 

No es extraño encontrar este recurso en los libros de Arnold Bennett, ya que una de sus máximas era captar la atención de todos los sectores de la población, utilizando para ello las herramientas que hicieran falta. Al público menos ilustrado le ofrecía historias atractivas con los que entretenerlos, mientras abría para ellos la puerta al mundo que escapaba a sus posibilidades socioculturales; ante la élite intelectual ponía esos mismos asuntos de tal forma que estimulara su ingenio. Su última intención era crear un nexo de unión con sus libros para englobar en ellos los intereses de los diferentes estratos de la sociedad, si además con ello ganaba dinero, mejor que mejor. Nunca negó su amor por el lujo y la comodidad que éste le proporcionaba.

Vista del Savoy desde Victoria Embankment Gardens (1904)
Fuente: blog.bridgemanimages.com
 Photo © City of Westminster Archive Centre 

Y, al hilo de esto, a esta alturas muchos de mis lectores conocerán que Bennett fue homenajeado por el hotel Savoy -centro londinense de la sofisticación y el boato más exclusivo de finales del siglo XIX y de las primeras décadas del XX-, dedicándole un exquisito plato (tortilla Arnold Bennett), dentro de su refinada carta para gourmets, que elaboró su cotizado chef. El carismático escritor fue así agasajado, no sólo porque le gustaba alojarse en el famoso hotel, sino porque ubicó allí dos de sus novelas, Imperial Palace (1930) y, por supuesto, la novela sobre la que estoy escribiendo hoy.

Este es otro de los puntos interesantes de Gran Hotel Babylon, la recreación de lo que era el Savoy en el cambio de siglo, momento glorioso del estilo decorativo y arquitectónico Art nouveau. Como gran observador de lo cotidiano, Bennett supo plasmar en su historia el glamour de sus aristocráticos huéspedes, el lujo de sus sofisticadas instalaciones, la pericia e inteligencia de su gerente César Ritz, representado en la novela como el francés Monsieur Babylon, y plasmó el prestigio de su famoso chef Georges Auguste Escoffier -a quien se debe el famoso postre Pêche Melba, dedicado a la cantante australiana de ópera Nellie Melba (1861-1931)-, que es caricaturizado cómicamente como Rocco, cocinero italiano de fama mundial. Eso sí, las identidades y personalidades están camufladas en la historia. El autor no podría haber encontrado un escenario mejor para planificar esta delirante e intrincada trama, donde están involucradas la crema y nata de la sociedad internacional de aquellos tiempos, cociéndose allí matrimonios acordados, traiciones e intereses políticos, al ritmo de un animoso vals.

Chef Georges Auguste Escoffier
 (Wikipedia)

Otro de los aspectos que más me han gustado de Gran Hotel Babylon, es la gran capacidad que demuestra el autor para recrear las diferentes atmósferas. Como aficionado a la navegación, a los viajes de placer y a las artes decorativas, Bennett dibuja con sublime precisión todas las escenas que hablan de estos temas, logrando con ello una ambientación espectacular, y con ello, consigue que el lector visualice todo con precisión cinematográfica. Y así, tanto los escenarios de Londres como los de Ostende o los que transcurren en Támesis o en el mar, se disfruten como una aventura. La acción no deja espacio al aburrimiento.


Enrique de Battenberg (Wikipediaa)
Por otro lado, a la hora de diseñar a sus personajes, Bennett se perfila como un gran caricaturista. No hace falta recalcar que sus protagonistas, Mr Racksole y Nella, ofrecen la consabida imagen del norteamericano millonario y su cotizada hija, también los secundarios cobran importancia de primera entre sus manos. Cabe destacar a Jules, el camarero jefe del hotel, un individuo esnob e inteligente, que esconde tras su imagen mucho más de lo que enseña, o al príncipe Eugen de Posen, galán de la novela y alter ego de los vástagos herederos de las muchas monarquías que poblaban Centroeuropa en aquellos tiempos; yo he visto en este personaje la posible imagen de Enrique de Battenberg (1858-1896), consorte de Beatriz del Reino unido, hija menor de la la reina Victoria, pero mis lectores seguro que podrían identificarlo con alguna otra personalidad del momento. Así de perspicaz y pícaro era Arnold Bennet en su narrativa. Ni que decir tiene que por la novela aparecen otros personajes igual o más interesantes, pero con menos líneas en los pasajes del texto. Sin ir más lejos, el Sr. Sampson Levi, banquero adinerado de la City y prestamista de la realeza europea a tiempo parcial, de su aparición en esta historia podemos observar la opinión que se tenía a comienzos del siglo XX del pueblo judio. ¿Verdad que los ingredientes resultan sabrosos?

Poco más me resta comentar de Gran Hotel Babylon, tan sólo reiterar mi entusiasmo por su autor y por esta delirante, simpática e inteligente historia que ideó, en la que el misterio, el romance, el humor y la emoción se confabulan para ofrecer una parodia de un tiempo que Arnold Bennett quiso y supo plasmar, al que le quedaba poco tiempo de existencia, ya que la la Gran Guerra estaba por llegar.


<Creo que no se puede ser hombre, y mucho menos artista, sin tener una conciencia política. El arte es política.> Luchino Visconti



Undine von Reinecke ♪


El autor por la Editorial

Fuente: Editorial Verbum

Arnold Bennett, bautizado como Enoch Arnold Bennett (Hanley, actual Stoke-on-Trent; el 27 de mayo de 1867 – Londres; el 27 de marzo de 1931), fue uno de los novelistas británicos más populares de su época.  Hijo mayor de un metodista practicante, estricto pero cultivado, estudió en la universidad de Londres y se desempeñó como administrativo en la misma ciudad. En 1893 fue nombrado segundo editor de la revista Woman, y en 1896 editor jefe, además de colaborar en Academy. En 1900 abandonó también la actividad periodística y se dedicó por entero a la literatura propiamente dicha. Desde este año hasta 1908 vivió en Francia, donde se casó con una francesa e inició su tan abundante como desigual obra de narrador, a la que Bennett consagró toda su existencia. El primer texto que llamó la atención de la crítica fue Ana de las cinco ciudades (1902), que describe el ambiente pobre de su Staffordshire, uno de los temas centrales del escritor. La copiosa producción de Bennett abarca géneros que, como el sensacional y el humorístico, están destinados a lograr más fácilmente el favor del público, aun cuando no siempre se trata de libros carentes de mérito artístico; ejemplos de ello son: The Grand Babylon Hotel (1902), Sacred and Profane Love (1905), Buried Alive (1908), The Card (1911), The Regent (1913), The Lion’s Share (1916) y The Pretty Lady (1918). Bennett adaptó algunas de sus producciones al teatro, y escribió también numerosas comedias. En la última etapa de su vida se sintió hostigado por la aparición de los innovadores modernistas (J. Joyce, V. Wolf, T.S. Eliot), a los que consideraba oscurantistas destructores de los géneros clásicos.


 

Comentarios

  1. Estos libros me encantan así que sin dudarlo me llevo este título. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Esther.
      Estoy segura que esta historia te divertirá. Estoy deseando conocer tu opinión.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Querida Undine:
    Me encantan los hoteles. Creo que son lugares donde pueden ocurrir muchas cosas porque todos están fuera de ese lugar seguro llamado hogar.
    Y los de antes tenían un encanto extra especial.
    Después de mi estreno con Bennett con Anna sabía que volvería pero aún no había decidido con cuál. Me has ganado con este.
    Creo que este señor y yo nos hubiéramos llevado bien. Me gustan las ideas que tenía sobre el dinero y la comodidad.
    Besitos y ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah.
      No sabes lo divertido y agudo que es Bennett en sus novelas de carácter satírico. Si te gustó en Anna por la profundidad de su narrativa y mensaje, con Gran Hotel Babylon te lo pasarás pipa con los dobleces e insinuaciones. Los personajes son buenísimos y la historia fluye sola.
      Sobre las historias planteadas en hoteles, es cierto que guardan un interés muy especial. A mí también me fascinan.

      Un abrazo y mil gracias por acompañarme en la reseña!!

      Eliminar
  3. Vamos que según Benett su novela es el segundo best seller de la historia. Me encanta que carezca de falsas modestias. Si lo pensaba es bueno que lo dijera. Hacer una crítica del viejo mundo desde la óptica de un estadounidense, como hacía Henrry James, pero haciéndolo con humor, es un contraste interesante que no me quiero perder.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa.
      No es sorprendente leer ese tipo de declaraciones de Arnold Bennett, este hombre era así, directo y sin dobleces. A causa de ello tuvo problemas con otros autores.
      Por otro lado, es muy divertido como utiliza el motivo tan usado de Henry James. Bennett le da un carácter tan frívolo y divertido que lo disfruté un montón. Espero que tú lo puedas hacer también.

      Un besote y mil gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  4. Buenas tardes Undine!. De este autor me llama muchísimo Ana de las Cinco Villas que tengo apuntada, esta del hotel Babylon también me apetece... Es que veo un clásico desconocido y me hacen los ojos chiribitas. Me la llevo apuntada. Estupenda reseña!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar.

      Anna de las Cinco Villas en una novela maravillosa, no lo puedo negar, todo lo contrario. Sin embargo. Gran Hotel Babylon es también fascinante. No tiene la misma importancia que la otra, pero se lee de manera tan ágil y divertida, que no creo que te pueda defraudar. Ya me contarás.

      Un abrazo y muchas gracias por visitarme!!

      Eliminar
  5. Pero qué buena pinta tiene. Tomo nota, que este título no lo conocía.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari.
      Tengo tan claro que esta novela te puede fascinar, que no dudo en recomendártela encarecidamente. Si finalmente la lees, no dejes de comentarme tus impresiones.

      Un abrazo y mil gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. Me encanta todo lo que cuentas de esta pequeña joya, que me voy a buscar de cabeza. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío.
      Estoy segurísima de que esta historia te encantará. Ya me dirás que impresiones te causa.
      Un abrazo y mil gracias por pasar a comentar!!

      Eliminar
  7. ¡Hola! Pues me quedo ahora con la curiosidad sobre ese principio argumental. La verdad es que se ve una lectura interesante y la anoto. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya.
      Puedo asegurarte que el principio argumental con el que arranca la historia te sacará una sonrisa. Por otro lado, el romance que subyace en esta novela seguro te gustará, aunque no es lo más importante del libro.

      Un abrazo y mil gracias por la visita!!

      Eliminar
  8. Holaa!! pues este es otro libro más que ha picado mi curiosidad y que sin duda me parece de lo más interesante, así que también me lo llevo apuntado jaja gracias por tu increíble reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, BookLover. Me alegra que te interese el libro porque es fantástico. Espero que lo disfrutes un montón.

      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. Querida Undine, ahora mismo estoy por la mitad de Anna de las Cinco Villas, ya sabes que me leí Enterrado en vida y aunque al principio no era lo que esperaba me acabó gustando mucho. Pues ale, te cuento que antes de terminar de leer tu reseña me acabo de hacer con el ebook de esta novela. Con esto te lo digo todo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris. No sabes la alegría que me da leerte. Que tengamos las dos afición por la narrativa de Bennett me hace muy feliz. Ojalá podamos transmitírsela a mucha gente.

      Un abrazo grande y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. ¡Hola Undine!
    Grand Hotel Babylon es mi tipo de historia y estoy deseando leerla. Me encantó la reseña, la verdad desconocía este libro, definitivamente lo anoto para mi TBR. ¡Gracias por compartir la información del autor y los detalles del libro!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yessykan.

      Me alegra que te haya interesado el libro y que la reseña te gustara. Espero que si finalmente lo lees, te conviertas en fiel seguidora de Arnold Bennett, al igual que yo.

      Un abrazo, y gracias por la visita!!

      Eliminar
  11. Se ve genial este libro 😯 gracias por la reseña 🖤

    Un beso desde Plegarias en la Noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti, Tiffany, por visitar lecturas de Undine y dejar tu opinión!

      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES EN LECTURAS DE UNDINE

RESEÑA: ANA DE LAS CINCO VILLAS, ARNOLD BENNETT

RESEÑA: UNA CIERTA SONRISA, FRANÇOIS SAGAN

RESEÑA: EL INOCENTE, GABRIELE D'ANNUNZIO

RETO SUPERADO. VI EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS, DE UN LECTOR INDISCRETO

RESEÑA: EL JUNCO REBELDE, NINA BERBÉROVA