miércoles, 14 de octubre de 2020

RESEÑA: "LA HIJA DEL TIEMPO", JOSEPHINE TEY

 



Ficha Técnica:

Editorial: Hoja de Lata

Traducción: Efrén del Valle

Precio sin IVA: 21,06 €

PVP: 21,90 €

Páginas: 260

EAN: 978-84-16537-63-1  | IBIC: FA

 

Sinopsis de la Editorial:

Postrado en una cama de hospital, el inspector Alan Grant, de Scotland Yard, se aburre mortalmente. Ni las anémonas de la señora Tinker, su ama de llaves, ni el ruibarbo estofado de la enfermera Darroll logran levantarle el ánimo. Pero un día llega su amiga, la actriz Marta Hallard, con una vieja postal de Ricardo III de Inglaterra en el bolso, y Grant queda fascinado por su enigmático rostro. Ese no es el rostro de un monstruo jorobado, ni de un supuesto asesino de niños, tal como han contado siempre los libros de historia. A partir de entonces, y con la ayuda del joven y enamoradizo Brent Carradine, investigador en ciernes del Museo Británico, Grant se zambulle con entusiasmo en la verde y salvaje Inglaterra de la guerra de las Dos Rosas, en pleno siglo XV, para tratar de desentrañar uno de los misterios más oscuros de la monarquía británica: ¿mató realmente Ricardo III a sus sobrinos, los Príncipes de la Torre, para hacerse con el trono? ¿Quién, si no? 

 

Recomendación musical para este libro:



Magnificat: by Walter Lambe (1450-1504)


 

Lo que Undine piensa del libro:

 

<Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.> Jean Paul Sartre

 

Cuando escuchamos nombrar a Ricardo III invariablemente lo asociamos con el Bardo. No en vano, Shakespeare dedicó a este personaje histórico la obra que completaba su primera tetralogía centrada en la historia de Inglaterra, bajo el título de The Life and Death of King Richard III. En ella trataba la desintegración de la estabilidad política del país a la muerte de Enrique V. Consagraba este último drama de la saga a la figura del rey que fue el último representante de la casa de York tras la guerra de las Dos Rosas. Una guerra civil que enfrentó a las dos ramas de la Casa  Plantagenet: los Landcaster y los York. Esta contienda pondría fin a la era medieval en tierras británicas con la desaparición de los Plantagenet  y recibiría el Renacimiento con una nueva familia regia en el trono, los Tudor.

Ricardo III (retrato 1520)
Fuente: Wikipedia

En esta obra de teatro, el Cisne de Avon representaba a Ricardo III como un monarca sanguinario y sin escrúpulos. Un hombre de aspecto deforme y agresiva personalidad, a quien ni siquiera le frenaban los lazos familiares para cometer asesinatos con tal de conseguir el poder y reinar sobre Inglaterra. Lo acusaba como el culpable de la desaparición y posterior muerte de sus sobrinos, los hijos de su hermano Eduardo IV, su predecesor en el trono. Pero Shakespeare no fue contemporáneo del presunto rey homicida. El bardo tomó los datos históricos del referente más prestigioso de su época, las Crónicas de Holinshed (1577), una obra elaborada  en plena época Tudor en la cual ensalzar a la casa reinante era tan obligado como denigrar y envilecer a sus enemigos. Por eso, tanto la veracidad de la historia en la que basa el drama Shakespeare, como los documentos históricos escritos en ese momento son cuanto menos cuestionables. A día de hoy, la desaparición de los infantes y herederos de la Casa de York sigue siendo un misterio. Nadie puede confirmar o desmentir con absoluta certeza qué ocurrió con los hijos de Eduardo IV, ni si Ricardo III fue realmente el ser vil y bárbaro que llevaba a Inglaterra al desastre. Es más, otros documentos históricos encontrados que datan de tiempos de Ricardo III contradicen esta imagen y  le tachan de buen estadista y hombre justo con su familia. Esta paradoja histórica es la que utiliza Josephine Tey para plantear el misterio que se esconde tras La hija del tiempo, el título del que quiero hablaros hoy. La novela comienza así:

 

<Grant yacía en su cama alta de color blanco contemplando el techo. Lo miraba con aversión. Se sabía de memoria hasta la más ínfima grieta de aquella limpia superficie. Había trazado mapas del techo y los había explorado: ríos, islas y continentes. Había jugado a las adivinanzas y hallado objetos ocultos: rostros, pájaros y peces. Había realizado cálculos matemáticos y redescubierto su infancia: teoremas, ángulos y triángulos. Prácticamente no había otra cosa que hacer más que observarlo. Lo odiaba.>

 

El famoso inspector de Scotland Yard Alan Grant está postrado en una cama de hospital recuperándose de un accidente. Su gran prestigio profesional y el carisma que acompaña a su persona le han hecho merecedor de múltiples regalos y libros, que le han hecho llegar sus admiradores y amigos con la intención de amenizar su convalecencia, y hacerle más cortas las horas en el hospital. Pero él, hombre de acción donde los haya, no puede soportar más tiempo tumbado en la cama sin hacer algo verdaderamente provechoso. Leer bestsellers o revistas de famosos nunca ha sido una opción para él. Pese a que está muy bien atendido por dos enfermeras que le consienten todos los caprichos mientras cuidan de él, el tedio ha conseguido que su buen humor desaparezca. Ni las visitas de sus amigos con las últimas novedades en sociedad, o las de sus compañeros de profesión con el informe de los casos en curso son capaces de sacarle media sonrisa.

Su gran amiga Marta Hallard, estrella de los escenarios y pareja en sociedad del inspector, se queda preocupada tras su última visita por el estado anímico de su querido Alan. Y decide encontrar la manera de tenerlo entretenido hasta que le den el alta hospitalaria. Para ello recurre a una de las grandes pasiones del inspector: el estudio del rostro humano. Una afición para la que ha demostrado gran habilidad aplicando sus dotes de observación, y que le ha sido muy útil en su carrera profesional. Son muchos los criminales que ha cazado empleando sus métodos deductivos de análisis del rostro. Por eso, la actriz pide ayuda a un amigo del museo Victoria & Albert para que le consiga litografías históricas en las que aparezcan los retratos de diferentes personajes. El regalo consigue captar la atención de Grant, que inmediatamente se pone a la tarea de analizar a los sujetos. Pero de entre todos los grabados que Marta le ha llevado, uno en concreto capta su interés. Se trata del retrato de un hombre que parece  mirar al infinito, cuyo rostro enigmático el pintor se esforzó por plasmar con exactitud sin verdadero éxito. Una imagen que guardaba tras sus líneas muchos enigmas sin resolver. ¿A quién podría pertenecer ese rostro que denota síntomas de dolor, pesadumbre, gran carga de responsabilidad e incluso aprensión? Un estadista, un juez o quizá un gran guerrero. Cuando nuestro protagonista da la vuelta a la lámina y comprueba el nombre a quien corresponde esa cara se queda fuertemente sorprendido, porque el hombre que él ha identificado en su estudio preliminar del rostro no tiene nada que ver con el homicida a quien pertenece. Se trata del rey Ricardo III, un monarca bárbaro, lisiado y sanguinario que ha pasado a la historia como uno de los infanticidas más odiados.


Muy contrariado con su lectura equivocada del retrato, el inspector Grant pregunta a todos los que pasan por su habitación del hospital su opinión sobre ese rostro que ocupa sus pensamientos: médicos, policías, enfermeras y amigos, todo son inquiridos al respecto. Pero ninguno de los interrogados es capaz de identificarlo como un asesino, cada uno de ellos saca un perfil psicológico diferente de esa imagen, que no tiene nada que ver con lo que dicen los libros de historia sobre el monarca asesino. Todo ello resulta tan interesante y sugerente para Grant, que decide dedicar sus energías y tiempo de convalecencia a interesarse por la figura de Ricardo III. Pide al personal sanitario y a sus conocidos que le consigan todo el material histórico disponible que encuentren sobre la figura del monarca. Y cuando termina de analizar la bibliografía de que dispone,  las dudas y sospecha sobre la mala praxis que sufrió la persona del rey en la historia le llevan a ampliar sus investigaciones llevándolas al terreno profesional y planteándolas bajo las normas que rigen sus investigaciones policiacas. Para ello contará con la ayuda de Brent Carradine, un conocido de Marta Hallard que es investigador del Museo Británico. Él será la herramienta de la que se ayude Grant en el exterior para consultar todas las fuentes de información necesarias para restaurar la figura de Ricardo III, al que cree víctima de sus enemigos y de la historia.

La hija del tiempo (1951) es un original y apasionante título a medio camino entre la novela policiaca y la investigación intelectual. Está protagonizada por el carismático detective de Scotland Yard Alan Grant, el más famoso personaje de los creados por la escritora escocesa Josephine Tey. Un héroe del género policiaco que conocimos con anterioridad en España gracias a la novela Un chelín para velas, editado por Hoja de lata en 2019. En esta ocasión, la escritora da una vuelta de tuerca en el estilo de sus novelas: saca de las calles a su detective, le pone a investigar sucesos acontecidos cinco siglos antes, y le hace aplicar sus personales métodos deductivos más allá de las evidencias materiales y forenses desaparecidas en el tiempo.  A través de su protagonista, la autora explora el campo intelectual en una búsqueda arqueológica de textos históricos, dando muestras de una gran osadía y maestría narrativa.

Josephine Tey construye una impresionante hipótesis de conjuras e infamias contra la figura de Ricardo III, que pudieron enturbiar su imagen para la historia, amparándose en hechos registrados en tiempos del monarca y posteriormente; algunos de ellos firmados por personajes de renombre como el cardenal John Morton o el humanista Thomas More (Tomás Moro en nuestro idioma), lord canciller de Enrique VIII. La escritora intenta desacreditar los textos basándose en los acontecimientos políticos del momento y en los intereses personales de los enemigos de toda índole del monarca. Intenta restaurar su figura como personaje histórico y ser humano. Tey consigue desmontar y montar la historia que ha llegado hasta nuestros días con gran habilidad intelectual y estilística, poniendo en duda el género histórico y su veracidad.


< -Al menos ya sé de dónde sacó el respetado Tomás Moro su biografía de Ricardo.

-¿Ah, sí? ¿De dónde?

- De un tal Juan Morton.

- No he oído hablar de él en mi vida.

- Ni yo, pero porque somos unos ignorantes.

- ¿Quién era?

- Fue arzobispo de Canterbury durante el reinado de Enrique VII, y el peor enemigo de Ricardo.>


Consigue escribir una novela dinámica y emocionante, con poco diálogo y mucha narración. En mi opinión, el marcado carácter cinematográfico que tiene el ritmo del texto consigue que el lector disfrute de la novela como si de una películas clásica de misterio se tratara. Esto me lleva a compararla, en mi personal lectura del libro, con el film de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta, basada en el relato de 1942, It Had to Be Murder, de Cornell Woolrich, en el que el protagonista resuelve un caso criminal postrado en el sillón de su casa ayudado por sus visitas. Salvando las distancias argumentales, el concepto de investigación en cubículo cerrado y el empleo de los personajes me la han recordado.

Y hablando de los personajes, en La hija del tiempo Josephine Tey emplea algunos de los nombres recurrentes en su serie dedicada al detective Alan Grant. Entre ellos destacan el sargento Williams y la glamurosa actriz Marta Hallard, a quien confiere más influencia en la vida del inspector que en su novela anterior, Un chelín para velas, que mencioné anteriormente. Marta será el detonante para que arranque la trama y servirá además para introducir al coprotagonista de la historia: el investigador del British Museum Brent Carradine, un romántico joven heredero de una acaudalada familia norteamericana, que viaja hasta Londres tras la estela de una guapa aspirante a actriz. El resto de los personajes, principalmente el personal sanitario del hospital y el ama de llaves de Grant, son la comparsa necesaria para que el inspector nos deleite con sus diálogos ingeniosos y jocosos que muestran su  característica y emblemática personalidad para deleite de sus seguidores.


<- Nace demasiada gente en el mundo y se escriben demasiadas palabras. Cada minuto salen millones y millones de ellas de las imprentas. La idea me horroriza.

-Parece usted estreñido - le dijo la canija.>

 

A través de él, Josephine Tey demuestra su gran ingenio y poderío intelectual. Hace gala de un gran sentido del humor, heredado de la flema británica, que en este caso utiliza para hacer una crítica cáustica hacia el mundo editorial al completo, y en especial hacia el género histórico, tan mordaz y directo, que parece tener nombres y apellidos. Incita al lector a dudar de todo lo que se le ofrece en el mercado de los libros y a adoptar una posición crítica y objetiva ante las verdades inmutables de la historia.

En definitiva, La hija del tiempo es un título escrito para entretener y apasionar al lector con su diatriba. Una novela inteligente y fantásticamente bien planteada, que sin esfuerzo alguno rebasa el género policiaco y lo eleva casi al campo del ensayo, dando al lector la oportunidad de aprender y divertirse con la historia como jamás hubiera pensado. Un alarde intelectual por parte de su autora que demuestra un ingenio y libertad de pensamiento muy en consonancia con algunos de los mejores intelectuales de su tiempo.


<Historia es, desde luego exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es lo que sucedió.> Enrique Jardiel Poncela

 


Undine von Reinecke ♪

 

The Chords -Sh-Boom


La autora por la Editorial:

Josephine Tey

(Inverness, 1896-Londres, 1952), es el seudónimo principal de Elizabeth Mackintosh, célebre escritora y dramaturga escocesa. Pese a pertenecer cronológicamente a la llamada Edad de Oro de las novelas británicas de intriga, las narraciones y los personajes de Tey se alejan de los estereotipos que comparten los títulos clásicos de suspense.

 En 1929, su novela The man in the Queue cosechó un éxito notable e introdujo a su personaje más famoso, el inspector Alan Grant, de Scotland Yard, que protagonizaría otras cinco novelas, entre las cuales cabe destacar La hija del tiempo (1951; RBA, 2012) y Un chelín para velas (1936; Hoja de Lata, 2019). Al margen de la serie de Alan Grant, otras de sus obras más celebradas son La señorita Pym dispone (1946; Hoja de Lata, 2015), El caso de Betty Kane (1948; Hoja de Lata, 2017) y Patrick ha vuelto. Todas ellas ponen de manifiesto la gran capacidad de análisis psicológico de la autora y su propensión por las tramas abiertas de final sorprendente.

 A su muerte, Josephine Tey legó toda su obra a la National Trust for Scotland.

 


Fuentes de información:

https://annajorbaricartblog.blogspot.com/2012/06/la-musica-inglesa-29.html

https://www.uv.es/fores/contrastes/doce/critica_ezpeleta.html



 


38 comentarios:

  1. Me encanta este título de Josephine Tey, junto con "Patrick ha vuelto" es de mis novelas preferidas de la autora. Lo leí hace unos años y me apetece volverlo a leer ahora que Hoja de Lata ha sacado está edición tan estupenda. Tienes razón en lo que comentas al principio sobre la evocación shakesperiana de Richardo III: siempre que veo su nombre me viene a la cabeza "¡Mi reino por un caballo!" :-))) Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      A mí también me gusta muchísimo Josephine Tey. Sus novelas me parecen muy particulares, alejadas de la norma imperante en su tiempo para su género. Y coincido también contigo en la predilección por La hija del tiempo. Creo que este título es soberbio.
      En cuanto a Shakespeare, ¡cuantísimo nos han influido sin darnos cuenta sus dramas: "Ser ono ser, he ahí la cuestión". :)
      Un abrao grande, preciosa. Y gracias por la visita!!
      Un

      Eliminar
  2. Uy, acabo de caer que es la misma autora de 'La señorita Pym dispone'. Hace bastante tiempo que lo tengo apuntado, así que parece que se le va a unir uno más. Tiene una pinta estupenda, además de que todo lo que tenga que ver con temas históricos me encantan ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Oly:
      La señorita Pym dispone fue la primera novela que leí de Tey, y me encantó. Desde entonces he ido leyendo todo lo que se ha publicado de ella. Pero puedo asegurarte que La hija del tiempo es la novela que más me ha sorprendido y gustado. Su originalidad es inmensa y su desarrollo extraordinario. Eso sí, no es lo que entendemos comunmente como novela policiaca. Yo te la recomiendo muchísimo.
      Un abrazo grande y gracias por la visita!!

      Eliminar
  3. Hola Undine, me encanta este libro. Lo conocí por Mónica hace un par de años y le di, no sé por qué cuatro gatos en vez los cinco merecidos. Lo leí en digital y este año cuando sacó su edición Hoja de lata no tuve más remedio que comprarlo y volver a releerlo. Y me siguió encantando tanto como la primera vez. Me flipó la conclusión a la que llegó y me gustó tanto que la he hecho mía y me indigno cada vez que veo al pobre Ricardo como el malvado de la historia, jeje...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tarde, Nitocris:
      ¡Cuántas injusticias no habrá habido a lo largo de la historia! Lo cierto es que Tey tampoco descubre nada que no dijeran otros antes, pero ella lo plantea con tanta seriedad y de manera tan simple, que es imposible no adherirse a su equipo.
      Por otro lado, me alegra que las dos formemos parte del Josephine team. ¡Qué grande es!
      Un abrazo fuerte, y mil gracias por la visita al blog!!

      Eliminar
  4. Querida Undine:
    Debiste licenciarse en Historia, yo nacer más tarde y así ser mi profe y seguro que ahora sería mucho menos ignorante. Me encanta tu forma de contarlo, lo haces muy interesante y entretenido. Incluso dudo y todo. A pesar de que las investigaciones intelectuales me gustan mucho, esta vez el caso no me llama la atención lo suficiente como para hacer el esfuerzo extra que me suponen estas lecturas.
    Besos y ¡Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima Norah:
      Nunca pensé estudiar hiistoria, aunque como asignatura me gustaba; especialmente la historia del arte. Que sepas que el mérito de la explicación es de Josephine Tey. Creo que jamás he leído sobre el tema inglés de la guerra de las Dos Rosas con tanta clarividencia. La escritora lo cuenta fantásticamente bien a través de su detective. Por eso, aunque el caso no te interese mucho, si te cruzas con el libro no dudes en leerlo. Es una novela que comienzas a leerla y no quieres parar. Te doy mi palabra.
      Por otro lado, te agradezco muchísimo el cariño con el que tratas la reseña. Sé que eres exigente y para mí es un halago.
      Un abrazo muy fuerte y felices lecturas!!

      Eliminar
  5. Hola Undine!. La hija del tiempo fue el primer libro que lei de Josephine Tey y no se si es por eso que se convirtió en mi favorito, me parece buenísimo y lo disfruté un montón. Lo leí en otra editorial que no era hoja de lata y estoy planteándome comprarlo ahora está nueva edición. Tu reseña es estupenda, dan ganas de correr a por él. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mar:
      No creo que La hija del tiempo sea tu Tey favorito por ser la primero. En mi opinión es el mejor de los títulos traducidos de ella. Si te planteas comprarlo en esta edición, yo no puedo más que animarte a hacerlo, porque es fantástica. Tiene el árbol genealógico de los Plantagenet y además un quién es quién al finalizar la novela. Todo para que el lector no se pierda y le quede clarísimo de quién se habla en cada momento y qué hizo en la historia.
      Un abrazo y mil gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. Ayer justo, escuchaba un podcast que se llama Sin algoritmo, y me acordaba de ti, porque recomendaban un libro que tu has reseñado hace muy poco y que me estoy leyendo, El mundo según Mark, y justo también hablaban de este. Tienes que escuchar ese post, estoy segura de que te va a encantar. Te pongo aquí el enlace: https://courbettmagazine.com/podcast-sin-algoritmo-episodio-9/
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      Leí el post de Sin algoritmo y vi las novelas que recomendaban. Echaré un vistazo mejor al sitio. Mil gracias por dármelo a conocer.
      Espero que El mundo según Mark te esté gustando. Ya me dirás.
      Un abrazo fuerte y mil gracias otra vez!!

      Eliminar
  7. Hola,
    pues hoy no te voy a leer; tengo el libro esperando en la estantería y quiero ir lo más virgen posible. Cuando lo lea, volveré.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima:
      ¡Qué ganas de conocer tu opinión sobre La hija del tiempo! Deseando que vuelvas y comentes, o que la reseñes.
      Un abrazo grande y mil gracias por la visita!!

      Eliminar
  8. Hola.
    Puede ser una lectura interesante y Ricardo III es un personaje histórico con más sombras que luces. Anoto para buscarlo en la biblioteca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      Sin duda de Ricardo se conoce bien poco. Vivió en una época tan convulsa, que su figura queda solapada por los acontecimientos. Ya verás como Tey te aporta una cierta luz. No sé si certera, pero sí luminosa.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. Ya hemos comentado por privado. Yo me he quedado un poco defraudada, esperaba algo más ligero como el otro que leí de la autora y entre el lío de fechas queme mantuvo media novela medio cabreada y que ciertas cosas ya las sabía por anticipado ya que soy lectora asidua de novela histórica, pues eso, que me he quedado un poco chafada. Tengo en casa UN chelín para velas, a ver si con ese me vuelvo a enamorar de Tey.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Inés:
      ¡Cómo siento que no lo disfrutaras como hubieras querido! A mí me gustó la ironía con la que trató el tema. Creo que no quería más que desmontar el chiringuito de los historiadores. En mi humilde opinión, les pega un repaso tremendo sin proclamarse poseedora de la verdad. Vamos, que lo que verdaderamente afirma es que cualquiera de nosotros podemos reescribir la historia... Yo me lo he pasado bomba leyéndola.
      Por otro lado, este verano me leí Un chelín para velas. Puedo afirmar que no te defraudará, porque es una buena historia y cumple con las premisas del estilo habitual de Josephine Tey.
      Me ha encantado leer más o menos al mismo tiempo la novela y comentarla por privi. :)
      Un beso grande y gracias por todo!!

      Eliminar
  10. Pues a mí me has convencido completamente. Scotland Yard, Ricardo III, investigación policial e intelectual... Tiene todos los mimbres para gustarme
    Gracias por la recomendación
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Laky:
      Sé que te va a gustar. Además Alan Grant es un personaje muy carismático. Su manera de ver el mundo y a sus habitantes siempre me saca una sonrisa. Ya me contarás cuando la leas.
      Un abrazo grande ymuchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  11. Lo leí hace un par de años y coincido contigo. Una novela muy inteligente y entretenida. Una reseña de diez! Y qué buen rollo me ha dejado esa canción de The Chords!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Margari:
      ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Sabía que coincidiríamos en la opinión sobre este título. :
      ¿Sabes por qué elegí SH- Boom como canción final? Muy sencillo, es lo que me trasmitió el final del libro. Para mí, Grant ha vivido como una especie de sueño durante el tiempo en el hospital. Su investigación queda atrás y ahora vuelve a lo suyo...La música y yo. :)
      Un abrazo grande y gracias por pasar a visitarme!!

      Eliminar
  12. Holaa!! suena muy interesante, no es un género que acostumbre leer pero me lo llevo apuntado porque me llamó la atención.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes:
      ¡Qué bien que te haya interesado! Ya me dirás si finalmente lo lees.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  13. Lo tenía por casa y lo leí de casualidad antes de que lo sacara Hoja de Lata. Al igual que a ti me gustó mucho tanto la historia en sí como el personaje principal.
    Ya estoy deseando hacerme con otras novelas de la autora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Si quieres seguir con la obra de Josephine Tey te recomiendo Un chelin para velas y más aún La señorita Pym dispone. Son mis favoritas después de La hija del tiempo, que me ha fascinado.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  14. Hola Undine!! Me gustó muchíismo la lectura de este libro, es un género y una editorial que me encantan. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto ¡Fantástica reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegra que hayamos coincidido en impresiones sobre esta novela! Por otro lado, a mí también me gustamuchísimo el catálogo y el cuidadoso trabajo de la editorial Hoja de Lata.
      Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar
  15. Lo tenía anotado por otra recomendación que vi y después de tu estupenda reseña me lo subrayo en la lista. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío:
      Me encanta que leas esta novela, porque es fascinate y debería conocerse muchísimo más. Por otro lado, te agradezco de corazón tus amables palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Undine querida! Sabes que me parece que tengo el de la Señorita Pym que lo compre en un saldo de casualidad. No estoy segura si es el mismo. Amé descubrir en tu post a esta autora de misterio que no conocía y sin duda es una historia poco usual de encontrar. Recientemente leí The lady Vanishes de Ethel Lina Withe que es una autora de misterio contemporánea a Christie y solo había visto el film de Hitchcock y tambien me sorporendió lo cinematograáfico. A eso queria llegar, que hay autores muy cinematográficos pese a que ya tienen sus buenos años. Eso me sorprede siempre. Besos y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, guapísima:
      Si es de Josephine Tey puede ser cualquiera de la serie de la señorita Pym. A mí de esa investigadora me gusta especialmente La señorita Pym dispone. Pero de todos los libros que he leído de la autora, La hija del tiempo se ha alzado al primer lugar de mis favoritos.
      Por otro lado, tienes toda la razón, hay escritores cuya narrativa los hace tremendamente adecuados para el cine, Josephine Tey sin duda lo es. Me apunto The Lady Vanisehes para buscarlo.
      Un abrazo y gracias por compartir!!

      Eliminar
  17. No es de los que a priori me hubiese llamado, si bien sí que quiero leer a la autora (no me he estrenado todavía :-S). No sé si esté sería el ideal para ello, desde luego no porque tú no me hayas convencido de lo interesante que es. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío:
      La primera novela que yo leí de Tey fue La señorita Pym dispone, que me encantó. Desde entonces he ido leyendo cada novela suya que ha sido editada. Todas sus obras están bien, pero La hija del tiempo tiene algo especial. Ahora te toca decidir a ti por dónde empezar.
      Un abrazo y gracias por tu visita!!

      Eliminar
  18. Acabo de mirarlo y justamente este mes de octubre hace tres años que publiqué yo mi reseña. Me maravilló, Undine, bien sabes lo que me apasiona la historia de Inglaterra, y ver cómo Grant va tirando de hilos para desenredar la madeja de esa personalidad tan complicada como desconocida (porque seguimos sin saber la verdad) que fue la de Ricardo III, me fascinó. Y la estructura de la novela, que todo se haga desde la cama de un hospital a base de leer libros que se contradicen para ir sacando las verdades escondidas en cada uno de ellos... es que eso solo lo puede hacer una persona muy, muy inteligente.

    No he leído todos los libros de Tey, los tengo en la estantería pendientes, pero creo que para mí este siempre será mi favorito precisamente por su temática y el personaje central. A ver si me hago con la edición de Hoja de Lata y la releo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, MH:
      Coincido plenamente con todas tus palbras. Para mí también, La hija del tiempo es mi favorita. Me parece una novela muy sólida, muy por encima del género policiaco. Creo que Tey hizo un alarde de grandeza narrativa y puso un punto en muchas bocas. :)
      Por otro lado, la edición de Hoja de Lata es muy buena, además la información adicional que trae ayuda a moverse por el árbol genealógico de Ricardo III y el diccionario de nombres históricos sitúa muy bien al lector. Te va a encantar.
      Un beso grande, y gracias por la visita!!

      Eliminar
  19. Hola preciosa!
    Es un libro que lleva bastante tiempo en mi estantería y al que le tengo bastantes ganas y que espero sacarlo pronto de ella y más después de leer tu maravillosa reseña.
    Que tengas una bonita semana.

    ❀ Fantasy Violet ❀

    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dás, Violeta:
      ¡Cuánto me alegra que lo tengas! Estoy segura que te va a encantar, aún no conozco a nadie que no le haya gustado.
      Un abrazo grande y muy feliz semana para ti también!!

      Eliminar