RESEÑA: COMO EL VIENTO DE OTOÑO, TERESA CAMESELLE

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Autor:Teresa Cameselle

Editorial: Libros de Seda

P.V.P.: 19,95 €

ISBN: 978-84-16973-41-5

Nº de páginas: 416

Encuadernación: Rústica con solapas

Género: novela histórica

Categoría: Ficción histórica


Sinopsis de la Editorial

Octubre de 1934, Enma de Castro tiene veinticinco años, un título de maestra y la única ilusión de ejercer su oficio.

En una aldea gallega demasiado alejada de su Madrid natal, se enfrentará al reto de educar a sus alumnas con métodos novedosos que despertarán recelos entre los padres. También pondrá en marcha la escuela de adultas, ganándose la amistad y confianza de las mujeres.

Elías Doval, un hombre culto y refinado, señor de la aldea y también líder sindical, se convertirá en su mejor amigo, lo que desatará las habladurías. Miguel Figueirido, un campesino viudo, rudo, que adora a su hija, también se cruzará en la vida de Enma, haciendo que se replantee su decisión de no formar familia propia.

Y mientras, la II República se tambalea y nadie está preparado para lo que se avecina.

¿Conseguirá Enma superar las dificultades y ser la maestra que soñaba?


Propuesta musical para este libro


El Romance del Conde Olinos es una de las piezas literarias más difundidas de la tradición oral española. Su fama ha llegado hasta nuestro días sin perder fuerza desde el medievo, conociéndose aproximadamente setenta y cinco versiones del romance, entre españolas, americanas y judías. La elección de esta obra musical para amenizar la reseña tiene que ver con el espíritu que subyace en Como viento de otoño, ligado a la Institución Libre de Enseñanza (1876-1939).

La Institución Libre de Enseñanza dio mucha importancia a la formación musical dentro de sus ideales pedagógicos, y se empeñó en recuperar el folclore, la música y la literatura popular española. El Romance del Conde Olinos es una de esas canciones que este organismo ayudó a preservar, otras fueron Los cuatro mulerosEres alta y delgada o Ya se van los pastores, entre otras muchas.


Lo que Undine opina del libro


«Ante todo soy humanista» Clara Campoamor


Undine junto a Teresa Cameselle
FLM 2022
Como segunda propuesta literaria para esta temporada estival, hoy os traigo una lectura muy diferente a la narrativa que suele visitar Lecturas de Undine. Se trata de una novela que llegó a mí casi por casualidad, un título que me ofreció la editorial Libros de Seda durante la FLM 2022, y que me dio la oportunidad de conocer en persona a Teresa Cameselle, la autora de Como viento de otoño, el título que reseño hoy. Quiero anticipar que, pese a no ser lectora frecuente de narrativa contemporánea española, esta novela me ha sorprendido muy gratamente por varios motivos, entre ellos, porque me ha dado la oportunidad de ahondar en un tema apasionante, como es la trascendencia que tuvo en nuestro país la Institución Libre de Enseñanza

Francisco Giner de los Ríos (1881)
Fuente: Wikipedia

Para quienes desconozcan lo que representó este organismo, a grandes rasgos puedo decir que fue un proyecto pedagógico introducido en España por algunos catedráticos como Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón, entre otros, que estuvo en funcionamiento en el periodo de tiempo que abarca desde 1876 hasta 1939. Su ideario estaba basado en la libertad de cátedra y por ende, se alejaba de los dogmas establecidos por el gobierno en materia de política, ética y religión. Esta iniciativa educativa fue apoyada por intelectuales de renombre nacional e internacional, entre los que se encontraban José Ortega y Gasset, Joaquín Sorolla, Maria Montessori, Emilia Pardo Bazán, Santiago Ramón y Cajal, Bertrand Russell, H. G. Wells, Rabindranath Tagore, Juan Ramón Jiménez…Un sinfín de personalidades que con sus trabajos colaboraron para que la cultura española pugnara por igualarse con las más innovadoras corrientes internacionales científicas y de pensamiento. Con la llegada de la Guerra Civil, y los cambios que en la sociedad española se produjeron al término de ella, la Institución Libre de Enseñanza desapareció. Esta circunstancia es la que la escritora quiere retratar, para homenajear a aquellos maestros que dieron lo mejor de su persona, algunos incluso la vida, en pro del alumnado que pasó por sus manos.

Teresa Cameselle nos lleva al Madrid de 1934. Allí conocemos a Enma de Castro, una joven de 25 años que vive sola desde que perdió a su padre un año atrás. Joven, idealista y amparada en la nueva España que ha logrado recientemente el voto para la mujer, sueña con ejercer su profesión de maestra y, de este modo, poder poner en funcionamiento todos los principios en los que se basa la Libre Institución de Enseñanza. Pero en verdad, la sociedad española no ha cambiado tanto, y Enma tiene grandes dificultades para encontrar trabajo. Por ello acepta un humilde empleo como maestra en una aldea remota de la Galicia profunda. Cargada de ilusiones y dejando atrás toda su vida, la joven debe afrontar su nueva existencia entre gentes ignorantes, y sin las comodidades y sofisticación de las que gozaba en la capital. Pese a ello, sus creencias filosóficas y la enraizada filantropía que posee la inclinan a inculcar entre sus nuevos vecinos los ideales que desde niña había adquirido, basados en la fe en la cultura como herramienta para conseguir la fraternidad entre las personas. No obstante, no lo tendrá fácil, porque las fuerzas vivas de la población, los prejuicios sociales y el difícil momento político de la nación serán duros enemigos con los que deberá batallar. Y así, luchando por educar a las alumnas de sus escuelas, la infantil y la de adultas, Enma también conocerá el amor, un sentimiento que siempre había rechazado, creyendo incompatible ese concepto que representa la “nueva mujer''.

Como viento de otoño es una excelente, apasionante y redonda novela, que centra su interés argumental en un convulso momento histórico de nuestra nación, los años previos al inicio de la Guerra Civil española, protagonizados por revueltas obreras y altercados sindicalistas. No obstante, la autora también explora en su historia diferentes temáticas que tienen que ver con la mujer, la familia, el honor y la educación.

Sello del Patronado de Misiones Pedagógicas
Fuente: Wikipedia

De carácter costumbrista e intimista, Teresa Cameselle ubica su ficción en un entorno rural gallego para narrar unos acontecimientos poco conocidos en la actualidad, pero que fueron muy reales para aquellas personas que pertenecieron a la Institución Libre de Enseñanza durante la década de 1930, hombres y mujeres que -años después de fallecer Francisco Giner de los Ríos en 1915-, participaron en las llamadas Misiones Pedagógicas* (1931-1937), al tiempo que quisieron ejercer su profesión con ética y libertad. Como consecuencia de ello, fueron el chivo expiatorio en una España dividida por la ignorancia y el odio, siendo especialmente perseguidos en la zona gallega cuando comenzó la Guerra Civil en 1936.

*Misiones Pedagógicas: proyecto cultural solidario patrocinado por la Segunda República

Teresa Cameselle construye una de las historias más sólidas y creíbles que he podido leer en los últimos tiempos perteneciente a la narrativa contemporánea, escrita desde el cariño y la admiración hacia la tierra gallega, su cultura y sus gentes. En ese sentido, un punto importante de la novela es el absoluto dominio de la atmósfera que maneja la escritora, trasladando al lector con verdadera pulcritud la forma de vida y el carácter de los individuos que poblaban aquellas aldeas humildes y trabajadoras de las primeras décadas del siglo XX, algo perfectamente reconocible para quienes hemos disfrutado de su anecdotario gracias a nuestros mayores. En mi caso particular, fue mi abuelo quien compartió conmigo las correrías por tierras ferrolanas y de A Coruña durante los años que hizo la mili en la Marina durante la década de 1930.

Aldeanas gallegas 
Fuente: alalgodoncitodesdechiquitito.wordpress.com

Otro factor a tener en cuenta en la verosimilitud de Como viento de otoño es la exhaustividad con la que la escritora traslada el momento histórico, narrando acontecimientos importantes de la época que son corroborados al final del texto, donde son citadas las fuentes en las que se ha basado. Esta minuciosidad con la que Cameselle apoya su historia es el soporte para dejar volar su imaginación, ofreciendo a sus personajes un excelente escenario en el que actuar. Por él aparecen rudos trabajadores del campo, aldeanas introvertidas y luchadoras, señoronas provincianas, sacerdotes chapados a la antigua, sindicalistas recalcitrantes y otros más moderados, jovenzuelos imbuidos por ideologías extremistas, galanes de película, y personajes infantiles, tan dulces y carismáticos, que parecen haber salido de los mejores clásicos de todos los tiempos.

Maestra rural hacia 1936. (Fuente: Wikipedia)

Mención especial merece la heroína de la historia, Enma de Castro (sí, Enma con "n"), una muchacha con fuertes valores morales, pero con una terrible carga emocional a sus espaldas que, desde mi punto de vista, comparte muchas características y paralelismos con las más emblemáticas protagonistas literarias, al más puro estilo Jane Eyre. A través de este personaje, Teresa Cameselle desgrana lo que representaron los individuos que creyeron y formaron parte de la institución Libre de Enseñanza, al tiempo que nos muestra la difícil vida a la que se enfrentaban las mujeres más progresistas y adelantadas a su época, que seguían los preceptos de Clara Campoamor (1888-1972), la abogada, política, sufragista y escritora española que durante los últimos años de la República consiguió el voto femenino. Para ella la escritora edifica una bella, emocionante y subyugante historia, en la que los valores y principios de la protagonista son constantemente puestos a prueba, mientras se enfrenta a sus propios prejuicios y a la realidad social. Un verdadero homenaje a todas esas mujeres que Luisa Carnés quiso representar en Tea Rooms (1934).

Con un estilo impecable, fluido y cautivador, Como el viento de otoño ofrece al lector una historia muy diferente, sólida y emocionante, que nada tiene que envidiar a los mejores clásicos ingleses de entreguerras como los firmados por Winifred Holtby o Rosamond Lehmann, y que sin embargo guarda un indudable espíritu literario español. En ese sentido, qué emocionante es la referencia al fallecimiento de don Ramón María del Valle-Inclán. Teresa Cameselle ofrece lo mejor de su oficio de autora romántica, para abordar con profesionalidad el género realista y social, con un espíritu tan delicado y cinematográfico que muy bien podría servir de inspiración al genial José Luis Garci, a quien me ha sido imposible no rememorar con esta novela, recordando alguna de sus maravillosas películas como El abuelo o Historia de un beso.

En definitiva, queridos lectores, Como el viento de otoño es una lectura memorable, ideal para deleitarse con ella bajo el sol, y soñar con el destino de sus maravillosos personajes durante las cálidas noches de verano.


<La fortuna es redonda y cuenta lentamente

estrellas del estío.

Hacen falta unos brazos seguros como el viento,

y como el mar un beso.> Luis Cernuda




Undine von Reinecke ♪




La autora por la Editorial

Teresa Cameselle
Fuente: Libros de Seda

Teresa Cameselle nació en Mugardos, A Coruña. Siendo como es una lectora voraz, lee de todo y en cualquier orden, y de la misma manera, se atreve a escribir historias de lo más variado. Después de la lectura, tiene otras dos pasiones: el cine y viajar.

En 2008 publicó su primera novela, La hija del cónsul, que ganó el Premio Talismán de novela romántica. Incansable, sigue escribiendo y de su pluma han surgido títulos como No todo fue mentira, El mapa de tus sueños o No soy la bella durmiente. En 2015 ganó el Premio Vergara con Quimera.


Comentarios

  1. Cuando he leído la sinopsis y he visto que no me atraía especialmente he pensado "bien, esta vez Undine no me va a convencer". Mi error ha sido leer tu reseña porque, claro, una vez más me has convencido. No voy a leerte más jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hooola!

    Pues de primeras no me estaba llamando demasiado la atención, pero es ver lo encantada que has quedado con el estilo de la autora, con su forma de escribir, con la atmósfera, el contexto histórico y los temas que trata... y vamos, es que una tiene que replanteárselo jajaja
    Estudié en el Máster sobre la Institución Libre de Enseñanza, teníamos una asignatura de historia de la educación y nos contaron algunas cositas :DD

    ¡besotes!

    ResponderEliminar
  3. Querida Undine:
    ¡Ese romance lo aprendí en el colegio! Qué gracia porque recordaba toda la letra.
    Yo también leo pocos autores españoles, y si hablamos de clásicos, la situación es vergonzosa. Pero me gustan mucho las historias de pueblos, leyéndote me he acordado de una novela juvenil que leí de adulta, Cinco panes de cebada.
    Así que me apunto esta novela que tanto te ha sorprendido para bien. Me gusta también que la autora se haya tomado su trabajo en serio y haya hecho la correspondiente labor de documentación, no siempre pasa y clama al cielo.
    Besitos y ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. Rendida caigo a tus pies, bueno, a los de esta novela de la que me apetece todo. Me interesa mucho todo lo relacionado con la Institución Libre de Enseñanza y con las Misiones Pedagógicas. Anoto esta y saco del fondo de la estantería de pendientes Tea Rooms, una novela que tengo hace unos cuantos años y que ha ido quedando rezagada. la pongo en lugar bien visible. Muchas gracias por ambas aportaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Yo llevo años queriendo leer a Teresa Cameselle pero, por el momento, no he podido hacerlo. De todos sus libritos, este no es el que más me llama, tengo antes otros que llevan mucho tiempo en mi punto de mira. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Yo también me rindo, que libro más interesante traes. Me voy a buscar info en la editorial. Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola preciosa!
    La verdad es que no conocía el libro y así a primera vista como que no me llamaba mucho pero hija que mano tienes para escribir las reseñas que al final te vas de aquí con unas ganas de darle una oportunidad que no veas.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    ¡Buena reseña, Undine!
    Mira que me había olvidado de esta escritora. Conocí virtualmente a Teresa Cameselle a través de el BlogHalloween que cada año organizaba. La verdad me da gusto ver esta entrada, eh?
    De Campoamor solo he leído la obra de carácter autobiográfico El voto femenino y yo: mi pecado mortal. Me impresionó la forma que tuvo que luchar por el derecho al sufragio femenino y los obstáculos a los que tuvo que enfrentarse. Referente a este libro, debo decir que luce de lo más interesantísimo. Creo que me gustaría, espero conseguirlo pronto. ¡Gracias por compartir!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Holaa!! Pero qué excelente reseña, otra vez has conseguido convencerme de darle la oportunidad a un libro diferente al género que estoy acostumbrada a leer. Gracias por compartirla.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Undine, esta es una de esas novelas que se salen de mi zona de confort. Las novelas de Guerras (Primera, Segunda Mundiales y la Civil nuestra) no me llaman nada. Y las que rondan por alrededor tampoco. Pero lo cuentas tan bien que igual, si en algún momento me apeteciera salir de esa zona tan confortable, me atrevería con esta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Undine!! Es muy interesante tu propuesta lectora y me atrae mucho lo que nos cuentas sobre este título. Tomo nota. ¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Solo con la portada el libro ya me llama, pero aunque no soy de leer este tipo de libros de época me ha parecido de lo más interesante el tema que trata y tiene una pinta genial, así que apuntado me lo llevo.
    Genial reseña, besos :)

    ResponderEliminar
  13. Madre mía que bien lo pones, no lo conocía pero me has dejado con mil ganas de leerlo.
    Besos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES EN LECTURAS DE UNDINE

RESEÑA: "EL CASCANUECES Y EL REY DE LOS RATONES", E. T. A. HOFFMANN

RESEÑA. "LOS TREINTA Y NUEVE ESCALONES", JOHN BUCHAN

RESEÑA: EL BAILE, IRÈNE NÉMIROVSKY

RESEÑA: "El GATOPARDO", GIUSEPPE TOMASI DI LAMPEDUSA

RESEÑA: "EL HORROR DE DUNWICH", H. P. LOVECRAFT