jueves, 23 de enero de 2020

DIARIO DE UNA LECTORA DE TOLSTÓI: EL CAMINO DE LA VIDA CON TOLSTÓI Y SELMA ANCIRA

Fuente: Undine von Reinecke

Sinopsis de la editorial
El camino de la vida sólo vio la luz en ruso en 1911, unos meses después de que Lev Tolstói falleciera en la estación ferroviaria de Astápovo. El libro, que había permanecido inédito en español, como un tesoro escondido, es la culminación de la obra moral del escritor y la expresión más completa de su pensamiento religioso: un destilado de máximas legadas por los sabios de todos los tiempos y de todas las tradiciones del mundo que le inspiraron sus propias reglas para el perfeccionamiento interior. Cada uno de los treinta y un capítulos que integran este volumen—uno por cada día del mes—conforman un singularísimo breviario espiritual destinado a «llevar una vida de bien» y contribuir así a la realización de una aspiración tan antigua como irrenunciable: la convivencia pacífica entre los individuos y los pueblos.

23 de enero de 2020

Cuando era niña y me encontraba entre amigos o familiares solía ser muy espontánea y dicharachera. Me encantaba conversar y participar en todo lo que acontecía a mi alrededor. Pero cierto año coincidiendo con mi onomástica, mi tía me regaló una regla decorativa de madera, en ella había escrita una frase: “Ponga usted el cerebro en funcionamiento antes de poner la lengua en movimiento”. Muy apurada, y con la cara ardiendo de la vergüenza, sentí que aquel día no lo olvidaría jamás. Así ha sido.


Capítulo XXIII: La Palabra



<La palabra es la expresión del pensamiento y puede servir para unir o para separar a las personas; por eso hay que ser prudente en su uso.>

El capítulo de hoy se refiere a un término tan importante para la vida que, todos deberíamos aprender su significado y todos sus usos casi desde que comenzamos a hablar. Pero habitualmente, tan sólo se nos enseña que la palabra es un elemento que utilizamos como medio de comunicación. En los últimos tiempos está muy de moda el término inteligencia emocional, expresión que se refiere al ingenio y viveza demostrados por el individuo tanto en su comportamiento como en su manera de hablar. En este sentido último utiliza el término palabra Tolstói, que intenta explicarnos los peligros y beneficios del uso de la palabra; y como cabría esperar de él, lo aplica no sólo en el terreno individual sino buscando la concordia entre los hombres.

Comienza sus enseñanzas mostrándonos la doble consecuencia que se deriva del uso de la palabra, pudiendo ocasionar armonía entre los individuos, o todo lo contrario.

<La palabra puede unir a las personas, pero también puede separarlas; la palabra puede propiciar el amor, pero también la animadversión y el odio. Mantente lejos de la palabra que separa a las personas o que propicia la animadversión y el odio.>

Por otro lado, él entiende que en nuestro pensamiento se encuentra la fuerza divina, por ello nunca debemos expresarlo con palabras que transmitan el mal, y nos alienta  ser prudentes. Nada de lo que digamos puede borrarse, aunque nos arrepintamos, las palabras quedan.

<La palabra es la expresión del pensamiento, el pensamiento es la manifestación de la fuerza divina, y por eso la palabra debe estar en concordancia con lo que expresa. Puede ser neutral, pero no puede y no debe ser una expresión del mal.>

<El hombre es el portador de Dios. Puede expresar la conciencia de su divinidad mediante la palabra. ¿Cómo no ser prudente al hablar?>

<El tiempo pasa, pero la palabra dicha permanece.>

Por otro lado, Tolstói nos aconseja que tengamos todos nuestros sentidos encendidos cuando mantengamos una conversación, e igualmente sugiere prudencia y economía a la hora de hablar.

<Escucha, sé atento, pero habla poco. Si no te preguntan no hables, pero si te preguntan, responde de inmediato y brevemente, y no te avergüences si debes confesar que no sabes responder a lo que te preguntan.> Sabiduría sufí

<No te alabes, no condenes a los otros y no discutas.>

Me ha gustado encontrar un pasaje entre sus axiomas que habla vehementemente contra una máxima aceptada socialmente como cálida: no hablar mal de los muertos. Pese a que pueda parecer morboso y poco delicado, si nos paramos a pensar en su explicación, ¿no resulta quizá adecuada su manera de ver este punto? Realmente pocas personas conozco que se atrevan a hablar tan libremente como él; no creo que tuviera la verdad absoluta sobre la vida, pero ciertamente hipócrita no era. Además, opinaba que siempre se debe decir la verdad a las personas con  ánimo de ayudar:

<Existe un antiguo proverbio: “De mortis aut bene, aut nihil”, es decir, “Habla bien de los muertos o no hables”. ¡Qué injusto es! Habría que decir lo contrario: “Habla bien de los vivos o no hables”. ¡Cuántos sufrimientos ahorraría esto a la gente, y qué fácil es! (…)>

<Si sabes cómo deben vivir las personas y quieres para ellas el bien, les dirás lo que piensas. E intentarás decírselo de tal manera que tus palabras tengan credibilidad. Para que te crean y comprendan lo que les dices, tienes que intentar transmitirles tus pensamientos no con enojo y rabia, sino tranquila y bondadosamente.>

Vuelve a implorarnos prudencia y silencio antes que hablar más de la cuenta, para ahorrarnos disgustos tanto a nosotros como a nuestros semejantes. Y si hablamos que sea el amor y las buenas intenciones los que nos animen a hacerlo:

<La palabra no dicha es oro.>

<Puedes darte el lujo de no pensar con antelación en lo que vas a decir sólo cuando te sientes sereno, lleno de bondad y de amor. Pero si estás intranquilo y rabioso, cuídate de pecar con la palabra.>

Por otro lado y, tratándose de una discusión, explica que hay que ser sensato; lo ve como una demostración de inteligencia el callar y no corresponder a la furia del interlocutor:

<Durante las discusiones se olvida la verdad. La discusión siempre la interrumpe el más inteligente.>

<Presta oído a las discusiones, pero no te inmiscuyas en ellas. Dios te guarde de la vehemencia y el arrebato, incluso en su expresión más pequeña. La ira siempre está fuera de lugar, pero sobre todo en una cuestión justa, porque la oscurece y la enturbia.> Gógol

<La mejor respuesta que se puede dar a un loco es el silencio, porque cada palabra que le respondas rebotará en él y volverá a ti. Responder a una ofensa con una ofensa es lo mismo que echar leña al fuego.>

Su lado más cristiano le hace ponerse en el lugar de otras personas, y nos invita a no criticar sus acciones hablando mal de ellas. Poniéndonos en su lugar veremos nuestros propios defectos y podremos aprender algo:

<Condenar a otro siempre es injusto, porque nadie puede saber nunca lo que ha pasado o pasa en el alma de aquel a quien condena.>

<Hablar mal de las personas en su presencia no está bien porque, en haciéndolo, las ofendes; y en su ausencia no es justo porque, en haciéndolo, las engañas. Lo mejor es no buscar lo malo que hay en las personas y olvidarlo, y buscar lo malo que hay en uno mismo y recordarlo.>

Sigue animándonos a desconfiar de aquellos interlocutores que hablen mucho de otras personas o de nosotros mismos. Ni aceptar cotilleos de otros, ni parabienes hacia nuestra persona es conveniente. Además nos dice que hablar por hablar es de ociosos y holgazanes:

<Nunca escuches a aquellos que hablan mal de otros y bien de ti.>

<Nada alienta tanto la ociosidad como las conversaciones vacías. Si las personas guardaran silencio, en vez de decir tonterías para ahuyentar el tedio de la ociosidad, no podrían soportar la holgazanería y se pondrían a trabajar.>

Por último nos advierte una vez más de la conveniencia de guardar silencio, pues las consecuencias de lo dicho no son previsibles y podríamos lamentarlo eternamente terminando con la felicidad que proporciona el amor; la armonía entre los hombre:

<Rara vez lamentas haber guardado silencio, pero a menudo lamentas haber hablado, y lo lamentarás más a menudo todavía si conocieras todas las consecuencias de tus palabras.>

<Mientras más ganas tienes de hablar, mayor peligro hay de que digas algo malo.>

<El silencio es a menudo la mejor respuesta.>

<la felicidad de la vida de las personas está en el amor entre ellas. Y con una palabra aviesa se puede destruir el amor.>

Ha sido un capítulo francamente interesante. Su planteamiento es como siempre marcado por su fe cristiana, buscando el entendimiento, armonía y amor entre los hombres. Nada malo hay en ello, sin duda. Pero además, la prudencia e inteligencia que se desprende de sus pensamientos es, en mi opinión, un regalo que nos legó y que todos deberíamos probar como antídoto al desencanto y la falta de entendimiento en nuestras relaciones personales. Por ese motivo, hoy me quedo con esta frase para cerrar la entrada del diario:

<La palabra es la llave del corazón. Si la conversación no lleva a ningún lado, hasta una sola palabra sobra.>

Hasta la próxima entrada, amigos.



15 comentarios:

  1. Hola.
    Dejando a un lado la parte en la que hace referencia a Dios, estoy totalmente de acuerdo con Tolstoi. Las palabras tienen el poder de hacer mucho bien pero también mucho mal por eso deberíamos tener cuidado con lo que decimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,yo también estoy de acuerdo con su planteamiento. Es más, me parece que hace reflexiones muy importantes, que deberíamos tener más presentes.
      Un abrazo, y gracias un día más por tu compañía!!

      Eliminar
  2. Pues estoy de acuerdo con él. Independientemente de que le mueva una visión religiosa, lo que dice es muy certero
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su fe siempre está muy presente en su filosofía, pero en este caso no le ciega, como ocurría en otros capítulos. Sus ideas son muy lúcidas, y ha sido un gustazo leerlo.
      Un abrazo, preciosa!!

      Eliminar
  3. Sí, prudencia. Cuantas veces nos pasa que decimos algo y luego nos arrepentimos, muchas. En general estoy bastante de acuerdo con lo que expresa Tolstoi en este capítulo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inés:
      Parece que todos hoy estamos de acuerdo con el maestro :) Ha sido un capítulo pacífico y placentero.
      Un besote, y muchas gracias por participar!!

      Eliminar
  4. "La palabra que une, la palabra que separa, la que cura y la que hiere, la que abre y las que cierran, palabras palabritas, palabrejas y palabrotas, palabras que se dicen y palabras que se piensan y todas las que se dicen sin pensar" con este raro poema quedé finalista en un certamen, y uno de los pecados que más detesta Tolstói me ha hecho traerlo 😅 me puede en ocasiones el Ego 🤫
    Mi abuelo me decía: no eres una metralleta, no dispares palabras como si escupieras. Piensa, di la palabra en tu mente, y si suena bien, dila en voz alta. No puedo, aunque quisiera, añadir hoy palabra alguna 😉🥰

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ego está para usarlo, un poco, sin pasarnos, pero si tienes una virtud está bien compartirla. Y si traes aquí tu arte...privilegio para mi blog.
      Tu abuelo era un hombre sabio, ¡qué maravilla que disfrutaras tanto de sus palabras y su cariño!
      Un besoquerida Yolanda, y gracias por tu empatía!!

      Eliminar
  5. Pues muy de acuerdo con lo que dice Tolstoi en este capítulo. En muchas ocasiones hay que saber callar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Margari, a veces un silencio es evidencia de sabiduría. Pero otras veces...cuánto nos gustaría poder hablar!! :)
      Un abrazo, preciosa, y gracias por acompañarme en elcamino!!

      Eliminar
  6. Buenas noches.
    Aquí estamos de acuerdo en casi todo. Igual pide demasiado, porque cuando te callas ciertas cosas y luego te queman no estás a gusto y te arrepientes.
    Yo cuando se juntan más de tres no hablo o tardo mucho en hablar pero es por timidez.
    Algo que aprendí hace poco fue lo de dejar de discutir, es que en realidad cuando discutes no escuchas, solo esperas a que el otro acabe para decir lo que quieres y no se llega nunca a ningún sitio.
    Es difícil a veces decidir cuándo hay que callarse y cuando no. Pero hay que intentarlo y por supuesto pensar antes de hablar.
    Feliz descanso.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado eso que dices de que has aprendido a no discutir. También yo recientemente evito toda disputa. Eso me lleva a los primeros capítulos, donde decía que prefería darme la vuelta y evitar a quien inicia un ataque. Creo que a la larga te da años de vida.
    Callarse es difícil, mucho a veces, pero es cierto que por habla, muchas veces no consigues nada.
    Un beso grande, preciosa y que tengas un viernes precioso!!

    ResponderEliminar
  8. Hola preciosa!
    Genial entrada y muy de acuerdo en todo Se dice hay un antiguo proverbio que dice somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. Yo ya he aprendido a callarme aunque a veces me cuesta bastante.
    Que tengas un bonito fin de semana.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
  9. Sí, un capítulo placentero. Todos de acuerdo pero a veces es difícil llevarlo a cabo. No caer en murmuraciones, no hablar cuando uno esta rabioso... Es una tarea difícil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      Comparto tu pensar, no es fácil en ocasiones. El mérito no es conseguirlo, sino intentarlo. Al menos, así opino yo. Somos humanos y en ello va implícito la imperfección.
      Un abrazo, y disculpa que tarde siempre tanto en contestar.

      Eliminar