miércoles, 1 de septiembre de 2021

RESEÑA: "DRAGONWYCK", ANYA SETON

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

 Editorial: Libros de Seda

Traducción: Emilio Vadillo

ISBN: 978-84-16973-65-1

Nº de páginas: 416

Formato: Tapa Blanda con solapas

Género: misterio, novela gótica

Categoría: Misterio

 

Sinopsis de la Editorial:

 

La historia de una joven que busca un cambio en su vida y el misterio que la espera en los magníficos pasillos de Dragonwyck.

Miranda Wells tiene dieciocho años y es la hija de un granjero en la América profunda. Está harta de su monótona vida y de que la pretendan jóvenes granjeros sin gracia. Por eso, al recibir la invitación de un pariente lejano en Nueva York, Nicholas Van Ryn, para que se mude a su casa, se entusiasma y lucha por convencer a su madre y, sobre todo, a su padre, para que le permitan ir. La oportunidad de vivir en Dragonwyck, una gran mansión, el magnetismo que el misterioso Nicholas ejerce sobre ella y su modo de vida le parecen un sueño.

Sin embargo, bajo las torres góticas de Dragonwyck, sus jardines en flor y las granjas de los arrendatarios se esconden terribles secretos: la riqueza de los que tienen mucho y la miseria de los que no tienen nada, la lucha entre la libertad y las costumbres feudales, y el amor, la violencia y la oscuridad que a veces se ocultan tras una apariencia bien distinta.

 

Propuesta musical para este libro:


Esta pieza aparece en la novela Dragonwyck, y tiene gran importancia en la trama. Pertenece a la ópera The Bohemian Girl, compuesta por el barítono y compositor irlandés Michael William Balfe, con libreto de Alfred Brunn y, parece ser que está inspirada en La Gitanilla de Cervantes. La ópera se estrenó en Londres el 27 de noviembre de 1843.

 

Lo que Undine piensa del libro:

 

<La historia es la novela de los hechos, y la novela es la historia de los sentimientos.> Claude Adrien Helvétius

 

Mi fascinación por el cine me viene desde la infancia. Soy de esa clase de aficionados que pueden ver una película tras otra sin llegar a cansarse. Por ese motivo, uno de los momentos que guardo con mayor emoción de mi adolescencia son las visitas que hacía al cine de verano que se instalaba todas las temporadas estivales en Madrid, mi ciudad. ¡Cómo me gustaba acercarme al templo de Debod o a Las Ventas, cargada con bebida y aperitivos para ver hasta la madrugada las dos películas que ponían! Desde aquellos días han pasado muchos años, pero mi afición e ilusión por el Séptimo Arte no ha menguado ni un ápice, sino todo lo contrario. Es cierto que ya no visito las salas de cine con la frecuencia que lo hacía antes, porque las películas que se producen actualmente no llaman tanto mi atención. Por eso en la actualidad me organizo mi particular cine de verano en la intimidad de mi casa buscando entre lo mejor del cine clásico. Y en eso estaba yo a comienzos del mes de julio, cuando me topé en Youtube con una película que protagonizaba la grandísima Gene Tierney, la misma actriz que interpretó a la heroína de El fantasma y la señora Muir, uno de mis films favoritos del que os hablé en meses pasados.

Fuente: Wikipedia

La producción llevaba por título Dragonwyck y me dejó tan intrigada la atmósfera cautivadora y misteriosa que presentaba desde su inicio, que no pude resistirme a verla inmediatamente. No habían transcurrido ni diez minutos de la película, cuando me di cuenta que sin lugar a dudas el guion debía estar basado en una novela, como ocurre siempre con los grandes títulos clásicos del cine. Paré la reproducción al instante e inicié una de mis acostumbradas pesquisas literarias, hasta dar con lo que andaba buscando. Efectivamente se trataba de una adaptación cuyo guion estaba basado en un libro que llevaba el mismo título de Dragonwyck. Lo había escrito la novelista norteamericana Anya Seton en 1944, y fue todo un éxito cuando se publicó, de tal modo que captó la atención del gran Joseph L. Mankiewicz, que la llevó a la Gran Pantalla un año más tarde, con el carismático Vincent Price como compañero principal de reparto de Gene Tierney, y el oscarizado Alfred Newman se ocupó de la banda sonora. ¿Se puede pedir más?

En España ya se conocía esta novela con anterioridad -yo he encontrado una edición de la década de 1970- pero en 2019 una reedición llegó hasta nosotros de la mano de la editorial Libros de Seda, que la puso ante los lectores con la traducción de Emilio Vadillo. No se me ocurre una mejor manera para la rentrée de septiembre que reseñar un título con tanto sabor a vacaciones como éste, que ha venido a engrosar mi particular colección de novelas con aire a cine de verano. Dragowyck comienza así:

 

<La carta de Dragonwyck llegó una tarde de mayo de 1844.

Uno de los chicos de la familia Mead la vio en la oficina de correos de Horseneck y, muy juiciosamente, se la llevó, siguiendo su camino habitual de regreso por la calle Stanwick, y la entregó en la granja Wells, que estaba a unos cinco kilómetros de distancia.

Cuando llegó la carta, Miranda no estaba haciendo -lamentablemente era su costumbre- ninguna de las tareas que debía realizar entre las dos y las tres.>

 

Dragonwyck cuenta la historia de Miranda Wells, una joven de dieciocho años hija de un granjero de Greenwich, Connecticut. Guapa y refinada en exceso para el entorno donde vive, sueña con la vida elegante de las novelas románticas que lee a escondidas, mientras holgazanea y escatima sus obligaciones en la granja. Pero un día le espera una sorpresa, a su hogar llega una carta dirigida a Abigail, su madre, remitida por Nicholas Van Ryn, un primo lejano de ésta que es un rico terrateniente de Hudson, Nueva York. En la misiva le ofrece acoger en su gran mansión a una de sus hijas mayores y disfrutar de los beneficios propios de su posición, a cambio de que ésta dedique parte de su tiempo a Katrine, su hija de seis años. Cuando Miranda descubre la noticia siente que en esa carta se encuentra su destino, e intenta convencer a su madre para que acepte la propuesta. Abigail, que conoce muy bien a su marido y sabe que no respeta una vida de lujo y apartada de los mandatos del Evangelio, cree que no será posible, pero promete a su hija hacer todo lo que esté en su mano para ayudarla. Así las cosas, madre e hija se salen con la suya después de mucho negociar con el progenitor, y la muchacha emprende viaje hacia Nueva York el día acordado con Nicholas Van Ryn.

Dragonwyck en el cine.
 Fuente: Culturalmenteincorecto.com

Cuando Miranda es presentada a su benefactor queda gratamente admirada por su elegancia, juventud y cortesía. La galantería con la que Nicholas agasaja a la joven promete días de gran felicidad. Pero sus impresiones cambian cuando llega a Dragonwyck, la ancestral y apabullante mansión que construyó el primer Van Ryn que llegó al continente americano desde su Holanda de origen, y que guarda entre sus piedras una oscura leyenda. Allí conoce a Johanna, la esposa desmesuradamente gruesa y glotona de Nicholas, que la recibe con muchos recelos, ya que ve en Miranda una amenaza, y no le ofrece la hospitalidad propia de un familiar, sino que la trata como a una institutriz. Por otro lado, cuando le presentan a Katrine, su pupila, se sorprende al comprobar que la niña tiene miedo de sus padres y prefiere estar en la cocina con los criados. Pese a todo, la muchacha no se desanima y observa la forma de vida de la familia para intentar encajar en ella, aunque no lo tiene fácil, porque todo a su alrededor es terriblemente extraño. Además, de no ser por las atenciones de Nicholas Van Ryn la vida de Miranda en Dragonwyck sería francamente muy dura, porque los celos de Johanna y las humillaciones de su entorno aristocrático no le dan tregua.

Un día Miranda conoce al doctor Turner, un joven idealista que defiende la causa de los aparceros que trabajan para los grandes señores del río Hudson y lucha por abolir la antigua ley de derechos sobre las tierras. Turner le intenta mostrar a la joven el lado oscuro de Nicholas como persona y como patrón, pero ella no cree en sus palabras.

Las revueltas sociales por la lucha de las tierras se hacen cada vez más cruentas, aunque en Dragonwyck no quieren darse cuenta. Hasta que un día, un incidente peligroso provoca el acercamiento íntimo entre Nicholas y Miranda, y desde ese momento todo parece complicarse y precipitarse en la vida de la muchacha. ¿Abandonará Miranda los principios de su educación por fidelidad a Nicholas Van Ryn? ¿Será éste el caballero educado que aparenta, o por el contrario estará en lo cierto el doctor Turner? Y lo que es más importante, ¿Qué sombrío secreto esconden las piedras de Dragonwyck?

Dragonwyck es una cautivadora, emocionante y oscura novela que fue publicada por primera vez en 1944 por la editorial Houghton Mifflin. Su tenebrosa atmósfera de inicio proclama sin dejar lugar a dudas que es un texto de carácter gótico que ha bebido de las mejores fuentes literarias anglosajonas del género, tanto norteamericanas como inglesas. Muchos son los factores que lo indican: una mansión histórica sombría con una maldición oculta, personajes tétricos y grotescos, secretos inconfesables y, cómo no, una maldición que condena todo ello…

Fuente: Wikipedia
Pero hay otros motivos que me llevaron a mí personalmente a interesarme por este título y que refuerzan esta primera impresión, me refiero al paralelismo que existe en Dragonwyck y algunas de las novelas más importantes y reeditadas de la novela gótica y de misterio de todos los tiempos, como Jane Eyre de Charlotte Brontë o Rebecca de Daphene du Maurier: Un caballero atractivo, culto e inteligente, aunque lánguido y misterioso; una primera esposa siniestra, que vive oculta en una mansión; un romance imposible a los ojos de la Iglesia, y la sombra de un delito que atormenta a los protagonistas. ¿No son éstos suficientes motivos para dejarse seducir por Dragonwyck

Primera edición norteamericana
Fuente: Wikipedia
Pues, aunque no os lo creáis, aún hay más, porque en esta novela subyace un interesantísimo contenido histórico, ya que su contexto nos habla de algunos de los acontecimientos más importantes que sucedieron en Norteamérica durante la década de 1840. Una peculiaridad que encontré particularmente apasionante y que me llevó a pensar en una semejanza literaria más, en este caso con un bestseller que arrasó tanto en el mundo editorial como en el cinematográfico y que representa a la novela sureña por excelencia de los Estados Unidos de América. Estoy segura que mis lectores habrán adivinado que me refiero a Lo que el viento se llevó. Si Margaret Mitchell publicó una novela en 1936 en la que hablaba del sur de Estados Unidos, de los terratenientes, los esclavos y de la Guerra de Secesión (1861-1865), Anya Seton escribió la suya en 1944, y en ella relataba cómo había sido el reparto de tierras en los terrenos donde se erigió Nueva York, el crecimiento durante el siglo XIX de la ciudad, mencionaba las guerras del ejército norteamericano contra México (1846-1848) y, como tema de especial relevancia, los conflictos y levantamientos que surgieron -Anti-Rent War (1839-1845)- contra el sistema establecido en el siglo XVII por la corona holandesa en las colonias, por el que un terrateniente alquilaba las tierras a trabajadores. Además, otro factor en común entre ambas novelas es la introducción de un tormentoso triángulo amoroso. Porque sin duda, como es de recibo en todo bestseller que se precie, el amor es un factor importante en la historia que se cuenta, y en Dragonwyck especialmente. Tanto es así, que hay quienes califican a esta novela sólo como un romance histórico, pero desde mi punto de vista, Anya Seton pretendía mucho más: escribir la gran novela norteamericana.

Fuente: Wikipedia

Ingredientes no le faltaban para conseguirlo, ya que el libro denota que la autora se empleó a fondo para ello, y no sólo por la grandísima e interesante información histórica que comparte, a la que acompañan sus grandes dotes narrativas, sino por la tremenda imaginación que utiliza con ánimo de emocionar al lector en cada etapa de la historia. Anya Seton impresiona con sus conocimientos sobre cultura y literatura anglosajona y su novela es, además, un estupendo directorio de autores y obras decimonónicas, que comparte con el lector a través de las enseñanzas que Nicholas Van Ryn imparte sobre Miranda, la heroína de nuestra historia. Por otro lado, la escritora se permite la licencia de introducir en diferentes escenas del libro a dos de los escritores más aclamados de la literatura norteamericana, como son Herman Melville y Edgar Alan Poe, éste último tiene un papel muy importante en el misterio que esconde Dragonwyck. Un gran aliciente para quienes amamos la literatura decimonónica.

Llegados a este punto, muchos de mis lectores se preguntarán por qué razón este título no ha llegado hasta nuestros días con el mismo ímpetu que Lo que el viento se llevó. En mi opinión, Seton quiso abrir muchos frentes argumentales importantes y la trama principal se distrae un poco entre tantos laberintos temáticos. Algo que debió observar también Mankiewicz, el director de la adaptación cinematográfica, ya que sólo se quedó con la historia más importante y eliminó las secundarias del guion.

Por otro lado, y siempre desde mi punto de vista, los personajes masculinos protagonistas, como el ambiguo Nicholas Van Ryn o el heroico doctor Turner, impactan en el lector menos de lo que deberían los principales de una novela, como lo hicieran Rhett Butler o Ashley Wilkes en la obra de Margaret Mitchell. La responsabilidad de crear personajes inmortales pudo en este caso con la autora de Dragonwyck. Sin embargo, algunos de los secundarios me agradaron profundamente, sírvame de ejemplo Johanna, la esposa del protagonista, este extravagante personaje me parece de los más logrados del libro y añade pimienta al componente gótico de la novela. En cuanto a Miranda, la heroína de la historia, mejor dejo al lector que saque sus propias conclusiones cuando lea esta estupenda y emocionante obra, que no debe perderse.

Ha sido todo un placer sumergirme en la lectura de esta novela. Porque Dragonwyck es de esos títulos que te aportan mucho más de lo que esperas. En sus páginas reside el corazón erudito, literario y romántico de Anya Seton, que late entusiasmado por y para la cultura. 

 

<La felicidad no está en la ciencia, sino en la adquisición de la ciencia.> Edgar Allan Poe


Os dejo con la Suite compuesta por Alfred Newman para la película, a la que acompañan imágenes de la misma.




 

Undine von Reinecke ♭

 

 

La autora por la Editorial:

 

Ann Seton nació en la ciudad de Nueva York y falleció en Greenwich. Era hija de Ernest Thompson Seton y de Grace Gallatin. Su cuerpo descansa en el cementerio de Putman, Greenwich. Varias de sus novelas han llegado a ser best sellers y dos fueron llevadas al cine: Dragonwyck (1944) y Foxfire (1950). Sus libros se han convertido en clásicos con el paso de los años. Entre los que alcanzaron mayor fama están Catalina, Verde oscuridad y The Withorp Woman.

 

 


 


28 comentarios:

  1. Querida Undine:
    Ay, el cine. Es magia aunque como dices a las películas de ahora a menudo les falta encanto, todo es demasiado superficial y sucede tan rápido.
    No me espero a ver la película. Solo la historia ya vale la pena, ya hay que apuntar. También el libro, claro, pero estoy segura de que como ocurre con la de Mitchell, son dos obras diferentes, cada una en su disciplina y no va a importar que sepa qué sucede para disfrutar de la lectura. Me encanta la atmósfera, el género y en este caso no me importa el contexto histórico y lo que eso ocupe en el libro.
    Qué buena manera de empezar la temporada.
    Besitos y ¡a por el nuevo curso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      Qué madrugadora estás hoy :) No te importe ver la película antes, ya verás que la novela te ofrece mucho también. Yo he disfrutado con la historia que se narra y con todo ese contexto histórico y literario del que hablo en la reseña. Como cinéfila que eres, estoy segura que Dragonwyck te va a impactar.
      Un beso grande y muchas gracias por comentar!!

      Eliminar
  2. Ohhh y q viva la magia del cine y de la lectura

    ResponderEliminar
  3. Te confieso que he entrado corriendo a leer tu reseña porque el Dragonwyck del título me ha intrigado muchísimo. Dragonwyck, qué nombre tan cautivador. No conocía la película y me he quedado ojiplática con lo que comentas sobre esta novela y su autora: la cultura literaria y el análisis histórico a través de esta ficción. Tienes razón, es muy curioso que sea un título tan desconocido y probablemente habrá quedado ofuscado por otros "con más garra" por lo que comentas de los protagonistas masculinos y por abrir demasiados frentes temáticos a la vez. Me lo llevo, que me parece muy curioso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Tanto película como novela merecen más notoriedad de la que tienen actualmente. A mí me ha gustado muchísimo conocer esta historia y he aprendido y disfrutado a partes iguales. Seguiré leyendo a Seton, claro que sí.
      Un abrazo fuerte y gracias por pasar a visitarme!!

      Eliminar
  4. Hola.
    No dudo que sea una buena lectura pero me atrae más la película que el libro, más que nada, por lo que comentas de que las tramas secundarias distrae de la principal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Samarkanda:
      Québien que te apetezca ver la película, quizá eso te anime también con el libro. Aunque he comentado lo de las tramas secundarias, el contexto histórico es tan interesante que solo por eso ya merece la pena leer la novela.
      Un abrazo y muy feliz septiembre!!

      Eliminar
  5. Que decirte que es una de mis historias y película favorita.
    Y nada menos que con esos actores😊
    Y la portada es un sueño yo tengo uno muy pero que muy viejito de una libreria de segunda y lo amo.
    Un placer visitarte y leerte y compartir gustos.
    Saludosbuhos 🍁🍁🍁🍁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchas gracias por tus palabras! Para mí ha sido un placer leer la novela y ver la película. Sin duda, Dragonwyck es un clásico para disfrutar.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. Holaa!! el título ya de entrada suena interesante jaja me lo llevo apuntado porque todo lo que nos cuentas me ha llamado bastante la atención. Gracias por la reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Es cierto el título es muy impactanta. No lo es menos la historia, su atmósfera gótica es de primera. Espero que lo disfrutes cuando lo leas. Ya me contarás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Buenas tardes Undine!. De Anya Seton leí hace años Verde Oscuridad, una historia que en su momento me gustó bastante, aunque ahora solo la recuerdo muy ligeramente.
    En cuanto a la novela que traes hoy no la conocía, a menos como novela, si he visto la película pero hace tiempo. Y la recuerdo principalmente por Vicent Prince. ¿ Y que te puedo decir?. Que con tu estupenda reseña, no puedo menos que llevarme novela y peli. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar:
      Para mí ha sido el primer encuentro con Anya Seton, pero no será el último. Libros de Seda tienen Catalina en su catálogo, y pretendo leerla en algún momento. Por otro lado, te animo a que leas Dragonwyck. Ya me contarás.
      Un abrazo y feliz rentrée!!

      Eliminar
  8. ¡Hola!

    No conocía este libro, pero lo primero que quiero resaltar la preciosa portada que le pusieron al libro, estoy seguro que si lo veo en una librería sería de los que agarraría por instinto, jaja. Nunca he leído Lo que el viento se llevó y tampoco es que llame especialmente mi atención, pero Dragonwyck sí lo hizo, así que estaré atento a las importaciones de libros de seda a Mx porque definitivamente quiero hacerme con esa edición. :3

    Gran reseña, ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Erick:
      Libros de Seda cuidan mucho su imagen, todos sus libros llevan ese sello inconfundible en las cubiertas. Pásate por su web y lo verás. Me alegra que Dragonwyck te haya llamado la atención, es una historia muy interesante y su estilo narrativo está muy cuidado. Ya me contarás si puedes encontrarlo.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. ¡Hola! A mí me encanta cuando los personajes secundarios son completos, cuando también ellos consiguen sorprenderme y ya veo que este es el caso. De todos modos, no tengo muy claro que sea un libro que pudiese disfrutar así que seguro que lo dejo pasar. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya:
      Sí a mí también me gusta que los secundarios estén bien perfilados, en Dragonwyck ocurre así con todos. Espero que te animes con la novela porque estoy segura que encajaría bien entre tus lecturas.
      Un abrazo y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  10. Hola! No lo conocía pero me ha llamado la atención las semejanzas, sobre todo con Lo que el viento se llevó, me lo voy a apuntar para buscarlo que tiene pinta de ser una lectura sumamente interesante. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      Estoy segura que Dragonwyck te va a gustar. No dejes de contarme tus impresiones cuando lo leas.
      Un saludo y feliz rentrée!!

      Eliminar
  11. Hola a todos: encontraréis el libro Dragonwyck en la caseta 155 de la Feria del Libro de Madrid que empieza este mes de septiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días y bienvenida, Lectora que lee mucho:
      Será un placer pasar por la caseta 155 en la Feria del libro de Madrid.
      Un saludo

      Eliminar
  12. ¡Hola preciosa!
    No conocía el libro pero me has dejado super intrigada tanto con la película como con el libro así que tomo nota, me encanta ver películas antiguas.
    Que tengas un bonito mes de septiembre.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:
      Estoy segura que tanto la novela como la película te van a entusiasmar. Ya me contarás cuando les eches un vistazo.
      Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  13. Hola Undine, una nueva propuesta y nuevamente interesante... Creo que me voy a poner en huelga y seguir de vacaciones porque es volver, meterme en vuestro blogs y empezar a anotar y anotar títulos... :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:
      A mí me ocurre lo mismo. Entro en vuestras propuestas y no hago más que apuntar títulos. Además, la feria del libro nos tienta con novedades que nos invitan a estar pegados a los libros todo el día. Pero toca comenzar nuevo curso...
      Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

      Eliminar
  14. Hola Undine!! Tanto me has convencido con esta novela, que me la acabo de pedir. Estoy deseando empezarla. ¡Fantástica reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ana:
      No sabes la alegría que me has dado. Estoy deseando que me cuentes tus impresiones. Disfruta mucho de Dragonwyck.
      Un abrazo!!

      Eliminar