RESEÑA: LA REINA VICTORIA, LYTTON STRACHEY

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

ISBN: 9788417950064

Fecha de publicación: 03/07/2019 

Editorial: Renacimiento

Traducción: José Torroba.

Colección: Biblioteca de la Memoria, Serie Menor (Nº 74)

Encuadernación: Rústica (210 mm x 150 mm)

Número de páginas: 348

P.V.P: 18,91 €


Sinopsis de la Editorial:

La reina Victoria (Queen Victoria, 1921) no es sólo la obra más aplaudida y reeditada de Strachey sino también la que mejor ejemplifica, sin discusión apenas, el canon del género. Rigurosa y amena al mismo tiempo, su autor nos ofrece en ella, apretada y sutilmente, el retrato tan lleno de admiración como de ironía, de una reina que dio nombre a todo un periodo histórico, de una clase social en pleno auge, la burguesía, y de un país, Reino Unido, por entonces en el cenit de su poder.


Propuesta musical para el libro

Minnelied, Op. 34, 1, Felix Mendelssohn

Minnelied es un lied (lieder en alemán), perteneciente al Op. 34 del compositor germano Felix Mendelssohn. El lied es una canción característica del Romanticismo alemán, escrita para voz y piano, y cuya letra es un poema lírico (RAE). La reina Victoria era aficionada a la música de este compositor y se cuenta que le gustaba escuchar e interpretar las piezas al piano junto a su esposo el príncipe Alberto.


Lo que Undine opina del libro


<La historia es como una destilación del chismorreo.> Thomas Carlyle


Desde niña siempre me sentí atraída por la historia y su influencia en todos los campos de la cultura. Esta afición perfiló mi personalidad y me dispuso con buen ánimo en el camino del conocimiento, convirtiéndose en parte de mi ocio. Con el paso de los años, mis intereses intelectuales se han ido afinando, derivándose con frecuencia hacia los acontecimientos del siglo XIX con sus músicas, literaturas y expresiones artísticas de todo tipo, con especial predilección por los que nacieron en las Islas Británicas.

Fuente: estudianteo.com

Hace algunos meses, embarcada en un proyecto personal de carácter literario, se me ocurrió que sería interesante organizar una iniciativa donde tuvieran cabida mis acercamientos al mundo inglés decimonónico más allá de su faceta literaria. De esta idea inicial surgió Viajando por la Inglaterra victoriana 👈, el proyecto con el que intentaré de hoy en adelante dibujar el espectro de cómo era Gran Bretaña en tiempos de la reina Victoria del Reino Unido. Mi intención es construir un directorio de títulos de todo género que me ayuden a montar el puzle histórico y sociocultural del momento. Qué mejor manera para meterme en materia que comenzar con la biografía del personaje que dio nombre a aquella sugerente era. Por supuesto, estoy hablando de Alexandrina Victoria de Hannover, una de las monarcas inglesas más célebres de toda la historia.

Victoria a la edad de 4 años,  
Stephen Poyntz Denning (Wikipedia)
Mi elección del libro estuvo clara desde el principio: debía recurrir al documento que más prestigio había cosechado con el paso del tiempo. En ese sentido, todos los caminos me llevaron en una misma dirección: Lytton Strachey, escritor que está considerado como uno de los biógrafos más importantes del siglo XX, pese a la exigua producción de su corta vida. La biografía que publicó sobre la monarca inglesa en 1921, titulada originalmente como Queen Victoria -en español La reina Victoria-,  recibió el Premio James Tait Black y pasa por ser su obra maestra, reeditándose en numerosas ocasiones desde su primera publicación. Según dicen algunos entendidos, el gran mérito que tiene esta obra reside en el estilo particular con el que Lytton Strachey consiguió acercarse al objeto de su investigación, mostrando de una manera muy personal a su protagonista, en comparación con el estilo biográfico que existía hasta ese momento. Con ello consiguió dar un giro radical a este género literario que, hasta la aparición de La reina Victoria, consistía en la enumeración de los acontecimientos sucedidos en la vida de las figuras históricas que retrataban. De mis impresiones con respecto a este tema y de cómo se reflejan en el famoso libro de Lytton Strachey os hablo seguidamente.

Carlota Augusta de Gales,hija de George IV
fallecida al dar a luz (Wikipedia)

En La Reina Victoria, Lytton Strachey comienza hablando de los años previos al nacimiento de Victoria del Reino Unido. El autor nos pone en antecedentes sobre la situación de la corona inglesa que, en aquel momento, se veía inmersa en el curioso periodo de Regencia (1811-1820), debido a la incapacidad para gobernar del rey George III, también conocido como rey el loco. Su primogénito, el futuro George IV, se dedicó a los asuntos del trono mientras vivía su padre, accediendo a él por derecho propio en 1820, y lo ocupó hasta 1830, año de su fallecimiento. Strachey pasa brevemente y con mucho humor por aquellos años revueltos en la casa real inglesa, en los que la tómbola de la suerte por los derechos de sucesión mantuvo en vilo a los británicos y a todas las coronas europeas que veían con ojos golosos el trono de Inglaterra, a la vista de que Carlota Augusta de Gales, su hija y heredera, había fallecido dando a luz a su primogénito.

De esta manera, Strachey nos dibuja con mucha hilaridad el panorama atmosférico donde nació y creció Victoria, una niña que fue educada bajo la rígida mirada de su madre, la duquesa viuda de Kent, con la ayuda de la baronesa Lehzen, su institutriz, la persona que durante muchos años tuvo gran influencia sobre la futura reina, y junto a Leopoldo I de Bélgica, el tío materno de la futura reina. Entre anécdotas de su infancia, que el autor cuenta de manera socarrona y maliciosa, y algunos datos políticos por los que pasa vagamente, el lector se sonríe sorprendido por el peculiar estilo con el que aborda esta primera parte del libro.


Victoria recibe la noticia de su ascenso al trono, 
Henry Tanworth Wells (1907)- Wikipedia-

Pero llegando al momento histórico de la subida al trono de Victoria en 1837, el libro adquiere un tono algo diferente. Lytton Strachey presenta aquí a otros personajes relevantes en la vida de la reina, como es el caso de lord Melbourne, un importante hombre de estado que fue durante muchos años su persona de confianza. El biógrafo se recrea describiendo a una joven monarca de diecinueve años, un tanto díscola y caprichosa que, con su llegada al poder, decide ponerse el mundo por montera y ejercer su libertad por primera vez, tanto en el terreno personal como en su posicionamiento político. En otro orden de cosas, la descripción que hace Strachey de la relación que mantiene Victoria con su mentor y primer ministro, el antes citado lord Melbourne, no está exenta de invectiva. Por otro lado, en esta etapa de la biografía también hace su aparición por vez primera el personaje más importante en la vida de la reina. Me refiero a Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, su futuro marido. El escritor relata el tiempo de noviazgo y los primeros momentos de casados como si fuera un folletín. Lytton Strachey afila su pluma en este punto del texto, para describir a la pareja, y lo hace dibujando a una Victoria un poco boba, enamorada y rendida ante su marido, al que confiere mucha más importancia que a ella en el relato. Pese a que describe a Alberto como un hombre un poco acomplejado ante la importancia de su esposa, desde mi punto de vista, Lytton Strachey lo ve como el centro neurálgico del matrimonio y por ende, de la corona inglesa. Da la sensación que el autor se sentía atraído por la figura de Alberto, tanto por su imagen como por su intelecto, ya que de otro modo no hubiera dedicado tantísimas páginas casi en exclusiva a su persona, en asuntos que no son relevantes en una biografía dedicada a la reina y podrían haberse mencionado más brevemente. En esta parte del libro Victoria parece estar viviendo en una burbuja romántica, aislada de la realidad, un hecho que me sorprende porque contradice todo lo que había leído y estudiado sobre ella hasta la fecha.

Victoria y Alberto en 1861, nueve meses antes
 del fallecimiento de Alberto -Wikipedia- 

Como es sabido, el marido de la reina Victoria falleció de manera inesperada en 1861, cuando el matrimonio llevaba veintiún años de feliz convivencia. Lytton Strachey narra este hecho con verdadera mordacidad, afirmando el delirante padecimiento de la reina que ocasionó su indiferencia por los intereses del país, abandonando sus responsabilidades en manos de los representantes políticos del gobierno. Los extravagantes hechos que relata son del todo sorprendentes, más cercanos a la leyenda de Juana de Castilla que al comportamiento de una dama inglesa del siglo XIX.

Coincidiendo con esta triste etapa de la vida de Victoria, el autor aprovecha para introducir nuevos personajes importantes en su biografía que, en realidad, ya habían formado antes parte de la vida del país, aunque en ningún momento se mencionan en páginas previas del texto. Me refiero a dos primeros ministros de Inglaterra: el liberal William Ewart Gladstone y el conservador Benjamin Disraeli, los dos grandes hombres de estado que se disputaron el poder del gobierno en la última etapa victoriana. La socarronería con la que trata Strachey la relación que mantuvo Victoria con cada uno de ellos llama poderosamente la atención, como también sorprende la descripción que hace de la estrecha amistad que mantuvieron la reina y Disraeli, especialmente si tenemos en cuenta que en el momento de la publicación de esta biografía en 1921, tan sólo habían transcurrido veinte años de la desaparición de la monarca y en aquel momento la figura de Victoria del Reino Unido gozaba de gran respeto. Por otro lado, los pasajes que dedica a la figura del primer ministro amigo de la reina desprenden cierto regusto antisemita - recordemos que él fue el primer judío que ocupó un cargo de Estado en Inglaterra-, al ridiculizar determinados comportamientos clichés que siempre se han otorgado al pueblo judío. De su lectura se desprende que Strachey sentía muy poco aprecio por la monarca inglesa, a la que caricaturiza durante todo el texto de manera exagerada y, a mí, admiradora de la ironía británica como soy, esta circunstancia me hace dudar de su objetividad.

 Victoria junto a su hija mayor, 1844
Primera foto conocida de la reina -Wikipedia-

La etapa final del libro está dedicada a los últimos años de la reina, y en ella por fin encontramos la imagen que ha trascendido de Victoria del Reino Unido para la historia. Realmente aquí parece que Strachey, o bien quiere reconciliarse con el público después de haber tirado por tierra la imagen de la reina, o bien está queriendo insinuar algo diametralmente diferente, ya que presenta a una monarca anciana, gloriosa y poderosa, amada por su pueblo, esa que llegó a convertirse Emperatriz de la India por obra y gracia de Benjamín Disraeli; nada de esto tiene relación con los pasajes anteriores del libro. El autor reserva unas pocas páginas finales para citar brevemente los asuntos que, desde mi perspectiva, más interesantes resultan de la época victoriana. En ellas nos habla de manera muy sucinta sobre la postura que mantuvo la reina frente a los grandes acontecimientos de su tiempo, como el tema colonial, los cambios sociales, la revolución industrial, el posicionamiento de la mujer frente a la sociedad, la cultura… Y, por fin, se decidió a hablar de su familia. Sorprende que Lytton Strachey dedicara tan poco espacio a hablar acerca de la maternidad de la reina, una mujer que tuvo nueve hijos a los que emparentó con todas las casas reales.

Leer La reina Victoria de Lytton Strachey ha sido decepcionante desde el punto de vista biográfico, ya que no me ha aportado nada relevante sobre la figura de la famosa monarca. Es más, el libro me ha planteado muchas dudas con respecto a las intenciones del autor y a la rigurosidad de su investigación. Es verdad que Strachey cita los documentos históricos y epistolares de donde saca algunos pasajes, pero estos muchas veces parecen haber sido elegidos de manera caprichosa y sacados de contexto. Por otro lado, la biografía me ha resultado desigual en su estructura, no dedicándole tiempo suficiente a los asuntos más importantes en la trayectoria de Victoria, tanto en lo político como en lo personal, algo que veo fundamental en un texto perteneciente a este género literario. Por lo tanto, creo que el interés de este libro reside en leerlo como un ejemplo de la producción literaria de Strachey –un escritor que, como miembro adscrito al Círculo de Bloomsbury y como hombre nacido en la generación eduardiana, osó transgredir las normas de la moral imperante hasta la fecha, arrasando con lo que quedaba de la era victoriana–, y no como una obra de investigación que busca el rigor histórico. 


<Nada revela tan fiablemente el carácter de una persona como su voz.> Benjamin Disraeli





Undine von Reinecke ♪





El autor por la Editorial

LYTTON STRACHEY

Pese a la brevedad de su obra, Lytton Strachey (1880-1932) es quizás el escritor más representativo del género biográfico en todo el siglo XX. Lo que tiene sin duda un especial mérito dado que su tiempo fue especialmente rico en grandes biógrafos: Stefan Zweig, Emil Ludwig, André Maurois, Dimitri Merezhkovski, G. K. Chesterton, Benjamín Jarnés y otros que merecen seguir siendo leídos incluso a más de un siglo de distancia.


Comentarios

  1. Querida Undine:
    Creo que esta es la reseña que más me ha sorprendido de todas. Porque nunca te había visto tan enfadada con un autor y desde luego no te faltan motivos. Está claro que a este hombre no le gustaba la reina y se ha burlado de ella lo que ha querido. Pues me parece fatal. No me digas por qué siempre he pensado que la reina Victoria nunca se había casado y mira que libros al respecto no he leído pero películas sí que he visto unas cuantas y además me gustan. En fin, que en vista del resultado, si decido acercarme a este personaje histórico no será con esta irrespetuosa biografía. Está muy bien que nos la hayas traído para avisar. Ya siento que el comienzo de esta aventura no haya sido como esperabas pero no pasa nada. Seguro que mejora mucho en futuras entregas.
    Aquí estaremos para disfrutar este viaje literario.
    Besitos y ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:

      Cuando comenzaba a escribir esta reseña me preocupaba contradecir las premisas con las que se publicita este libro, pero una amiga común me animó a dar libremente mi opinión. Desde mi punto de vista, una biografía rigurosa no debe distorsionar la imagen o la realidad del personaje que la protagoniza. Por otro lado, para conocer a la persona en cuestión se debe analizar los acontecimientos más importantes en relación con su vida. Este libro no cumple esas premisas, por eso ha sido decepcionante. En cuanto al estilo utilizado que tanto se elogia, muchas personas ven ironía donde yo detecto otra cosa. Pero este último pensamiento es subjetivo y personal mío.

      Seguiré leyendo e informándome sobre Victoria y su siglo, no lo dudes.

      Un abrazo y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  2. Hola Undine, pues mira que al principio de la reseña, cuando hablas de la introducción que hace el autor, me estabas picando para leer la biografía. Pero una vez terminada la lectura veo perfectamente que este no es el libro para acercarme a la historia de esta reina.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Nitocris:

      Desde mi punto de vista, este libro es curioso para leerlo cuando ya se conoce la vida de Victoria y su momento histórico. De lo contrario te puede llevar a confusión. Por otro lado, el carácter que posee no es para todo el mundo. Seguiré indagando y compartiendo información sobre la reina.

      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  3. Buenos días Undine, la verdad es que me dejas de piedra, había oído hablar de esta biografía pero para nada es lo que esperaba. Por lo que cuentas el autor se dedica a glosar las figuras de los hombres que rodearon a la reina, su esposo y sus ministros, restándole a ella todo el protagonismo e importancia. Parece que la reina Victoria no era santo de la devoción del autor y aprovechó para dar una visión un tanto sesgada del personaje. Lo que no entiendo es porque tiene tanto reconocimiento esta biografía. En fin, lo que tengo claro es que no voy a leerla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar:

      Esta biografía tiene muy buena reputación, por ese motivo la he leído. No obstante, ya se sabe qué credibilidad tienen los premios literarios. En el momento que se le otorgó la línea de pensamiento era la eduardiana y ésta rompía con las reglas imperantes hasta la fecha. Por otro lado, hay personas que no buscan rigor en una biografía, pero yo sí. Por eso me he sentido defraudada, no me ha aportado nada que no supiera antes.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
    2. Buenos días Undine . Vuelvo por aquí porque recordé una serie que leí de muy joven sobre la reina Victoria, la escritora se llamaba Jean Plaidy y los libros: La cautiva de Kensington Palace, la reina y el ministro, El marido de la reina y La vida de Windsor. Por lo que recuerdo estaba novelada y a ti que conoces tan profundamente la época Victoriana igual no te descubre nada nuevo, pero a mi en su momento me gustó mucho y despertó mi interés por la reina y todo lo que la rodeaba. Te lo digo por si resulta de tu interés.

      Eliminar
    3. Buenas tardes, mar:

      ¡Muchísimas gracias por la información! Conozco a la autora, porque he leído alguna de sus novelas históricas. Sin embargo, había no oído hablar de ninguno de estos títulos que comentas. Echaré un vistazo a ver si los encuentro.

      Te agradezco de corazón tu ayuda.

      Un abrazo y feliz día!!

      Eliminar
  4. Pero ¿Qué falta de respeto es esta? No me extraña querida que estés enfadada. Se puede hablar de una persona sin cebarse en ella, por mucho que te disguste.
    Qué tipo tan detestable.
    Aún así tu reseña es maravillosa, tienes un don querida mía.

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yolanda.

      El respeto es un término sin fronteras para algunas personas. Desde mi punto de vista este libro encierra veneno, pero para muchos es tan sólo irónico, una parodia sin pretensiones de ofender. Está claro que cada uno tenemos una sobre el tema. Por ese motivo yo aconsejo a los lectores que lean el libro y saquen sus propias conclusiones.

      Un abrazo, querida Yolanda.

      Eliminar
  5. Hola.
    Lástima que escribiera una biografía tan decepcionante porque bajo el mandado de Victoria Inglaterra se convirtió en una potencia de primer orden y fue una mujer con mucho carácter que supo gobernar con mano férrea.
    Por lo que nos cuentas, parece que Strachey muestra imagen totalmente distinta a la que ha transcendido hasta la actualidad.y, personalmente, hace que descarte esta lectura totalmente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Samarkanda.

      Lo que argumentas es lo que me llevó a querer conocer más sobre Victoria y su momento. Yo no soy fan de la reina, pero sí me interesa mucho todo lo que rodea la Inglaterra en la que reinó. Por ese motivo este libro me ha decepcionado, es sólo una sátira no relata nada que no sea de voz pópuli. Con respecto a la imagen que Strachey muestra de la reina, desde mi punto de vista puede llevar a confusión a quienes no sepan de historia. Es un libro para leerse cuando uno ya está informado.

      Un abrazo y muchas gracias por opinar!!

      Eliminar
  6. Bueno otra curiosa lectura para no tener en cuenta esta vez.
    Que raro que lo han dejado publicarlo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Buhoevanescente:

      En mi opinión, es una lectura interesante desde el punto de vista literario, pero no para conocer a Victoria del Reino Unido. Pero seguro que encontrarás lectores a quienes les haya encantado. Cada uno debe formarse su opinión.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  7. Holaa!! Pues no lo conocía pero me ha parecido de lo más interesante, sin duda si tengo la oportunidad de leerlo, no lo dejaré pasar. Gracias por tu genial reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo, BookLover!! Ya me contarás qué te ha parecido.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Pues vaya falta de respeto del autor! Nada, nada, a esta obra no me acerco. Gracias por la advertencia!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:

      Un sector de los escritores eduardianos era así. Pero como en su época eran ellos los que imperaban, su línea de pensamiento establecía las leyes del comportamiento. Desde mi punto de vista, el sentido del humor de Strachey traspasa los límites. Pero, ya se sabe: "para gustos los colores". Yo prefiero el estilo de Alan Bennett en Una lectora nada común, donde satiriza a Isabel II.

      Un abrazo

      Un abrazo y muchas gracias por leerme!!

      Eliminar
  9. Tengo que reconocer que cuando era más joven la historia no me apasionaba especialmente, pero, claro, la forma en la que la daban en el colegio y en el instituto te quitaban todas las ganas, todo hay que decirlo xD Sin embargo, ha sido a través de la lectura que me he ido interesando por la historia en todos sus aspectos, por ello me apasionan y fascinan tus reseñas porque siempre están llenas de datos super interesantes *-* Sé muy poco sobre la historia británica, pero la época victoriana me encanta. Como ya es costumbre, a este autor no lo conocía, pero me encantaría conocer a la reina Victoria a través de sus escritos, así que me lo apunto :3
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ana:

      Strachey era de la época eduardiana, amigo de Virginia Woolf y compañía. Gran escritor, sin duda. Pero su estilo de biografía no es de mi agrado. Yo leo biografía para aprender y en su libro sobre Victoria no he encontrado nada que amplié mis conocimientos sobre su vida y época. Supongo que en tiempos del escritor este título fue un grato entretenimiento para los intelectuales contemporáneos a éste. No obstante, hoy por día hay quienes disfrutan leyéndolo.

      Un abrazo y gracias por dejar tu opinión!!

      Eliminar
  10. ¡Hola! Pues es un libro que podría interesarme bastante porque me interesa la biografía de esta monarca pero, si no te ha aportado nada nuevo, no creo que le dé una oportunidad. Me encantaría aprender con él y ya veo que no es el caso. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya:

      El libro es interesante para conocer el estilo literario de Strachey. Desde mi punto de vista, no aporta nada a nivel histórico. Pero es un título muy reputado, por eso creo que cada uno debe formarse una opinión. Ya me contarás la tuya.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  11. Estaba leyendo tu reseña y estaba echando de menos esa faceta familiar y de madre de la reina Victoria, una mujer que, como dices, tuvo muchos hijos y nietos y los metió en las monarquías de toda Europa. metiendo, por cierto la hemofilia con ellos. hace muchos años, más de cuarenta, vi una serie en televisión en un programa que se llamaba Grandes Relatos, sobre la vida de la reina Victoria. Fue una serie buenísima. Me encantaría poder encontrarla, pero no recuerdo ni cómo se titulaba.
    Espero que tu próxima incursión en esta reina y su época te sea más grata.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:
      ¡Qué fenomenal me viene ese título de la serie que comentas! Yo también voy a buscarla. No obstante, seguiré recopilando información sobre ella y sobre el mundo que rodeaba a la monarca.

      Con respecto a la hemofilia, ese dato si lo comenta Strachey. Si no recuerdo mal, a propósito de unos de sus vástagos. Creo que nuestra propia familia real lo heredó de Victoria Eugenia, ¿no?

      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
    2. Sí. La reina Victoria Eugenia que, como sabes, era nieta de Victoria, era portadora del gen de la hemofilia y lo introdujo en la familia real española. Algún tío de Juna Carlos la padeció. Lo mismo sucedió en Rusia, donde Alejandra, también nieta de Victoria y casada con el zar Nicolás, se lo transmitió a su hijo el zarevich Alejandro. Aunque luego ya sabemos que en la revolución los mataron a todos y dio igual.
      No encontré aquella serie de Grandes Relatos, pero he empezado a ver una de hace poco 2016, creo que es, y es buena también. He visto dos capítulos y promete.

      Eliminar
    3. Buenas tardes, Rosa:
      Muchas gracias por toda la información!! La serie de2016 a la que te refieres comencé a verla yo también. Los primeros episodios se parecen mucho a la biografía de Strachey y están interesantes, luego a los guionistas parece que se les va un poco la mano y, en mi opinión, pierde credibilidad. Ya me dirás si compartes mi opinión.

      Un placer charlar siempre contigo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. No digas más, el círculo de Bloomsbury estaba en contra totalmente de cualquier vestigio que oliese lo más mínimo a época victoriana, era muy reaccionario respecto a casi todo, pero sobre todo respecto a este período. Así que ya me imagino a lo que te refieres con lo que te descontenta de esta biografía. ¿Nos recomiendas otra biografía de la reina Victoria? Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida Mónica, el círculo de Bloomsbury no dejó títere con cabeza de generaciones pasadas. Mi descontento no se refiere a la manera de pensar de Strachey, tenía derecho a tener su propia opinión, sino a que omitió mucha información. Por otro lado, la distorsión que hace de la figura de la monarca, desde mi perspectiva, sobrepasa los límites del respeto y a mí eso no me sugiere humor.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar

  13. ¡Hola!
    Me encantaría leer una biografía de la reina Victoria. Me encanta la época victoriana en cuanto a literatura, y esta famosa monarca me parece súper interesante. Sin duda alguna tiene que ser fascinante. Voy tomando nota.
    ¡Gracias por la magnífica reseña!
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yessykan:

      Además de esta biografía, a lo largo del año iré publicando más información sobre libros que hablen de Victoria del Reino Unido y su periodo. Podrás elegir el título que te interese más.

      Un abrazo y gracias por visitarme!!

      Eliminar
  14. Uissss. qué cosas pasan. En fin, gracias por al aporte y la información. Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Undine!! Me interesa este título por su temática y lo que nos cuentas de su trama, además, lo desconocía por completo. Me apunto tus impresiones al leerlo. ¡Estupenda reseña y gracias por la recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY

RETO LITERARIO SUPERADO: "V EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS"