RESEÑA: ANA DE LAS CINCO VILLAS, ARNOLD BENNETT

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Traducción: Susanna González y Eva Mª G. Pardo       

Introducción: Mar Ayán Canseco

Colección «delicatessen»

Páginas: 294 

Medidas:16 X 24 cm 

P.V.P. 20,90 €

ISBN: 978-84-121291-2-0

*Encuadernación de lujo en tapa dura con guardas ilustradas y lazo de punto de lectura


Sinopsis de la Editorial

Anna Tellwright vive junto a su padre Ephraim y su hermana Agnes en Bursley, una de las cinco poblaciones que en conjunto dan nombre a las Cinco Villas, célebres por su industria alfarera en torno a la cual gira toda la actividad social, económica y empresarial de la zona. Plegada a la estricta disciplina impuesta por su padre en todos los aspectos de su vida, los días de Anna discurren de manera tranquila y solitaria entre su hogar y la escuela metodista. Esta monotonía se ve alterada cuando alcanza la mayoría de edad —que trae consigo un cambio inesperado y sorprendente en su situación personal— y resultan evidentes la admiración y atenciones que le dedica Henry Mynors, el soltero más codiciado de Bursley. Cuando sus compromisos sociales aumentan y las responsabilidades adquiridas la indisponen contra su íntegro sentido de la justicia, Anna se enfrenta al dilema de claudicar bajo el yugo paterno o seguir los dictados de su corazón y su conciencia.


Propuesta musical para el libro

 Chanson de Matin, Elgar, Op. 15, No. 2 (Cedric Sharpe, cello -1922)

Anna de las Cinco Villas fue dedicada al pianista y compositor inglés Herbert Sharpe. Mi intención era encontrar una obra compuesta por este músico para compartirla en la publicación de hoy. No ha sido posible, por ello decidí buscar una grabación de Cedric Sharpe, hijo del músico a quien tanto admiraba Arnold Bennett, y heredero del legado musical de su padre. La pieza elegida, Chanson de Matin, pertenece a otro eduardiano de pro, sir Edward Elgar que, como Arnold Bennett, perteneció a esa estirpe de caballeros que desapareció pocos años después de finalizar la Primera Guerra Mundial. 


Lo que Undine opina del libro


<Dedico este libro con afecto y admiración a Herbert Sharpe, un artista cuyos logros y personalidad me han inspirado siempre.> Arnold Bennett


Tras leer esta dedicatoria, con la que nos recibe Anna de las Cinco Villas, podríamos pensar que tras el nombre de Herbert Sharpe se esconde el espíritu de un célebre artista de fama mundial. Sin embargo, aunque sus méritos como pianista, compositor y profesor del Royal College of Music de Londres, del que fue miembro fundador, fueron grandes, realmente su figura ha pasado a la historia tan sólo como un celebrado docente, uno de los primeros en llevar a las aulas inglesas la colorista música que se componía en Francia. De carácter afable y comprensivo, era respetado y querido por sus alumnos, por la imperturbable dedicación hacia ellos. Sus métodos de enseñanza no se basaban en clases magistrales para eruditos dictados desde la distancia, sino que se ponía al nivel de sus discípulos, mostrándoles ejemplos en el teclado que les pudieran ayudar. La influencia positiva que sembró en el College hoy sigue siendo recordada, ya que dejó tras de sí una estela de músicos jóvenes agradecidos que quisieron seguir las pautas de sus enseñanzas. No es extraño que Arnold Bennett admirara a una persona con ese impacto social, él siempre fijó su mirada en individuos humildes y cercanos, cuyo carisma supo identificar y aplicar en los personajes de sus novelas. Héroes y heroínas que cuando se conocen ya nunca se podrán olvidar.

Así ocurre con Anna Tellwright, la protagonista que dibujó Arnold Bennett para Anna de las Cinco Villas, última novedad de la editorial dÉpoca, que ha querido incluir en su preciosa colección Delicatessen, para homenajear al incombustible escritor de The Potteries, con la estupenda traducción de Susanna González y Eva Mª G. Pardo.

Anna de las Cinco Villas comienza así:


<Por tanto, aunque se trate de una historia ruda y humilde, la relataré igualmente para deleite de algunos corazones puros.> Arnold Bennett


Fuente: Editorial dÉpoca

Anna de las Cinco Villas nos lleva a Bursley, una de las ciudades que conforman la famosa región alfarera de Inglaterra conocida como las Cinco Villas. Allí, en una comunidad de fervientes wesleyanos, rama metodista del protestantismo, vive Anna Tellwright, una joven huérfana de madre que vive junto a su padre y su hermana pequeña. Anna dedica sus días a las labores del hogar, a educar a su hermana y a atender las necesidades de su progenitor, un hombre adusto y avaro que, pese a no ser un ejemplo de sociabilidad, es respetado por sus vecinos por haber sido antiguo tesorero de la comunidad metodista y por poseer un gran capital. La vida social de Anna se limita a las clases de la escuela dominical, de la que es profesora, y a los actos religiosos a los que asiste. Hasta que un día, coincidiendo con su mayoría de edad, la muchacha recibe una sorprendente noticia que puede cambiar su sino para siempre, al tiempo que, dos hombres irrumpen en su vida para desbaratar su inocente corazón. Debido a todos estos acontecimientos, Anna se adentra en una dura lucha con su conciencia, y se ve abocada a dilucidar qué camino debe tomar. ¿Será el destino bondadoso con ella?

1º edición de Chatto & Windus (1902)
Fuente: Wikipedia

Anna de las Cinco Villas es una maravillosa, apasionante y subyugante novela, que fue publicada en 1902 bajo el título original de Anna of the Five Towns por Chatto & Windus. Segunda de las novelas que publicó Arnold Bennett, tras su primera incursión en el mundo editorial con Un hombre del norte (1898), Anna de las Cinco Villas supuso para el autor la chispa que encendió la mecha de su éxito como novelista, ya que con ella encontró la inspiración para escribir el ciclo de novelas que le proclamaron como uno de los escritores más vendidos de su tiempo, dentro y fuera de las fronteras británicas. Esa musa que en buena hora le visitó venía directamente de su tierra natal en Staffordshire, concretamente desde el área conocida como The Potteries, que es llamada así por tratarse de una región de antigua tradición alfarera.

Stoke-on-Trent (The Poteries) Wikipedia

Esta región está formada por las poblaciones de Hanley, Stoke, Burslem, Tunstall, Longton y Fenton, y hoy por hoy, todas ellas conforman la ciudad de Stoke-on-Trent. En la actualidad su economía se ha diversificado, pero en tiempos de Arnold Bennett, esta zona de las Midlands inglesas era conocida mundialmente por tratarse de una de las regiones industriales más potentes de las islas británicas. Así como Lancashire era reconocida por su contribución a la manufactura textil, The Potteries a su vez copó el mercado de la porcelana en todo el país, y su fama se extendió hasta tierras muy lejanas, llegando a muchos hogares y palacios de todo el mundo. Quién no ha oído hablar de la famosa porcelana Wedgwood, no hace falta ser un experto anticuario para saber que las colecciones de esta prestigiosa firma de porcelana han sido desde siempre codiciadas por los museos de todo el mundo, y es fácil encontrar referencias a ella en multitud de novelas y biografías de escritores o personajes históricos. Quienes hayan leído a Lucy Worsley recordarán que la historiadora y presentadora británica contaba en su libro Jane Austen en la intimidad, que entre los libros de contabilidad del reverendo George Austen, padre de la famosa escritora de Regencia, había entradas  que correspondían a varias piezas Wedgwood compradas en un almacén cercano a la rectoría de Steventon.

Piezas de Frog Service, el servicio de mesa
que encargó Catalina la Grande de Rusia a 
la firma Wedgwood (Wikipedia)

Pues bien, la población de Burslem (apodada Bursley en Anna de las Cinco Villas), cuna de la famosa fábrica Wedgwood y lugar donde Arnold Bennett pasó su adolescencia y gran parte de su juventud, tuvo el honor de encumbrar en el siglo XVII a The Potteries a la cabeza de la industria alfarera, descubriendo la fórmula para una porcelana excelente de calidad y más barata, que imitaba los diseños más lujosos que llegaban desde China, desbancando a la manufactura oriental como líder del sector y ocupando su lugar en la oferta comercial. Esto ocasionó un desarrollo industrial enorme, y la zona se subió al tren de la primera ola de la revolución industrial, con lo que todo eso conllevaba, y tuvo un impacto notable tanto en el paisaje como en la población que conformaba The Potteries. 


Fábrica de porcelana Maddock, Burslem
Fuente: thepotteries-org.

Arnold Bennett vio un motivo interesante en el desarrollo que tuvo su tierra natal y se decidió a contarlo mediante sus novelas. Y, así como Charles Dickens fue el cronista de las calles de Londres durante la era victoriana, Bennett está considerado como un testigo extraordinario que, durante la era eduardiana, relató la impactante historia de las gentes que habitaban aquella laboriosa zona alfarera. Nadie que formara parte de la vida de The Potteries quedó sin ocupar un lugar importante en sus historias, desde el humilde trabajador de un horno de botella, hasta la dama de más alta cuna, cobrando singular importancia en sus narraciones los personajes infantiles, las mujeres y los espíritus singulares que se enfrentan a las vicisitudes de la vida. 

Por otro lado, Arnold Bennett quiso abordar en sus historias todos los temas importantes de la vida: política, religión, trabajo, amor, educación y familia. De este modo, su ciclo de novelas situadas en la tierra que le vio nacer son el espectro sociocultural del lugar a lo largo de la historia. Tan sólo se permitió un par de licencias: por un lado, cambió el nombre de las poblaciones que forman la región alfarera, y por otro, eliminó uno de los seis municipios de sus historias. De esta suerte, la población de Fenton quedó fuera de su narrativa porque fonéticamente le sonaba mejor contar con cinco pueblos para el nombre literario que inventó para sus novelas. A partir de ese momento Arnold Bennett se referiría a aquella zona alfarera como Five Towns (Cinco Villas), así ha pasado a la historia gracias a títulos como Cuento de viejas (1908), la saga de Los Clayhanger (1910-1916), El As (1911), El Matador de las Cinco Villas (1912)…Y, cómo no, Anna de las Cinco Villas

Plato conmemorativo, Arnold Bennet Society
Fuente: arnoldbennettsociety.org.uk

Pocos autores pueden presumir de escribir una segunda novela tan redonda e impactante como lo hizo Arnold Bennett con Anna de las Cinco Villas, pese a acogerse a ese realismo literario que tenía las horas contadas. Hay quienes dicen que los orígenes de esta novela están basados en Honoré de Balzac y su novela de 1833 Eugénie Grandet, otros aseguran que la influencia de Thomas Hardy sobre su narrativa era extraordinaria. En realidad, todo ello es cierto porque Bennett fue un lector compulsivo que admiraba a muchos de los escritores franceses, rusos e ingleses de la generación anterior, y a algunos contemporáneos, como el irlandés George Moore, del que dijo haber tomado inspiración para ubicar sus obras en The potteries, el Five Towns de sus historias, y por lo tanto, su narrativa se ve enriquecida de todo ello. Sin embargo nadie puede acusar a Arnold Bennett de no tener un estilo propio, y en Anna de las Cinco Villas, desde mi punto de vista, queda sumamente demostrado.

Es cierto que aborda el tema del impacto de la religión sobre la sociedad de una población, como antes lo hiciera Anthony Trollope en Las torres de Barchester (1857), pero el tono que emplea Arnold Bennett denota menos resentimiento y más objetividad, sin quitar realismo a su discurso, teniendo en cuenta que él mismo era miembro de una familia de fervientes wesleyanos (rama del metodismo, muy presente en Burslem); también podríamos hablar de los paralelismos entre los personajes femeninos de las novelas francesas de Flaubert o Zola, pero las mujeres que dibuja Bennett poseen un espíritu particular que las hace ser respetadas y, a veces, incluso queridas por el lector; otro aspecto a discutir son las semejanzas con los villanos dickensianos que tiene la figura paterna de Anna de las Cinco Villas, pero aquí existen otras connotaciones que sugieren regusto autobiográfico, que tiene que ver con el propio padre del autor, algo que se repetirá desde ese momento en toda la producción futura de Arnold Bennett.

Anna y su hermana Agnes
Fuente: Ed. dÉpoca

Al hilo de la figura paterna en la novela, Bennett declaró que escribió esta obra como un “discurso contra la tiranía de los padres”. Y sin duda así es, porque toda la historia gira en torno a ese individuo, capaz de tiznar de oscuro la vida de una comunidad desde la autocracia de su hogar. Pese a ello, la luz de sus personajes más carismáticos compensan el dramatismo argumental, una galería de espíritus de diverso colorido capaz de conquistar al lector más frío. No obstante, la reina de este drama es Anna Tellwright, una muchacha que tuvo la mala suerte de nacer en un hogar que hoy llamaríamos desestructurado, huérfana de madre y al cargo de un padre rico, avaro y déspota, ha crecido sin ninguno de los afectos que se esperan en el seno de una familia. Educada en una comunidad metodista de férreos sentimientos wesleyanos, que esperan de ella un compromiso absoluto con su iglesia, tiene el sentido común necesario para hacerse preguntas al respecto. Cuando los esquemas religiosos de su entorno se descubren al completo, la joven da muestras de la entereza y libertad de pensamiento. Así trata Arnold Bennett a sus heroínas, les otorga personalidad y fuerza interior para actuar con autonomía y, aunque Anna no personifique ese prototipo de mujer que las nuevas corrientes de pensamiento exigían en aquel momento, desde mi punto de vista, es imposible no simpatizar con ella y comprenderla. Cómo no íbamos a hacerlo después del leer el alegato que Arnold Bennett escribió contra la educación patriarcal inglesa, porque, queridos lectores, este autor no sólo fue un admirador ferviente del sexo femenino, sino que fue un serio defensor.

En otro sentido, aunque Bennett emigró a Londres en su juventud, en su memoria quedaron grabadas las circunstancias sociales que presenció en su tierra natal hasta el momento de su partida, las tragedias y experiencias vividas en su persona, y las de las gentes que formaban parte de su comunidad. Con ellas enriqueció su historia, gracias a ellas pudo diseñar sus personajes, galanes avispados y elegantes, jóvenes humildes y fieles, niñas dulces e inocentes, damas bondadosas y religiosas, o sirvientas que asumen su realidad. El autor hace coincidir a todos ellos en una historia cargada de hipócrita sentimiento religioso, donde se dan cita el romance, la tragedia y el amor.

Henry y Anna (Fuente: Ed. dÉpoca)
Definitivamente, y en mi opinión, Anna de las Cinco Villas es una novela rotunda porque apela a los más altos valores del ser humano con habilidad y sin herir su sensibilidad. Escrita con una narrativa potente y descriptiva, la delicadeza y elegancia de su estilo no es pesado ni hiere, sino que hace disfrutar. Pese a ello, el lector no duda que se encuentra ante una situación dramática, y Bennett, siempre pensando en él, le prepara para un final románticamente operístico que tardará en olvidar, si es que lo consigue.

Decía al comienzo de la reseña, que Arnold Bennett fue un hombre de éxito fuera y dentro de las fronteras inglesas, primero como exultante periodista y editor, para luego triunfar como novelista. Su afán por aprender y su exquisito gusto por la vida intelectual parisina le llevaron a cruzar el Canal de la Mancha y vivir algunos años en la capital francesa, donde se relacionó con la crema y nata social y artística. Su fama llegó incluso a América, donde sus ensayos y novelas tenían el mismo éxito del que disfrutaron en su día los trabajos de Dickens y, por ello, fue recibido en los Estados Unidos con semejantes honores. Héroe de guerra por su contribución en el Ministerio de Propaganda durante la Primera Guerra Mundial, al igual que su colega John Galsworthy, no quiso aceptar la medalla que el rey le quiso imponer. Visceral de temperamento, amante del lujo y la buena vida, que pudo costear gracias a las ganancias de los libros que vendía, nunca olvidó sus orígenes humildes, y ayudó a multitud de jóvenes escritores y artistas anónimamente, convencido también de que la literatura debía llegar a las calles, fue un gran defensor de las ediciones de bolsillo.

Todas estas circunstancias derivadas de su éxito, unidas a un ensayo que publicó en contra de las nuevas corrientes literarias, encabezadas por el Grupo de Bloomsbury, le hicieron ser objeto del ataque y la burla de algunos de los escritores de la siguiente generación, encabezados por Lytton Strachey, que se reía de su tartamudez, y por su fiel amiga Virginia Woolf, que no cejó hasta echar por tierra el prestigio que con tanto esfuerzo Arnold Bennett se había labrado. 

Decía Aldous Huxley que “cada generación piensa que puede ser más inteligente que la anterior”, y yo no puedo estar más de acuerdo, sírvame la actualidad como ejemplo, pero también creo que en todo momento existen personas brillantes y cálidas, como los lectores para los que Arnold Bennett escribía, esos corazones puros capaces de gozar y soñar con Anna de las Cinco Villas.

No quiero terminar la entrada de hoy sin agradecer a los editores de dÉpoca la confianza que pusieron en mí al dejar en mis manos el prólogo de esta preciosa novela. Han sido muchos meses profundizando en el mundo y la narrativa de Arnold Bennett, pero el esfuerzo tuvo su recompensa, y hoy puedo proclamar mi completa rendición a la obra de este autor. ¿Existe mayor premio para un lector?


Undine von Reinecke ♪



El autor por la Editorial

Fuente: Wikipedia

Arnold Bennett (1867-1931) Fiel representante del realismo inglés y riguroso cronista de su época, se inspiró en su norteña tierra natal —The Potteries, en el condado de Staffordshire, región célebre en todo el mundo por su industria alfarera— para escribir la aclamada serie de las Cinco Villas, que le convertiría en uno de los autores más prestigiosos y célebres de su tiempo.


Comentarios

  1. Magnífica reseña Undine, estoy deseando leer esta novela de esta gran editorial que trata con tanto mimo todas sus ediciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ful Navalón:
      Estoy segura que Anna de las Cinco Villas no te defraudará. Ya me contarás cuando la leas.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Acabo de decidir que este será el libro que me compre en la feria del libro de mi ciudad este año. Enhorabuena por ese prólogo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Esther! Lo cierto que ha sido un privilegio poder escribir este prólogo. Sólo espero que con él pueda hacerse un poco más visible la figura de Arnold Bennett y su obra.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Has escrito tú el prólogo de la novela para la editorial D'Epoca. No podían haber escogido mejor prologuista. has hecho una reseña fabulosa. Bueno, todas lo son, pero esta especialmente. Habrás tenido que documentarte muy bien para escribir ese prólogo y eso se nota en la reseña. La novela conocía de nombre. Tomo nota. la Revolución Industrial en Inglaterra siempre es una época y un tema interesantes, y con esa protagonista parece ganar aún más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa:

      Primeramente, ¡muchísimas gracias por tus amables palabras! Efectivamente, han sido muchos meses documentándome sobre Arnold Bennett y su obra, un esfuerzo que ha merecido la pena, por lo mucho que he disfrutado por el camino. Espero que el resultado de como fruto un ejército de admiradores nuevos que rescaten la narrativa de Arnold Bennett, al menos contribuir un poco a ello.

      Un abrazo y mil gracias otra vez!!

      Eliminar
  4. Hola Undine, que guay que hayas escrito el prólogo de esta edición, debes de estar muy orgullosa... Yo de Arnol Bennett he leído Enterrado en vida, que me pareció muy original en su planteamiento y aunque menos divertida de lo que esperaba la disfruté. Esta novela, que encima de esta editorial tan impresionante, caerá en algún momento. No sé si en esta Feria del Libro o cuándo, pero caerá. Y más si la has prologado tú.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Nitocris:
      Lo cierto es que sí, ha sido un privilegio poder escribir el prologo de esta novela de Arnold Bennett.
      Por otro lado, Anna de las Cinco Villas es muy diferente a Enterrado en vida, que pertenece a sus producción de carácter satírico. La novela que presento hoy es claramente realista e intimista, aunque debo reconocer que Enterrado en vida a mí me sorprendió mucho por la agudeza e ironía que destila. No soy objetiva, Arnold Bennett me fascina.

      Un abrazo y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  5. ¡Hola! Me ha encantado tu reseña y creo que podría disfrutarlo, tanto por la ambientación como por esa manera de hablar de los valores del ser humano. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marya:

      Cuánto me alegra que te llame la atención esta novela, no sabes lo mucho que significa para mí. Ya me contarás tus impresiones cuando la leas.

      Un abrazo y felices lecturas!!

      Eliminar
  6. ¡Pero que maravilla Undine! ¡Prologista de una gran obra y en una editorial de lujo! ¡Si es que eres la más mejor del mundo mundial Ahora me gusta más todavía esta novela, voy a pedirla ya, y que salga el sol por Antequera...bueno, el viernes, que cobro, jajajaja.
    Qué reseña tan espectacular Milady, de verdad, de corazón, si es que da gusto leerte hables del libro que hables.
    Qué orgullo de amiga.

    Besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yolanda:
      ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Ya sé que tienes la novela contigo, y no veo el momento de conocer tus impresiones. Sólo espero que la estés disfrutando tanto como yo lo hice en su día.

      Un abrazo grandísimo, y muchas gracias otra vez por tus cariñosas palabras!!

      Eliminar
  7. Felicidades por ese prólogo! Como dice Rosa, no habían podido escoger mejor prologuista. Este libro lo leí hace la tira de años. Fue lectura obligatoria creo que en segundo de carrera y la leí en inglés, con dificultades, y con mucho diccionario, pero la leí. Recuerdo que me gustó, pero no se disfruta igual cuando tienes que parar tantas veces para buscar palabras porque no te estás enterando de nada... Me dejas con ganas de releerla. Y si encima es de esta editorial, que siempre realiza trabajos impecables, con más ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:
      Primeramente, muchísimas gracias por tus amables palabras!!
      Qué peculiar que te hicieran leer esta novela en la carrera, no por que la obra no lo merezca, todo lo contrario, sino porque es la menos conocida del ciclo ubicado en The Potteries de Arnold Bennett. Seguro que el catedrátic@ era un buen conoced@r del escritor.
      Por otro lado, si finalmente vuelves a leer Anna de las Cinco Villas, me encantará conocer tu opinión.

      Un abrazo y nuevamente mil gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  8. Holaa!! Pero qué excelente reseña, nuevamente has conseguido que el libro en cuestión me llame la atención. Gracias por tu increíble entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Me alegra sabes que te gusta lo que has leído. Ojalá la novela te parezca tan buena como a mí.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  9. Qué placer leer tus reseñas, bien documentadas y excelentemente escritas. Felicidades por el prólogo, que voy a leer en cuanto me haga con la novela. Me parece un encanto de obra. Y ¿qué decir de la recomendación musical? Tengo especial debilidad por Elgar. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Senyoreta Buncle:
      Primero de todo, ¡muchas gracias por las palabras de cariño que me dedicas! Para mí es todo un privilegio que mis compañeras en la esfera Blogger, todas grandes lectoras, me apoyen de esta manera.
      Por otro lado, estoy segura que Anna de las Cinco Villas te va a gustar, la narrativa de Arnold Bennett es tan especial que veo imposible que no disfrutes con su lectura.

      Un abrazo y gracias nuevamente!!

      Eliminar
  10. Enhorabuena por el prólogo, y bueno, por todo lo que escribes, es toda una maravilla leerte. Este año que ando intentando bajar la pila de pendientes que ya tengo en casa, seleccionaré unos pocos libros que quiero que entren nuevos en mi biblioteca y entre ellos está este, SIN DUDA ALGUNA! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus amables palabras y por incluir Anna de las Cinco Villas entre tus lecturas! Estoy segura que te gustará muchísimo esta novela, y que Arnold Bennett se convertirá en un escritor de tu admiración. Estoy deseando conocer tus impresiones.

      Un abrazo y muchas gracias nuevamente!!

      Eliminar
  11. Hola Undine!! Es mi lectura actual y me está encantando. Por cierto, estupendísimo tu prólogo, ha sido un gustazo profundizar en la novela y su autor gracias a tu trabajo como prologuista. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ana:
      ¡muchas gracias por tus bonitas palabras! No sabes la ilusión que me hace lo que me dices. Estaré muy atenta a tus impresiones sobre Anna de las Cinco Villas.

      Un abrazo y mil gracias otra vez!!

      Eliminar
  12. Me paso por aquí brevemente tanto para felicitarte por esta magnífica entrada (¡qué sería de la blogosfera sin ti!) como por tu prólogo al libro, que ya he leído. Tanto en el libro como aquí se percibe la dedicación a la obra de Bennett y lo preparada que estás para hablar de él y de su obra. Ya sabes que comparto admiración por este autor, que me regocijo contigo ante el progresivo conocimiento que se va teniendo de su obra en castellano tras años de ostracismo impuesto por aquellos que no tenían ningún derecho a imponerlo y que la publicación de "Anna de las Cinco Villas" es una grandísima noticia para los bennettistas.Ojalá mucha gente que conozca a este autor gracias a este libro se anime a seguir leyéndolo.

    ¡Un abrazo grande, amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida MH, querida amiga:
      Tu opinión es siempre importante para mí en cualquier conversación, pero tratándose de Arnold Bennett mucho más, sé lo mucho que conoces y admiras su obra. Por ello, las palabras que me dedicas han llegado directas al corazón. ¡Muchísimas gracias! Sólo espero que con mi pequeña contribución Arnold Bennett recupere un poquito esa importancia literaria que nunca debió perder.

      Un beso grande, y millones de gracias!!

      Eliminar
  13. Que nivel de excelencia!!!eres la mejor reseñando.
    Gracias y espero encontrarla pronto.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    La verdad no conocía la novela, pero me ha llamado mucho la atención la premisa del libro,
    seguro que le daré oportunidad en un futuro próximo. ¡Gracias por la excelente reseña!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Yessykan! Ya me contarás tus impresiones cuando leas la novela.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola. Ahora vengo yo por aquí. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que mencionas. Cuando viajé por primera vez a Reino Unido fui a un pueblo que tenía una estación de tren como las de las pelis de época. Parte del pueblo era como un escenario de una de esas pelis. Y esta novela también me lo ha recordado mucho. Y el viaje a Liverpool y luego a Isla de Mann. Es un relato maravilloso pero que se hubiera quedado hueco sin una protagonista como Anna. Es una diferencia importante con otras lecturas de este género, normalmente me entretienen muchísimo sus tejemanejes pero los personajes no me llegan mucho, sin embargo Anna sí lo hace. Tiene el punto justo de rebeldía, a mí me ha gustado que no fuera excesivamente transgresora. Tiene un equilibrio que la hace más cercana. Al final hace lo que tiene que hacer conforme a como es ella, pero me dio mucha pena ese otro personaje al final tan desafortunado, además era mi favorito.
    Una novela maravillosa, sin ninguna duda y un prólogo a la altura.
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL LEÓN DE ORO", ANTHONY TROLLOPE

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES