miércoles, 2 de diciembre de 2020

RESEÑA: "LAS COMADREJAS", LLORENÇ VILLALONGA

Fuente: Undine von Reinecke

 

Ficha técnica:

Editorial: Ediciones Invisibles

Traductor: Juan Carlos Gentile Vitale

Colección: Pequeños placeres

Número de la colección: 8

Fecha de publicación: 11/2020

ISBN: 9788412100099

Formato: 11,5 x 18

Páginas: 216

Encuadernación: rústica con solapas

PVP: 16.00 €

 

Sinopsis de la Editorial:

En Las Comadrejas, los recuerdos de la infancia del protagonista chocan con la realidad que se encuentra cuando regresa a Bearn tras estar diez años fuera de la isla. Todo ha cambiado: un buen contingente de inglesas ricas se ha instalado en los hoteles de lujo que han surgido por todas partes.

Sin embargo, las temidas Comadrejas, aquellas dos ancianas que tanto miedo le daban cuando él era un niño, siguen ahí, como si el mundo atávico, de brujas y de mitos, pudiera aún convivir durante un tiempo con las motos y los transistores.

 


Propuesta musical para este libro:


 

Lo que Undine opina del libro:

 

< Cuando uno extraña un lugar, lo que realmente extraña es la época que corresponde a ese lugar; que no se extrañan los sitios, sino los tiempos. > Marcel Proust

 

Palacio de la Almudania - Mallorca
Fuente: Wikipedia

Cuando era muy niña me fascinaba una caja de música que tenía mi abuela. Era de madera lacada y en el centro de la tapa había un tondo con la representación de una pareja de bailarines vestida con trajes regionales. Me chiflaba abrirla y hacer sonar las notas de un vals que salían de su mecanismo. Cada vez que cerraba la tapa hacía que me contaran la procedencia del mágico artefacto, al que yo otorgaba orígenes románticos. Invariablemente me repetían la misma historia: era un recuerdo que mis padres trajeron para mis abuelos de Mallorca, de un viaje que hicieron en 1965 con motivo de su luna de miel. Así fue como yo comencé a construir mi propia leyenda sobre aquella isla, un lugar que imaginé como de cuento de hadas, ya que muchas parejas de aquellos años lo elegían como destino para comenzar su historia de amor. ¿No lo habían hecho también en el siglo XIX Frederick Chopin y George Sand? Mi mente infantil se alimentaba de estos mitos. Pero, como ocurre con todo lo agradable, mi infancia llegó a su fin, y con ello la desaparición de todos los espejismos que mi inocente mente había creado. La adolescencia y su cinismo dieron paso a una imagen muy distinta de Mallorca: ese paraíso de fiesta interminable donde los famosos del mundo entero se daban cita para lucirse. Aunque todo lo anterior era verdad, también es cierto que lo que hizo interesante durante siglos a Mallorca como destino mediterráneo idílico permanecía allí indeleble, observando el progreso de los tiempos.

Algo así, pero con mucha más profundidad y lirismo, viene a contarnos Llorenç Villalonga en Las Comadrejas, la novela que reseño hoy,  un bellísimo relato ubicado en la Mallorca rural de mediados del siglo XX, que ha sido rescatado por Ediciones Invisibles últimamente. Este título vio la luz en lengua catalana en el año 1967 y ahora ha sido traducido al castellano por primera vez. La historia comienza así:


<Era aún un niño cuando conocí a las Comadrejas, muertas tiempo después en las circunstancias que explicaré. Vivían en la casa más pobre del Carrer Nou e iban siempre enlutadas.

A causa de unas décimas de fiebre, los médicos habían aconsejado que me enviaran a la montaña. Primero me llevaron a casa de la abuela, que no salía de sus tierras de Sa Coma, entre Bearn y la ladera de S’Alcadena. Entonces yo era muy consentido y ella no me dejaba pasar ni una. Vista la incompatibilidad, al poco decidieron que fuera a vivir con mi nodriza, que me consentía todo, desde trasgredir el régimen de leche, que me mantenía la fiebre, hasta rechazar los medicamentos que me enfermaban el estómago. Puedo decir que debo la vida a una rebelión, y que estos primeros recuerdos fueron la mayor lección de inmortalidad que he recibido en mi no bien encarrilada vida.

En Bearn pasé los mejores años de la infancia. Sabemos que la Humanidad es desventurada, que la Historia es una retahíla de crímenes, y que Pascal nos considera abandonados en una isla desierta, sin objetivo ni norte…Todo esto puede ser verdad, pero en mi recuerdo Bearn sigue siendo una Arcadia.>

 

Este es el filosófico inicio de Las Comadrejas. En él Llorenç Villalonga inicia la historia de nuestro protagonista, un niño de nueve años que, debido a una enfermedad, es enviado a la a las montañas mallorquinas para recobrar la salud. El muchacho, del que desconocemos su nombre, pasa su convalecencia en la población de Bearn acogido en casa de su antigua nodriza, una mujer joven, guapa e inteligente, que tiene una hija de su misma edad, Coloma, de la que él está perdidamente enamorado. Junto a ella corre libre por el pueblo haciendo travesuras y observando la vida de los habitantes del lugar. La población que durante años estuvo bajo la protección de los grandes señores de Bearn, ya desaparecidos, vive al margen de las modas y novedades que llegan desde la capital. Allí los intereses los dictan sus personalidades: el vicario, Xim el herrero, el sen Toni, Jaume Malherido...Cada ciudadano aporta su importancia a la vida de Bearn. Pero, como en toda población rural que se precie, siempre hay algún individuo que levanta sospechas y genera supersticiones entre la vecindad. En el caso que nos ocupa son las Comadrejas, dos hermanas ancianas que siempre visten de luto y viven recluidas en su ruinosa casa. Sus extrañas rutinas y su costumbre de predecir el futuro levantan sospechas en la ciudadanía. No hay desgracia que acontezca que no sea achacada a estas hermanas y comentada tumultuosamente en la plaza del pueblo. Todo el mundo sabe que no hay nada que despierte más interés en un niño que este tipo de misterios y,  de este modo, nuestro protagonista intentará desafiar los peligros que guardan los secretos de aquel pueblo acompañado de su amada Coloma y de algún amigo más. Todo ello mientras aprende el arte de vivir, amar y crecer en completa libertad, sin los prejuicios propios de su clase social. Pero, como decía Racine: “¡Insensato quien fía al porvenir!”. Algo extraño sucede en Bearn que nuestro protagonista no alcanza a comprender. A causa de ello es enviado de vuelta con sus padres a la capital.

Han pasado diez años desde entonces y nuestro protagonista regresa a Bearn. Casi todo lo que conoció en el pasado ha cambiado o no está. Pero las incógnitas que despertaron su imaginación y que cambiaron su vida para siempre siguen muy vivas. ¿Logrará nuestro héroe encontrar la solución al enigma? 

Las Comadrejas es una preciosa y filosófica historia que cierra el llamado ciclo de Bearn, una colección de novelas que dedicó Llorenç Villalonga a dicha población cuyo título más famoso es Bearn o La sala de las muñecas una obra que ha sido comparada con El Gatopardo de Lampedusa por sus similitudes al tratar el decadentismo de la aristocracia mediterránea. Pese a la fama internacional de la novela italiana, hay que otorgarle la gracia de precursor al escritor mallorquín, ya que su obra fue publicada en 1956, dos años antes de que viera la luz El Gatopardo. En Las Comadrejas, obra más modesta pero en mi opinión igual de interesante, el tema principal sigue siendo el paso del tiempo y los estragos que deja a su paso, pero esta vez enfocándose principalmente en el mundo rural.


<Lo que yo, antes de los diez años, veía con ojos nuevos, debe parecer ya viejo a las actuales generaciones turísticas, desfloradas de virginidades.>


Concebida en dos partes, correspondientes a las dos ocasiones en que el protagonista visita la población de Bearn, con nueve y diecinueve años respectivamente. La primera de ellas narra la visión idílica de todo lo que sucede a su alrededor con los ojos avispados pero inocentes de la infancia. Una narración llena de belleza, elocuencia y divertidas hazañas infantiles, con amables pasajes cargados de lirismo, interrumpidos puntualmente con “aguijonazos” llenos de intención. Con ello Villalonga pretende mantener vivo al lector, le advierte que lo que está leyendo no es tan sólo un cuadro bucólico.


<La plaza desierta, el abrevadero barroco y los siete árboles lozanos, fue realmente un paraíso para nosotros, el mejor de los paraísos, porque la serpiente tentadora consiguió la ilusión de hacernos creer inmortales, pero sin pecar ni ofender a Dios, ya que aún no sabíamos.>


Fragmentos estos sugerentes de literaturas e influencias francesas tan presentes siempre en la obra del autor. Al igual que la magdalena de Proust era evocadora de momentos de felicidad, asimismo trae ese tipo de memorias la plaza de Bearn al protagonista de Llorenç Villalonga.

En la segunda parte del libro encontramos una mirada más cínica y escarmentada sobre todas las cosas. El protagonista regresa a su “paraíso perdido” en busca de felicidad y lo que percibe es una imagen muy diferente de lo que recordaba. El autor utiliza este motivo para desarrollar su hipótesis sobre la subjetividad de la realidad que apreciamos e idealizamos. Reflexiona sobre la veracidad de nuestras sensaciones y recuerdos en relación con nuestra experiencia de vida y el estado anímico en el que nos encontramos en todo momento.


<Bearn es la imagen del Paraíso Perdido, y solo cobra valor porque ya no existe.>


Pero además, esta segunda mitad es también un alegato contra el consumismo y la publicidad capitalista. En ella Llorenç Villalonga diserta a través de su protagonista contra la invasión apabullante del progreso y sus consecuencias arrolladoras. Se pregunta si tanto avance tecnológico ha mejorado verdaderamente la calidad de vida en las zonas rurales, o si por el contrario es el culpable de finiquitar un modo de vida sencillo pero ideal y necesario.


<La Naturaleza hace experimentos continuamente. Unos salen derechos y otros torcidos, pero yo sigo creyendo que el edificio cubista desentona en la plaza de Bearn y que Miguel Curt no necesitaba la máquina de escribir. Conozco, naturalmente el argumento americano: él no necesita la máquina, pero las empresas productoras le necesitan a él, necesitan a miles de Curt y millones de hijas de madó Blaia para poder subsistir.>


En cuanto a los personajes que pueblan el libro, todos ellos son maravillosos y dignos de comentar. Desde el bello y digno Xim el herrero, que nada tiene que envidiar a los héroes griegos, hasta la bonita y pícara Coloma, tierno amor de la infancia del protagonista. Cada personaje representa un arquetipo que existe o existió en nuestras poblaciones rurales y dan carácter al texto sosteniendo la narración. Un elenco de categoría para esta interesantísima y delicada fábula que habla de temas eternos como el amor, la amistad, la familia, la cultura de un pueblo, la costumbre, la traición, la superstición… Una lectura emocionante que dejará pleno y asombrado al lector.

Y hasta aquí llegan mis valoraciones sobre Las Comadrejas. Agradezco a Ediciones Invisibles la oportunidad que me ha dado para recordar la obra de este fantástico autor considerado una eminencia de las letras catalanas. Invito a todos mis lectores a zambullirse entre las páginas que escribió este mallorquín, donde recreó con gran sensibilidad, elocuencia y erudición la inexorabilidad de la vida, y el implacable tic-tac del tiempo.


<Los días pueden ser iguales para un reloj, pero no para un hombre.> Marcel Proust

 

 

 Undine von Reinecke ♪

 

El autor por la Editorial:

Fuente: Ediciones Invisibles
Llorenç Villalonga

(Palma, 1897-1980) Estudió medicina y viajó a París para especializarse en psiquiatría. Al volver a Mallorca, muy imbuido de cultura francesa, empezó a escribir. Entre la novela La muerte de una dama (1931), con la que inaugura el mítico ciclo de Bearn, y Las Comadrejas (1967), que lo cierra, Villalonga se convirtió en un testimonio atento de la transformación de la sociedad mallorquina, entregada con entusiasmo al espejismo del turismo de masas.

 


Fuentes de información:

https://www.escritores.org/biografias/192-llorenc-villalonga-i-pons

http://e-spacio.uned.es/fez/eserv/bibliuned:Llcgv-32C82285-3085-93FB-7FDD-000144BAF84C/Villalonga.pdf

 

 

47 comentarios:

  1. Apuntado queda este libro. No he leído nada de este autor. Ni le conocía. Gracias Undine por compartir un día más tus lecturas tan maravillosamente bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días; Esther:
      Es posible que sí recuerdes su novela Bearn o La sala de muñecas. La aadaptó Jaime Chavarri en los 80 y sus protagonistas eran Imanol Arias, Ángela Molina, Fernando Rey y Amparo Soler. También hay una serie de los 70, pero ésta te pilla más lejana. Echa un ojo al autor y asu obra, porque te gustará.
      Un abrazo y muchas gracias por pasar por aquí!!

      Eliminar
  2. Buenos días Undine!. No conocía la novela, aunque hace años vi la película basada en el libro Bearn o la sala de las muñecas con Ángela Molina y Fernando Rey. Ignoraba que fuera una serie. Tomo nota. Aunque no me da la vida para todo lo que apunto. Gracias por la reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mar:
      Sí, es el ciclo de Bearn que comenzó en 1931 con La muerte de una dama, con la que yo he reseñado se cierra después de más de 30 años dedicados a él. Si te gustó la película, igual también quieres ver la serie de los 70, que está para ver on-line en RTVE a la carta.
      Un beso grande, y muchas gracias por leerme y comentar!!

      Eliminar
  3. Hola,
    últimamente intento apuntar lo menos posible porque quiero ir liquidando pendientes pero a este no me puedo resistir con lo bonito que lo has contado; me lo llevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Eyra:
      Yo también intento ser selectiva con los títulos que voy encontrando. Pese a ello la lista no deja de crecer. Si finalmente lees Las Comadrejas, estoy segura que lo disfrutarás, porque pese a estar ubicado en tierras mallorquinas, es imposible no sentir como propia la historia.
      Un beso grande y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  4. Querida Undine:
    Muchas veces digo que tengo muchas ganas de volver a estudiar y por eso me encanta venir a esta casa, porque siempre aprendo y me gusta mucho.
    Alguien me va a matar porque este libro lo tengo apuntado y no me acuerdo en qué blog lo vi. Esta colección apetece comprarla entera, la verdad.
    Me encantan las infancias literarias y más aún si transcurren en pueblos y ya no te digo nada si son en lugares encantadores. Es verdad que ya no es lo mismo pero algo queda, rincones que aún se salvan.
    A mí siempre me gustaron mucho las cajas de música. Es como un cuento tu anécdota.
    Besos y Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Norah:
      Creo que el sentimiento es mutuo. Visitar la cantina es siempre reconfortante e ilustrativo.
      Con respecto a dónde leíste sobre Las Comadrejas, yo te lo puedo decir. MB lo reseño en el blog de Las Inquilinas. :) Pero seguro lo has visto en algún otro lugar, porque se está difundiendo mucho en Instagram también.
      Desde ya mismo te puedo asegurar que te gustará este libro. La historia es muy cercana, y su estilo es maravilloso. Por otro lado, no hay pasteleo. Es real como la vida misma.
      Sobre la caja de música, ahora está en la casa que mis padres tienen por tierras maragatas. Pocas veces puedo escuchar ahora el vals.
      Un beso grande y gracias por tus cariñosas palabras!!

      Eliminar
  5. Será un placer sumergirme en ellas!!! Como lo es visitarte.
    Gracias por tu trabajo excelente.
    Abrazosbuhos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Mil gracias por tus palabras!
      Espero que la lectura de Las Comadrejas te agrade tanto como a mí.
      Un beso grande!!

      Eliminar
  6. Oh!!! no he leido nada de Vilallonga. Me estimula tu comparación con el Gatopardo, que ha pasado por mis manos hace muy poco. Si es un poco de Mallorca lo que Lampedusa describia de Sicilia, me va a gustar mucho. Gracias y Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Senyoreta Buncle:
      La comparación con El Gatopardo no es mía, es de la crítica. Aunque es cierto que el espíritu de Bearn o La sala de muñecas es similar. En cuanto a Las Comadrejas, está escrita con el mismo caracter bucólico en su primera parte, la segunda cambia un poco pero es igual de especial.Espero que te guste tanto como a mí.
      Un abrazo y gracias por la visita!

      Eliminar
  7. Holaa!! otro más que no he leído y que no conocía pero que, con lo que nos cuentas, has conseguido que me llame la atención. Excelente entrada.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias a ti por la visita! Espero que disfrutes mucho de su lectura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No he leído nada del autor y por lo que cuentas, tengo que ponerle remedio. Albéniz, qué maravilla!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Margari:
      Conociéndote, estoy segura que Lorenç Villalonga te va a conquistar. Ya me contarás si te atreves con él. :)
      Y sí, Albéniz no podía faltar en esta reseña. El captó muy bien cada lugar de estas tierras mediterráneas.
      Un beso grande!!

      Eliminar
  9. Pues no conocía a este autor, me lo llevo apuntado para echar un ojo a este y a algún otro de sus libros.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Inés:
      Yo también quiero seguir indagando en la narrativa de este autor. Te diré que también se atrevió con el teatro.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. Ni conocía este libro, pero me ha interesado mucho lo que cuentas. ¡Y la edición tiene pinta de ser preciosísima!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa:
      La novela es fantástica y pertenece a una colección muy particular que se llama Pequeños placeres. Son obras cortas de grandes autores internacionales. El diseño de la colección es una preciosidad.
      Un abrazo y bienvenida al blog!!

      Eliminar
  11. ¡Hola Undine! Que bien pinta esta novela..., me gustan las ambientadas en entornos rurales y con niños más aún (me recuerda un poco mi infancia en el pueblo cuando íbamos en verano y demás fiestas). Del autor no he leído nada, ni conocía esta serie basada en Bearn y por cierto, me ha parecido entrañable la anécdota de la caja de música y tus padres
    Un besote fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marian:
      Justamente lo que argumentas es lo que yo sentí al leer el libro. Recordé mis vacaciones en el pueblo de mis abuelos.
      Estoy segura que Villalonga te va a gustar. Tanto si lees Las Comadrejas como Bearn o La sala de muñecas.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  12. Yo estaba fascinada por una caja de música que tenía la Marquesa de Dos Aguas en su cuarto (mi madre era su modista y mi tía la más joven, su criada, sí, criada, con cofia y todo) era de plata repujada, magnífica y al abrirla sonaba "La muerte del cisne" ¡Me tenía locamente enamorada! Evidentemente nunca fue mía, pero todavía la recuerdo nítidamente 😁
    Del autor solo he leído La Sala de muñecas, pero me encantó.
    Este se viene conmigo.

    Besitos bombón 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yolanda:
      Siempre compartes historias preciosas. Si algún día llegamos a tomar ese café del que siempre hablamos pasaremos la tarde como dos viejecitas compartiendo recuerdos. ¡Cómo me gusta! :)
      Sobre Las Comadrejas, si te gustó La sala de muñecas no puedes dejar de leer esta novela. Te va a entusiasmar.
      Un beso grande!!

      Eliminar
  13. Lo había visto por las novedades de la editorial y ya me llamó la atención. Después de lo que cuentas me lo apunto con más motivos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rocío:
      Con la sensibilidad tan acusada que disfrutas, estoy segura que Las Comadrejas será todo un acontecimiento para ti. Ya me dirás si estoy en lo cierto.
      Un abrazo grande y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  14. Hola.
    No conocía el libro ni tampoco a su autor y Las Comadrejas me han despertado cierta curiosidad, anotado queda para un futuro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Qué ilusión me hace que te haya despertado curiosidad este libro! Si finalmente lo lees, no dejes de compartir conmigo tu opinión.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  15. Hola!! este es un nuevo descubrimiento, no he visto el libro antes, la verdad que no leo tanto estos tipos de libros, pero este me late así que se va conmigo



    Acabo de descubrir tu blog y ya formo parte de el, espero de ser posible verte pronto por https://librosyrisasmas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días y bienvenida:
      Me alegra que este libro te haya llamado la atención. Ya nos contarás si te ha gustado.
      En breve te visito en tu espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Undine!! No sabía nada de este título y me interesa muchísimo, así que me llevo bien apuntado. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto. ¡Fantástica reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      ¡Muchas gracias a ti por la visita! Ya me dirás si finalmente lo lees y qué poso te ha dejado.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  17. Aquí estoy para disfrutar, cómo siempre, de tu reseña. Contigo es tan fácil hacerse una idea del libro que ya he decidido qué hacer con ti propuesta.
    Por cierto, que estoy totalmente de acuerdo con la primera frase de Proust que has puesto; lo he vivido en carne propia. Por eso me resulta todavía más interesante este libro. Mil gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      Veo que opinamos igual las dos sobre la cita de Proust. Villalonga era un estudioso del escritor frances y su literatura está muy influída de su filosofía.A mí me ha encantado.
      Un abrazo grande y mil gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  18. Pues si alguna vez te apetece hacer ruta literaria y venir a Mallorca, avísame... Aquí tienes una guía y será un placer descubrirte algunos rincones...

    Y ahora, una confesión... No conocía la serie ni al autor... Ya sabes ese dicho, "en casa del herrero..." (qué desastre!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ana:
      Claro que te avisaré cuando vaya a Mallorca. ¡Qué ilusión poder llevarte de guía.
      Con respecto a Villalonga, nunca es tarde si la dicha es buena. Estoy segura que te emocionará leer sus obras.
      Un abrazo fuerte y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  19. Qué bonito lo que nos cuentas. De esta editorial he comprado un libro que todavía no he leído, y hay varios títulos que me llaman la atención, y desde hoy añado este. Gracias por el descubrimiento. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tarde, Rocío:
      ¡Gracias por tus palabras!
      ¿Qué libro tienes de la editorial? Bueno, lo cierto es que no importa, porque los títulos que han seleccionado para la colección son todos muy especiales. Éste en concreto sé que te va a emocionar.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  20. Hola! Estos libros me encantan, me parecen ediciones preciosas. Por su puesto me lo llevo anotado aunque no se si lo disfrutaré pero quiero darle una oportunidad sin ninguna duda.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jani:
      Ediciones Invisibles se ha lucido con esta colección. Son unos textos maravillosos editados con gran mimo. En cuanto a Las Comadrejas, yo estoy segura que te gustará. Ya me dirás si acierto.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  21. ¡Hola! No he leído nada del autor, pero tiene una pinta genial así que seguro que me doy una oportunidad, aún siendo un género que no suela leer.
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días:
      Me alegra que te haya llamado la atención. Si finalmente lo lees espero que lo disfrutes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Eres una de esas personas que siempre encuentra lecturas originales y preciosas. Asomarse aquí es garantía de encontrar un buen título. Y luego están tus reseñas, exhaustivas a la vez que delicadas. Es una maravilla. El libro no lo conocía, el autor tampoco. Lo apunto pero tampoco te digo para cuándo. Algún día leeré todos esos libros que voy anotando en una lista especial. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:
      ¡Muchísimas gracias por tus amables palabras! Los libros que reseño tienen la premisa de haber gustado o, cuando menos, parecerme interesantes. Nunca reseño algo que no se ajuste a estos criterios. Por ese motivo me siento doblemente agradecida.
      Con respecto a Las Comadrejas y su autor, han quedado relegados casi al olvido, pero no por falta de calidad. Ya sabes cómo funciona este mundo. Te invito a que lo conozcas, estoy segura que te encantará.
      Un abrazo fuerte y feliz martes!!

      Eliminar
  23. Hola!!!!! que lindo libro, creo que nunca leí algo parecido. Así que muchas gracias por la reseña y la recomendación. Por cierto, la foto es una maravilla <3

    PD: Me quedo por tu blog para seguir leyendo tus recomendaciones ;) como tu nueva seguidora, si gustas visitarme y espero que no sea molestia mi blog es http://plegariasenlanoche.blogspot.com/

    Un beso enorme desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar