RESEÑA: LA CASCADA, BLANCA GAGO

 

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica:

Autor: Blanca Gago

Editorial: Cicely

Prólogo: Carmen G. de la Cueva

ISBN: 978-84-949250-8-5

Formato: Rústica con solapas

Fecha publicación: 2021

Número de páginas:244

Edición:1ª

Tipo de edición: Libro físico

Dimensiones 14 × 21 cm

 

Sinopsis de la Editorial:

El sol se pone en la autovía del Norte mientras Nathalie huye de Madrid. Huye de una relación asfixiante con un hombre celoso y autoritario. De una casa a la que nunca pudo llamar hogar porque es como una herida abierta que le recuerda todos los días que su vida es un fracaso, tal y como atestigua su historial de trabajos precarios, y como evidencian los lienzos y el material de pintura olvidados en uno de los cuartos. También huye de la incomprensible muerte de su hijo Gabriel, de la pena por perderlo, de la frustración por no poder ayudarlo y de la rabia por no haberlo protegido. Así comienza la historia de Nathalie el día que decide salir de la parálisis en la que vive y recuperar su vida.


Propuesta musical para este libro:

Amor de medianoche, Cecilia (1948-1976)

Amor de medianoche es un tema del compositor español Juan Carlos Calderón (1955-2012), que se convirtió en un éxito gracias a la cantautora Evangelina Sobredo Galanes, más conocida en el ámbito musical como Cecilia. La canción fue seleccionada en 1975 para representar a España en el Festival de la OTI, quedando en segunda posición. Cecilia falleció un año más tarde en un accidente automovilístico, pero dejó tras de sí una brillante carrera y un número enorme de fans que aún la recuerdan.


Lo que Undine opina del libro:


<Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.> Miguel de Cervantes


Los amantes del arte, visitantes asiduos de los museos, conocerán lo que hoy me dispongo a contar. Se trata de una curiosa anécdota decimonónica de sociedad, uno de esos chascarrillos históricos que invitarían a la sonrisa pícara, si no fuera porque lo que subyace en él es del todo bochornoso. Preparémonos para atravesar la barrera del tiempo, y viajemos hasta el Museo del Prado, allá por las décadas de 1820 y 1830. 

Venus y Adonis, Tiziano (1554)
Fuente: Wikipedia

En aquellos días del siglo XIX, ocupando Fernando VII el trono español, se abrió en la famosa pinacoteca madrileña una Sala Reservada a la que sólo un número limitado de personas podía acceder. Su entrada estaba restringida a unos pocos privilegiados, por su puesto, caballeros que compartían una común afición: el deleite por la visión de cuerpos femeninos desnudos y por las escenas de carácter erótico que ofrecían determinadas pinturas. Esta estancia privada contenía casi un centenar de cuadros firmados por las principales figuras del arte pictórico, entre los que se encontraban Tintoretto, Rubens o Van Dyck, además de muchos otros artistas. Y, aunque la Sala Reservada estuvo sólo en uso desde 1827 hasta 1838, lo cierto es que los orígenes de esta concupiscente colección se remontan a los tiempos de Felipe II. El más famoso monarca español de los Austrias no sólo destacó por sus logros en el campo de la diplomacia, las guerras y los desastres navales, también su vida privada ha sido siempre un foco de atención entre los eruditos, por la dualidad moral que ofrecía su comportamiento: Felipe II fue un hombre que tenía unas apetencias sexuales muy acentuadas que contrastaban con su ferviente fe católica; estos dos aspectos de su personalidad le llevaron a sufrir serios problemas de conciencia, y a padecer las enfermedades propias de una vida acentuadamente promiscua. Pese a ello, el rey era esclavo de sus instintos carnales, como demuestra un curioso encargo que hizo en 1554 a Tiziano, su pintor de cámara, el cuadro de Venus y Adonis. Después de esta pintura vinieron muchas otras, todas con temas mitológicos, de clarísimo carácter erótico, para su “uso” personal. 

La mujer como objeto de deseo siempre ha estado presente en la historia de la humanidad, y pese a que hoy vemos esas pinturas y esculturas femeninas en un contexto público y colectivo como una bella manifestación histórica del arte, también es cierto que eran en su origen una exhibición hipersexualizada de la mujer: un mero objeto más a poseer. Este es el contexto principal en el que encontramos el libro que reseño hoy. Se trata de La cascada, un título firmado por la autora Blanca Gago, que publicó recientemente Cecili Editorial, con la interesante introducción de Carmen G. de la Cueva.


Autorretrato, Artemisa Gentileschi
(1593/1656)
Fuente: Wikipedia

La cascada nos relata la historia de Nathalie, una licenciada en Bellas Artes que sueña con vivir de la pintura. Hija de un matrimonio desestructurado, comienza una relación anodina con Carlos, un empleado de banca con el que no tiene absolutamente nada en común, pero que parece sentir adoración por ella. Pese a que Nathalie no encuentra vínculos reales con su pareja, la joven se deja llevar por la inercia de esa relación, y muy pronto, los dos deciden iniciar una vida en común: él llevaría el sueldo a casa, y ella montaría su estudio de pintura en el piso que comparten para intentar triunfar en el difícil mundo del arte. Pero la realidad les salpica muy pronto, y Carlos, pese a que prometió apoyar a Nathalie en su carrera como pintora, la obliga a aceptar un puesto mal pagado como teleoperadora para intentar llegar a fin de mes. Además de las dificultades económicas que tienen, las desavenencias dentro de la pareja comienzan muy pronto a surgir, ya que Carlos es extremadamente celoso y muy poco considerado en la intimidad; por otro lado, Nathalie no se atreve a recriminarle nada y calla su infelicidad. Encerrada en su lúgubre piso sin apenas vida social, la joven ve pasar su existencia junto a un hombre del que nunca estuvo enamorada, al que teme, y no se atreve a abandonar. Las cosas no mejoran cuando se queda embarazada y, nueve meses después, llega a sus vidas Gabriel. Es entonces cuando los tres se adentran en una espiral enfermiza, de celos y humillaciones, que terminará por destruir el último reducto de esperanza que le queda a Nathalie.


Susana y los viejos, Artemisa G. 
(1610) Castillo de Weissenstein 
Fuente: Wikipedia

La Cascada es una impactante, desgarradora y absorbente novela, un escrito donde se reza una denuncia. Uno de esos textos que hablan de un tema tan presente en la actualidad que, por lo frecuente, muchas veces se omite su trascendencia o se contabiliza como un caso más: la violencia en el seno del hogar. Blanca Gago se hace eco de su gravedad y nos ofrece con su novela algo diferente, un texto adictivo, que es imposible rechazar e ignorar.

Escrita en primera persona, la narración corre a cargo de la protagonista, Nathalie, quien relata su historia al lector, al que hace confidente anónimo de su desesperación. Dividida en dos partes, cada una de ellas se subdividen a su vez en capítulos cortos, donde va enumerando los acontecimientos de su vida, presentes y pasados, que dieron origen a su monólogo, y que, en mi opinión, adquiere carácter de confesión.

La primera parte comienza con la protagonista huyendo de Madrid y conduciendo por la autopista del Norte hacia la casa materna. Durante todo el trayecto que dura el viaje hasta la frontera francesa, Nathalie, entre culpas y reproches, expondrá con mucha claridad y honestidad, la cadena de desastres que dieron origen a la hecatombe de su vida: la muerte de su hijo, un acontecimiento que no desvela nada de la trama, ya que se nos comunica en la primera página del texto.

La segunda mitad del libro corresponde al duelo. Son pequeños capítulos en los que conocemos mejor a la protagonista, gracias a las anécdotas de su pasado que nos cuenta, donde conocemos a una Nathalie joven y entusiasta, antes de perder la dirección de su vida. En esta remembranza bucólica se interponen los acontecimientos del presente que llevarán a la protagonista y al relato a su conclusión final. Un desenlace que, desde mi punto de vista, convierte a esta novela en innovadora y espectacular


El éxito de La cascada radica en la audacia con la que aborda Blanca Gago la novela. Por un lado, nos muestra el preocupante tema de las relaciones tóxicas y del maltrato desde una panorámica más amplia, para visualizar completamente las graves consecuencias que esto tiene, y las víctimas inocentes que se cobra, señalando, con gran sensibilidad y sin ofender a nadie, la responsabilidad que todos tenemos en el asunto. Por otro lado, la fórmula que emplea para evidenciarlo, estructurando la novela de una manera efectista, y perfilando sagazmente a los personajes, consigue captar la atención del lector con habilidad. A este respecto, la autora apoya su discurso desgranando psicológicamente a sus protagonistas. Comenzando por Nathalie, a la que dibuja  como una una mujer sensible e inteligente, con una capacidad para la belleza sobrecogedora, pero emocionalmente vulnerable; por otro lado está Carlos, su pareja, un ser acomplejado y poco interesante, al que la escritora no concede más protagonismo que el de las acciones que ilustran su virulenta personalidad; junto a ellos, aunque a cierta distancia, están la familia y los amigos de estos, que sumergidos en sus propias vidas, no perciben lo que está sucediendo, o se ven impedidos a intervenir por las circunstancias habituales en este tipo de situación: la negación y la falta de comunicación.
Maternidad, Mary Cassat (1890)
Fuente: Wikipedia

Desde mi punto de vista, durante la experiencia de la lectura, es difícil sentir empatía hacia ninguno de los personajes que aparecen en la novela, las circunstancias te lo impiden. No ocurre igual con el personaje infantil, víctima inocente de la historia: Gabriel atrae hacia él toda la ternura y simpatía del lector. En él se recrea la escritora para mostrar su lado más sensible y delicado, le dedica unos pasajes bellísimos en compañía de Nathalie, que demuestran la exquisita idea que Blanca Gago posee sobre la maternidad.

Emotividad, inteligencia, belleza estilística, hábil manejo de la trama y de los perfiles psicológicos. Todos estos ingredientes consiguen captar la atención sobre un texto que fluye de manera espontánea, atrapando al lector en una narración electrizante. El gran poder de seducción de la narrativa de Blanca Gago consigue que, una vez comenzado el libro, no se pueda dejar hasta llegar al final. Así fue mi experiencia, doscientas treinta y nueve páginas en cuatro horas.

Fuente: Undine von Reinecke

Conocí a Blanca Gago en un club de lectura el pasado verano. De aquella breve reunión, en la que se habló de su participación como traductora de El hijo perdido de Marghanita Laski, y en la que también pude comprobar la gran sensibilidad, humildad y erudición de su intelecto, nació esta reseña. Gracias a La cascada he podido corroborar que aquella primera impresión sobre Blanca Gago fue acertada, y que tras esa fachada de gran profesional de la traducción y la escritura anida también el buen oficio de persona.

Para terminar, quiero agradecer a Cicely Editorial la fe que han depositado en mí para confiarme la divulgación de este libro. Lecturas de Undine es un lugar donde siempre se intenta buscar armonía para difundir belleza. Pese a que La cascada parte de un principio argumental crudo, lo que subyace en su espíritu persigue la concordia. Por ello me hago eco de su mensaje y me uno a su justa demanda.



<Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad.> Maria Montessori



Undine von Reinecke ♪


La autora por la Editorial:

Fuente: Ed. Cicely

Blanca Gago (Barcelona, 1976) es traductora literaria y escritora. Se licenció en Filología Francesa e Hispánica en la Universitat de Barcelona y cursó un máster en Literatura y Traducción en la Universitat Pompeu Fabra.

Es editora de la revista Quaderns de la Mediterrània, del Instituto Europeo del Mediterráneo, donde también trabajó coordinando proyectos culturales como el concurso literario internacional para jóvenes A Sea of Words.

Le interesan los límites siempre inciertos entre realidad y ficción, vida y literatura o géneros literarios. Muestra de ello fue la obra Rara avis. Retablo de imposturas (2009, Montesinos), que escribió junto a Ignacio Caballero.

Además, ha publicado Historias que no se contaron (2019, Siete Pisos), que aborda las relaciones entre literatura y maternidad, Autoras de culto (2019, Dioptrías), una mirada personal sobre la vida y la obra de varias escritoras, y Encender las voces (2020, Franz), un viaje iniciático que explora el papel de la literatura en nuestra vida cotidiana.

Como traductora, se ha hecho cargo de traer a nuestro idioma las obras de escritoras como Tillie Olsen, May Sarton, Jane Lazarre, Caroline Lamarche, Marghanita Laski o Ursula K. Le Guin.


Comentarios

  1. Buenos días Undine, el tema del libro me echa un poco para atrás pero el final de tu reseña me hace leerlo, "persigue la concordia", sí, eso sí quiero leerlo. Y si además me dices que es la traductora de May Sarton pues no tengo más que buscar este libro. No me extraña que confien en ti para darlo a conocer. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Esther:
      Yo conocí antes a la Blanca Gago traductora, y me gustó mucho su trabajo, pero la escritora no se queda atrás. Su estilo es fascinante y la profundidad de narrativa de su novela absorbente. Yo también suelo huir de los temas que hieren el alma, pero en este caso me siento bien por haber leído algo tan importante. Te animo a que tú también te acerques a La cascada.

      Un abrazo, y gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Mi querida Undine,
    Me ha costado centrarme en tu reseña hoy, la canción de Cecilia me ha llevado muy muy lejos de aquí, en el espacio y tiempo: era una de las canciones favoritas de mi madre...
    En cuanto al libro, y aunque siempre me digo a mí misma que solo leeré novelas ligeras y alegres, termino eligiendo lecturas más oscuras, fuertes, cargadas de suspense y mil penurias ¡No tengo remedio! Así que ya habrás adivinado que me siento atraída por el libro 🙄
    Ea, pues me lo llevo.

    Mil besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tarde, Yolanda:
      Cecilia, sus canciones marcaron una época. No estaba segura de compartir esta canción, precisamente por lo que comentas, las emociones que suscita. Finalmente me decidí porque explica muy bien uno de los temas que toca La cascada.
      Por otro lado, a mí también me ocurre que huyo en vano de temas como éste, termino dejándome arrastrar por el espíritu heroico del libro. Te advierto que sufrirás, pero saldrás vencedora de la batalla.

      Un abrazo grande y muy feliz inicio de diciembre!!

      Eliminar
  3. Imposible dejar pasar esta lectura. No conocía a la autora, pero me has convencido con esta magnífica reseña. Tema duro, en efecto, pero la literatura, el arte en general, deben dar a conocer lo duro. Como decía el gran Celaya «maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse».
    Maravillosa Cecilia. Me gustaba de niña y me sigue gustando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rosa:
      Así pienso yo, La cascada debe leerse. Es una novela dura, pero no más que otras ficciones. En cambio, su mensaje es altamente constructivo para todos. Blanca Gago escribe con gran tino y sensibilidad, no hiere, sensibiliza. Ya me contarás si finalmente te animas a leerla.
      Por otro lado, yo también soy de esos admiradores de Cecilia que la siguen admirando.

      Un abrazo y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  4. Hola.
    En estos no tengo ánimo como para leer una historia de este tipo, tal vez en otro momento que esté más predispuesta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Samarkanda:
      Entiendo tu sentimiento, yo misma suelo pensar así. Pese a ello, te puedo asegurar que ha sido una lectura enriquecedora.

      Un abrazo y muchas gracias por tu visita!!

      Eliminar
  5. Por lo que nos comentas en tu interesante y muy trabajada reseña, es una novela que invita a su lectura. El tema que aborda no deja indiferente, por lo que supongo que nos acudirán una cascada de impresiones ante lo que le sucede a la protagonista y narradora. Y, psra remate, eliges un tema de la gran Cecilia, nada menos que Amor de medianoche. Ahí me has tocado la fibra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Paco:
      No lo dudes, es una novela que se lee sola, pese a la dureza del tema. La autora invita a reflexionar y a valorar el papel que tenemos todos en la actualidad que nos rodea.
      En cuanto al tema que he elegido, veo que somos muchos los que nos acordamos de Cecilia, está siendo un éxito.

      Un abrzao y gracias por tus amables palabras!!

      Eliminar
  6. Buenos días Undine!. Genial Cecilia, me encanta esta canción como todas las suyas. En cuanto a la novela, que te puedo decir, un tema muy duro y desgraciadamente muy actual, no me gusta leer demasiado sobre él porque lo he vivido de cerca, pero tras tu magnífica reseña es imposible dejarla pasar. Necesito conocer a Blanca Gago como escritora y traductora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mar:
      No te digo nada, pues tu comentario me indica el nivel de compromiso que tienes con el tema. Espero que la canción de Cecilia te sea reconfortante.

      Por otro lado, a mí me gusta mucho Blanca Gago como traductora, y ahora también como autora. Ya me contarás por cuál de las dos vertientes te animas a conocerla.

      Un abrazo y que tengas un feliz mes de diciembre!!

      Eliminar
  7. Holaa!! Otro más que no conocía perp que con tu reseña me has convencido de que tengo que leerlo. Pues lo dicho, me lo llegó apuntado, gracias por tan increíble reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo, Mónica!! Es un libro muy especial y merece tener repercusión.
      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  8. Querida Undine:
    Es muy triste pero realmente hay gente que tiene muy mala suerte en la vida y apenas levanta cabeza en algún momento. Cierto es que poner lo que puso en los cimientos de la relación no auguraba nada bueno pero de ningún modo es excusa o justificación al maltrato.
    Creo que me pasaría como a ti, que no empatizaría con ninguno, con él por razones obvias y con ella porque no la entendería.
    No veo este libro para mí. No me gusta el tema. Pero me alegro de verte en otro registro y disfrutando de lecturas tan diferentes de vez en cuando.
    Un besote y enhorabuena por la valentía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, querida Norah:
      Te confieso que yo leí este libro porque conocí a la autora, e imaginaba que su trabajo sería importante. Si otra obra con un principio argumental similar se cruzara en mi camino, muy posiblemente lo dejara pasar. La dureza del tema me parte el corazón. Por eso entiendo que no te atrevas a leerla. Pese a ello, te aseguro que yo siento que he contribuido en "algo" después haberlo hecho.

      Un abrazo y muchas gracias por participar de mi reseña!!

      Eliminar
  9. ¡Hola preciosa!
    Genial la canción que has elegido para esta reseña, me encanta Cecilia y en cuanto al libro no lo conocía pero estando relacionado con el mundo de la pintura no descarto darle una oportunidad, me gusta mucho dibujar.

    ❀ Fantasy Violet ❀
    Besotes! 💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Violeta:
      Me alegra que te guste el tema que he elegido de Cecilia. Por otro lado, si te acercas a esta novela espero que te sorprenda tan positivamente como a mí.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  10. ¡Hola! Pues se ve muy interesante, tanto por el tema de la pintura, que siempre me atrae bastante y no suelo leer demasiado sobre él, como por el hecho de que se meta de lleno en el maltrato y las relaciones tóxicas. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Marya:

      Lo cierto es que el tema de la pintura aparece en la novela para contextualizar la personalidad de la protagonista, no más. Pero el tema es tan importante y está tan delicadamente tratado, que merece difusión. Espero que si la lees te impacte positivamente.

      Un abrazo y muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  11. Querida Undine, aunque tu reseña es maravillosa con este no consigues picarme. No puedo con los libros sobre maltrato y en los que mueren los niños (sobre todo desde que soy madre) así que este le dejo pasar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nitocris:

      Puedo entender claramente lo que comentas. Le decía a Norah antes que, si no conociera personalmente a Blanca Gago, posiblemente no me hubiera atrevido con el libro, por las mismas razones que tú. Pese a todo, no me arrepiento en absoluto y lo recomendaría siempre. Es un rara avis entre mis lecturas, pero enriquece este sitio.

      Un abrazo y muchas gracias por participar de la reseña!!

      Eliminar
  12. Hola Undine!! Tiene muy buena pinta esta novela, me llevo bien anotada tu recomendación, puesto que no la conocía y me has intrigado. ¡Gran reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ana:
      Es un libro que se sale de lo común entre mis reseñas, pero su carácter es tan importante, y el interés social que lleva implícito de tanta relevancia, que me parece una buenísima recomendación.

      Un abrazo y gracias por la visita!!

      Eliminar
  13. ¡Hola!
    Es un libro que sin duda alguna me llevo anotado, porque me pareció super interesantisimo, me gusta la temática. La verdad que desconocia a la autora y esta genial. ¡Gracias por la completa reseña!
    Un saludo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti, Yessykan, por leerme! Espero que te resulte interesante la lectura de La cascada.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. ¡Hola, Undine!:

    No es del tipo de libros que yo suelo leer, pero la verdad es que me ha parecido súper interesante leer tu reseña y conocer un poco más el contexto histórico del momento.

    Gracias por tu reseña.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tarde, otra vez, Chari:

      Tampoco es el tipo de lectura que yo suelo frecuentar. Pero la importancia del tema que trata, como la autoría de la novela, me llevaron hasta ella. Ha sido una experiencia muy ilustrativa y recomendable.

      Un abrazo, y gracias por dejar tus impresiones!!

      Eliminar
  15. HOla Undine. A mí Cecilia no me gusta nada. No sé qué me pasa con ella, que no puedo. Sin embargo, no diré lo mismo del libro. Menudo tema y qué bien lo cuentas. Como siempre, no lo conocía. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa:

      La música provoca esas sensaciones contradictorias en las personas, lo que es belleza para unos no ofrece lo mismo para otros. Con respecto a La cascada, debes descubrir tú misma sus importantes secretos. Espero que te sean útiles.

      Un abrazo y gracias por visitarme!!
      Undine von Reinecke (Google)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES

RETO LITERARIO SUPERADO: "V EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS"

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY