RESEÑA: RELATO DE UN DESCONOCIDO, ANTÓN CHÉJOV

Fuente: Undine von Reinecke

Ficha Técnica

Editorial: Ediciones Invisibles

Colección: Pequeños placeres

Número de la colección: 11

Traducción: Joaquín Fernández-Valdés

Fecha de publicación: 25/11/2021

ISBN: 9778412227987

Formato: 11,5 x 18

Páginas: 192

Encuadernación: rústica con solapas

PVP: 16.00 €


Sinopsis de la Editorial:

Stepan, un joven aristócrata minado por la tisis, decide dar sentido a sus últimos años de vida sirviendo a sus ideales subversivos. Con este objetivo, se infiltra como lacayo en casa de Orlov, un funcionario del régimen zarista, hijo del jefe de policía. Orlov es un hombre inteligente y cultivado, pero sin ningún tipo de moral. Su vida consiste en cumplir con un trabajo burocrático y absurdo, y jugar a cartas con sus amigos, tan superficiales e inútiles como él. Y de noche, tramar encuentros furtivos con la bella Zinaída, esposa de otro funcionario, una joven que sueña con vivir una gran historia de amor…


Propuesta musical para este libro:

Intéprete Silvije Vidovic

Le cygne (El cisne) es el decimo tercer movimiento de El Carnaval de los animales. La obra fue compuesta por el francés Camille Saint-Saëns en 1886 y, originalmente, fue pensada para violonchelo solo acompañado por dos pianos, pero existen muchas otras transcripciones. La que el lector está escuchando ahora fue arreglada para piano solo, por el compositor ruso de origen polaco -que más tarde se nacionalizó norteamericano-, Leopold Godowsky (1870-1938). Le cygne aparece interpretado al piano en Relato de un desconocido, y la escena en la que se menciona es de una gran y bucólica belleza.


Lo que Undine opina del libro:


<El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.> Voltaire


Cada año, al llegar estas estas fechas, todos recordamos los clásicos literarios que marcaron nuestra infancia, siempre encabezados por el más famoso de todos: Cuento de Navidad de Charles Dickens. La trascendencia del relato dickensiano es indiscutible y universal, pero para mí hay otra historia mucho más impactante, que golpeó mi sensibilidad de niña y que, a día de hoy, aún no soy capaz de rememorar sin que se me parta el corazón. Me refiero a La pequeña cerillera, el cuento que publicó en 1845 el danés Hans Christian Andersen.
La pequeña cerillera, ilustración:
Anne Anderson (1874-1930)
Fuente: Wikipedia

El papel que han jugado los niños en la literatura clásica siempre me ha resultado conmovedor y, aunque muchos le restan importancia por tratarse de ficción, también es verdad que los autores realistas decimonónicos se nutrían de sus propias experiencias y de lo que veían en las calles, para difundir mediante sus trabajos un constructivo mensaje social. Ese es el caso de Antón Chéjov. El carismático autor ruso no solamente se hizo eco en sus historias de lo que acontecía en la sociedad de la Rusia zarista, también escribió relatos como Vanka, el niño de nueve años que trabajaba para un zapatero, donde habita ese sentimiento de soledad y desamparo que sintió cuando era niño y estaba bajo el yugo de un padre demasiado autoritario y violento, aquel que le dejó sólo en su Taganrog natal, donde tuvo que trabajar para mandar dinero a Moscú y ayudar con ello a paliar la pobreza de su familia. Aquellas tristes experiencias de su infancia le marcarían para siempre, pero también fueron el motor que le impulsó a escribir y a encontrar su propia voz. Sus novelas y relatos destilan un respeto enorme por la vida, y están plagados de protagonistas que se sienten motivados a ayudar a los demás, pese a sus propias cuitas y, aunque no parece que lo vayan a lograr nunca, el lector emocionado por ese sentimiento elevado que los impele, jamás los olvidará. Ese es el caso de Relato de un desconocido, la novela corta que recientemente ha publicado Ediciones invisibles, con la traducción de Joaquín Fernández-Valdés. Chéjov es un viejo conocido de la editorial, ya que con él se inició la preciosa y fantástica colección Pequeños Placeres, eligiendo para ello su cuento El reino de las mujeres, 👈 reseñado también en Lecturas de Undine.


Relato de un desconocido comienza así:


<Por razones de las que no es momento ahora de hablar con detalle, empecé a servir como criado en casa de un funcionario de San Petersburgo apellidado Orlov; tenía unos treinta y cinco años y se llamaba Gueorgui Iványch.

Entré al servicio del tal Orlov con la vista puesta en su padre, un famoso hombre de Estado al que consideraba un serio enemigo de mi causa.>  


Relato de un desconocido narra la historia de Stepan, un aristócrata enfermo de tisis que, presintiendo cercano el ocaso de su vida, quiere dar sentido a su existencia. Por ello, se compromete con una causa revolucionaria y se infiltra de incógnito, como mayordomo, en casa de un funcionario bien relacionado, hijo de un importante hombre del régimen zarista, con el fin de recabar información. Durante las primeras semanas que Stepan está al servicio de Orlov, el hombre para el que trabaja, descubre que poca información puede obtener en aquella casa, ya que la ociosidad y las conversaciones superfluas dominan aquel lugar. Aunque cultivado y bien posicionado socialmente, Gueorgui Iványch Orlov, su señor, es un hombre insustancial, hastiado de todo, que no se toma la vida en serio. No son mejores sus amigos, también cargos del funcionariado zarista, con los que comparte veladas tan banales e inmorales como ellos mismos. Pero, un día, un hecho inesperado da un giro repentino a los acontecimientos: la llegada de una dama que se presenta en el domicilio de Orlov sin que  nadie la invite, con maleta en mano, y dispuesta a quedarse. Se trata de Zinaída Fiódorovna, la amante de éste, una mujer casada que ha abandonado a su marido, siguiendo el sueño romántico de vivir una historia de amor. La sorpresa del mayordomo infiltrado no es menor que la del dueño de la casa que, contento con su soltería y la vida disoluta que mantiene, no tenía previsto iniciar una vida de pareja. Pese a todo, Zinaída se instala en el piso, sin saber muy bien en qué deparará todo, mientras Orlov, perplejo ante esta circunstancia que altera la tranquilidad de su vida, buscará la manera de librarse del problema. En esta atmósfera de desidia, vicio, lujuria y traición, Stepan, como criado invisible, y obnubilado ante la imagen de Zinaída Fiódorovna, observará los acontecimientos esperando el momento para poder actuar.


Adolf Mark, editor
Fuente: Wikipedia

Relato de un desconocido es una original y preciosa historia, que fue publicada con el título original de Рассказ неизвестного человека, en las ediciones de febrero y marzo de 1893, de la revista El pensamiento ruso. Finalmente, el cuento sería recogido por Adolf Mark (1838-1904), el famoso editor alemán nacionalizado ruso, en el volumen VI de las obras completas de Chéjov, publicadas entre 1899 y 1901.

La obra es una de las pocas piezas de Antón Chéjov que centra su historia en el entorno del alto funcionariado de la corte de San Petersburgo, y fue polémica desde el comienzo de su gestación. Chéjov comenzó a escribir un primer boceto del relato en 1887, titulado provisionalmente como En los años ochenta, pero tuvo que abandonarlo por culpa de la censura. El motivo es comprensible, si se tiene en cuenta el principio argumental de la historia: un revolucionario que se infiltra en casa de un hombre importante con fines subversivos. Recordemos que en la década de 1880 en Rusia surgió un grupo revolucionario llamado Narodnaya Volya, cuyos miembros fueron perseguidos, juzgados y finalmente ejecutados por el atentado que se cobró la vida del zar Alejandro II en 1881. Evidente, el cuento de Chéjov fue tomado como incendiario y tuvo que ser estudiado antes de ver la luz en 1893, aún soportaría una revisión más exhaustiva para poder ser incluido en el primer recopilatorio del autor que mencioné anteriormente.

El zar Alejandro II y su esposa, la zarina María,
con su hijo, el futuro zar Alejandro III de Rusia.
Fuente: Wikipedia

Pese al revuelo que causó en el panorama político ruso, el relato tuvo opiniones encontradas entre la opinión pública. Algunos intelectuales, como Lev Tólstoi, se posicionaron negativamente; otros, los que su ideología se acercaba a la causa revolucionaria, alegaban que Chéjov presentaba al héroe de su historia como un activista desmotivado y sin voluntad para actuar, desmereciendo el principio por el que luchaba. Pero lo cierto es que Antón Chéjov se muestra en Relato de un desconocido más incisivo de lo que suele verse en su narrativa, y lo consigue gracias a Stepan, el agitador aludido y protagonista del cuento, mediante las agudas observaciones que éste hace sobre la vida, costumbres y opiniones del resto de personajes que aparecen en la historia, un conjunto de parásitos, a imagen y semejanza de los individuos que ocupaban los despachos estatales de la corte y los salones de San Petersburgo, hombres y mujeres vacuos e inmorales que vivían por todo lo alto, recibían favores de los altos estamentos, sin apenas trabajar y sin aportar nada a la comunidad. Por otro lado, en esa atmósfera de obscenidad social que diseña el autor para la historia, Chéjov incluye otros personajes de clase trabajadora como Polia, la pícara criada de Orlov, una mujer sin principios que aprovecha toda ocasión para medrar con malas artes. Si a esto sumamos la transformación que paulatinamente va teniendo el infiltrado revolucionario durante la narración, arrinconando el principio que le llevó a deslizarse entre aquellas gentes, eso explica que Relato de un desconocido no agradara prácticamente a nadie de la clase política rusa, ni a revolucionarios, ni al Estado. Pero es ahí, en mi opinión, donde reside el alma de este cuento. Dejo a mis lectores que descubran la preciosa historia que mueve a Stepan a cambiar sus principios por otra causa, y que diluciden si es mayor o no.

Sobre el impacto literario que tuvo esta obra, históricamente se ha relacionado algunos aspectos de Relato de un desconocido con motivos utilizados por Dostoievski o Turgenev en sus novelas, referencias que, por otro lado, el propio autor menciona en el relato sin ningún tipo de subterfugio, como tampoco se avergüenza de citar al romántico Pushkin o al genial Gogol, en los pasajes que cree oportuno utilizar la línea de pensamiento de sus admirados colegas. 

Catedral de Nuestra señora de Kazan
 en la Avenida Nevski, Vasily Sadóvnikov
Fuente: SanPetersburgo.com

Por otro lado, hay quienes han querido ver en esta historia reminiscencias sensacionalistas de la narrativa victoriana, por aquel tiempo ya denostada entre la élite intelectual. Sin embargo, Relato de un desconocido es para mí una obra asombrosa. Desde mi punto de vista, el planteamiento narrativo es francamente original, y la trama tan apasionante y cautivadora como para despertar gran expectación en el lector admirador de los clásicos decimonónicos, de tal modo que muchos autores en décadas posteriores parecen haberse inspirado en el principio argumental de éste para escribir sus propias historias. Entre ellos la fantástica Irène Némirovsky con su novela El caso Kurílov (1933), y, antes que ella, también la alemana Ricarda Huch ya había utilizado la idea del infiltrado revolucionario en casa de un alto cargo gubernamental ruso, para su novela El último verano 👈(1910). No obstante, es cierto que, quienes esperan encontrar en Relato de un desconocido una obra de acción y emociones fuertes no lo van a encontrar, porque, a primera vista, esta obra es pausada, rítmica; los acontecimientos se suceden al compás de las estaciones, y siguiendo el tempo que marcan las emociones de Stepan, protagonista y narrador de la historia. Éste, además, es el encargado de imprimir el carácter cambiante a cada parte de la narración -primera etapa San Petersburgo, segunda etapa Venecia-, será esta circunstancia la que nos incite a reflexionar sobre las verdaderas intenciones intelectuales del autor, sin desmerecer la belleza que se desprende de la historia romántica, en el más amplio sentido de la palabra, que construye para él. Mucho más si tenemos en cuenta que, como suele ocurrir en las obras de Antón Chéjov, la conclusión deja al lector con el alma en vilo y con una interrogación en suspenso. Para mí, es insuperable.

Puente de la Anunciación, Valily Sadóvnikov
(1830-1860)
Fuente: SanPetersburgo.com

He querido dejar para el final al personaje femenino principal, la adúltera Zinaída Fiódorovna, una mujer de alma romántica, admiradora de las novelas de Turguénev, que abandona la sociedad para seguir a su corazón. Siempre se ha dicho que la pluma de Chéjov llevaba adherida connotaciones misóginas; sin embargo, en mi opinión, el cuidado con el que trata a este personaje, argumentando y explicando su conducta, contradice esta afirmación: aunque es difícil que el lector vea a Zinaída Fiódorovna como una heroína, finalmente despierta en él su comprensión y compasión.

Finalizo aquí mis impresiones sobre esta breve novela, contar algo más sobre la historia de Relato de un desconocido, que no sea hacer referencia a la elocuencia, sensibilidad y elegancia del autor, robaría encanto al placer de su lectura. Invito a mis lectores que ellos mismos descubran el atractivo y la pasión que anidan entre sus páginas y, como ocurre siempre cuando uno se adentra en una obra de Antón Chéjov, puedan encontrar también en ella un poco de sí mismos.



<El hombre vulgar espera lo bueno y lo malo del exterior, el hombre que piensa lo espera de sí mismo.> Antón Chéjov



Undine von Reinecke ♪


El autor por la Editorial:

Fuente: Ediciones Invisibles

Antón Chejov

ANTÓN PÁVLOVICH CHÉJOV (Taganrog, Rostov, Rusia, 1860 - Badenweiler, Alemania, 1904). Escritor, dramaturgo y médico ruso, considerado como uno de los maestros del relato breve. Nieto de un siervo que consiguió comprar su libertad, Chéjov conoció de cerca la pobreza, la enfermedad y la injusticia. Sus obras son un fiel reflejo de la sociedad rusa de finales del siglo XIX.

Tolstói decía que Chéjov conseguía expresar en su obra, desde la luz y el optimismo, la realidad de la vida sin ocultar sus sombras.


Comentarios

  1. Mientras iba leyendo tu reseña recordaba El último verano, un libro que me gustó mucho. No he leído El caso Kurílov, pero lo tengo entre mis pendientes de Irène Nèmirovsky, otra autora que me gusta mucho.
    El tema del infiltrado revolucionario es muy atractivo y será interesante leer los distintos puntos de vista a la hora de tratarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Undine!. En cuanto empecé a leer la reseña recordé El último verano de Ricarda Hush novela que leí este año, pero supongo que el autor ruso llevará la historia por otro camino. Me imagino además como serían las críticas a la novela en la época, a unos les parecería demasiado tibia y a otros escandalosa, pero tu estupenda reseña ha despertado mi curiosidad, porque me gusta mucho el autor, aunque de él solo he leído teatro y relatos.
    Además me encanta esta editorial por el cuidado y mimo que pone en sus ediciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Undine:
    Ya sabes que soy fan absoluta de tus reseñas. Me fascina tu forma de contextualizar las novelas, enriqueciendo muchísimo las lecturas, cómo las relacionas con otros autores y además sabes cosas sobre el libro cuando los demás nos quedamos solo con la lectura en sí y no exploramos más allá. Es maravilloso. Deberías escribir libros sobre literatura, porque además lo haces ameno.
    Me gusta el relato y no sé por qué todavía no he leído ninguno. Creo que me llama más el del paraíso de las mujeres. A mí el cuento de la cerillera siempre me dio mucha pena. La verdad es que nunca he tenido una lectura especialmente asociada a la Navidad. De esta historia, que me voy del tema, me llama el propósito, y los personajes. Es que me gusta mucho lo corajudos que son los rusos al menos en literatura, viven penurias y miserias pero ellos tiran para delante y no suelen pararse a quejarse y lamentarse. Algún día leeré a Chejov. Me lo prometo.
    Besitos y ¡¡Feliz mini semana!!

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Undine, creo que esta es una de mis obras favoritas de Chéjov, suelta toda su mordaz acidez contra esa parte de la sociedad que tanto detesta, y aquí más que nunca lo hace de manera magistral.
    Es soberbia.

    Qué reseñón, en categoría.
    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Holaa!! Pues sin duda has hecho que me llame la atención, así que me apunto este también para futuras lecturas. Gracias por tu increíble reseña.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Yo no he leído nunca a Chéjov, es de esos autores clásicos a los que siempre he querido leer pero, finalmente, siempre le doy prioridad a otro tipo de lecturas y los dejo aparcados. Un besote :)

    ResponderEliminar
  7. He leído muy buenas opiniones sobre esta obra en específico y la verdad es que tengo muchas ganas de hincarle el diente. No conocía esta edición (y ya puestos ni siquiera conocía la editorial ¡gracias por eso!), pero me ha parecido una preciosidad *-*
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Undine!! Chéjov escribía muy bien y son una delicia estos pequeños títulos que publica Viena Ediciones. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta Chejov: leí Historia de mi vida y quiero releer La dama del perrito, que se tiene por uno de sus mejores relatos. A medida que leía tu interesante reseña, enseguida me vino a la memoria El último verano, de Ricarda Hutch. Miraré a ver si lo tengo en la antología de relatos de Chejov. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Undine!
    Wow me gusta la pluma de este autor, he leído Gente difícil y El Monje Negro, y debo decir que fue una lectura expectacular. ¡Pero este libro no lo conocía! Ya la portada es una chulada, la sinopsis atrapante y tu reseña muy convincente. Así que me los llevo apuntadísimo.
    ¡Muchas gracias por la recomendación!
    Saluditos

    ResponderEliminar
  11. Eres toda una maestra haciendo reseñas y dando tus opiniones 😊

    ResponderEliminar
  12. Reseñar no es fácil y tú lo has hecho genial. Mi visita es a través de yessy y desde luego mereció la pena leerte. Un saludo .

    ResponderEliminar
  13. Hola Undine. Del autor solo leí La dama del perrito que me gustó muchísimo. Siempre me he propuesto leer más sobre Chéjov pero tú sabes. Una propone y luego todo se tuerce. En fin que, una vez más, la reseña es estupenda y dan ganas de meterse de lleno en la historia que contiene. Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola! De este autor creo que aun no he leído nada, pero estos libritos de esta editorial me llaman mucho la atención para empezar con los autores. Me encanta tu reseña y me has dado muchas ganas de leer esta historia. Mil gracias!

    ResponderEliminar
  15. Hola.
    Los clásicos rusos se me hacen muy grandes todavía pero, tal vez, en un futuro me anime con ellos.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  16. Hola Undine, no lo conocía pero lo apunto por si lo puedo incluir en el reto del año que viene.
    Según te leía me acordaba de EL último verano de Ricarda Hurt, como dices en la reseña, por lo del inflitrado.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Como siempre, me quito el sombrero ante tu reseña, un compendio de saber
    Sí que tuvo que ser revolucionario este libro en su momento, no me extraña que no dejasen publicarlo
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Justo lo acabo de leer y me ha encantado. El típico relato ruso con personajes fuertes, diálogos cargados de ironía y crítica social... Una joya. El fragmento en el que el funcionario le dice a su amante que la culpa de su desdicha es suya por haberlo creído sublime siendo que solo es un vulgar ludópata, me ha desternillando de risa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RESEÑA: "EL ÚLTIMO DE LOS VALERIO", HENRY JAMES

RETO LITERARIO SUPERADO: "V EDICIÓN NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS"

RESEÑA: "LOS FUEGOS DE OTOÑO", IRENE NÉMIROVSKY